Conecte con nosotros

Política

2018: los que (casi) no conoce, pero quieren ser su presidente

Publicado

| Santiago I. Soriano Condado

La contienda electoral de 2018 será convulsa. Más allá de que la situación del país invita a una reconfiguración política sin precedentes, el voto presidencial podría fragmentarse de tal manera que un 20 por ciento de este podría alcanzar para ser el nuevo residente de Los Pinos durante el próximo sexenio.

Para muestra basta voltear hacia el Estado de México, el ensayo de ensayos rumbo las federales, pues la cosa, por ahora, se perfila para ser una lucha de tres aspirantes que apenas llevan cinco puntos porcentuales de diferencia entre sí.

De acuerdo con sondeos hechos por medios nacionales y casas encuestadoras, los aspirantes del Partido Revolucionario Institucional (PRI), Partido Acción Nacional (PAN) y Movimiento Regeneración Nacional (Morena) concentrarán más del 76 por ciento del voto mexiquense en partes casi iguales (28, 26 y 22 por ciento, respectivamente). En la lucha presidencial podría pasar lo mismo, pero con al menos cinco aspirantes.

Por ahora, al menos una docena de personajes se han apuntado para contender. Entre políticos (sobre todo gobernadores), activistas sociales y hasta comunicadores comenzará una lucha de actores para que su nombre, al menos, aparezca en la boleta electoral.

Estos son los presidenciables que usted (casi) no conoce, pero que se creen lo suficientemente capaces de buscar el puesto que dentro de poco dejará vacante Enrique Peña Nieto.

José Narro: ¿El “tapado” tricolor?

El exrector de la UNAM y actual titular federal de Salud, es cierto, no es ningún desconocido pero tampoco cuenta con los galones (por ahora) para pensar en una proyección a nivel nacional. Sin embargo, al interior del PRI, el doctor ha ido ganando peso.

Según el diario El Universal, el nombre de Narro es uno que poco a poco se perfila entre los priistas como una opción real, puesto que no cuenta con ninguna sospecha de corrupción en su contra.

A tal grado ha llegado esta opción, que en el interior del tricolor ya se han levantado voces contra Narro, específicamente en la Federación de Sindicatos de Trabajadores al Servicio del Estado (FSTSE) que encabeza el senador Joel Ayala. Dicho gremio publicó un desplegado donde exigía que la labor del sector salud federal se haga “sin futurismos políticos”, exigiéndole a Narro Robles que se enfoque en su labor como secretario.

Jaime Rodríguez Calderón, el estandarte independiente

El Bronco poco a poco cobra relevancia, y entre los independientes es quien lleva ventaja para contender en la presidencial sin el respaldo de algún partido político, justo como obtuvo la gubernatura del segundo estado que más aporta en la economía nacional: Nuevo León.

Sin embargo, los sondeos no le dan ni el 10 por ciento de preferencias, mientras que su nivel de conocimiento en el territorio nacional está muy por debajo de contendientes como Miguel Ángel Mancera, jefe de Gobierno capitalino; el titular de Relaciones Exteriores, Luis Videgaray; y hasta del exlíder nacional del PRI, Manlio Fabio Beltrones.

Él, por su parte, ya dijo que sí buscará la presidencia de forma independiente, pero solamente “si acaba con los problemas de Nuevo León”, donde no goza de cabal aprobación, pues para los ciudadanos aún hay muchos pendientes. El principal: la captura de Rodrigo Medina, exgobernador de la entidad, quien legalmente ha evadido todas las intentonas del gobierno estatal para ser vinculado a proceso por presunto peculado y corrupción.

Graco y Silvano, los gobernadores perredistas

El PRD está pasando, para variar, por una crisis de fragmentación al interior que detonó el reciente apoyo del coordinador de la bancada en el Senado, Miguel Barbosa, a Andrés Manuel López Obrador, el aspirante de Morena rumbo a 2018.

Pero Barbosa no fue el único que también dio su respaldo al tabasqueño sin renunciar a las filas del PRD, tal fue el caso de las legisladoras Iris Vianey Mendoza y Luz María Beristáin. Así, en medio de esta lucha que, según el propio senador poblano, está dirigida en su contra desde el Palacio del Ayuntamiento, surgen otros nombres que apuestan por una izquierda dividida en la boleta.

Estos dos personajes son los gobernadores de Morelos, Graco Ramírez, y de Michoacán, Silvano Aureoles.

Durante septiembre de 2015, Graco admitió que quiere ser el candidato perredista, además de rechazar bajo cualquier circunstancia que el partido se sume al proyecto de Andrés Manuel, al que no deja de tachar de individualista así como de acusarlo de ser el principal artífice de la división que predomina en las filas amarillas.

Lejos están esos días cuando Ramírez, entonces senador por Morelos, apoyaba a López Obrador en su acusación de fraude electoral en 2012.

En julio del año pasado, otro perredista avisó que buscaría la candidatura presidencial, pero fue hasta este 2017 que comenzó a construir los cimientos de dicha intención: Silvano Aureoles, de Michoacán.

El exlegislador federal, sin referirse directamente a López Obrador, también apuesta por que su partido cuenta con proyecto suficiente para ofrecerle a los mexicanos una alternativa real en la búsqueda del Poder Ejecutivo.

La realidad para Ramírez y Aureoles, sin embargo, es poco alentadora. En la contienda interna, entre los dos, según sondeos de febrero pasado, apenas rebasan el 11 por ciento de las preferencias, contra el más del 57 por ciento que tiene Miguel Ángel Mancera.

Silvano tiene 7.2 por ciento de intención perredista, mientras que Graco Ramírez apenas alcanza 4.4 puntos. Así, sin figurar siquiera entre sus correligionarios, es complicado que puedan obtener la candidatura. Adicionalmente, ninguno de ambos mandatarios ha insinuado siquiera la vía independiente como opción.

En cuanto al reconocimiento a nivel nacional, es el morelense quien tiene mayor porcentaje (26 por ciento), mientras que el de Michoacán se coloca entre los seis últimos lugares (19.4 por ciento), rebasados por entes sin partido como Jorge Castañeda y Pedro Ferriz de Con (30.1 y 30.6 por ciento, respectivamente).

Los exgobernadores también quieren

También tenemos la otra cara de la moneda: aquellos que ya dejaron el poder y que se sienten con las credenciales necesarias para ser una opción.

Ese es el caso de los exgobernadores de Puebla, Rafael Moreno Valle; Baja California, Ernesto Ruffo Appel; y de Yucatán, Ivonne Ortega Pacheco.

Los dos primeros, panistas de toda la vida, son casos muy distintos entre sí. En el de Moreno Valle, recién finalizó su mandato en la entidad poblana; mientras que Ruffo, aún senador por Baja California, dejó el cargo como gobernador hace 22 años, en 1995, luego de que en su momento fue el primero en alcanzar dicho puesto con el cobijo de un partido distinto al PRI.

La yucateca Ortega, del tricolor, asegura que ser presidenta es el único puesto que le falta ostentar en su carrera política, pues ha sido secretaria general de su partido, diputada federal en dos legislaturas distintas, así como senadora y gobernadora de su estado.

Moreno Valle actualmente ocupa el tercer puesto de las preferencias al interior del PAN, detrás de Ricardo Anaya, presidente nacional blanquiazul, y Margarita Zavala, ex primera dama de México.

Ernesto Ruffo, mientras tanto, no es incluido ni siquiera en el listado de aspirantes que mide los niveles de reconocimiento a nivel nacional.

En ese mismo rubro, la priista Ortega (24.8 por ciento) está rebasada por varios de sus correligionarios o funcionarios del partido oficialista, entre ellos José Antonio Meade (30.4 por ciento), de Hacienda; Aurelio Nuño (39.3 por ciento), titular de Educación Pública; Eruviel Ávila (48.1 por ciento), gobernador del Estado de México; Manlio Fabio Beltrones (49.5 por ciento), expresidente de su partido; Luis Videgaray (59.2 por ciento), secretario de Relaciones Exteriores; y Miguel Ángel Osorio Chong (76.9 por ciento), secretario de Gobernación.

TUCOB: ¿Todos Unidos Contra el Bronco?

Jorge Castañeda hizo un análisis sobre el voto independiente y su probable fragmentación rumbo a 2018, que, de ser así: “Se chingó la cosa”. Así lo aseguró el excanciller y también probable presidenciable.

Hoy, entre los independientes, el que más reconocimiento a nivel nacional tiene es el Bronco de Nuevo León, lo cual se refleja también en la “contienda interna” por ser ese candidato.

Ahí, le siguen Castañeda (9.6 por ciento) y Pedro Ferriz de Con (nueve por ciento), aunque también hay más aspirantes que quieren ser el contendiente sin partido político: Gerardo Fernández Noroña, exdiputado federal y hoy activista social; y el exsecretario ejecutivo de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), Emilio Álvarez Icaza.

En el caso de Noroña, quien en 2012 fue candidato a la jefatura de Gobierno de la Ciudad de México, parece ser que le espera el mismo resultado en caso de ser aspirante presidencial, pues su reconocimiento a nivel nacional es de apenas el 13 por ciento, y está en el último sitio de los conteos.

Álvarez Icaza, mientras tanto, aún no ha sido contabilizado en los sondeos pero el movimiento AHORA le arropa para que pueda contender en 2018 junto a políticos y actores sociales con relevancia aún mayor. A esto se suma que su desconocimiento a nivel nacional sigue siendo un misterio pues no será hasta dentro de varios meses cuando su nombre pueda ser tomado en cuenta.

Así pues, entre independientes, políticos, activistas y más, la contienda electoral suma a una docena; sí, una docena de aspirantes que quieren ser presidente de México.

¿A alguno de ellos le alcanzará?

Política

Rosario Robles se presenta ante PGR por presunto desvío

Publicado

el

robles_sedatu, Rosario Robles, 87 kb, Robles
Foto: Cuartoscuro

MÉXICO.- Rosario Robles Berlanga, titular de la Secretaría de Desarrollo Agrario Territorial y Urbano (Sedatu), indicó que “es absolutamente falso” el señalamiento sobre presuntas irregularidades en el manejo de recursos públicos.

La funcionaria federal se presentó en la delegación de la Procuraduría General de la República (PGR), en la Ciudad de México, para responder a los señalamientos en su contra, hechos en un medio de comunicación, ante los cuales pidió que se presenten pruebas.

TE PODRÍA INTERESAR: Empresa francesa anuncia a Peña Nieto inversión de entre 25 y 30 mdd

Robles Berlanga sostuvo que la Auditoría Superior de la Federación (ASF), en el ámbito de sus facultades, analiza las cuentas públicas y establece observaciones que se desahogan en tiempo y forma por las áreas correspondientes.

En ese sentido abundó que ella, en su carácter de titular de la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol), en su momento, y a hora de la Sedatu, giró instrucciones para que las áreas observadas respondieran de manera puntual.

TE PODRÍA INTERESAR: Dan prisión a Javier Nava, operador de desvíos de Javier Duarte

“El patrimonio es público y mi única propiedad sigue siendo la casa que tengo desde hace 22 años en el Barrio de Los Reyes Coyoacán”, expresó Rosario Robles quien subrayó que su situación financiera, es absolutamente coherente con los ingresos que ha recibido.

Refirió que acudió a la PGR porque el día de ayer un periódico publicó que la Auditoría Superior de la Federación había documentado un supuesto desvío de recursos públicos hacia su persona, por lo que pidió a dicho medio que presente documentos sobre el particular.

TE PODRÍA INTERESAR: Ricardo Anaya tiene más escándalos que experiencia: Ochoa Reza

Aclaró que, “dado que no existe este documental y no hay absolutamente ninguna prueba que a mí en lo personal me vincule en un esquema de triangulación de recursos solicité derecho de réplica, que hasta el momento no ha sido atendido conforme a la ley”.

La titular de Sedatu dijo que se presentó ante la PGR “porque siempre he dado la cara ante este tipo de situaciones, porque siempre he sostenido que la que nada debe, nada teme” y sostuvo que a quienes piden que se le investigue, ella ya lo ha solicitado por escrito tanto de su situación financiera como de su evaluación patrimonial “porque no tengo nada que ocultar”.

TE PODRÍA INTERESAR: Madero impugna candidatura plurinominal de Miguel Ángel Mancera

Robles Berlanga reiteró su absoluto compromiso con la libertad de expresión, al mismo tiempo que defiende otros principios fundamentales como el derecho a la honra y a la reputación, así como el principio de presunción de inocencia.

“Mi situación financiera es absolutamente coherente con los ingresos que he recibido y añado el hecho de que yo uso mi auto personal, mis celulares, pago mi gasolina, y todos los gastos derivados de comidas, aunque sean de trabajo, por mis propios medios”, subrayó.

Notimex/ssc

Seguir leyendo
Anuncios

Elecciones 2018

CDMX

Anuncios

Tienes que leer