Conecte con nosotros

Mundo

Jefe de sicarios de Pablo Escobar quiere ser congresista en Colombia

Publicado

COLOMBIA.- El jefe de sicarios del fallecido capo del narcotráfico colombiano Pablo Escobar aseguró el jueves que quiere ser congresista para luchar contra la corrupción y en favor de los presos.

“De mí se habla mal todos los días, pero yo sigo para adelante… Cuando la justicia transicional se haga efectiva en el país yo me pienso lanzar al Senado de la república“, dijo John Jairo Velásquez, alias “Popeye”, a la emisora local La W.

Con ironía, el otrora asesino a sueldo que estuvo en prisión por 23 años como confeso responsable de centenares de homicidios, indicó que si el máximo jefe de las FARC, Rodrigo Londoño o “Timochenko”, va a estar en el parlamento él también puede.

“Si el señor ‘Timochenko‘ va a estar en el Senado, pues ‘Popeye’ también puede estar y además yo ya pagué 23 años y tres meses de cárcel”, enfatizó Velásquez, libre desde fines de agosto de 2014.

ENTÉRATE: Histórico: Colombia y FARC sellan la paz definitiva en La Habana

La justicia transicional a la que se refiere “Popeye” entrará en vigor una vez que se firme la paz entre el gobierno del presidente Juan Manuel Santos y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

Uno de los puntos que acordaron las delegaciones negociadoras de la guerrilla y el gobierno es la participación de los rebeldes en política. En Colombia expertos dan como un hecho que los máximos comandantes de las FARC -como “Timochenko”- aspirarán a cargos de elección popular.

El abogado constitucionalista Juan Carlos Moncada explicó por teléfono a The Associated Press que en Colombia nadie podrá ser congresista si ha sido condenado en cualquier época a pena privativa de la libertad, excepto por delitos políticos o culposos.

ENTÉRATE: México acompaña ruta de Colombia en proceso de paz: EPN

La trayectoria de “Popeye” es tenebrosa. En su haber delictivo hay registrados unos 300 asesinatos por mano propia y la coordinación de otros 3.000, según reconoció él mismo en diferentes entrevistas.

Confesó, por ejemplo, su participación en el asesinato del candidato presidencial Luis Carlos Galán, quien murió baleado el 18 de agosto de 1989 mientras asistía a un acto de campaña en Soacha, una localidad aledaña a Bogotá.

Las autoridades colombianas aún buscan esclarecer los detalles de ese magnicidio que se atribuye a una asociación delictiva entre los líderes narcotraficantes del desaparecido cartel de las drogas de Medellín, grupos paramilitares, mafias políticas y miembros corruptos de la fuerza pública.

Corría la década de 1980 cuando Pablo Escobar declaró una guerra sin tregua al Estado y a todos aquellos que amenazaban con extraditar a Estados Unidos a los máximos líderes del narcotráfico. Uno de los políticos que promovió esa política fue Galán.

Por encargo del propio Escobar, a quien dijo haber conocido en 1980, “Popeye” coordinó las emboscadas contra diferentes líderes colombianos que le resultaban incómodos al jefe del cartel de Medellín, muerto por la policía en 1993. A su paso cayeron políticos, jueces, periodistas y miembros de la fuerza pública.

Velásquez encabezó el secuestro y posterior asesinato del procurador Carlos Mauro Hoyos en 1988. Ese mismo año tuvo secuestrado una semana al expresidente Andrés Pastrana (1998-2002).

A “Popeye” también se lo responsabiliza de planear la explosión del vuelo 203 de Avianca en 1989 porque el cartel de Medellín creía que a bordo viajaba César Gaviria, entonces candidato presidencial y sucesor de las ideas de Galán.

AP
Anuncios
Clic para comentar

Debes iniciar sesión para publicar un comentario Iniciar sesión

Dejar un Comentario

Mundo

Líder de NXIVM recibiría cadena perpetua el 25 de septiembre: NYT

Publicado

el

raniere_keith, Raniere, 40 kb, NXIVM

ESTADOS UNIDOS.- Keith Raniere, líder del grupo NXIVM, será sentenciado el 25 de septiembre próximo, según una nota del periódico estadounidense The New York Times, el veredicto de culpable dado a conocer este miércoles podría llevarlo a cumplir cadena perpetua.

En el juicio declaró Daniela, la única mujer identificada en la corte, quien testificó que “los seis miembros de su familia se movieron de México a Nueva York para formar parte del grupo, mucho antes de ello, Raniere había iniciado relaciones sexuales con ella, su hermana mayor Marianna y su hermana pequeña Camila”.

Pero cuando Daniela le dijo a Raniere que se sentía atraída hacia otro hombre, él ordenó que fuera confinada a un cuarto por casi dos años, convenciendo a su familia que tenía que ser castigada porque era muy orgullosa. Al final, su padre y otro miembro de la organización la llevaron a la frontera mexicana.

Se relata en el rotativo, que el acusado escuchó impasible el veredicto. Los cargos en su contra incluyen crimen organizado, conspiración, tráfico sexual, trabajos forzados, lavado de dinero, fraude electrónico, robo de identidad y posesión de pornografía infantil.

Algunos exmiembros de la organización presentes en el juicio voltearon a ver a Raniere mientras se leía la determinación del jurado, entre ellas Catherine Oxenberg cuya hija, India, fue integrante de la organización.

Gran parte del juicio se centró en la secreta Hermandad de Mujeres (Sorority en inglés) llamada The Vow (El Voto) o Señor/Maestro de las Compañeras Obedientes, D.O.S., donde las mujeres eran marcadas con un cautín con las iniciales de Raniere, les indicaban hacer dietas hasta la inanición y eran asignadas a tener sexo con el líder del grupo.

TE RECOMENDAMOS: Ludwika Paleta defiende a hijo de Salinas, ligado a VIOLADOR de mujeres

Entre los recursos que usaban para que las mujeres accedieran a todo esto era contar con fotografías de ellas desnudas, cartas firmadas por ellas mismas donde relataban sus secretos vergonzosos, amenazándolas con revelarlos.

“En este círculo tan cercano, él era el rector de ese universo”, explicó la fiscal Moira Penza en su exposición final ante el jurado, “un jefe criminal son límites y sin control de su poder”, dijo.

Por su parte, Marc Agnifilo, uno de los abogados defensores, expuso que aun cuando Raniere estuvo envuelto en actividades sexuales que pudieran “parecer repulsivas, asquerosas y ofensivas”, eso no lo vuelve un criminal. “Ustedes posiblemente encontrarán muchas cosas acerca de él desastrosas, pero la mayor parte de ellas no son parte de los cargos”, añadió.

Otra de las integrantes de la secta describió el trato recibido de Raniere como misógino, cuando las veía comer, hacía ruidos como un cerdo –relató-, para hacerlas sentir mal. Sylvie explicó al jurado que “que realmente empecé a odiar el hecho de ser mujer”. Ella declaró que se adhirió al grupo siendo una adolescente.

Notimex/ssc

Seguir leyendo
Anuncios
Anuncios

Política

Anuncios

CDMX

Anuncios

Tienes que leer