Conecte con nosotros

Mundo

Jefe de sicarios de Pablo Escobar quiere ser congresista en Colombia

COLOMBIA.- El jefe de sicarios del fallecido capo del narcotráfico colombiano Pablo Escobar aseguró el jueves que quiere ser congresista para luchar contra la corrupción y en favor de los presos.

“De mí se habla mal todos los días, pero yo sigo para adelante… Cuando la justicia transicional se haga efectiva en el país yo me pienso lanzar al Senado de la república“, dijo John Jairo Velásquez, alias “Popeye”, a la emisora local La W.

Con ironía, el otrora asesino a sueldo que estuvo en prisión por 23 años como confeso responsable de centenares de homicidios, indicó que si el máximo jefe de las FARC, Rodrigo Londoño o “Timochenko”, va a estar en el parlamento él también puede.

“Si el señor ‘Timochenko‘ va a estar en el Senado, pues ‘Popeye’ también puede estar y además yo ya pagué 23 años y tres meses de cárcel”, enfatizó Velásquez, libre desde fines de agosto de 2014.

ENTÉRATE: Histórico: Colombia y FARC sellan la paz definitiva en La Habana

La justicia transicional a la que se refiere “Popeye” entrará en vigor una vez que se firme la paz entre el gobierno del presidente Juan Manuel Santos y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

TE RECOMENDAMOS LEER:  Violan a niña de 2 años en área de pacientes con covid-19

Uno de los puntos que acordaron las delegaciones negociadoras de la guerrilla y el gobierno es la participación de los rebeldes en política. En Colombia expertos dan como un hecho que los máximos comandantes de las FARC -como “Timochenko”- aspirarán a cargos de elección popular.

El abogado constitucionalista Juan Carlos Moncada explicó por teléfono a The Associated Press que en Colombia nadie podrá ser congresista si ha sido condenado en cualquier época a pena privativa de la libertad, excepto por delitos políticos o culposos.

ENTÉRATE: México acompaña ruta de Colombia en proceso de paz: EPN

La trayectoria de “Popeye” es tenebrosa. En su haber delictivo hay registrados unos 300 asesinatos por mano propia y la coordinación de otros 3.000, según reconoció él mismo en diferentes entrevistas.

TE RECOMENDAMOS LEER:  Bolsonaro publicó un video tomando una tercera dosis de hidroxicloroquina

Confesó, por ejemplo, su participación en el asesinato del candidato presidencial Luis Carlos Galán, quien murió baleado el 18 de agosto de 1989 mientras asistía a un acto de campaña en Soacha, una localidad aledaña a Bogotá.

Las autoridades colombianas aún buscan esclarecer los detalles de ese magnicidio que se atribuye a una asociación delictiva entre los líderes narcotraficantes del desaparecido cartel de las drogas de Medellín, grupos paramilitares, mafias políticas y miembros corruptos de la fuerza pública.

Corría la década de 1980 cuando Pablo Escobar declaró una guerra sin tregua al Estado y a todos aquellos que amenazaban con extraditar a Estados Unidos a los máximos líderes del narcotráfico. Uno de los políticos que promovió esa política fue Galán.

TE RECOMENDAMOS LEER:  Dan de baja a 31 soldados por salvajes violaciones contra niñas

Por encargo del propio Escobar, a quien dijo haber conocido en 1980, “Popeye” coordinó las emboscadas contra diferentes líderes colombianos que le resultaban incómodos al jefe del cartel de Medellín, muerto por la policía en 1993. A su paso cayeron políticos, jueces, periodistas y miembros de la fuerza pública.

Velásquez encabezó el secuestro y posterior asesinato del procurador Carlos Mauro Hoyos en 1988. Ese mismo año tuvo secuestrado una semana al expresidente Andrés Pastrana (1998-2002).

A “Popeye” también se lo responsabiliza de planear la explosión del vuelo 203 de Avianca en 1989 porque el cartel de Medellín creía que a bordo viajaba César Gaviria, entonces candidato presidencial y sucesor de las ideas de Galán.

AP
Anuncios
Clic para comentar

Debes iniciar sesión para publicar un comentario Iniciar sesión

Dejar un Comentario

Mundo

Templo Satánico demandará a Mississippi por frase religiosa en su bandera

templo, templo, 72 kb, templo

MÉXICO.- El estado de Mississippi podría ser demandado por un templo satánico que existe en esta región de Estados Unidos debido a que el estado podría incluir en su bandera la frase “En Dios confiamos”.

Fue a finales del mes de junio cuando el gobernador de Mississippi, Tate Reeves, firmó la ley para retirar la bandera que contenía un emblema confederado y que permaneció vigente durante más de 120 años como el estandarte del estado.

TE RECOMENDAMOS LEER:  Hombre le corta el rostro a bebé de 2 años en la calle

A partir de ello se nombró una comisión para crear una nueva bandera, en donde una de as sugerencias es que la bandera incluya la frase “En Dios Confiamos” (In God We Trus), por lo que los miembros del templo satánico amagaron con demandar al gobierno de este lugar argumentando que esta frase excluye a otras creencias.

El Templo Satánico se pronunció al respecto y aplaudió la decisión del gobernador para retirar el símbolo confederado. Sin embargo, la organización religiosa no teísta considera que agregar la palabra “Dios” en la bandera no solucionará el problema de exclusión.

TE RECOMENDAMOS LEER:  México pide extradición de César Duarte por desvío de 96 mdp

Un abogado de la organización pidió que también se incluya una referencia a Satanás en el nuevo diseño de la bandera. De lo contrario, el Templo Satánico presentará una demanda y buscará medidas cautelares si el estado norteamericano no responde a sus peticiones.

Seguir leyendo

Reporte Nivel Uno No. 111

Anuncios

Política

Anuncios

CDMX

Anuncios

Tienes que leer