Conecte con nosotros

Mundo

Ciudadanía estadounidense, sueño frustrado de miles de mexicanos

Publicado

| Liliana Rodríguez Silva


La cifra de naturalización en la Unión Americana alcanza los 19.8 millones de personas y se prevé que aumente considerablemente los próximos años, debido a la cantidad de población de extranjeros que desde ya son elegibles para ello. Sin embargo, los inmigrantes de México son los que menos aplican para este beneficio. Un estudio revela los principales obstáculos que enfrentan nuestros paisanos para dar este paso.


Cuando se trata de migrar a Estados Unidos (EUA), el llamado “sueño americano” no termina solo con entrar al país. Más del 90 por ciento de los inmigrantes latinoamericanos –documentados o indocumentados– que residen en territorio del Tío Sam desea obtener algún día la ciudadanía, de acuerdo con datos del Centro de Investigaciones Pew. Pero lo cierto es que muchos se quedan con las ganas, incluso los que tienen residencia permanente y ya son aptos para este trámite. Algo que parece insólito en plena era Donald Trump, donde las políticas migratorias se han recrudecido y cualquier inmigrante daría lo que fuera por naturalizarse.

Y aunque parezca aún más extraño, los mexicanos –a los que el mandatario estadounidense ha llamado “criminales” y “violadores”, y que se han convertido en blanco principal de deportaciones de la actual administración– son los que menos solicitan la ciudadanía, a pesar de la estabilidad y seguridad que esto les brindaría. Solo el 42 por ciento de los connacionales elegibles para este beneficio decide realizar el proceso, detalla el citado centro en su más reciente informe sobre este tema, que se basa en datos de 2015.

La tasa de naturalización de los mexicanos está muy por debajo de la de otras nacionalidades. Por ejemplo, en el caso del resto de inmigrantes latinoamericanos el 64 por ciento se naturaliza; es decir, 22 por ciento más que los mexicanos. Pero la brecha aumenta mucho más si se comparara con inmigrantes de otras regiones del mundo: el 83 por ciento de los extranjeros provenientes de Medio Oriente y el 74 por ciento de los africanos aplican para la ciudadanía estadounidense.

El idioma, la principal barrera

En la actualidad es innegable que no hablar inglés le cierra las puertas a muchas personas en el mundo, en distintos ámbitos –laboral, académico, personal, entre otros–. Y justo ese es el principal obstáculo para miles de mexicanos que, después de migrar a la Unión Americana y haber luchado años para obtener la residencia permanente –mejor conocida como Green Card–, no pueden aspirar a convertirse en ciudadanos estadounidenses.

El informe del Centro de Investigaciones Pew detalla que el 35 por ciento de los connacionales elegibles para solicitar la naturalización de EUA no lo ha hecho por la barrera idiomática. Un dato que no sorprende si se toma en cuenta que, en otro estudio de 2015, el mismo organismo ya había advertido que solo el cuatro por ciento de los inmigrantes mexicanos en ese país habla inglés, una de las cifras más bajas en comparación con personas de otras nacionalidades.

Incluso entre los hispanohablantes, los mexicanos se quedan muy atrás en esta materia. El resto de latinos residentes en EUA que no ha aplicado a la ciudadanía por este mismo obstáculo se ubica en 23 por ciento; es decir, 12 puntos porcentuales menos en comparación con los mexicanos.

Un trámite costoso

El factor económico es otra de las barreras que frena a los mexicanos que desean naturalizarse estadounidenses. El 13 por ciento de los connacionales que cuentan con la Green Card y ya son elegibles para obtener la ciudadanía no ha iniciado el proceso por no tener dinero suficiente para ello. Aunque en este rubro la cifra es menor a la del resto de inmigrantes de otras nacionalidades que señalaron el mismo motivo como el principal obstáculo; estos últimos se ubican en 19 por ciento, agrega el reporte.

Pero hay que reconocer que, ciertamente, no es un proceso barato. Hasta finales de 2016, los adultos que deseaban aplicar a la naturalización debían pagar 680 dólares, que incluían la cuota de presentación del trámite (595 dólares), así como una tarifa por servicios biométricos para el procesamiento de huellas dactilares (85 dólares). Y a partir de este año, el costo total quedó en 725 dólares, un monto que no es fácil de cubrir y que se sale del presupuesto de cientos de inmigrantes. Esto aunado a que el pago no garantiza la obtención de la ciudadanía, por lo que muchos prefieren no arriesgarse a hacer el gasto.

Los datos también revelan que, a lo largo de la historia, los interesados en naturalizarse se apresuran a pagar la cuota justo días antes de que aumente. En 2007, por ejemplo, se registró un importante repunte en la tasa de solicitudes de ciudadanía antes del 30 de julio de ese año, fecha en que entró en vigor la nueva tarifa que los adultos debían pagar para dicho trámite, que en aquel entonces pasó de 330 a 595 dólares.

Poco interés… y otros motivos

El informe también enumera otras razones expresadas por los mexicanos que no han aplicado al proceso de naturalización en EUA. El 31 por ciento de los connacionales confesó que es por falta de interés, cifra que casi duplica a la del resto de latinoamericanos que opinan lo mismo, y que se ubicó en 16 por ciento. Esta ausencia de motivación se refleja en otros datos que otorga el estudio, como por ejemplo que el 84 por ciento de los inmigrantes de nuestro país y el 79 por ciento del resto de latinos desconocen que se debe presentar dos exámenes para aspirar a la ciudadanía.

Aunado a esto, el reporte del Centro de Investigaciones Pew enlista otros dos factores que considera podrían estar influyendo en que la tasa de naturalización de mexicanos residentes en EUA sea una de las más bajas.

En primer lugar, como los connacionales mantienen vínculos estrechos con México debido a la cercanía, podrían intentar regresar a sus hogares en algún momento, lo que explica la falta de interés en solicitar la ciudadanía. Y en segundo lugar, porque muchos desconocen que pueden naturalizarse estadounidenses sin perder la nacionalidad mexicana –de hecho, otro informe del mismo organismo revela que en 2012, el 29 por ciento de los connacionales que residía en la Unión Americana no sabía que podía tener ambas nacionalidades al mismo tiempo–.

Las tendencias

En términos generales, en materia de naturalización en EUA, los primeros indicios apuntan a que las cifras de 2016 fueron mayores a las de 2015, que son las analizadas en el ya mencionado reporte. Y lo mismo se espera que pase al cierre de este año.

El informe alcanza a hacer una breve referencia en torno a las tendencias actuales, de acuerdo con datos publicados por los Servicios de Ciudadanía e Inmigración, que revelan que durante la primera mitad del año fiscal 2017 –el cual comenzó el primero de octubre de 2016– se presentaron 525 mil solicitudes de ciudadanía. Es decir, 21 por ciento más que los trámites presentados en el mismo periodo de 2016, cuando fueron 435 mil.

No es coincidencia que este repunte se registre justo después de las elecciones presidenciales en la Unión Americana. Sin duda, la retórica radical del mandatario estadounidense ha contibuido a disparar las solicitudes de naturalización. Solo falta esperar que los mexicanos residentes en ese país logren superar las barreras actuales y puedan aplicar a ese beneficio. Esa sería la mejor vía legal y transparente para que un buen número de connacionales quede lejos del alcance de las políticas antiinmigrantes de la era Trump.

Mundo

Camino libre para Maduro para reelección

Publicado

el

Maduro, camino libre a elecciones, 90 kb, Maduro

Caracas.- La oposición venezolana anunció que se abstendrá de participar en las elecciones presidenciales previstas para el 22 de abril próximo, alegando falta de condiciones de limpieza electoral, lo que coloca al presidente Nicolás Maduro a un paso de la reelección.

La alianza opositora Mesa de Unidad Democrática (MUD) dijo que las elecciones adelantadas por el Consejo Nacional Electoral (CNE) son un “show del gobierno” y un simulacro electoral.

“No cuenten con la Unidad ni con el pueblo venezolano para avalar lo que hasta ahora es solo un simulacro fraudulento e ilegítimo de elección presidencial”, dijo en una declaración.

Maduro replicó de inmediato que “llueve, truene o relampaguee, aquí habrá elecciones. Con MUD o sin MUD”.

La coalición opositora señaló que está lista para participar en unas elecciones limpias, transparentes y con observación internacional, pero criticó el manejo que se hace para la cita del 22 de abril.

El vocero de la MUD, Ángel Oropeza, leyó el comunicado en el que llama al país a crear un amplio frente para conseguir las condiciones democráticas que permitan unas elecciones limpias.

“Hemos acordado por consenso a partir de hoy una campaña para que se den una elecciones libres para salir de lo que azota nuestro pueblo”, dijo.

Indicó que si se cumple con las leyes y las condiciones electorales participarán en los comicios.

La respuesta de Maduro fue proponer el adelanto de las elecciones legislativas de 2020 y la de los consejos regionales, ya vencidos, y juntarlas con las presidenciales del 22 de abril.

El gobernante dijo estar confiado en que se inscribirán candidatos de oposición fuera de la MUD para las presidenciales, aunque no sean de los partidos principales.

“Aquí habrá elecciones de presidente, de diputados y de consejos regionales”, afirmó.

Notimex / JB

Seguir leyendo
Anuncios

Elecciones 2018

CDMX

Anuncios

Tienes que leer