Conecte con nosotros

Salud

Malnutrición afecta funciones vitales

Publicado

MÉXICO.- Debilidad constante, infecciones recurrentes, heridas o lesiones que no terminan por sanar, pueden ser señales de desnutrición. Una dieta deficiente en nutrientes esenciales, en cualquier etapa de la vida, puede tener efectos negativos a largo plazo en diversas funciones vitales del organismo e incluso llevar a la muerte.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), una persona puede tener obesidad y malnutrición al mismo tiempo, ya que esta última ocurre cuando hay una deficiencia de macro y micro nutrientes, un exceso o un desbalance de éstos.

Mientras que el Servicio Nacional de Salud del Reino Unido (NHS, por sus siglas en inglés) dijo que la debilidad, las enfermedades recurrentes y la dificultad para superarlas son algunos de los principales síntomas y signos de malnutrición en adultos y adolescentes.

Sentirse cansado a pesar de haber tenido un buen descanso, dificultad para concentrarse, sensación de frío la mayor parte del tiempo (como si el “termostato interno estuviera descompuesto”), cabello sin brillo, piel reseca y uñas quebradizas, depresión o ánimo bajo sin razón aparente, son otros síntomas.

Cuando la malnutrición es severa, puede también haber pérdida de la visión (principalmente en la noche), úlceras en la boca, inflamación abdominal, anemia y ciclos menstruales irregulares (en mujeres).

En los niños que no reciben los nutrientes necesarios se puede afectar el ritmo de crecimiento, tener bajo peso, mostrar irritación, ansiedad y cambios de humor espontáneos.

Además de que se cansan antes que sus compañeros o sus niveles de energía son bajos. Para evitar una malnutrición, se recomienda la ingesta de alimentos ricos en nutrientes y beber agua simple.

Notimex
Anuncios
Clic para comentar

Debes iniciar sesión para publicar un comentario Iniciar sesión

Dejar un Comentario

Salud

Carne de pollo también eleva el colesterol malo en la sangre: estudio

Publicado

el

pollo, carne, 71 KB, carne

MÉXICO.- Cuando de alimentación saludable se habla, muchos expertos en nutrición recomiendan el consumo de carne de pollo en lugar de la roja, argumentando que esta última favorece el incremento en los niveles de colesterol. Ahora, una investigación publicada en la American Journal of Clinical Nutrition revela que la proteína proveniente de animales como las gallinas, también elevan los niveles de grasa en la sangre.

Científicos del Instituto de Investigación del Hospital Infantil de Oakland (CHORI) estudiaron a más de 100 hombres y mujeres sanos entre los 21 y 65 años de edad, quienes fueron divididos en tres grupos.

Por cuatro semanas, cada bloque realizó un ciclo de tres dietas de prueba: dieta de carne roja (res), dieta de carne blanca (pollo) y dieta sin carne. 

Antes de iniciar el estudio y a su término, se les tomaron muestras de sangre a cada uno de los participantes.

Los resultados indican que se presentó un incremento de colesterol en los dos grupos que consumieron carne.

TE PODRÍA INTERESAR: Madrid tiene un aire más limpio gracias a proyecto ecológico

“Cuando planeamos este estudio, esperábamos que la carne roja tuviera un efecto más adverso sobre los niveles de colesterol en la sangre que la carne blanca, pero nos sorprendió que este no fuera el caso; sus efectos sobre el colesterol son idénticos cuando los niveles de grasa saturada son equivalentes”. Ronald Krauss, líder del estudio, University of California San Francisco.

El estudio también reveló que si el objetivo es reducir los niveles de colesterol en la sangre, no hay otra forma que restringir el consumo de cualquier tipo de alimento cárnico y, obtener las proteínas de alimentos como los vegetales, los lácteos y las legumbres.

La investigación, denominada APPROACH (Animal and Plant Protein and Cardiovascular Health), también encontró que el consumo de altas cantidades de grasa saturada aumentan las concentraciones de partículas grandes de LDL (colesterol malo), que tienen una conexión más débil con la enfermedad cardiovascular que las partículas más pequeñas del mismo LDL.

“Si tienes problemas con el colesterol o si tienes antecedentes familiares de colesterol o enfermedad cardíaca, entonces es mejor consumir menos carne roja y blanca y sustituir frijoles, lentejas, granos con mayor contenido de proteínas”, dijo Maria Romo-Palafox, dietista del Centro Rudd para Políticas Alimentarias y Obesidad de la Universidad de Connecticut.

Otras opciones son  la quinoa y productos a base de soya, como el tofu y el tempeh, indicó la especialista citada por Expansión.

atj

Seguir leyendo
Anuncios
Anuncios

Política

Anuncios

CDMX

Anuncios

Tienes que leer