Conecte con nosotros

Mundo

Robots serían causa de desempleo en áreas manufactureras de EUA

Publicado

DALLAS.- Los robots industriales, y no México, pueden ser el factor más importante que contribuye a los altos niveles de desempleo en las regiones del medio oeste de Estados Unidos, sugirió un nuevo estudio realizado por economistas del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT).

Los resultados del análisis contradicen la posición del presidente estadunidense Donald Trump, quien ha responsabilizado del desempleo existente en ciertas regiones de Estados Unidos a la relación comercial con México y China, así como al éxodo de compañías estadunidenses hacia esos países.

ENTÉRTE:  Pese a Trump, producción automotriz en México subió durante enero

Los autores del estudio “Robots y Trabajos: Evidencia de los Mercados de Trabajo de Estados Unidos”, Daron Acemoglu y Pascual Restrepo, descubrieron que en las áreas expuestas a los robots industriales, entre 1990 y 2007, “tanto el empleo como los salarios disminuyen de manera robusta y significativa (en comparación con otras áreas menos expuestas)”.

Los investigadores pudieron cuantificar que un robot por cada mil trabajadores, reduce la relación empleo-población entre 0.18 y 0.34 puntos porcentuales y baja los salarios entre 0.25 y 0.50 por ciento.

En otras palabras, por cada nuevo robot que se suma a la industria manufacturera, se reduce el empleo en 5.6 trabajadores.

Para poner eso en contexto, el análisis señaló que Estados Unidos registró un aumento de alrededor de un nuevo robot industrial por cada mil trabajadores entre 1993 y 2007.

Estos robots son máquinas totalmente autónomas que operan sin intervención humana, realizando tareas que en algún momento del pasado se efectuaban manualmente, como soldadura, pintura, montaje de productos, movimiento de materiales y embalajes.

ENTÉRATE:  Sector automotriz queda satisfecho tras reunión con Donald Trump

La industria automotriz utiliza alrededor del 39 por ciento de estos robots, seguido por la industria electrónica (19 por ciento), la fabricación de productos metálicos (9.0 por ciento) y la industria de plásticos y productos químicos (9.0 por ciento), según los investigadores.

“Los efectos del empleo de los robots son más pronunciados en la industria manufacturera y, en particular, en las industrias más expuestas a las ocupaciones rutinarias manuales de montaje y relacionadas, y para los trabajadores que carecen de educación universitaria”, indicó el documento.

Debido a que aún hay relativamente pocos robots en la economía estadunidense, el número de empleos perdidos debido a los robots ha sido limitado hasta ahora (entre 360 mil y 670 mil puestos de trabajo), lo que equivale a una disminución de 0.18 a 0.34 puntos porcentuales en la relación empleo-población.

Sin embargo, si el incremento de los robots se da como se espera por los expertos durante las próximas dos décadas, las futuras implicaciones de la propagación de robots podrían ser mucho más importante, advirtió el estudio.

ENTÉRATE:  Pese a Trump, México sigue siendo atractivo para industria automotriz

De acuerdo con la Federación Internacional de Robótica, en la actualidad hay entre 1.5 y 1.75 millones de robots industriales que operan alrededor del mundo.

Si el número de robots industriales se cuadruplicara para 2025, los investigadores esperan una tasa de empleo-población de 0.94 a 1.76 por ciento más baja y una afectación salarial de 1.3 a 2.6 por ciento menos entre 2015 y 2025.

Notimex
Anuncios
Clic para comentar

Debes iniciar sesión para publicar un comentario Iniciar sesión

Dejar un Comentario

Mundo

Hermano del Mayo Zambada declara en juicio del Chapo Guzmán

Publicado

el

Rey Zambada, 89 KB, Chapo Guzmán

NUEVA YORK.- Jesús Zambada García, hermano del Mayo Zambada, testificó este miércoles en el juicio contra Joaquín «Chapo» Guzmán y ofreció detalles sobre las operaciones del Cártel de Sinaloa.

El narcotraficante, detenido en México en 2008 y extraditado en 2012 a Estados Unidos, identificó a Guzmán Loera como uno de los capos “más importantes” en la historia de México y como uno de los líderes máximos del grupo criminal.

TE PUEDE INTERESAR: Apelan a Suprema Corte de EE.UU. para frenar ejecución de mexicano

De acuerdo con su testimonio, Zambada García fue ‘jefe de plaza’ de Ciudad de México entre 2001 y 2008, lo que significó que recibía cargamentos de cocaína en el Aeropuerto Internacional Benito Juárez.

Ahí, “controlaba a las autoridades” a fin de garantizar la seguridad de la cocaína que arribaba desde Colombia.

Asimismo, detalló que en la capital mexicana administraba, recibía y enviaba droga a Ciudad Juárez o Culiacán, Sinaloa, a fin de que se introdujera este producto a Estados Unidos.

En ese periodo, el Cártel de Sinaloa logró exportar entre 80 y 100 toneladas al año de cocaína a Estados Unidos, destino del 100 por ciento de sus exportaciones. Gracias a eso, la organización generó “miles de millones” en ganancias.

Antes de su papel en Ciudad de México, el rey Zambada explicó que se encargó entre 1992 y principios de 1995 de recibir la cocaína desde Colombia en la ciudad de Cancún, Quintana Roo.

Aseguró que “los comandantes” de la Procuraduría General de la República (PGR) y de la Policía Federal encargados de todo el estado, dirigían las escoltas de los cargamentos que llegaban a ese puerto en su camino a Ciudad de México.

TE PUEDE INTERESAR: Fiscalía de EUA pide ignorar versión sobre supuestos sobornos a EPN y FCH

La intención de esas escoltas era que los cargamentos de cocaína, que promediaban 18 toneladas cada tres o cuatro semanas, no fueran interceptados por ninguna otra autoridad.

Apuntó que unos cinco líderes y sublíderes del Cártel de Sinaloa invertían en cargamentos de 30 toneladas de cocaína desde Colombia, donde cada kilo tenía un costo de tres mil dólares.

Las utilidades podrían ir desde los 13 mil dólares por kilo (si la importación iba a Los Angeles, en California, donde su costo sería de 20 mil dólares) hasta unos 16 mil dólares de utilidad (si la droga se colocaba en Nueva York, con un precio de 35 mil dólares por kilo).

El juicio proseguirá este jueves con el testimonio de Jesús Zambada, quien será cuestionado nuevamente por fiscales y por la defensa, que intentará socavar su credibilidad ante el jurado.

Seguir leyendo

Revista Digital

Transición 2018

CDMX

Anuncios

Tienes que leer