Conecte con nosotros

RN1 TV

En el debate: TODOS contra AMLO… aunque Anaya GANÓ

Publicado

Política

El INEE y la evaluación no dependen de la transición democrática

Publicado

el

AMLO_INEE, Reforma Educativa, 69 kb, INEE
Foto: Especial

Si en algo ha sido consistente el candidato presidencial por la coalición Juntos Haremos Historia, Andrés Manuel López Obrador, es en la cancelación de la Reforma Educativa impulsada por el actual gobierno al inicio de su administración. Bajo el argumento de que esta no fue diseñada ni consultada con los maestros, el morenista ha perfilado su eventual cancelación; no obstante, voces calificadas, como la de la consejera presidenta del INEE, Teresa Bracho, aseguran que no es necesario cancelarla, sino seguirla reformando.

| Jorge Blancas

ENTREVISTA | Teresa Bracho González, consejera presidenta del INEE

¿CÓMO VA LA REFORMA EDUCATIVA? La titular del Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación, Teresa Bracho González, habla sobre la insistencia de Andrés Manuel López Obrador en cancelarla. Ella lo tiene claro: "no podemos hacer reformas sin ton ni son".¿Ustedes qué dicen?

Posted by Reporte Nivel Uno on Tuesday, June 5, 2018

Desde que el Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE) consiguió su autonomía, producto de la Reforma Educativa, ha cruzado por momentos complejos y atípicos en muchos sentidos. El primero de ellos fue la fuerte oposición de los maestros a la evaluación; el segundo, la aplicación de la evaluación en un escenario de boicots, y el tercero, el discurso antireforma que ha planteado el candidato puntero Andrés Manuel López Obrador en su campaña.

Ante ello, Teresa Bracho González, consejera presidenta del INEE, refiere, en entrevista con esta casa editorial, que la evaluación y el instituto que ella preside están más allá de la transición gubernamental.

“Me parece que el INEE puede todavía tener más fortaleza y, en la medida en la que se fortalezca, le será más fácil la transición gubernamental. Además, el INEE no depende de la transición gubernamental, es autónomo; su junta de gobierno pasa de sexenio… no son nombramientos de orden presidencial, son nombramientos que hace el Senado de la República y los hace por tiempos que trascienden los periodos gubernamentales”, indicó Bracho González.

Comenta que la función del INEE no es “intervenir” en el proceso electoral, sin embargo, comenta que cancelar la reforma “no es fácil”.

“No es nuestra función intervenir en las decisiones, ni en la decisión de voto de los mexicanos, no estamos para ello, ni en señalar las ventajas o desventajas que puedan tener una u otra propuesta que en este momento son propuestas electorales. Sí hemos encontrado que en algunos momentos se dice que no se puede reformar pero, otras veces, se dice: “voy a cancelar la reforma”; tampoco es tan fácil, y tampoco es tan fácil hacer una reforma… yo creo que la Reforma Educativa es este cambio en la estructura institucional que genera una posibilidad de rectoría del Estado sobre las plazas docentes, el reconocimiento a la evaluación y la importancia de la calidad. Yo estoy segura que hay modificaciones que se tienen que hacer en todas las leyes… Sin duda, las leyes son relativamente más fáciles de modificar (que la Constitución)”, sentencia.

Bracho González considera que la educación no debe ser “moneda de cambio político”, ni mucho menos que en tiempos electorales llegue un candidato diciendo “voy a reformar todo y entonces volvemos a empezar, porque los niños no dejan de ir a la escuela y no podemos pasar estos riesgos”.

“No podemos estar haciendo reformas sin ton ni son, tenemos que tener una línea, y creo que es el Artículo Tercero Constitucional lo que nos dice para dónde ir”, refiere.

La consejera presidenta del INEE indica que la evaluación magisterial no es “punitiva”, como lo ha calificado el equipo de Andrés Manuel López Obrador, sino al contrario, sostiene que se ha buscado un modelo que ni los niños ni los maestros lo consideren como un “castigo”.

“Hemos señalado, pero no ha sido muy oído, que no estamos buscando que se evalúe ni a los niños, ni a los maestros ni a nadie, con una versión que implique un castigo; esta noción de la evaluación punitiva, por supuesto que no lo es y no lo es en el texto de la ley”.

Indicó que, desde hace un par de años, el INEE está trabajando “en una nueva versión de la evaluación de los docentes… que enfatice una evaluación de comunicación y formación con el docente”, sin embargo, contrario al discurso de los opositores de la reforma, Bracho González asegura que a la fecha no hay la intención de despedir a ningún maestro a causa de la evaluación.

“Hasta donde vamos, nadie ha sido corrido por el resultado de la evaluación. En ley dice que no se les puede correr, no hay esta noción, pero que sí se difundió lamentablemente por la parte opositora porque sin duda movía estructuras de poder”, comentó.

“De lo que se trata es que el maestro pueda también tener información sobre cómo desarrollar mejor su trayecto profesional, de cómo ayudarle a hacer mejor su trabajo; no es para señalar si es bueno o malo… y creo que nunca nadie hubiera podido pensar remotamente en eliminar a los docentes, correr a los docentes, de dónde sacamos un millón y medio de maestros que atiendan a los niños en las escuelas, es obvio que no”.

En este sentido, Teresa Bracho considera que el INEE ha fallado y de hecho no teme en llamarla una “debilidad”, es en comunicar al exterior lo que hace y no hace, en el entendido de que la generalidad cree que el instituto es el responsable de aplicar la evaluación cuando ello es responsabilidad del estado.

“Creo que parte del problema que ha tenido el instituto es cómo comunicar qué es lo que hace… la SEP y las autoridades estatales realizan la evaluación, pero el instituto verifica que los instrumentos sean válidos, que sean justos y que sean calificados correctamente, todo lo que le da legitimidad a la emisión de un resultado, que sea legal, justo y logre comunicar algo a los sujetos. En eso nos falta mucho por trabajar, pero sí hemos insistido en esta parte”.

La consejera presidenta del INEE dijo que “sin duda, toda evaluación implica tener que reconocer que lo que estas valorando, en este caso los docentes o el aprendizaje de los niños, no se da en las mismas condiciones y menos en un país tan desigual como es el mexicano”.

“Existen desigualdades sociales que hacen que los resultados de las evaluaciones de alumnos y docentes no sea igual y de lo que se trataría es de cómo apoyo aquellos que están en condiciones adversas, ver qué es lo que sucede ahí de manera tal que pueda yo apoyarlo de mejor manera”.

Uno de los objetivos de la evaluación, a decir de Bracho González, es revelar “qué capacidad tiene el maestro de incluir las desigualdades para superarlas en el salón de clase”.

“No va a sacar a los niños de pobres… pero sí puede generar condiciones de enseñanza que facilite que esos niños tengan un mejor resultado en su aula. El contexto lo pone el docente, no lo pone la prueba”.

Formación magisterial, un asunto de presupuesto

Esteban Moctezuma, coordinador del tema educativo de Andrés Manuel López Obrador, criticó al gobierno federal por iniciar la evaluación de los maestros sin que estos tuvieran una adecuada formación. Para Teresa Bracho es un asunto en el que coincide.

¿Se quedó corta la Reforma Educativa en el tema de la capacitación? “Sin duda, pero también es un problema que no sé cómo se puede resolver. Realmente es un problema mucho más complicado, que tiene que ver con las formas de presupuestación y aprobación de presupuesto”.

En este tenor, la consejera presidenta explica que en el 2013, año en el que inició la aplicación de la Reforma Educativa, el INEE operó con los recursos del año anterior y la Secretaría de Educación Pública “no tenía recursos ni para la evaluación ni para la formación docente”.

“En los primeros años fue muy escueto el presupuesto para poder apoyar las acciones más relevantes. Sin duda, la formación docente fue algo que se dificultó diseñarlo y no fue hasta el 2015 que se consiguió la aprobación de más recursos, es decir, hay un retaso presupuestal”.

Refirió que al inicio de la implementación de la Reforma Educativa “no existía la Coordinación del Servicio Profesional Docente, no existía el INEE como autónomo, no existía esta integración de formación docente-evaluación. Entonces, todas estas cosas, por supuesto, complican la práctica y la operación de cualquier política”.

¿Hoy el presupuesto de mil millones anuales, aproximadamente, es suficiente? “Creo que sí podemos intentar ser un poco más eficientes y a partir de eso empezar a buscar si se requiere más recursos presupuestales. Lo que sí tenemos que hacer, sin duda, es eficientar muchos procesos”.

La pregunta obligada: ¿son los sindicatos un cáncer para la educación?

“Hay diferencia en lo que es un cáncer y lo que es una acción cancerígena. Creo que en donde hubo problemas fue en intervenir en acciones que no tenían una naturaleza sindical y en algunas corruptelas visibles, que no fueron solo del sindicato. Lo reconozco: también había autoridades que se prestaban y jugaban y hacían cambalache de plazas, era un desastre. Había plazas que estaban destinadas a cualquier cosa. Veías a un chofer, a una secretaria de la oficina de ‘x’ secretaría de Estado o estatales, que tenían una plaza docente.

Yo no soy antisindical, sí creo que los sindicatos son unos entes importantes para la defensa de los trabajadores, sin duda; sin embargo, no estoy tan convencida de que deban intervenir en la función sustantiva, como lo estaban haciendo, de elegir a los maestros”.

ssc

Seguir leyendo
Anuncios

Elecciones 2018

CDMX

Anuncios

Tienes que leer