Conecte con nosotros

Mundo

Motín en cárcel de Venezuela termina en canibalismo

TÁCHIRA, VENEZUELA.-  Las autoridades venezolanas investigan el caso de dos presos asesinados y que supuestamente fueron servidos como alimentos a reos de un grupo rival, en una prisión situada en San Cristóbal, capital del estado de Táchira.

Durante todo un mes, dicho centro penitenciario ha vivido constantes violentas revueltas, debido al mal trato y hacinamiento en el que se encuentran los internos, lo que provocó además, que estos se dividieran en dos bandos, uno de ellos, dirigido por un hombre conocido como “El Grillo”, quien fuera el que ordenara la ejecución así como descuartizar y comer a dos integrantes del grupo contrario.

FOTO: notihoy.com

FOTO: notihoy.com

Las dos víctimas son Anthony Correa y Juan Carlos Herrera, quienes presuntamente, en medio del amotinamiento, fueron devorados por reos de su propio bando, a petición del “Grillo”.

A los padres de ambos, autoridades y testigos les dijeron que el líder del motín, ordenó a Dorángel Vargas, un antropófago confeso, conocido como el “Comegente” (tras comprobársele haber matado y comido al menos a 12 personas), desmembrar los cuerpos para amedrentar a otros reos.

TE RECOMENDAMOS LEER:  Dan de baja a 31 soldados por salvajes violaciones contra niñas

A las familias de los occisos, les informaron hace poco de la muerte de Correa y Herrera, pero no les entregaron los cuerpos, pese a que el motín, que duró más de un mes, culminó desde el pasado 7 de octubre.

Las exigencias del grupo amotinado, eran mejoras en el trato dentro de la prisión y el traslado a otras cárceles, debido al hacinamiento en el lugar. En la refriega, se enfrentaron violentamente con otros presos.

Luz Sepúlveda, madre de Anthony, señaló que sospechó de la muerte de su hijo cuando no lo vio en el grupo de personas que serían trasladados a otras penitenciarías del país para ponerle fin al motín, ni apareció en la lista de detenidos en el mismo penal de San Cristóbal.

“Un fiscal salió y me dijo que era muy doloroso lo que tenía que decir: ‘su hijo no aparece, fue uno de los que mataron y se lo comieron’”, relató doña Luz.

FOTO: Infobae

FOTO: Infobae

El padre de Juan Carlos, Carlos Herrera, declaró en una conferencia de prensa: “arremetieron contra él más de 40 presos. Lo apuñalaron, lo colgaron para que se desangrara”. Aseguró que una de las personas que logró salir en libertad fue quien se puso en contacto con él para informarle lo sucedido.

TE RECOMENDAMOS LEER:  Por celos, un perrito asesinó a 2 gemelas prematuras

“Hablé con uno de los que salieron y estaba al lado de mi hijo cuando comenzaron a hacer esto. Los picaron en pedazos y se los dieron a los detenidos para que se lo comieran“, indicó el padre, quien habló por última vez con su hijo el viernes 30 de septiembre.

Hasta el momento, el gobierno de la República Bolivariana de Venezuela, no se ha pronunciado sobre estas denuncias; únicamente confirmó la muerte de los dos prisioneros e informó que seis policías fueron detenidos, acusados de complicidad en la violenta toma de la cárcel.

Un agente de investigación, añadió que existen indicios para sospechar cómo ocurrieron los asesinatos, los cuales coinciden con las denuncias de los familiares.

TE RECOMENDAMOS LEER:  Brasil tendría al menos 8 millones de personas infectadas de covid-19

Uno de los investigadores agregó que hay indicios para sospechar cómo ocurrieron los crímenes: “los detenidos consultados manifiestan que Dorángel comió parte de los miembros de las personas desmembradas”, aseguró la fuente, quien pidió anonimato.

Detalló que un grupo de detenidos a los que el líder del alzamiento consideraba rivales fueron obligados a comer parte de la cabeza de una de las víctimas y a algunos de ellos les cortaron algunos dedos cuando se negaron.

“El grupo de rebeldes cocinó la carne y se la dieron al resto de la población del penal con arroz. Se dice que los presos comieron sin saber. Los intestinos los lanzaron por la cañería, mientras que los huesos los quemaron”, agregó.

Las autoridades encontraron rastros de sangre en las celdas y trozos de una clavícula que están analizando para determinar el ADN, un trámite que, según la fuente, tomará otros 15 días.

Redacción RN1
Anuncios
Clic para comentar

Debes iniciar sesión para publicar un comentario Iniciar sesión

Dejar un Comentario

Mundo

Encuentran 100 restos de niños con monedas en la boca en fosa común

restos, restos, 95 kb, restos

MÉXICO.- El impactante hallazgo de restos de cuerpos humanos se hizo durante la construcción de una carretera en Polonia; expertos indican que se trata de una fosa común de los siglos XVI y XVII.

Un grupo de arqueólogos descubrieron una fosa común con al menos 115 cadáveres con monedas en la boca en la ciudad de Nisko, Polonia. Según las estimaciones entre el 70% y 80% pertenecen a menores de edad.

Especialistas de la Dirección General de Carreteras y Autopistas detalló ante The First News que la mayoría de estos cuerpos que datan de entre 1587 y 1632 poseían monedas en sus bocas, un claro signo de su religión y creencias.

TE RECOMENDAMOS LEER:  Canadá lanza convocatoria para carniceros; pagarán 37 mil mensuales

Muchas de las monedas encontradas son de época de Segismundo III Vasa, un rey católico de Polonia que mandó desde 1587 a 1632; también gobernó Suecia, su país natal. También se encontraron algunas del reinado de Juan II Casimiro, hijo de Segismundo que gobernó de 1648 a 1668.

Los expertos indican que estos entierros se practicaban en mayor medida en la antigua Grecia y Roma. Las monedas son ‘óbolos de los muertos’ u ‘óbolos de Caronte’ que, aunque es una costumbre precristiana fue incluso practicada por el papa Pío IX cuando falleció en 1878.

TE RECOMENDAMOS LEER:  Hombre es captado violando a una perrita en plena vía pública

Caronte, en la mitología Griega era el barquero encargado de transportar las almas por el río que dividía a los vivos y muertos hasta el Inframundo. Para ello exigía un pago por lo que era costumbre acompañar a sus muertos con monedas encima, ya fueran en los ojos o en la boca.

La conservación de estos restos permitieron a los arqueólogos investigar más allá y comprobar que se trataba de una fosa común que perteneció a una iglesia católica pero de una región pobre ya que no había ningún otro objeto en las tumbas.

TE RECOMENDAMOS LEER:  India prohíbe uso de TikTok por tensión política con China

Algunos de los pobladores de Jezowe aseguraban que en la antigüedad existió un cementerio infantil por lo que se había batallado durante años para cambiar el trayecto de la carretera como parte de un proyecto que pretende unir los estados bálticos con el sudeste de Europa.

Los cuerpos de los niños se encontraron en una posición de este con las cabezas hacia el oeste y, en una tumba había al menos cuatro cuerpos, también con monedas en la boca. Además, los excavadores polacos también hallaron dos entierros de perros.

Seguir leyendo

Reporte Nivel Uno No. 111

Anuncios

Política

Anuncios

CDMX

Anuncios

Tienes que leer