Conecte con nosotros

Política

Sismo 2017: la inevitable (e innecesaria) pelea política

Publicado

| Santiago I. Soriano Condado

 

Pasada la emergencia surgieron las disputas entre los dirigentes de partidos políticos, quienes de alguna manera encontraron el camino para que sus agendas coincidieran con el reclamo popular de renunciar a sus recursos para destinarlos al apoyo de damnificados. Disfrazado de humanismo, el interés electoral se asomó entre los escombros.

Cualquiera podría pensar que, en estos momentos, la ayuda, solidaridad y unión son los únicos valores que acaparan las primeras planas tras los terremotos que golpearon México en un lapso de dos semanas. Pero no es así.

Los partidos políticos mexicanos, como si estuvieran en una mesa de apuestas, comenzaron una especie de competencia en la que debieron intervenir el Instituto Nacional Electoral (INE) y la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), en una especie de arbitraje para evitar que el ofrecimiento de ayuda se convirtiera en un chantaje entre ellos mismos.

Una vez que la sociedad civil comenzó a levantar los primeros restos de los derrumbes, ellos mismos alzaron la voz exigiéndole a los partidos que renunciaran al financiamiento público que el INE aprobó para entregarles el próximo año. En total, la bolsa casi alcanza los 13 mil millones de pesos.

Probablemente, como una emergente válvula de escape a la presión ejercida por la ciudadanía, e, incluso, como una sutil medida para desmarcarse de la indiferencia política de estos casos, el primero en manifestarse a favor de renunciar a un porcentaje de su presupuesto fue Andrés Manuel López Obrador, dirigente nacional del Movimiento Regeneración Nacional (Morena); aunque inicialmente lo hizo en el contexto del sismo del 7-S.

Tras esto, hubo un amague de resistencia por parte de los acérrimos adversarios del tabasqueño, quienes incluso hablaron de la posibilidad de que entregar sus recursos cayera en alguna ilegalidad electoral, pensándose en una probable coerción anticipadísima del voto para 2018. Sin embargo, el INE y luego la SHCP dijeron que existían mecanismos legales para que esto pudiera hacerse sin dicho señalamiento.

Entonces, vino la desbandada. La primera apuesta, la del dos veces candidato presidencial, que era de renunciar al 20 por ciento de su presupuesto de campaña, fue superada sobre la mesa por el Partido Revolucionario Institucional (PRI), quien dijo que abonaría el 25 por ciento del suyo (francamente superior al de Morena). El Frente Ciudadano por México (Partido Acción Nacional (PAN)-Partido de la Revolución Democrática (PRD)-Movimiento Ciudadano) siguió esa tónica.

El líder izquierdista no se amilanó y subió la apuesta a 50 por ciento. Entonces anunció la creación de un fideicomiso conformado por distintas personalidades civiles, las cuales administrarían los recursos para asegurar que llegasen a quienes realmente lo necesitan. El PRI, por su parte, devolvió el recurso a la tesorería de la federación.

Así comenzó una nueva lucha de partidos; una que no es necesaria en este momento y que, además, es más simulación que otra cosa.

Los miles de millones de los partidos

En total, en 2018 los partidos recibirán cuatro mil 296 millones de pesos (mdp) por concepto de financiamiento ordinario. Sin embargo, por ser año electoral federal, de acuerdo con la ley, tendrán disponibles 50 por ciento más de recursos, lo que equivale a unos dos mil 148 mdp, con lo que suman seis mil 400 mdp.

Ahí no se detiene la cuenta, pues hay que recordar que en 2014 los propios partidos reformaron la legislación para que los congresos estatales les aporten dinero, por lo que en total tendrán cinco mil 843 millones de pesos más.

Si hacemos sumas, la cantidad disponible de financiamiento público es de casi 13 mil millones de pesos.

La farsa de la buena voluntad

Todos los partidos políticos nacionales (nueve en total) cuentan con multas impuestas por el INE; sin embargo, la ley electoral impide que estas rebasen el 50 por ciento de su gasto, por lo que la “donación” de sus presupuestos dejaría a varios partidos sin la posibilidad de cubrirlas, junto a su gasto corriente.

En otras palabras, si los partidos dejan de recibir cualquier porcentaje de dinero, no podrían cubrir sus gastos, por lo que en realidad no estarían entregando gran cantidad de dinero, sino lo mínimo. Así darán, literal, lo que les sobre una vez que hayan cubierto sus gastos irrenunciables.

¿Quién da más?

Como si fuera subasta, los partidos, sabedores de que en realidad están simulando, comenzaron a poner porcentajes en la opinión pública, mientras sus militantes y seguidores iban aplaudiendo la “astucia” del dirigente nacional que subía la vara más y más.

Tras el 20 por ciento propuesto en principio por Morena, el PRI dijo que ellos darían el 25 por ciento. Así lo dio a conocer Enrique Ochoa Reza, quien anunció que el tricolor había renunciado a 258 millones de pesos, para destinarlos a los damnificados por los sismos de septiembre.

Mientras tanto, Ricardo Anaya, del PAN, dijo que su partido entregaría al menos el 50 por ciento de su fondo de campaña para la reconstrucción de las zonas afectadas por el terremoto, bajo la condición de que estos recursos fueran vigilados por un comité ciudadano.

A la propuesta, Anaya sumó la renuncia blanquiazul al 100 por ciento de la pauta a la que el partido tiene derecho.

El PRD anunció que buscaría la forma legal de “hacer llegar de inmediato el recurso”. De acuerdo con su dirigente, Alejandra Barrales, el renunciar inmediatamente al dinero público es una opción a la que no estaban cerrados; aunque no habló de cantidades ni porcentajes.

Así, Morena pidió a través de su secretaria general, Yeidckol Polevnsky, que todos los partidos donen al menos el 50 por ciento de su presupuesto, llamando también a que el INE ponga una parte del suyo.

Los partidos que han sobrevivido por alianzas, como el Verde Ecologista de México (PVEM), Nueva Alianza (Panal) y Encuentro Social (PES), siguieron la tendencia y hablaron de destinar entre 20 y 25 por ciento de sus presupuestos.

Movimiento Ciudadano (MC) rompió el molde y puso en la agenda un tema que en abril de este año fue desechado por el PRI: renunciar al 100 por ciento del financiamiento público.

Dante Delgado, dirigente del MC, que también forma parte del Frente Ciudadano por México junto al PAN y PRD, aseguró que han planteado “de tiempo atrás que se elimine el financiamiento público a los partidos políticos, por el excesivo costo que tiene el ejercicio electoral en el país, que es ofensivo”.

Entonces vino la “nueva” propuesta tricolor.

Piden eliminar el financiamiento definitivamente

Tras las apuestas y subastas, el PRI llevó al Congreso una iniciativa constitucional para acabar con el financiamiento público, así como eliminar a los legisladores plurinominales, para que esos recursos se utilicen en la reconstrucción de los estados afectados por los terremotos de septiembre.

Según el dirigente nacional, Enrique Ochoa, con el solo hecho de eliminar a los “pluris” se ahorrarían 11 mil 600 millones de pesos. Con esto, la Cámara de Diputados sería solamente de 300 integrantes, mientras que el Senado quedaría con 64 y en total 438 legisladores locales.

El coordinador de los diputados priistas, César Camacho, afirmó que buscarán que llegar a un acuerdo rápido con los otros partidos para que la iniciativa sea avalada antes de que se apruebe el Presupuesto Federal de 2018, donde quedaría establecida la reducción de recursos.

Seguir leyendo
Clic para comentar

Debes iniciar sesión para publicar un comentario Iniciar sesión

Dejar un Comentario

Política

Rosario Robles se presenta ante PGR por presunto desvío

Publicado

el

robles_sedatu, Rosario Robles, 87 kb, Robles
Foto: Cuartoscuro

MÉXICO.- Rosario Robles Berlanga, titular de la Secretaría de Desarrollo Agrario Territorial y Urbano (Sedatu), indicó que “es absolutamente falso” el señalamiento sobre presuntas irregularidades en el manejo de recursos públicos.

La funcionaria federal se presentó en la delegación de la Procuraduría General de la República (PGR), en la Ciudad de México, para responder a los señalamientos en su contra, hechos en un medio de comunicación, ante los cuales pidió que se presenten pruebas.

TE PODRÍA INTERESAR: Empresa francesa anuncia a Peña Nieto inversión de entre 25 y 30 mdd

Robles Berlanga sostuvo que la Auditoría Superior de la Federación (ASF), en el ámbito de sus facultades, analiza las cuentas públicas y establece observaciones que se desahogan en tiempo y forma por las áreas correspondientes.

En ese sentido abundó que ella, en su carácter de titular de la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol), en su momento, y a hora de la Sedatu, giró instrucciones para que las áreas observadas respondieran de manera puntual.

TE PODRÍA INTERESAR: Dan prisión a Javier Nava, operador de desvíos de Javier Duarte

“El patrimonio es público y mi única propiedad sigue siendo la casa que tengo desde hace 22 años en el Barrio de Los Reyes Coyoacán”, expresó Rosario Robles quien subrayó que su situación financiera, es absolutamente coherente con los ingresos que ha recibido.

Refirió que acudió a la PGR porque el día de ayer un periódico publicó que la Auditoría Superior de la Federación había documentado un supuesto desvío de recursos públicos hacia su persona, por lo que pidió a dicho medio que presente documentos sobre el particular.

TE PODRÍA INTERESAR: Ricardo Anaya tiene más escándalos que experiencia: Ochoa Reza

Aclaró que, “dado que no existe este documental y no hay absolutamente ninguna prueba que a mí en lo personal me vincule en un esquema de triangulación de recursos solicité derecho de réplica, que hasta el momento no ha sido atendido conforme a la ley”.

La titular de Sedatu dijo que se presentó ante la PGR “porque siempre he dado la cara ante este tipo de situaciones, porque siempre he sostenido que la que nada debe, nada teme” y sostuvo que a quienes piden que se le investigue, ella ya lo ha solicitado por escrito tanto de su situación financiera como de su evaluación patrimonial “porque no tengo nada que ocultar”.

TE PODRÍA INTERESAR: Madero impugna candidatura plurinominal de Miguel Ángel Mancera

Robles Berlanga reiteró su absoluto compromiso con la libertad de expresión, al mismo tiempo que defiende otros principios fundamentales como el derecho a la honra y a la reputación, así como el principio de presunción de inocencia.

“Mi situación financiera es absolutamente coherente con los ingresos que he recibido y añado el hecho de que yo uso mi auto personal, mis celulares, pago mi gasolina, y todos los gastos derivados de comidas, aunque sean de trabajo, por mis propios medios”, subrayó.

Notimex/ssc

Seguir leyendo
Anuncios

Elecciones 2018

CDMX

Anuncios

Tienes que leer