Conecte con nosotros

Ciencia y Tecnología

La luz puede ser más dañina de lo que piensas a la hora de dormir

Publicado

¿Te cuesta trabajo levantarte de tu cama por las mañanas? Quizá no has dormido lo suficiente debido a la exposición a la luz que emite tu celular, tu computadora o tu tableta electrónica. Así es, la luz juega un papel fundamental en el sueño que está regulado por los ritmos circadiano y hoy en día, la mayoría de las personas no duermen lo suficiente.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de los Estados Unidos ya consideran a la falta de sueño como una epidemia. Sin embargo, aunque nos hemos dado cuenta de la importancia de dormir, poco hemos hecho para poder recobrar la oscuridad necesaria para descansar adecuadamente.

Como ya lo mencionamos antes, el estar expuesto a patrones regulares de luz y oscuridad regula nuestro ritmo circadiano (que controla el sueño, la vigilia, el apetito) y su interrupción puede aumentar el riesgo de desarrollar algunos problemas de salud como obesidad, diabetes y hasta cáncer de mama.

La luz regula el sueño

Los procesos fisiológicos que controlan el ciclo diario de sueño y vigilia, el hambre, los niveles de actividad, la temperatura corporal, el nivel de melatonina en la sangre, y muchos otros rasgos fisiológicos se consideran dentro del llamado “ritmo circadiano endógeno”, el cual tiene un ciclo de casi 24 horas.

Nuestros cuerpos utilizan la luz del sol para restablecer este ciclo y mantenerlo en 24 horas, que es la duración de un día. Por ende, la luz y la oscuridad son señales visuales importantes para el correcto funcionamiento de este proceso. El ritmo circadiano se desarrollo durante más de tres mil millones años de evolución de la vida terrestre en el contexto día/noche y por tal motivo, está profundamente dentro de nuestra constitución genética.

Durante la noche, en la oscuridad, la temperatura corporal baja, el metabolismo se ralentiza y la hormona melatonina aumenta dramáticamente. Cuando el sol sale por la mañana, la melatonina empieza a caer, y despertamos. Esta transición fisiológica y natural tiene un origen muy antiguo, donde la melatonina es crucial para que el proceso ocurra como debe ser.

Por ejemplo, si alguien se aleja de la civilización por un tiempo, el ciclo se verá afectado por la iluminación y tendrá una duración de unas 24 horas, casi exactas. Pero, si la persona permanece en completa oscuridad, lejos de la luz del Sol, con el tiempo ese sujeto estará fuera de sincronización. De hecho, gente profundamente ciega, que no puede percibir la luz, se enfrenta a la falta de sincronización día con día.

¿Cómo funciona tu cuerpo en la oscuridad?

Hay muchas cosas que suceden en nuestro cuerpo durante la oscuridad. Los niveles de la hormona leptina, que ayuda a controlar el hambre, suben. Los altos niveles de leptina hacen que nos sintamos satisfechos y no tengamos hambre.
Una teoría evolutiva sostiene que la leptina aumenta por las noches porque al no tener hambre en la oscuridad, no tendríamos que salir a casar y probablemente arriesgarnos a ser atacados por un depredador.
Experimentos en seres humanos han demostrado que la interrupción del sueño y encender las luces disminuye los niveles de leptina que hace que las personas tengan hambre hambre en el medio de la noche, cuando se supone que no deben comer.
En la última década o dos, ha quedado claro que los genes que controlan el ritmo circadiano endógeno también controlan una gran parte de todo nuestro genoma, incluidos los genes del metabolismo (la forma en que procesamos la comida que comemos), la respuesta al daño del ADN (cómo estamos protegidos de los productos químicos tóxicos y radiación), y la regulación del ciclo celular y la producción de hormonas (cómo crecen nuestras células y tejidos).
La luz durante la noche altera estos procesos. Los cambios que resultan de la exposición a la luz eléctrica durante la noche se relacionan con enfermedades y condiciones comunes en la sociedad moderno, como la obesidad, la diabetes, el cáncer y la depresión.
Luz azul, luz roja, o sin luz
Sin embargo, no toda la luz es la misma. La luz está formada por ondas y algunos tipos son ponen más alerta y nos despiertan más que otras. Aunque el Sol es amarillo, su luz es de un color azul, es decir, tiene corta longitud de onda, a pesar de que incluye todos los demás colores del espectro. Eso es de suma importancia por las mañanas, cuando debemos estar despiertos y alertas; pero este tipo de luz puede engañar al cuerpo, haciéndole creer que es de día durante la noche.
Esta luz azul brillante tiene el mayor efecto en la reducción de la melatonina durante la noche. La tablet, el teléfono inteligente, la computadora o lámpara fluorescente compacta emiten este tipo de luz azul. Así que el uso de estos dispositivos en la noche puede evitar que transición fisiológica primordial se lleve a cabo.
Esto hace que sea más difícil dormir e incluso, puede aumentar generar problemas de salud a largo plazo. Los otros tipos de luz, amarilla o roja, como la luz de una fogata, una vela o la antigua bombilla incandescente, tienen un efecto más tenue en la transición de la vigilia al sueño.

¨Tan sólo en los últimos 20 años, hemos comprendido cómo es que la retina le indica al sistema circadiano que es de día o de noche. Ahora sabemos que la luz azul es capturada por el recién descubierto fotopigmento “melanopsina” que se localiza en la retina del ojo y que cuando el ojo deja de recibir este estímulo, la transición fisiológica al modo nocturno comienza.

La electricidad cambió nuestra vida
Antes de la electricidad, la gente tenía días soleados y noches oscuras. Y los seres humanos dormíamos de manera muy diferente. La noche duraba entre 12 y 10 horas en promedio, y la gente dormía en un total de ocho o nueve horas en dos turnos.
Esto cambió cuando se inventó la electricidad a finales del siglo XIX. Desde entonces, la oscuridad ha disminuido. Los lugares al aire libre están espectacularmente iluminados y cada día, más y más personas usan tabletas y teléfonos inteligentes a todas horas, iluminando sus rostros de brillante luz azul en cualquier momento del día, incluso cuando deberían hacer la transición a la fisiología al modo nocturno.
Un estudio reciente ha comprobado que cuando la gente sale a acampar y se aleja de las fuentes de luz artificial, hay una notable mejora en la calidad del sueño. Actualmente, la mayoría de nosotros tenemos poca exposición a la luz durante el día y demasiada exposición durante la noche, por lo cual nuestros cuerpos no funcionan adecuadamente.
Hoy, es rara la persona que duerme en una habitación completamente oscura y muchas personas tienen poca exposición a las rayos solares ya que trabajan en el interior durante todo el día.
Entonces, ¿cómo podemos mejorar nuestro reloj biológico interno? Obteniendo luz brillante por la mañana, principalmente del Sol, utilizando luces tenues y de longitud corta por la noche y durmiendo en completa oscuridad. Sin lugar a dudas, mejorar la cantidad y la calidad de sueño, repercutirá en nuestra salud de forma positiva.

Revista Quo

Ciencia y Tecnología

La Agencia Espacial Europea desarrolló un laboratorio que estudiará la superficie de Marte

Publicado

el

marte, ESA, 701 KB, marte

México.- Un grupo internacional de científicos desarrolló un pequeño laboratorio de química para un rover que perforará debajo de la superficie de Marte en la búsqueda de signos de vida pasada o presente.

MOMA es el nombre del laboratorio del tamaño de un tostador, el cual será un instrumento clave en el robot explorador ExoMars, de la Agencia Espacial Europea (ESA, por sus siglas en inglés) y la agencia espacial rusa Roscosmos.

La Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio (NASA, por sus siglas en inglés), contribuirá de manera significativa en el desarrollo del laboratorio.

“El taladro de dos metros de ExoMars Rover dará al MOMA muestras únicas que pueden contener compuestos orgánicos complejos conservados de una era antigua, cuando la vida podría haberse iniciado en Marte”, dijo el científico del proyecto MOMA, Will Brinckerhoff, del Centro de Vuelo Espacial Goddard de la NASA.

TE PODRÍA INTERESAR: Cambio climático podría causar ríos atmosféricos de mayor tamaño

El instrumento que se planea sea lanzado junto con el rover en julio de 2020, podrá de detectar una gran variedad de moléculas orgánicas, las cuales contienen carbono e hidrógeno, además pueden incluir oxígeno, nitrógeno y otros elementos.

Los compuestos orgánicos se asocian comúnmente con la vida, aunque también pueden ser creados por procesos no biológicos, destacó la Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio (NASA, por sus siglas en inglés).

El rover ExoMars será el primero en explorar las profundidades de la superficie, con un taladro capaz de tomar muestras desde una profundidad de hasta dos metros.

De acuerdo con la NASA, esto es importante porque la atmósfera fina y campo magnético irregular de Marte no brindan la protección suficiente contra la radiación espacial, que puede destruir de forma gradual las moléculas orgánicas expuestas en la superficie.

Sin embargo, el sedimento marciano es un escudo efectivo, y el equipo espera encontrar una mayor abundancia de moléculas orgánicas en muestras de debajo de la superficie.

 

 

 

Notimex

 

VMG

 

Seguir leyendo
Anuncios

Elecciones 2018

CDMX

Anuncios

Tienes que leer