Conecte con nosotros
[adrotate banner="3"]

Estados

Chiapas, a punto del colapso sanitario

Publicado

| Magali Téllez

Falta de medicamentos, insumos, recursos y personal son solo algunos de los factores que imposibilitan el ejercicio pleno del derecho a la salud en Chiapas. Diversas denuncias, manifestaciones y huelgas de hambre han evidenciado las carencias y necesidades que el estado tiene en esta materia.

Al menos 31 clínicas en el estado de Chiapas, gobernado por Manuel Velasco Coello, permanecen cerradas, aceptó recientemente el secretario de Salud local Francisco Ortega Farrera en una conferencia prensa.

Algunas de ellas cerraron, incluso, días después de haber sido inauguradas por el secretario de salud federal, José Narro Robles. El caso más reciente fue el pasado 11 de mayo en el Hospital General de Yajalón, nosocomio que cerró sus puertas quince días después del acto oficial. La inversión en infraestructura fue de 350 millones de pesos, y la Secretaría de Salud de Chiapas aseguró que esta obra beneficiaría a más de 300 mil personas. Sin embargo, poco les duró el gusto a los chiapanecos de la montaña. El secretario de Salud local informó que “por protocolo”, el hospital permanecería cerrado hasta el próximo 18 de julio.

En 2015, se inauguró el Hospital Básico Comunitario de Oxchuc, que se ubica a dos horas de Yajalón. Este centro médico, propuesto para atender partos y cirugías, a la fecha no funciona. Para ser atendidos, los pobladores indígenas de Oxchuc tienen que recorrer 52 kilómetros hasta llegar al hospital más cercano ubicado en San Cristóbal de las Casas, y en los casos más graves los habitantes viajan a Villahermosa, Tabasco, para recibir atención médica.

Pobladores denuncian que no hay antibióticos para atacar las enfermedades más comunes, como resfriados, alergias o diarreas. Situación que empeora para quienes requieren atención especializada o medicina de urgencia.

“El problema de fondo es el desvío de recursos”

La falta de medicamentos, insumos y presupuesto en hospitales generales, centros de salud, hospitales comunitarios y de segundo nivel son el principal problema que enfrenta el sistema de salud en Chiapas, de acuerdo con el diputado federal Guillermo Rafael Santiago Rodríguez.

En entrevista para Reporte Nivel Uno aseguró que esta crisis afecta principalmente al 30 por ciento de la población que vive en extrema pobreza, en l¡una entidad que ocupa el tercer puesto en la lista de los estados más pobres del país. “Recursos hay, el problema es que se los han estado robando”, denuncia el legislador.

“Estamos hablando de que en 2015 hubo un desvío de 700 millones de pesos. La Auditoría Superior de la Federación (ASF) lo detectó y volvió a sacar las observaciones en 2016”, sostiene. “Es inaudito. Necesitamos médicos, enfermeras… porque en ningún hospital o centro de salud hemos visto que haya muchas enfermeras o médicos, en ninguno. Nunca. Lo que sí pasa es que sobran administrativos”.

Existen huecos en el gasto público

La Auditoría Superior de la Federación informó que los recursos federales transferidos durante el ejercicio fiscal 2016 por concepto del Fondo de Aportaciones para los Servicios de Salud (FASSA) en el estado de Chiapas fueron de 395 millones de pesos, de los cuales se revisó una muestra de 322 millones de pesos, que corresponde al 81 por ciento del gasto público. El 19 por ciento restante, que equivale a 73 millones de pesos, no fue comprobado.

“En el ejercicio de los recursos, la entidad federativa registró inobservancias a la normativa, principalmente en materia de destino de los recursos; así como de la Ley de Coordinación Fiscal y la Ley General de Contabilidad Gubernamental, que generaron un probable daño a la Hacienda Pública Federal”, señala el informe de la ASF 2016 del gasto federalizado.

Comunidades como Santa Cruz, Bienestar Social, Patria Nueva, Terán, Berriozábal, Suchiapa, Tecpatatán, Tapachula y Comitán se han visto severamente afectadas por esta causa. Ante la ausencia de insumos en sus centros médicos los pobladores denuncian que el personal “no atiende ni las urgencias”.

El 13 de febrero pasado, los centros de salud de Tuxtla, Tapachula y Comitán cerraron sus puertas. “Atento aviso al público general y usuarios: el centro de salud no cuenta con lo mínimo indispensable para poder laborar por falta de medicamentos, materiales y equipamiento médico. Así como también pagos al personal de salud”, se leía en las mantas que cubrían el acceso principal de los nosocomios.

Estas manifestaciones las sustenta la Auditoría Superior de la Federación. En 2016 detectó que en Chiapas se efectuaron pagos con recursos del FASSA “por concepto de bonos que no están de acuerdo con la normativa”. El monto asciende a 118 millones de pesos que no fueron entregados a los trabajadores que se encuentran en la nómina del sistema de salud.

Sin embargo, este conflicto que hoy se agudiza en el sur del país es también parte de la herencia de administraciones pasadas.

Conflicto heredado

El exgobernador Juan Sabines Guerrero dejó una deuda al estado por 40 mil millones de pesos. La actual administración, en promedio, tendría que pagar 18 millones de pesos diarios a la federación para saldar esta deuda en materia de salud. En cambio, Velasco Coello paga casi cuatro millones de pesos diarios, cifra que no será suficiente para reparar el daño que el exgobernador le dejó al estado.

Este desfalco financiero pega directamente en el sistema de desarrollo social de los chiapanecos y en los servicios de salud pública. Al término de 2018 se habrán cubierto apenas 13 mil millones de pesos; los otros 27 mil millones serán herencia del nuevo gobernador. Una deuda pendiente solo de la administración 2006-2012 a cargo de Juan Sabines.

La situación afecta a 5.8 millones de personas que buscan ejercer su derecho a la salud. “Chiapas encabeza la lista de las entidades con menor acceso a seguridad social y es uno de los estados con mayores carencias por acceso a servicios de salud”, según reporta el Informe Ejecutivo de la Crisis de Salud en el estado de Chiapas del Congreso de la Unión.

Huelga de hambre por falta de recursos

A nivel nacional, este problema se visibilizó luego de que un grupo de enfermeras del Hospital Regional Rafael Pascasio Gamboa entrara en huelga de hambre el 12 de abril; 12 días permanecieron en ayuno. Ante el incumplimiento del gobierno del estado de abastecer los nosocomios con medicamentos e insumos, el primero de mayo retomaron la huelga.

Luego de 23 días firmaron un acuerdo con el secretario general de Gobierno, Juan Carlos Gómez Aranda, en el que el servidor público se comprometió a corregir en un plazo de 18 meses el “adeudo del ahorro para el retiro, en tres meses la regularización de los desvíos de pagos a terceros” y la reinstalación inmediata de 15 compañeros que habían sido despedidos.

Desde el Palacio Legislativo de San Lázaro se envió una carta al gobernador Manuel Velasco Coello solicitando la atención de urgencia a este conflicto. El documento 00001908 pide “no engañar a la opinión pública para dar carpetazo a la crisis de salud en Chiapas”. La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) también recibió un expediente de denuncia por violaciones del derecho a la salud, con folio 18368/2017.

La Comisión de Transparencia y Anticorrupción de la cámara alta recibió una petición para solicitar a la ASF investigar el “incumplimiento en el abastecimiento de insumos, medicamentos y materiales de diagnóstico y curación, así como el pago de servicios y deudas a proveedores en hospitales, clínicas y unidades médicas en el estado”.

Esta casa editorial buscó al secretario de Salud del estado de Chiapas, Francisco Ortega Farrera, para conocer su opinión al respecto. No obstante, al cierre de esta edición, no hubo respuesta.

Seguir leyendo
Clic para comentar

Debes iniciar sesión para publicar un comentario Iniciar sesión

Dejar un Comentario

Estados

PGR asegura 169 mil litros de hidrocarburo en Guanajuato

Publicado

el

Guanajuato,60kb,hidrocarburo
La PGR decomisó hidrocarburo robado en Guanajuato. Hay cinco detenidos que están bajo resguardo del Ministerio Público de la entidad.

MÉXICO.- En seguimiento a una carpeta de investigación en Guanajuato, la Procuraduría General de la República (PGR) aseguró aproximadamente 169 mil litros de hidrocarburo, denominado “crudo mediano”.

La dependencia informó que derivado de labores de investigación, el agente del Ministerio Público de la Federación de la Unidad de Atención Inmediata decomisó tres remolques y dos tractocamiones acoplados, donde se encontraron tanques que contenían el combustible, en el interior de un inmueble ubicado en el municipio de Salamanca.

El hidrocarburo quedó a cargo de la dependencia federal

El representante social de la Federación ordenó la entrega del hidrocarburo asegurado a Petróleos Mexicanos (Pemex) a través de la División de Transformación Industrial, única que extrae, procesa y comercializa este tipo de combustible.

MT

Seguir leyendo

Elecciones 2018

CDMX

Anuncios Enter ad code here

Tienes que leer