Conecte con nosotros

Mundo

María azota cadena de islas de Carolina del Norte

Publicado

CAROLINA DEL NORTE.- Los vientos y las lluvias ocasionados por la tormenta tropical María azotaron el miércoles las islas frente a Carolina del Norte, mientras el meteoro se acercaba a la costa.

La marea alta inundó las carreteras de la zona y los viajes siguen siendo peligrosos, indicó en un correo electrónico Drew Pearson, director de gestión de emergencias del condado de Dare.

Agregó que los peores problemas fueron en la isla de Hatteras, donde más de 10.000 visitantes recibieron la orden de evacuar a principios de esta semana.

Hasta el momento no se han reportado lesionados.

El océano prácticamente cubrió partes de la N.C. 12, la carretera principal que cierre a lo largo de las islas conocidas como Outer Banks.

El Servicio Meteorológico Nacional reportó que los vientos aumentaron a 112 kilómetros por hora (70 millas por hora) hacia el amanecer, unos 24 km (15 millas) más fuertes que horas antes.

Una lluvia fina caía y ocasionalmente se veían manchas de cielo azul. La policía estableció un punto de control para bloquear todo el tráfico que se dirigía hacia el sur en la N. C. 12, excepto para los residentes y los periodistas. La orden de desalojo sigue vigente para los visitantes en las islas Hatteras y Ocracoke.

A medida que los vientos aceleraban, las olas se estrellaban hasta y más allá de los hogares frente al océano en el tramo de la carretera entre las comunidades no incorporadas de Rodanthe y Avon.

El océano Atlántico ha estado llegando hasta las casas frente al mar y en calles laterales desde el martes debido a la marea alta en partes de Avon, dijo Tony Meekins, de 55 años, residente de allí de toda la vida.

Es imperativo que la carretera siga siendo transitable tanto en Hatteras en Ocracoke, dijo Chip Stevens, dueño del Black Beard’s Lodge, un hotel de 38 habitaciones en Ocracoke.

Añadió que la mayoría de las empresas, turistas y suministros pasan por ese camino y cruzan por un ferry.

El clima que afecta a los Outer Banks, entre las islas más frágiles del territorio continental estadounidense, es el golpe más reciente de la devastadora temporada de huracanes de este año.

Se esperaba que las islas se vieran poco afectadas debido al debilitamiento de María el miércoles, a unos 240 kilómetros (150 millas) de distancia de la costa el miércoles.

AP
Anuncios
Clic para comentar

Debes iniciar sesión para publicar un comentario Iniciar sesión

Dejar un Comentario

Mundo

Hermano del Mayo Zambada declara en juicio del Chapo Guzmán

Publicado

el

Rey Zambada, 89 KB, Chapo Guzmán

NUEVA YORK.- Jesús Zambada García, hermano del Mayo Zambada, testificó este miércoles en el juicio contra Joaquín «Chapo» Guzmán y ofreció detalles sobre las operaciones del Cártel de Sinaloa.

El narcotraficante, detenido en México en 2008 y extraditado en 2012 a Estados Unidos, identificó a Guzmán Loera como uno de los capos “más importantes” en la historia de México y como uno de los líderes máximos del grupo criminal.

TE PUEDE INTERESAR: Apelan a Suprema Corte de EE.UU. para frenar ejecución de mexicano

De acuerdo con su testimonio, Zambada García fue ‘jefe de plaza’ de Ciudad de México entre 2001 y 2008, lo que significó que recibía cargamentos de cocaína en el Aeropuerto Internacional Benito Juárez.

Ahí, “controlaba a las autoridades” a fin de garantizar la seguridad de la cocaína que arribaba desde Colombia.

Asimismo, detalló que en la capital mexicana administraba, recibía y enviaba droga a Ciudad Juárez o Culiacán, Sinaloa, a fin de que se introdujera este producto a Estados Unidos.

En ese periodo, el Cártel de Sinaloa logró exportar entre 80 y 100 toneladas al año de cocaína a Estados Unidos, destino del 100 por ciento de sus exportaciones. Gracias a eso, la organización generó “miles de millones” en ganancias.

Antes de su papel en Ciudad de México, el rey Zambada explicó que se encargó entre 1992 y principios de 1995 de recibir la cocaína desde Colombia en la ciudad de Cancún, Quintana Roo.

Aseguró que “los comandantes” de la Procuraduría General de la República (PGR) y de la Policía Federal encargados de todo el estado, dirigían las escoltas de los cargamentos que llegaban a ese puerto en su camino a Ciudad de México.

TE PUEDE INTERESAR: Fiscalía de EUA pide ignorar versión sobre supuestos sobornos a EPN y FCH

La intención de esas escoltas era que los cargamentos de cocaína, que promediaban 18 toneladas cada tres o cuatro semanas, no fueran interceptados por ninguna otra autoridad.

Apuntó que unos cinco líderes y sublíderes del Cártel de Sinaloa invertían en cargamentos de 30 toneladas de cocaína desde Colombia, donde cada kilo tenía un costo de tres mil dólares.

Las utilidades podrían ir desde los 13 mil dólares por kilo (si la importación iba a Los Angeles, en California, donde su costo sería de 20 mil dólares) hasta unos 16 mil dólares de utilidad (si la droga se colocaba en Nueva York, con un precio de 35 mil dólares por kilo).

El juicio proseguirá este jueves con el testimonio de Jesús Zambada, quien será cuestionado nuevamente por fiscales y por la defensa, que intentará socavar su credibilidad ante el jurado.

Seguir leyendo

Revista Digital

Transición 2018

CDMX

Anuncios

Tienes que leer