Conéctate con nosotros

Mundo

Además de Trump, ¿qué peligros amenazan al mundo en 2018?

trump_mundo, peligros, 63 kb, Trump
Por Carlos Organista

El 2017 fue un año de incertidumbre y tensión global debido principalmente al relevo presidencial en Estados Unidos; no obstante, pese a haberlo superado, las amenazas medioambientales, económicas, geopolíticas y de ciberseguridad siguen latentes. Esto es lo que debe atender el mundo este 2018, según el análisis del Foro Económico Mundial, si queremos evitar un colapso en los próximos 10 años.

¿Qué es lo primero que le viene a la mente si piensa en noticias internacionales de 2017? ¿Trump, Kim Jong-un, armas nucleares, ataques terroristas, huracanes…? Todos esos fueron los mayores riesgos que se vivieron globalmente el año pasado, como dimos cuenta en la edición 55 de Reporte Nivel Uno. Sin embargo, las amenazas siguen ahí y en 2018 no son la excepción.

Como cada año, el Foro Económico Mundial o Foro de Davos (WEF, por sus siglas en inglés) ha presentado su Informe Global de Riesgos, en el que, además de hacer un balance sobre lo ocurrido en 2017, advierte los peligros que persisten y los que podrían enfrentarse en el año que apenas lleva un mes de curso.

El WEF recuerda que al momento de publicar sus pronósticos del año pasado se vivía un ambiente de incertidumbre global y de creciente descontento popular con el orden político y económico existente. Por ello, convocaba a realizar “reformas fundamentales en el capitalismo de mercado” y a reconstruir la solidaridad al interior y entre países. A un año de eso, señala, “hay en curso una recuperación económica global que ofrece nuevas oportunidades de progreso que no deben desperdiciarse: la urgencia por enfrentar y resolver los desafíos sistémicos se ha intensificado en medio de la proliferación de indicadores de incertidumbre, inestabilidad y fragilidad”.

Si bien reconoce que la humanidad se ha preocupado en mitigar los riesgos convencionales, “somos mucho menos competentes cuando se trata de lidiar con riesgos complejos en los sistemas interconectados sobre los que se apoya nuestro mundo, como las organizaciones, las economías, las sociedades y el medio ambiente”, por lo cual hay señales de tensión en muchos de estos sistemas.

¿Cómo pinta el 2018 en el mundo?

La Encuesta de Percepción de Riesgos Globales (GRPS, en inglés), base del informe anual del WEF, sugiere que los expertos se están preparando para un nuevo año de riesgos exacerbados.

Al igual que en 2017, el medio ambiente fue la preocupación más grande entre los expertos. Entre los 30 riesgos globales que se les pidió que enumeraran por grado de importancia en términos de probabilidad e impacto se le dio prioridad a los cinco riesgos ambientales: clima extremo, pérdida de la biodiversidad y colapso de ecosistemas, grandes desastres naturales, desastres ambientales causados por el hombre y fracaso en mitigar y adaptarnos al cambio climático.

De todos ellos, los sucesos de clima extremo fueron considerados como el riesgo más importante.
No podemos olvidar que el 2017 fue un año que se caracterizó́ por huracanes de alto impacto, temperaturas extremas y el primer aumento en emisiones de CO2 en cuatro años.

Y es que, como advierte el informe, “hemos estado exigiendo al máximo nuestro planeta y los daños se están haciendo cada vez más claros y evidentes. Se está perdiendo biodiversidad a tasas de extinción masiva, los sistemas agrícolas están bajo tensión y la contaminación del aire y el mar se han convertido en un peligro cada vez más angustiante para la salud humana”.

El problema es el “unilateralismo de naciones y estados”, como el caso de Estados Unidos, pues ello dificulta las respuestas multilaterales a largo plazo que se requieren para contrarrestar el calentamiento global y los efectos negativos sobre el medio ambiente global.

Por otro lado, los riesgos en cuanto a ciberseguridad también están creciendo. Los ataques en contra de empresas casi se han duplicado en cinco años y los incidentes que antes se consideraban algo fuera de lo común se están volviendo más y más recurrentes.

En este sentido, el impacto financiero de violaciones contra la ciberseguridad va en aumento. Entre los ejemplos más notables se incluye el ataque WannaCry que afectó a 300 mil computadoras en 150 países; así como el NotPetya, que causó pérdidas trimestrales de 300 millones de dólares a varias empresas afectadas.

Aunque otra de las tendencias crecientes consiste en el uso de ciberataques que apuntan a infraestructura esencial y sectores industriales estratégicos, lo cual hace temer que en el peor de los casos posibles los atacantes podrían provocar el colapso de sistemas que mantienen a sociedades enteras en funcionamiento.

John Drzik, presidente de Riesgo Global y Digital de Marsh, dijo: “La fricción geopolítica está contribuyendo al aumento de los ciberataques en escala y sofisticación. Al mismo tiempo, la ciberexposición crece a medida que las empresas se hacen más dependientes de la tecnología.

Si bien está mejorando la gestión de riesgos cibernéticos, las empresas y los gobiernos tienen que invertir mucho más en sus esfuerzos de resiliencia para que podamos impedir que aumente la brecha entre las pérdidas económicas y de bienes asegurados que prevemos para las catástrofes naturales”.

Respecto a la economía, los indicadores sugieren que el mundo finalmente está volviendo a encauzarse después de la crisis global que lo sacudió una década atrás. No obstante, la economía global se enfrenta a una mezcla de vulnerabilidades de larga data y a nuevos riesgos que han surgido o evolucionado en los años transcurridos desde el inicio de la crisis. El crecimiento de la deuda, particularmente en China, y las tensiones continuas en el sistema financiero global siguen latentes.

En otro frente, de los casi mil encuestados para elaborar este informe, la mayoría expresaron una visión negativa para 2018 respecto al paisaje geopolítico. El 93 por ciento dijo que esperaba confrontaciones políticas o económicas peores entre las principales potencias, y casi el 80 por ciento espera riesgos en aumento en relación con guerras entre potencias importantes.

Para muchos países, el restablecimiento del Estado como sede primaria del poder y la legitimidad se ha convertido en una estrategia de creciente atractivo. “No hay en la actualidad señales de que existan normas e instituciones hacia las que pudieran converger las principales potencias del mundo.

Y esto crea nuevos riesgos e incertidumbre: las crecientes tensiones militares, las disrupciones económicas y comerciales, y las idas y venidas desestabilizadoras entre las cambiantes condiciones globales y las condiciones políticas internas de los países.

Las relaciones internacionales hoy son un juego con diversas y múltiples movidas. Más allá de las tensiones militares convencionales, hoy se incluyen nuevas fuentes cibernéticas de poder, ya sea duro o blando, con el comercio reconfigurado y los vínculos de inversión, los conflictos de representación, las cambiantes dinámicas de las alianzas y los potenciales focos inflamables relacionados con los aspectos comunes en el nivel global”, alerta el WEF.

“Qué pasaría si…”

El Informe Global de Riesgos de este año presenta tres nuevas series: Shocks Futuros, Retrospectiva y Revaluación de Riesgos.

Shocks Futuros, explica el WEF, “es una advertencia en contra de la complacencia, un recordatorio de que los riesgos pueden materializarse a una velocidad desconcertante. En un mundo de sistemas complejos e interconectados, las idas y vueltas, los efectos umbral y las disrupciones en cascada pueden provocar colapsos repentinos y dramáticos”.

Así, el informe presenta 10 escenarios de potenciales colapsos, desde las caídas de las democracias a los ciberconflictos con crecimiento en espiral. “No lo hacemos a modo de predicción sino como disparadores que nos hagan pensar, que animen a los líderes del mundo a evaluar los potenciales shocks futuros que podrían afectar a sus entornos de manera rápida y drástica”, expone el Foro Económico Mundial en un comunicado.
Imagine entonces qué pasaría si llegase a ocurrir alguno o todos de los siguientes escenarios mundiales en un futuro cercano:

– Cosechas reducidas: la reducción simultánea de cosechas pone en riesgo el abastecimiento de alimentos a nivel global.

– Enredos de internet: proliferan los “males” de inteligencia artificial, perturbando el rendimiento de Internet.

– Muerte del comercio: las guerras comerciales producen efectos cascada y las instituciones multilaterales son demasiado débiles como para responder.

– Ataduras en democracia: las nuevas olas de populismo ponen en riesgo el orden social en una o más democracias maduras.

– Extinción de la precisión: los barcos pilotados por drones llevan la pesca ilegal a niveles nuevos y más insostenibles

– El abismo: otra crisis económica resulta demasiado como para que puedan crearse políticas en respuesta y da lugar a un periodo de caos.

– Ingesta de desigualdad: la bioingeniería y las drogas de mejoramiento cognitivo remarcan la diferencia entre los que tienen y los que no tienen.

– Guerra sin reglas: un conflicto entre estados escala impredeciblemente en ausencia de reglas acordadas para la guerra cibernética.

– Geopolítica de identidad: en medio del ir y venir geopolítico la identidad nacional se convierte en creciente fuente de tensión en torno a fronteras en disputa.

– Murallas: los ciberataques, el proteccionismo y la divergencia regulatoria llevan a la balcanización de Internet.

“La oportunidad que nos presenta la recuperación económica que se expande es algo que no podemos desperdiciar para poder resolver las fracturas que fuimos permitiendo que debilitaran las sociedades, instituciones y ambiente del mundo. Tenemos que tomarnos en serio el riesgo de un colapso global de los sistemas. Juntos, tenemos los recursos y el nuevo conocimiento científico y tecnológico para impedir esto. El desafío está en encontrar la voluntad y el impulso para trabajar juntos por un futuro compartido”, afirmó Klaus Schwab, fundador y director ejecutivo del WEF.

La preservación del planeta y de nuestra especie está en nosotros mismos, sin duda, pero también en quienes elegimos para liderarnos y representarnos a nivel mundial; como deja ver entre líneas el Foro Económico Mundial.

Los cinco riesgos de mayor impacto en 10 años

  1. Armas de destrucción masiva
  2. Eventos de clima extremo
  3. Desastres naturales
  4. Fallas en adaptación y mitigación por cambio climático
  5. Crisis por escasez de agua

Fuente: Encuesta de Percepción de Riesgos Globales, Foro Económico Mundial.

Riesgos financieros en Latinoamérica y el Caribe

  1. Ingobernabilidad
  2. Desempleo o subempleo
  3. Profunda inestabilidad social
  4. Crisis fiscales
  5. Fallas de infraestructura

Fuente: Encuesta de Opinión Ejecutiva 2017, Foro Económico Mundial.

Click to comment

You must be logged in to post a comment Login

Leave a Reply

Mundo

Estados Unidos amenaza con reiniciar proceso contra Cienfuegos

México, México, 88 kb, México, Cienfuegos
Foto: Especial.

ESTADOS UNIDOS.– El gobierno de Estados Unidos advirtió este viernes reservarse el derecho de reiniciar el proceso criminal por narcotráfico en contra del ex Secretario de la Defensa Nacional, Salvador Cienfuegos, luego de que la Fiscalía General de la República (FGR) decidiera no ejercer acción penal.

“Estados Unidos se reserva el derecho de reiniciar el proceso contra Cienfuegos si el Gobierno de México no lo hace”, respondió una vocera del Departamento de Justicia de EU a pregunta expresa de Grupo Reforma.

Tras haberlo arrestado en territorio estadounidense, la administración del Presidente Donald Trump solicitó a una juez federal en Nueva York desestimar los cargos criminales por narcotráfico contra Cienfuegos por razones de política exterior y decidió entregarlo a México para su procesamiento.

Continuar leyendo

Reporte Nivel Uno No. 115

Política

CDMX

Tienes que leer