Conecte con nosotros

Sociedad

Violencia hacia adultos mayores, flagelo que aún recibe poca atención en el mundo

Publicado

MÉXICO.- Para visibilizar el abuso hacia las personas adultas mayores y garantizar el cumplimiento de sus derechos humanos, este jueves se conmemora el Día Mundial de Toma de Conciencia del Abuso y Maltrato en la Vejez.

De acuerdo con la Organización de las Naciones Unidas (ONU), se espera que entre 2015 y 2030 aumente considerablemente el número de personas de ese sector poblacional en el mundo, crecimiento que será especialmente rápido en los países en vías de desarrollo y con el cual se prevé que también se incrementen los abusos de los son víctimas.

A pesar de que dicho tema aún es tabú entre la sociedad y es uno de los tipos de violencia menos tratados y abordados en los planes de acción de los gobiernos, poco a poco ha ganado visibilidad de forma internacional.

ENTÉRATE:  Ejercicio, alimentación y amor, dosis para que adultos mayores vivan felices

La ONU considera al maltrato de las personas adultas mayores como un problema social mundial que afecta la salud y los derechos humanos de millones de personas, lo cual merece la atención de la comunidad internacional y la oposición a abusos y sufrimientos infligidos a las generaciones mayores.

Este año, la campaña implementada por el organismo internacional resalta la importancia de prevenir la explotación financiera de la que son víctima y que podría derivar en pobreza, hambruna, falta de vivienda, poner en peligro su salud y bienestar, e incluso causar la muerte prematura.

En México, la población mayor de 60 años se ubicó en 13 millones 928 mil 310 personas en el primer trimestre de 2016, según datos de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo, cifra que representa 11.4 por ciento de la población en el país y que, de acuerdo con las proyecciones del Consejo Nacional de Población (Conapo), se mantendrá en continuo crecimiento.

Ante ello, el Instituto Nacional de las Personas Adultas Mayores (Inapam) ha desarrollado políticas públicas para proteger el derecho de ese sector de la población a una vida digna y plena mediante una tarjeta de beneficios; entre los cuales destacan el acceso preferente a servicios de salud, descuentos con prestadores de servicios, transporte público subsidiado y clubes recreativos y deportivos, entre otros.

ENTÉRATE:  Inicia en Estado de México recuperación de Afores para adultos mayores

En tanto, en la capital del país, en 2007 se creó el Instituto para la Atención de los Adultos Mayores (IAAM) para promover el bienestar de ese grupo poblacional, y cuyo objetivo primordial es garantizar el cumplimiento de la Ley que Establece el Derecho a la Pensión Alimentaria para los Adultos Mayores de Sesenta y Ocho Años Residentes en el Distrito Federal.

Asimismo, ofrece albergue a personas adultas mayores abandonadas, casas hogar, servicio de estancias y asilos en la Ciudad de México, y busca promover políticas públicas, implementar programas de atención integral, impulsar el ejercicio pleno de sus derechos y fomentar una cultura del envejecimiento activo.

Notimex

Sociedad

“Tengo miedo de venir, pero más miedo me daba quedarme”: migrante

Publicado

el

gabriel_migrante, Gabriel, 81 kb, Migrante
Foto: Cuartoscuro.

CHIAPAS.- En el Centro Social “Francisco I. Madero”, a un costado del parque central de esta localidad, Gabriel pasa la calurosa tarde taciturno; sus ojos permanecen fijos en un punto del horizonte, mientras varios niños juegan a su alrededor como pueden y con lo que pueden. Él, es un migrante.

Forma parte de los cerca de mil hondureños que se encuentran en esas instalaciones propiedad del gobierno municipal, a cargo de Sonia Eloina Hernández Aguilar, lugar que se ha habilitado como albergue.

Dentro del galerón se reparten decenas de familias, muchas de ellas con niños cuyas edades van de meses de nacidos a unos 10 u 11 años. Todos comparten un solo baño y las autoridades mantienen como pueden el orden.

A la entrada, una mesa con representantes de los grupos Beta (en su característico uniforme naranja), del DIF, la Secretaría de Salud, Protección Civil tanto municipal como estatal, así como trabajadoras sociales, dan la bienvenida a cada migrante como Gabriel, los cuales van llegando en oleadas.

Colchonetas, sillas plegables de madera y plástico, sirven de “mobiliario” a los casi mil migrantes hondureños que han arribado desde el viernes, a pesar del cierre del puente internacional que une Tucun Uman, en Guatemala, con esta localidad en México.

Gabriel está pensativo y tiene razones para ello. Hace casi un mes, los delincuentes asociados con policías en una localidad rural ubicada entre Tugucigalpa y San Pedro Sula, lo amenazaron de muerte, porque querían robarle la cosecha de maíz que acababa de levantar en la propiedad de su familia.

Una tarde llegó a su casa y encontró a su mujer y a sus niñas de dos y cinco años, llorando. Alarmado, preguntó quién en la familia había muerto, a lo que ella, contenta y sorprendida le contestó: “Tú”.

Cuando recobró la calma, le explicó que horas antes se presentaron a la casa el delincuente que lo había amenazado y un policía, quienes le dijeron que acababan de encontrar muerto a Gabriel en una zanja y tenía que ir por su cadáver.

“Por eso me decidí a venir en este éxodo. No creas, me da miedo -confiesa el migrante-, pero me daba más miedo quedarme y por eso estoy aquí, sin saber qué va a pasar, pero dispuesto a permanecer en México o ir a Estados Unidos, donde sea que consiga trabajo”.

Gabriel ha hecho nexos con otros compañeros de viaje. Frankie y Roberto tienen varios rasgos en común: ambos tienen 17 años, sus papás fueron asesinados por la delincuencia y viven en la casa de la mamá de Frankie, prácticamente como hermanos.

Ahora comparten esta aventura de venir a México, originalmente guiados por el exdiputado hondureño Bartolo Aguilar -hoy preso en Nicaragua- y la angustia de no saber qué les depara el futuro. A cualquier mexicano que ven le preguntan detalles sobre cómo pueden pedir asilo.

Quieren saber si podrán transitar por México hacia Estados Unidos sin que los moleste la policía, indagan si tener familiares nacidos en México es o no una ventaja en términos migratorios, si alguien sabe quién los guía ahora, porque sus dirigentes han sido encarcelados.

Mientras estas personas platican sus historias, una multitud de niños corre y juega alrededor. Muchos padres han traído menores, cuyas edades van de sólo meses de nacidos hasta los 10 u 11 años.

Con una pelota pequeña, corren entre las sillas y las colchonetas en el suelo. Gritan y se persiguen mutuamente, se aferran a ser niños pese al difícil entorno, a la incertidumbre, a los 30 grados centígrados en el improvisado albergue oloroso a sudor y a encierro involuntario.

Notimex/ssc

Seguir leyendo

Revista Digital

Transición 2018

CDMX

Tienes que leer