Conéctate con nosotros

Opinión

El precio de tomar partido…

Por: Tonatiúh Medina
@DrThe

Los procesos electorales son batallas civilizadas, programadas y organizadas por ciudadanos para la elección de otros ciudadanos que representarán sus intereses políticos de forma temporal, estos últimos abiertamente deciden llegar a la contienda de forma independiente o de forma transparente tomar partido, cuando esto sucede el ciudadano está consciente de que su nombre y trayectoria será vinculada a la de un instituto político.

En el actual proceso electoral 2016-2017 como Representante Suplente del Partido Revolucionario Institucional ante el Consejo General del Instituto Electoral del Estado de México, de forma clara y consiente decidí -el 18 de junio de este año- cometer un exceso virtual en Twitter calificando al Dr. Bernardo Barranco Villafán1 , experto en religiones y funcionario electoral, tanto del IEEM como del INE como un “cobarde” -sin valor ni espíritu para afrontar situaciones peligrosas o arriesgadas- expresión de la cual no me arrepiento, ni me disculparé, explico el porqué y el alcance de mis palabras.

Desde sus inicios y en varias de sus investigaciones -como experto en religiones- el Dr. Barranco decidió estudiar y en algunos casos documentar la supuesta relación que guarda el PRI con la iglesia católica, ello le sirvió para generar un legítimo espacio de análisis y reflexión entre los estudiosos del tema, sin embargo sus iniciales críticas al sistema se convirtieron en posteriores juicios de valor que lo llevaron a ocupar espacios opositores en el entramado electoral mexicano, y justo en esa arena las reglas para los funcionarios electorales son duras y obligatorias, sin embargo parece desconocerlas.

Los consejeros electorales, entre otros, están obligados a respetar el principio de imparcialidad, o sea en el actuar de un funcionario electoral de cualquier nivel debe faltar designio anticipado o de prevención en favor o en contra de alguien o algo2, sin embargo, Barranco siempre ha fallado en ello, no solo hay que hacer un examen del sentido de sus votaciones al interior del IEEM sino seguir su trayectoria pública y su participación como consejero de la junta local del Instituto Nacional Electoral, basta hacer una sencilla búsqueda3 en la red de redes en donde el funcionario se viste de militante para apuntar con su dedo flamígero en contra del PRI, es de subrayarse que no hay de su parte condena alguna por los excesos o transgresiones de ningún otro partido político de su preferencia, para el académico el enemigo a vencer a destruir a como dé lugar es el Revolucionario Institucional.
Todo consejero electoral a pesar de realizar funciones formalmente administrativas despliega actos materialmente jurisdiccionales, por ende, la libertad de expresión de un árbitro se encuentra por debajo de la seguridad jurídica que cree tener, ello se llama prudencia, le guste o no al Dr. Barranco. Lo anterior en referencia al Tratado de Roma que goza de plena validez en el entramado constitucional mexicano, artículo 136 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, no me sorprendería que intente desestimarlo.

Ahora bien algunos ciudadanos y partidos han hecho su motivo de vida derrotar al PRI, lo cual es legítimo, en una democracia moderna es respetable, en la arena política se tienen adversarios que en algunos momentos se vencen, aunque en otros se es vencido, pero ello implica dar la cara y no esconderse tras el manto protector de los órganos autónomos en este caso desde el INE, Barranco argumenta que al yo ser un “declarado activo priista”4 no pude, ni debí soñar, mucho menos pretender participar en la construcción de la democracia de mi país al haber intentado ser parte de la integración de un órgano autónomo electoral.

Selectivamente olvida que grandes consejeros -lo afirmo sin ánimos de comparación y con tremenda humildad, pero si como un ejemplo de que la realidad lo golpea y desacredita- antes de haber sido árbitros, fueron jugadores, que mejor ejemplo que el Dr. José Woldenberg Karakowsky que previo a haber presidido el consejo general del otrora Instituto Federal Electoral, de forma abierta y valerosa, había no solo participado sino militado en el Partido Socialista Unificado de México, Partido Mexicano Socialista y en el Partido de la Revolución Democrática, que decir de Javier Santiago Castillo quien antes de haber sido designado como consejero electoral del INE había formado parte del Partido Mexicano de los Trabajadores y del también extinto Partido Mexicano Socialista, ambos -sin ser ellos las únicas excepciones- serán recordados por sus ánimos de transparencia, rendición de cuentas, objetividad e imparcialidad en su exitoso paso por dichos órganos electorales.

Caso contrario algunos otros árbitros electorales encontraron el valor para militar en institutos políticos nacionales como fue el caso de Santiago Creel Miranda, Juan Francisco Molinar Horcasitas y el propio Alonso Lujambio Irazabal, de nuevo el valor de estos hombres no es un producto que se pueda adquirir libremente en algún mercado, es el carácter el que se va forjando y con valentía se afrontan y se toman decisiones.

Claramente olvida, de forma selectiva, que cuando él fue designado consejero electoral del IEEM5, los partidos políticos de forma poco clara y en ocasiones transformando la mezquindad en méritos de vida integraban los consejos electorales estatales a través de negociaciones que solo ellos y los interesados conocían, es momento de preguntarle abiertamente al Dr. Barranco quien lo impulso y porque, lo sabe pero lo esconde, este que no es un juicio de valor, fue uno de los principales argumentos para que el poder público reformara el entramado electoral en 2014, los actuales integrantes de cualquier consejo electoral tienen que sortear un complicado entramado de suficiencia académica y profesionalización al cual Bernardo nunca se ha enfrentado y probablemente no sea capaz de eludir con éxito.

Ahondando en el tema, Barranco de nuevo olvida que, así como existen árbitros electorales, la república tuvo a bien también crear órganos de procuración y de impartición de justicia, mismos que materializados en la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación6 decidieron ya hace tiempo que militancia e integración de un órgano electoral no están peleados, ni tampoco son condiciones excluyentes, ni duda cabe que el resentimiento es su brújula, su marca personal el desconocimiento de la materia.

¿Es válido descalificar a un partido político? Claro que sí, en las mesas de los consejos generales, en las comisiones y comités de trabajo, con argumentos técnicos, con fundamentos jurídicos, con la ley en la mano, sin embargo, cuando se utiliza la arena pública para descalificar con juicios de valor se está haciendo política partidaria, de la más ruin y perversa pues los principales intereses y las agendas personales se esconden y por ende se engaña al ciudadano.

Bernardo Barranco Villafán será recordado por sus diligentes investigaciones y aportaciones académicas en el campo de las religiones, pero sin duda será cuestionado y muy probablemente despreciado por propios y extraños por su falta de valor al intentar litigar y dirimir sus diferencias con el Partido Revolucionario Institucional haciendo un irresponsable y majadero uso del Instituto Nacional Electoral como su manto protector.

Hacer política partidaria Dr. Barranco, merece audacia y renunciar a la cómoda calidez que le provee el INE, valor del cual, usted carece, quedo a sus órdenes.


Referencias:

[1] http://bit.ly/2tIOCzn

[2] http://dle.rae.es/srv/fetch?id=9XFyXxY

[3] http://bit.ly/2tMrPCl

[4] Declaración que sin duda agradezco pues es verdad.

[5] http://www.jornada.unam.mx/2005/05/22/index.php?section=estados&article=035n1est

[6] http://www.te.gob.mx/Informacion_juridiccional/sesion_publica/ejecutoria/sentencias/SUP-RAP-0752-2015.pdf


 

Click to comment

You must be logged in to post a comment Login

Leave a Reply

Deportes

Comité Olímpico Mexicano ya no dará hospedaje ni comida a deportistas

comite_olimpico, Comité Olímpico Mexicano, 56 kb, deportistas
Foto: Cuartoscuro.

MÉXICO.- Debido a la falta de presupuesto, el Comité Olímpico Mexicano (COM) anunció que dejará de proveer hospedaje, alimentación y atención médica a los deportistas que integran sus distintas federaciones.

A través de una circular difundida de manera interna y que filtró el semanario Proceso, el presidente del COM, Carlos Padilla Becerra, informó que el Centro Deportivo Olímpico Mexicano (CDOM) cerrará de manera parcial a partir del 31 de julio de este año, por ende, los citados servicios quedarán suspendidos de manera infefinida .

Ya es imposible mantener los servicios de hospedaje, alimentación y atención médica que se ofrecen. Dado lo anterior se ha tomado la difícil decisión de suspender por completo y en forma indefinida dichos servicios a partir del 31 de julio, agradeciendo sean tan amables en cancelar, suspender y/o retirar todas sus reservaciones a partir de esta fecha”.
Comité Olímpico Mexicano

De 2012 a la fecha, el Comité Olímpico Mexicano ha subsistido gracias a los recursos que el titular de la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte (Conade) en turno le ha asignado. Por ejemplo, en el cuatrienio que comenzó en 2008 la asociación civil recibió 80 millones a través de la Secretaría de Educación Pública (SEP).

TE RECOMENDAMOS LEER: Conade no tiene ni para pagar la luz, asegura Ana Gabriela Guevara

Sin embargo, los actuales ajustes presupuestales derivaron en que la dirigente de la Conade, Ana Gabriela Guevara, todavía no haya asignado una partida presupuesta al COM; cabe señalar que la citada Comisión sufrió un recorte de 70 millones de pesos en el presente año.

Es por ello que Guevara reveló este martes que pediría una ampliación presupuestal por 500 millones de pesos en aras de concluir satisfactoriamente el 2019, toda vez que, según la funcionaria, no existe el suficiente dinero para operar el organismo.

Inclusive y como se dice en el documento referido en un inicio, Padilla Becerra ha sostenido negociaciones con la SEP y la Secretaría de Hacienda en aras de obtener los recursos necesarios, pero hasta ahora no ha existido ningún arreglo.

“Mantenemos la firme intención de encontrar soluciones para que esta situación pueda revertirse rápidamente y evitar así que afecte el desempeño de los atletas que nos representarán en diversas lides deportivas durante 2020, incluyendo los Juegos Olímpicos de Tokio”, dijo el Comité Olímpico Mexicano.

Continuar leyendo

Reporte Nivel Uno No. 115

Política

CDMX

Tienes que leer