Conecte con nosotros
[adrotate banner="3"]

Sociedad

Católicos, a la baja en México

Publicado

| Antonia Tapia

Después de Brasil, México es uno de los países con mayor cantidad de católicos en la región
y en el mundo. Sin embargo, en los últimos años se ha registrado una baja considerable de creyentes, así como un estancamiento y disminución de las vocaciones religiosas.

La Iglesia católica mexicana ha perdido seguidores. El último censo realizado por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), en 2010, registró que un 82.9 por ciento de la población mexicana pertenecía a la religión católica, seis puntos menos que hace 15 años. Aunque investigadores aseguran que ese porcentaje es aún más elevado.

Al respecto, Elio Masferrer Kan, doctor en Antropología y especialista en religiones, explica que ese descenso se debe, en parte, a que la gente no acepta el concepto de una Iglesia de Estado a la que todos tienen que pertenecer por nacimiento o definición.

El también investigador de la Escuela Nacional de Antropología e Historia (ENAH) identifica la caída de practicantes con dos problemas nodales: la Iglesia católica no ha conseguido hacer una propuesta que involucre a los jóvenes y ha mantenido una estructura altamente clericalizada.

ENTÉRATE:  Nuño Mayer presenta Estrategia de Equidad e Inclusión escolar

La Encuesta Nacional sobre Creencias y Prácticas Religiosas también devela otro dato significativo. De acuerdo al estudio publicado por el Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social (CIESAS), el 41.8 por ciento de los entrevistados se asume como creyente por tradición y solo un 28.3 por ciento por convicción.

“En México, hasta 1857, la Iglesia católica fue una religión de Estado: todo se hacía de forma automática, se instaló un dispositivo ideológico en la población. Si el niño no era bautizado y moría, no iba al cielo y quedaba castigado en el limbo. Benito Juárez plantea la libertad de culto y así se va dando un proceso de reconversión hacia otras ideas religiosas y un desmantelamiento de esos dispositivos”, aclara Masferrer Kan.

Cambio de religión y diversidad religiosa

La Iglesia católica mexicana ha perdido seguidores. El último censo realizado por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), en 2010, registró que un 82.9 por ciento de la población mexicana pertenecía a la religión católica, seis puntos menos que hace 15 años. Aunque investigadores aseguran que ese porcentaje es aún más elevado.

Al respecto, Elio Masferrer Kan, doctor en Antropología y especialista en religiones, explica que ese descenso se debe, en parte, a que la gente no acepta el concepto de una Iglesia de Estado a la que todos tienen que pertenecer por nacimiento o definición.

El también investigador de la Escuela Nacional de Antropología e Historia (ENAH) identifica la caída de practicantes con dos problemas nodales: la Iglesia católica no ha conseguido hacer una propuesta que involucre a los jóvenes y ha mantenido una estructura altamente clericalizada.

La Encuesta Nacional sobre Creencias y Prácticas Religiosas también devela otro dato significativo. De acuerdo al estudio publicado por el Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social (CIESAS), el 41.8 por ciento de los entrevistados se asume como creyente por tradición y solo un 28.3 por ciento por convicción.

ENTÉRATE:  Defender a la familia y los derechos humanos, misión de los padres: Rivera Carrera

“En México, hasta 1857, la Iglesia católica fue una religión de Estado: todo se hacía de forma automática, se instaló un dispositivo ideológico en la población. Si el niño no era bautizado y moría, no iba al cielo y quedaba castigado en el limbo. Benito Juárez plantea la libertad de culto y así se va dando un proceso de reconversión hacia otras ideas religiosas y un desmantelamiento de esos dispositivos”, aclara Masferrer Kan.

Menos bautizos y pocos casamientos

Por otro lado, un estudio realizado por Masferrer Kan, que cruza los datos del Inegi con los del anuario estadístico de la Iglesia católica, revela que en México los bautizos y los casamientos religiosos son menos de los que habla el Instituto Nacional de Estadística y Geografía.

“El Inegi dice que el 82.7 por ciento de la población mexicana ha sido bautizada. Sin embargo, esa cifra es menor y corresponde a un 73 por ciento”.

El antropólogo explica que esos datos no solo indican que los niños no se bautizan, sino que los padres han tomado la decisión de no hacerlo en la Iglesia católica y buscan o no otras opciones religiosas. Entre esas alternativas se destaca, por ejemplo, el crecimiento de la Iglesia evangélica.

“La Iglesia evangélica ha aumentado seguidores debido a su estructura segmentaria; probablemente tenga unas tres mil estructuras autónomas. Entonces crecen en forma espectacular”.

ENTÉRATE:  Gobierno federal resalta acciones para abatir discriminación religiosa

El antropólogo menciona que los matrimonios celebrados por ritual católico también han disminuido: solo un 41 por ciento de los mexicanos decide hacerlo por esa vía.

Respecto a las devociones a diversos santos y a la Virgen de Guadalupe, la encuesta del CIESAS indica que un 80 por ciento de los entrevistados cree y dice tener en su casa un altar dedicado a ella.

“Existe una devoción a la Virgen de Guadalupe, pero en términos estadísticos la Iglesia católica da cifras espectaculares. El Estado y los medios masivos lanzaron una idea genial: que todos los mexicanos son guadalupanos aunque no sean católicos. Pero hay que demostrarlo científicamente. No quiere decir que los mexicanos no vayan a los santuarios, pero ese número ha disminuido”, asevera el investigador.

Crisis estructural y deserción de religiosos

La Iglesia católica mexicana también afronta otra baja: la disminución de las vocaciones sacerdotales, la cual tiene una tasa de reemplazo de 0.6 por ciento. Es decir, los nuevos sacerdotes ordenados no siguen un camino religioso y el nivel de deserción es significativo.

“La Iglesia católica atraviesa una crisis estructural. En algunos estados, ir al seminario es la única forma de conseguir un estudio de carácter universitario y es visto como una estrategia de ascenso social. Sin embargo, actualmente, muchas de esas personas, una vez que terminan su licenciatura en Filosofía, no se hacen religiosos”, afirma el antropólogo.

Masferrer Kan agrega que, en el caso mexicano, en las mujeres existe un estancamiento de las vocaciones religiosas, y en los hombres una clara disminución.

“El Vaticano dice que en México tiene 17 mil sacerdotes. Pero si se analizan los datos del directorio de la Iglesia católica, la cifra es de 12 mil 62. Eso quiere decir que hay alrededor de cinco mil sacerdotes que, en el derecho canónico, se encuentran en situación irregular”.

El especialista explica que dicha disparidad se relaciona con los escándalos de pederastia y con la imposibilidad que existe para conseguir personal de reemplazo. Asimismo, destaca, frente a esa coyuntura se piensa en la posibilidad de ordenar a diáconos permanentes casados.

Menciona que el papa Francisco está impulsando esa idea y que está convocando a un sínodo en la Amazonia, ya que “Brasil es una superficie muy grande donde los evangélicos han ganado muchos seguidores”.

El investigador de la ENAH opina que el papa inyecta un aire nuevo a la Iglesia católica.
“Tiene muchos simpatizantes a nivel de las bases católicas y de los sacerdotes, pero tiene una oposición férrea de los sectores conservadores que no quieren ningún cambio y desean mantener una estructura de privilegio”.

Norberto Rivera: polémico y político

En México, los líderes católicos nunca han estado exentos de la polémica. Es el caso del célebre obispo diocesano de la Ciudad de México, Norberto Rivera, quien hace pocas semanas presentó su renuncia por edad al papa Francisco, misma que aún no ha sido aceptada todavía ni se ha nombrado su sucesor tampoco.

El especialista en religiones expresa al respecto: “La gestión de Norberto Rivera fue un fracaso. No supo conducir la Arquidiócesis de la Ciudad de México, que es la más grande del mundo. Rivera dividió la arquidiócesis en ocho vicarías, puso al frente un obispo auxiliar, y él se dedicó a relacionarse más con las clases altas. Cada obispo auxiliar tuvo que ver cómo sacar al buey de la barranca”.

Masferrer Kan afirma que la arquidiócesis como estructura institucional tampoco fue un éxito. En 2010 hubo 200 mil bautizos en la Ciudad de México. En 2016, según el anuario 2017, hubo 140 mil bautizos; 30 por ciento menos.

“Rivera pudo hacer buenas relaciones con los empresarios, pero se le fueron 60 mil niños y eso son 120 mil padres que decidieron no bautizar a sus hijos en la Iglesia católica. Una cosa es estar disfrutando de la miel en la Catedral, y otra que lo manden a dar misa en una ciudad perdida”, concluye.

Nacional

Servicio eléctrico, restablecido al 99 por ciento tras el sismo

Publicado

el

México,86kb,servicio eléctrico
El titular de la Comisión Federal de Electricidad notificó que tras el sismo de magnitud 7.2 ocurrido en Pinotepa, Oaxaca, se restableció el servicio eléctrico en la CDMX.

CDMX.- El director general de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), Jaime Hernández, informó que el servicio de energía quedó restablecido al 99 por ciento en los estados que fueron afectados por el sismo de ayer.

“Informó que tras el sismo de ayer, se registraron afectaciones en el suministro de energía eléctrica a 1 millón 133 mil hogares y comercios en la CDMX, el Edomex, Guerrero, Oaxaca y Morelos. De estos, la CFE ha restablecido el servicio para el 99%”, publicó en su cuenta de Twitter @JaimeFHM.

Tras el sismo de magnitud 7.2 con epicentro en Oaxaca, las autoridades de la Ciudad de México informaron que se ha restablecido el 99 por ciento de la energía eléctrica en la capital del país.

Agradeció a la población su paciencia y solicitó que reporten cualquier falla en su servicio eléctrico al teléfono nacional y gratuito 071.

MT

Seguir leyendo

Elecciones 2018

CDMX

Anuncios Enter ad code here

Tienes que leer