Conecte con nosotros
[adrotate banner="3"]

Opinión

La vida te da sorpresas…

Publicado


Eduardo Achach


¿Será que los candidatos y partidos obtuvieron resultados sorprendentes, o por lo menos no esperados el pasado 5 de junio? ¿Era muy difícil de prever qué es lo que sucedería? ¿Qué señales tuvieron que les hubieran permitido actuar de diferente manera?

Tengo la convicción de que, en la gran mayoría de los casos, en el fondo sabemos qué es lo que pasó cuando no obtuvimos los resultados que esperábamos. En otras palabras, que no son tan sorpresivos los resultados aunque nuestras maneras de ser han construido, a veces consciente y a veces inconscientemente, una serie de argumentaciones para crear nuestro caso perfecto de cómo y por qué hemos sido víctimas de la situación; y es justo ahí donde rematamos la pequeña obra, con nuestra cara de sorpresa.

Sé que a muchos les pueda parecer inverosímil e, incluso, generarles resistencia mi comentario, porque hay situaciones que en verdad puedes plantear y argumentar donde en verdad fuiste víctima de la situación. Por ejemplo, en casos como los que acabamos de vivir, donde las expectativas del PRI fueron arrastradas hacia abajo en parte por la mala imagen del gobierno federal y, sobre todo, por situaciones de coyuntura local, como es el caso de Veracruz.

Es claro que salvo la propia familia de Javier Duarte, todo el mundo lo quiere en la cárcel. Mi pregunta es: ¿En algo hubiera cambiado el escenario político, y sobre todo el resultado de la elección, si a Duarte de plano le iniciaban el proceso judicial y lo retiraban de su cargo? Y la pregunta no es solo para el caso de Veracruz, sino si ustedes creen que eso hubiera tenido repercusiones en otros estados.

Claro que el resultado electoral es multifactorial y prueba de ello son los otros estados donde se llevaron a cabo elecciones: no todos tuvieron el mismo resultado. Incluso, en el propio estado de Veracruz el candidato del PAN-PRD tenía una mala imagen, con historia y con negativos significativos al arranque de la campaña; de ahí que los negativos propios de Miguel Ángel Yunes Linares y los negativos del propio Duarte, que arrastraron y erosionaron al candidato priista, juntos dieron paso al crecimiento tan significativo de Morena en la entidad.

Aquí me surge otra pregunta: ¿Qué tan sostenible será ese crecimiento y, sobre todo, qué impacto tendrá para el 2018? En otras palabras, qué tanto del voto de crecimiento de Morena se convertirá en un voto estructurado y con permanencia creciente en la identidad partidaria de los veracruzanos y qué tanto fue coyuntural. De hecho, es claro que para el PRI la situación se complica, pues Veracruz es una entidad vital en concentración y proporción de votos.

Por otro lado, estamos a menos de dos años de la elección presidencial. Se vislumbran dos años de carrera que de suyo ya comenzaron. Hay algunos personajes que desde hace meses andan en campaña, sobre todo quienes se visualizan como candidatos presidenciales independientes; aunado a ello, los personajes que aspiran a llegar por su propio partido.

Margarita, es muy claro que ya está en campaña; y con la alianza PAN-PRD que ha probado ser exitosa se cree que pueda continuar, por lo menos es lo que se ve que les convendría.

Se sabe que Morena irá en soledad y por alguna razón o por otra, tal vez por ser parte de aparato del gobierno federal, los posibles del PRI no terminan por asomarse, menos ahora con el resultado del 5 de junio que ha asestado un duro golpe a las expectativas de todos los aspirantes a la estafeta del tricolor. Se aprecia que será más difícil ganar la elección en las condiciones actuales y con el PRI a la defensiva: recibiendo los golpes de la campaña en su contra tan abiertamente vigente aun después del proceso electoral.

Tal parece que hay voces que quieren que el PRI desaparezca, pero la crisis de partidos está en auge y no solo aquí, en general en todo el mundo se percibe que el modelo de partidos está desgastado.

Pero si no serán partidos, ¿entonces qué? En lo personal, pienso que el sistema de partidos y, sobre todo, el modelo actual de financiamiento debe cambiar y deben valerse de su propia causa para recaudar los fondos necesarios para competir. Los ciudadanos están hartos de que se gasten de esa manera los recursos del Estado. Los partidos requieren encontrar maneras más coherentes, eficaces y sustentables de sobrevivir e, incluso, de crecer, o se las verán cada día más enfrentados y confrontados contra su propia clientela: contra los ciudadanos que ya no creen en ellos y que por más que han hecho no han encontrado al líder que nuestro país necesita para trascender todos nuestros problemas y llevarnos al progreso por el camino de la honestidad, de la integridad y de la rendición de cuentas; convertirnos de una vez por todas en esa nación ejemplar que toda Latinoamérica espera ver en nosotros.

Finalmente, estoy seguro que si los partidos se meten de lleno a autodiagnosticarse y se atreven a ir a fondo encontrarán que es insostenible que continúen con sus viejas prácticas, y cambiarán sus maneras de estructurar elecciones, de elegir candidatos y de qué tipo de historias construyen y cómo las venden.

El 2018 ya está cerca, y el 2017 es crucial. Incluso, lo que suceda en lo que resta del año, los gobernadores electos que aún no toman posesión… Falta mucho qué ver. Este tablero de ajedrez con diez o más jugadores se va a poner muy interesante.

Opinión

Caballo que alcanza gana

Publicado

el

elecciones presidenciales, resultados de elecciones, 56 kb, elecciones presidenciales

En las últimas encuestas se ha reflejado un fenómeno que permite predecir cuál será el resultado final de la elección presidencial el 1 de julio del 2018.

Desde hace cuatro meses, Andrés Manuel López Obrador (AMLO) se mantiene creciendo hacia los 30 puntos porcentuales.

De acuerdo a los resultados dados a conocer por la empresa encuestadora Mitosfky, en octubre del 2017 el candidato de la coalición Morena-PT-PES tenía 23.1 puntos porcentuales, en el mes de diciembre 23.0 y en el mes de enero del 2018, durante los primeros días del año, AMLO creció al 23.06, por lo que se incrementó en un 0.6 por ciento de preferencia electoral.

Asimismo, otro estudio presentado por la empresa encuestadora Buendía y Laredo, que se publicó en el periódico El Universal el pasado 29 de enero del 2018, sitúa a AMLO con 32 por ciento de preferencia entre los mexicanos.

Por el contrario, José Antonio Meade obtuvo su punto más alto después de su destape en el mes de noviembre, específicamente el día 27, con 17.6 por ciento, según el estudio presentado por Mitosfky.

Sin embargo, la última encuesta presentada por la empresa encuestadora Buendía y Laredo (29 de enero del 2018) refleja que Meade sufrió una estrepitosa caída al obtener un 16 por ciento de aceptación entre el electorado. Esto significa que ha perdido, en términos reales, aproximadamente siete puntos, dependiendo de cada encuestadora que levante la muestra.

De igual manera, los independientes siguen cayendo estrepitosamente, al grado tal que Margarita Zavala ya solo aparece con cuatro puntos; el gobernador con licencia Jaime Rodríguez, el Bronco, con dos, y el resto con menos del punto porcentual, como el exsenador Armando Ríos Piter, mejor conocido como el Jaguar.

De tal suerte que el único candidato que ha crecido en términos porcentuales es Ricardo Anaya, de la coalición PAN-PRD-Movimiento Ciudadano, quien inicio con 19.5 en el mes de octubre y fue creciendo gradualmente hasta el mes de enero en aproximadamente siete puntos. Ello significa que, de mantener esa tendencia, el expresidente del Partido Acción Nacional (PAN) alcanzará en el mes de abril a AMLO y, todavía con dos meses por delante, rebasará al candidato de Morena.

Tres elementos que pueden ayudar a que esto suceda:

  1. La caída estrepitosa del candidato en el gobierno, quien simple y sencillamente no convence ni a los propios priistas y estos últimos tendrán que decidir si se mantienen en el barco que se hunde o apoya una opción alejada del populismo radical y del pragmatismo rampante.
  2. El desencanto de muchos apoyadores de AMLO, quienes comienzan a cuestionar “la pureza” de su Movimiento, ya que al incorporar a los integrantes de su supuesta “mafia en el poder” a su campaña, ponen en entredicho su Proyecto de Nación.

Como ejemplo está la incorporación del exgobernador priista de Michoacán, Fausto Vallejo, cuyo secretario general de Gobierno y gobernador sustituto Jesús Reyna se encuentra en la cárcel por sus vínculos con el narcotráfico.

También, la decisión de AMLO de aliarse con Elba Ester Gordillo muestra un pragmatismo radical con el afán de ganar; y sus propuestas alejadas de la realidad, como la amnistía a los narcotraficantes y el perdón a los corruptos, podrían alejar a muchos que habían pensado que AMLO había cambiado y remasterizado, y se le cayó su fachada descubriendo al AMLO de siempre.

  1. Esta será la primera elección que se defina en redes sociales; la opinión preponderante del voto joven, que representa el porcentaje más alto del padrón electoral, será determinante.

La edad y la cercanía de los más jóvenes con el candidato del Frente por México serán un elemento fundamental en el crecimiento de Ricardo Anaya. Mientras AMLO ya llegó a más del 90 por ciento de conocimiento y tan solo el 30 por ciento de intención de voto, Ricardo Anaya todavía tiene un margen para crecer en conocimiento, lo que provocara que su intención de voto crezca y rebase a Andrés Manuel en el mes de abril.

Senador Jorge Luis Preciado Rodríguez

Pertenece al grupo parlamentario del Partido Acción Nacional y preside la Comisión de Federalismo del Senado de la República.

Seguir leyendo

Elecciones 2018

CDMX

Anuncios Enter ad code here

Tienes que leer