Conecte con nosotros
[adrotate banner="3"]

Mundo

British exit : ¿el principio del fin de la Unión Europea?

Publicado


Liliana Rodríguez Silva

Aunque ningún otro país ha intentado algo igual antes, el Reino Unido parece muy decidido. Los euroescépticos han lanzado una gran campaña para vencer en las urnas en el referendo de este mes y lograr que su nación abandone la Unión Europea, mientras el gobierno británico intenta que permanezca en el selecto grupo de 28 Estados a cambio de algunos beneficios pactados con los demás países miembros.

(FOTO: EFE/Will Oliver)

(FOTO: EFE/Will Oliver)

“¿Debería el Reino Unido continuar siendo miembro de la Unión Europea o dejar la Unión Europea?”. Es la pregunta textual que se imprimirá en millones de boletas electorales y que deberán contestar los habitantes del país anglosajón el próximo 23 de junio. Una decisión que, como ha manifestado el primer ministro británico, David Cameron, será la más grande y significativa que tomará esta generación.

Pero el referendo para decidir el futuro del Reino Unido tiene dividido al país y al mundo entero. La incertidumbre en torno al tema ha causado ya consecuencias económicas: la libra esterlina se ha depreciado nueve por ciento en los últimos seis meses y las transacciones en el mercado inmobiliario británico han tenido una baja significativa en lo que va de este año, de acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI). El organismo advierte además sobre los efectos negativos que tendría para el mercado global el hecho de que la Unión Europea (UE) pierda a uno de sus principales contribuyentes.

Y es que en 2015, el Reino Unido aportó el 13 por ciento del presupuesto total del bloque, con una suma del equivalente a unos 12 mil millones de dólares; solo por debajo de las aportaciones que dieron Alemania y Francia, según datos de la tesorería británica. Por ello, quienes promueven el llamado Brexit —abreviatura de British exit para hacer referencia a que la nación abandone la UE— alegan que el país anglosajón tiene la suficiente solvencia económica para sobrevivir fuera de la alianza europea, a la que pertenece desde 1973.

El principal promotor del Brexit es el Partido por la Independencia del Reino Unido (UKIP, por sus siglas en inglés), que ha logrado convencer a una gran cantidad de personas. Aunque quienes apoyan la permanencia aún son mayoría, los euroescépticos les están pisando los talones en las encuestas de intención de voto. La más reciente, realizada por la firma londinense ORB, revela que el 52 por ciento de los británicos aboga por quedarse en la UE, contra un 43 por ciento que está a favor de salir del bloque.

Desde la monarquía la postura es incierta. A unas semanas de la consulta, la reina Isabel de Inglaterra abrió la sesión del Parlamento de Gran Bretaña, como establece la tradición, para anunciar su programa gubernamental. Cuando llegó el momento de referirse al Brexit, Isabel II solo dijo: “Mi gobierno organizará un referéndum sobre la pertenencia a la Unión Europea“. Así, sin más.

La apuesta de Cameron por la permanencia

(FOTO: EFE/Facundo Arrizabalaga)

(FOTO: EFE/Facundo Arrizabalaga)

El primer ministro británico negoció con el resto de Estados de la UE una serie de beneficios para su país, como condición a que permanezca dentro del grupo. Los acuerdos no fueron bien recibidos por todos los gobernantes europeos, ya que algunos consideran que se le va a dar un trato muy especial al Reino Unido, y temen que otros países del bloque pidan las mismas concesiones en un futuro.

Quizá el acuerdo más polémico es el de restringir las prestaciones de los trabajadores migrantes europeos, quienes en los primeros cuatro años de residencia en el Reino Unido no podrán gozar de beneficios de bienestar social, entre los que se incluye ayuda para alojamiento. Aunque el gobierno de David Cameron se justifica en el hecho de que su país es el que más inmigración ha recibido en la última década —más de un millón de trabajadores europeos—, para otros Estados del bloque es una medida de discriminación que atenta contra el principios de la libre circulación de los ciudadanos de los 28 países miembros.

Otra concesión que también ha generado críticas es que ahora el gobierno británico podrá recalcular el pago que actualmente le da a los trabajadores migrantes por cada hijo que no vive en suelo británico. Lo que Cameron pretende es reducir el monto de este beneficio, ya que la cifra será de acuerdo al costo de vida de los países en donde los hijos residan, y no de acuerdo al del Reino Unido, como se hace actualmente.

Asimismo, si el país anglosajón decide quedarse en la UE también estará resguardado en varios aspectos financieros. Por ejemplo, cualquier aportación económica que haga para rescatar a otros países de la eurozona le será reintegrada; además de que podrá seguir comercializando con su moneda, la libra esterlina, y su sistema financiero estará “blindado” contra algunas regulaciones de la eurozona.

Los argumentos de los euroescépticos

Los acuerdos pactados por Cameron, que solo entrarían en vigor si en el referendo del 23 de junio votan por la permanencia, no convencieron a los británicos que abogan por abandonar la UE. Para el UKIP, los beneficios que ofrece el bloque para que el Reino Unido permanezca en él no son trascendentales y fueron diseñados desde Bruselas —sede del Parlamento Europeo— y no desde suelo británico, por lo que no responden a las necesidades locales.

Hay tres aspectos fundamentales que los euroescépticos quieren: que el Reino Unido recupere su soberanía y pueda diseñar sus leyes, sin depender de las aprobadas en la Eurocámara; que recupere el control de sus fronteras para contener la inmigración; y que su economía no tenga que seguir subyugada a las necesidades de la UE.

Para el UKIP, las concesiones logradas por Cameron en materia de inmigración no son suficientes para frenar la gran cantidad de trabajadores europeos que optan por establecerse en el Reino Unido. Por ello, lo que proponen es que el país imponga un sistema de puntuación similar al que tiene Australia, para ponderar con números si una persona es apta o no para migrar a suelo británico. Una medida que no podrán realizar si permanecen dentro de la UE.

A pesar de que la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) advierte que si el Reino Unido abandona la UE cada hogar británico perdería el equivalente a unos tres mil 200 dólares, el UKIP ha minimizado los cálculos y asegura que están preparados para sobrevivir sin el resto del bloque, al ser la quinta economía más grande del mundo. Prevén, incluso, que la UE buscaría firmar un tratado de libre comercio con el Reino Unido, una vez que este se separe de la alianza.

Una UE sin el Reino Unido

(FOTO: EFE/Facundo Arrizabalaga)

(FOTO: EFE/Facundo Arrizabalaga)

Para el UKIP es claro: si los británicos abandonan el bloque, otros países también buscarán la misma medida y el futuro de la UE estaría amenazado. Los líderes del partido euroescéptico se atreven a asegurar que Holanda podría ser el próximo en salir. Sin embargo, la alianza de 28 países europeos tiene una cláusula —el artículo 50 del Tratado de Lisboa de 2009— que debe regir cuando una nación intente salir de ella. El país que decida optar por esa vía perdería automáticamente el derecho al voto durante el proceso y quedaría a expensas de la decisión de los otros 27 miembros, en un debate que podría extenderse hasta por dos años.

Dadas las circunstancias, si los británicos optan por abandonar el bloque lo que buscarían es negociar un nuevo estatus para el Reino Unido, pero deslindándose de todo lo que implica el proceso formal para salir de la alianza. Un camino menos burocrático, pero que no dejaría de tener un impacto inmediato en Europa y el mundo.

La primera economía afectada con el Brexit sería precisamente la del país anglosajón. El FMI asegura que ello desencadenaría una baja en la inversión extranjera, depreciación de la libra esterlina, terminaría con miles de empleos del sector financiero y podría desatar una crisis inmobiliaria. Consecuencias que se trasladarían, como efecto dominó, a otras economías del orbe.

Así que el referendo del próximo 23 de junio no solo es importante para los británicos. El mundo entero tendrá los ojos puestos en la decisión que tomen los ingleses, escoceses, norirlandeses y galeses en las urnas. Además, si el Reino Unido vota por abandonar la UE, otros debates internos podrían desencadenarse en el país. Es muy probable que el triunfo del Brexit en las urnas reviva los ánimos de Escocia de querer independizarse, como intentó hacerlo en 2014… pero eso ya sería parte de otra historia.

Mundo

Estudiante sobreviviente de tiroteo exige a Trump mayor control de armas

Publicado

el

Florida,77kb,tiroteo
La joven de 19 años sobreviviente del tiroteo reprochó a los funcionarios del gobierno que reciban dinero de la Asociación Nacional del Rifle (NRA), que suele entregar donativos para campañas políticas.

EUA.- Emma González, una estudiante que sobrevivió al tiroteo del pasado miércoles en la escuela Marjorie Stoneman Douglas High School, donde murieron 17 personas, pronunció hoy un apasionado discurso en el que urgió al presidente Donald Trump a controlar la venta y posesión de armas.

En un mitin frente al edificio de la Corte Federal en Fort Lauderdale, en apoyo a las familias de las víctimas del tiroteo y para exigir una ley de armas seguras, la joven de 19 años reprochó a los funcionarios del gobierno que reciban dinero de la Asociación Nacional del Rifle (NRA), que suele entregar donativos para campañas políticas.

“Para cada político que está sacando dinero de la NRA, es una pena”, dijo Emma, limpiándose las lágrimas de la cara, mientras la muchedumbre a su alrededor gritaba: “Qué vergüenza”.

“Si el presidente quiere acercarse a mí, y decirme cara a cara que fue una tragedia terrible y que nunca debería haber sucedido (…) voy a estar feliz de preguntarle, ¿cuánto dinero recibió de la Asociación Nacional del Rifle?”, dijo González en el mitin.

En Florida, 17 estudiantes perdieron la vida a manos de un compañero

“No importa, porque yo ya sé, ¡30 millones de dólares!”, añadió la joven, quien se ha manifestado junto con sus compañeros de clase que sobrevivieron a la tragedia para exigir una legislación de armas más estricta.

“Los estudiantes de Marjory Stoneman estamos preparados para tomar medidas (…) seremos el último tiroteo masivo. Vamos a cambiar la ley, al igual que Tinker v. Des Moines, (la decisión de la Suprema Corte que definió los derechos constitucionales de los estudiantes en las escuelas públicas)”.

“Esa va a ser Marjory Stoneman Douglas (…) y todo se debe al esfuerzo incansable de la junta escolar, los miembros de la facultad, los miembros de la familia y, lo más importante, los estudiantes”, puntualizó González.

La joven criticó también a quienes dicen que el tema que debe preocupar es la salud mental y no el control de armas. “Tenemos que prestar atención al hecho de que esto no es solo un problema de salud mental (…) Él (el homicida) no hubiera podido matar a tantas personas con un cuchillo”, sostuvo.

MT

Seguir leyendo

Elecciones 2018

CDMX

Anuncios Enter ad code here

Tienes que leer