Conecte con nosotros

Opinión

¿Sirven las encuestas electorales todavía?

Publicado

el

encuestas, encuestas electorales, 38 kb, encuestas

 

Las encuestas parecen ser la única herramienta para medir la preferencia ciudadana sobre algún bien o servicio, los políticos también lo son; incluso, parece, según con quien se discuta, que podrían encasillarse en ambos términos.

Con el paso de los años, otras formas de penetración de mercado han aparecido, tales como presencia en redes sociales, clics o likes en alguna publicación, comentarios y un largo etcétera; incluso, ahora hay nuevas actividades empresariales ligadas a estas formas de medir, pero eso será parte de otra historia.

El Partido Revolucionario Institucional (PRI) fue el primero en enterarse del poder de las encuestas: fueron introducidas a las mesas de decisiones en 1994, por el expresidente Salinas de Gortari. Posterior a esta fecha no hay partido político que no haya utilizado, para bien o para mal, estas fotografías estáticas en el tiempo; sin embargo, a pesar de sus virtudes, la demoscopia tiene mucho más negativos que positivos, es por ello que se debe ser cuidadosa.

La demoscopia ha generado nuevos nichos de mercado, desde las consultorías más poderosas y perfectamente insertas en el campo del poder, como Mitofsky, BGC o Berumen y asociados, hasta un chaval contratado como community manager que organiza una pequeña votación en Twitter o Facebook.

Para algunos todo es válido, cualquier número es un indicio, pero son tan poderosas en la psique del ciudadano que el mismo Estado mexicano, a través del Instituto Nacional Electoral (INE), debió regular al menos la metodología y los tiempos en que estas se presentan o se suspenden. Formatos hay muchos: boleta y urna simulada, llamada telefónica con robot, llamada telefónica con ser humano, cuestionarios y un no muy largo pero sustantivo etcétera.

El método parecía noble.

En el año 2000, supimos con cierta antelación que el puntero en las encuestas era Vicente Fox y el cambio político estaba a punto de generarse. En las elecciones intermedias, con cierta reserva nos enteramos de la composición de los legislativos federal y locales, así como de los candidatos a gubernaturas más aventajados. Todo iba bien, hasta la irrupción de Andrés Manuel López Obrador y su muy famosa: “Yo tengo otras encuestas y voy ganando”. Eso y su muy poco sentir democrático al aseverar que le habían “robado la elección” dinamitaron la posibilidad de seguir confiando en las encuestas como un método válido para la toma de decisiones y puso los reflectores sobre el INE, el cual no supo ni pudo reaccionar a los embates del segundo lugar en la contienda.

Ello obligó al poder público a desmantelar aquella integración del Consejo General del instituto, liderada por el doctor Luis Carlos Ugalde. Fue como si una estampida de elefantes golpeara el edificio B de Viaducto Tlalpan.

Han transcurrido ya 12 años de lo sucedido. López Obrador y sus seguidores no han podido probar el supuesto fraude; sin embargo, las encuestas fueron heridas de muerte y nunca más recuperaron el resplandor que les daba la certidumbre al saber y poder asegurar al ganador semanas antes del día de la elección. A pesar de ello, los encuestadores no fueron capaces de asumir sus errores y de reinventarse; la desconfianza todavía pende sobre ellos. Sobre eso, Andrés Manuel tenía razón: los encuestadores nos engañaron.

En 2012, el argumento: “Yo tengo otras encuestas y voy ganando” volvió a aparecer en la cancha del círculo rojo y de la clase política. Las encuestas fallaron garrafalmente. No hubo encuestador serio que pudiera argumentar y defenderse de los errores cometidos. Lo más inteligente que en aquella ocasión se escuchó fue lo aseverado por Roy Campos: “Problema mayor a pesar de que los órdenes no variaron”, pero con unas diferencias numéricas impresionantes. El mismo Campos argumentó que los priistas eran “los más volátiles a la hora de votar”, cuando el ganador era ¡Enrique Peña Nieto! con una diferencia de 6.62 por ciento o poco más de 3.3 millones de votos. Patrañas.

El tiempo ha pasado de tal forma que ahora existen analistas y expertos en reinterpretar las encuestas públicas, entre ellos político.mx y oraculus.mx. Ni hablar, el mercado tuvo que dar una solución a los errores de esta nueva clase político-académica. Ahora sabemos que “supuestamente” el ciudadano miente al ser encuestado, que hay errores tremendos en el cálculo de las preferencias, que hay militantes de clóset, encuestas outliers, voto escondido, voto switcher, voto cambiante, empate técnico… pretextos, la verdadera encuesta es la votación, el conteo distrital, el conteo rápido, PREP y encuestas de salida, todas esas herramientas diseñadas —exacto— por la autoridad.

¿Sirven las encuestas? Creo que sí, pero menos de lo que se piensa. Algunas publicaciones han virado a las muestras e impresiones que dan las redes sociales; sin embargo, la izquierda domina desde ya hace años ese campo, por lo tanto hay que tomarlas con mucho cuidado.

Ahora bien, al ciudadano ya no le gusta ser encuestado. Las encuestadoras carecen de responsabilidad social. La encuesta ya no es la herramienta única para la toma de decisiones, sino para la propaganda política, y cuando inicia un proceso electoral pasa mucho tiempo para el día de la elección —nueve meses—, tiempo en el cual todo sucede: los partidos y los candidatos cometen errores y aciertos, las condiciones económicas y sociales cambian, los actores financieros también, pero, sobre todo, las verdaderas traiciones suceden al final.

A pesar de mi edad y de mi ocupación —abogado en materia electoral— nunca he sido encuestado… Qué extraño…

Anuncios
Clic para comentar

Debes iniciar sesión para publicar un comentario Iniciar sesión

Dejar un Comentario

Deportes

Comité Olímpico Mexicano ya no dará hospedaje ni comida a deportistas

Publicado

el

comite_olimpico, Comité Olímpico Mexicano, 56 kb, deportistas
Foto: Cuartoscuro.

MÉXICO.- Debido a la falta de presupuesto, el Comité Olímpico Mexicano (COM) anunció que dejará de proveer hospedaje, alimentación y atención médica a los deportistas que integran sus distintas federaciones.

A través de una circular difundida de manera interna y que filtró el semanario Proceso, el presidente del COM, Carlos Padilla Becerra, informó que el Centro Deportivo Olímpico Mexicano (CDOM) cerrará de manera parcial a partir del 31 de julio de este año, por ende, los citados servicios quedarán suspendidos de manera infefinida .

Ya es imposible mantener los servicios de hospedaje, alimentación y atención médica que se ofrecen. Dado lo anterior se ha tomado la difícil decisión de suspender por completo y en forma indefinida dichos servicios a partir del 31 de julio, agradeciendo sean tan amables en cancelar, suspender y/o retirar todas sus reservaciones a partir de esta fecha”.
Comité Olímpico Mexicano

De 2012 a la fecha, el Comité Olímpico Mexicano ha subsistido gracias a los recursos que el titular de la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte (Conade) en turno le ha asignado. Por ejemplo, en el cuatrienio que comenzó en 2008 la asociación civil recibió 80 millones a través de la Secretaría de Educación Pública (SEP).

TE RECOMENDAMOS LEER: Conade no tiene ni para pagar la luz, asegura Ana Gabriela Guevara

Sin embargo, los actuales ajustes presupuestales derivaron en que la dirigente de la Conade, Ana Gabriela Guevara, todavía no haya asignado una partida presupuesta al COM; cabe señalar que la citada Comisión sufrió un recorte de 70 millones de pesos en el presente año.

Es por ello que Guevara reveló este martes que pediría una ampliación presupuestal por 500 millones de pesos en aras de concluir satisfactoriamente el 2019, toda vez que, según la funcionaria, no existe el suficiente dinero para operar el organismo.

Inclusive y como se dice en el documento referido en un inicio, Padilla Becerra ha sostenido negociaciones con la SEP y la Secretaría de Hacienda en aras de obtener los recursos necesarios, pero hasta ahora no ha existido ningún arreglo.

“Mantenemos la firme intención de encontrar soluciones para que esta situación pueda revertirse rápidamente y evitar así que afecte el desempeño de los atletas que nos representarán en diversas lides deportivas durante 2020, incluyendo los Juegos Olímpicos de Tokio”, dijo el Comité Olímpico Mexicano.

Seguir leyendo
Anuncios
Anuncios

Política

Anuncios

CDMX

Anuncios

Tienes que leer