Conéctate con nosotros

Opinión

El fin de la pena de muerte en México

… muchos han pensado que la pena de muerte es simplemente un castigo proporcional a la gravedad de ciertos crímenes. Nuestro trabajo muestra que este enfoque es falso: la pena de muerte no deja de ser, en el fondo, una exigencia de venganza que, para disimularse como tal, ha buscado y sigue buscando cartas de legitimidad

La sociedad mexicana clama por justicia ante una ola de violencia exacerbada en los últimos años; creemos, no obstante, que no es solución retroceder y considerar la pena de muerte u otros castigos inusitados prohibidos por nuestra Constitución.

Las próximas líneas parten de una idea que debería ser indiscutible desde un punto de vista jurídico-filosófico: la pena de muerte es incompatible con los derechos humanos. Queremos decir que esta idea es evidente de suyo, pero no se llega a esta certeza sin examinar a fondo los argumentos que se han esgrimido —y se siguen aduciendo hoy en día— a favor de la pena de muerte. El vicio radical de estos argumentos consiste en que terminan por hacer de lo contrario de la evidencia (la pena de muerte no cuadra ni puede cuadrar con el respeto a los derechos humanos) una presunta obviedad.

Una de las primeras fórmulas de justificación de la pena de muerte es la bíblica Ley del Talión: “Ojo por ojo, diente por diente”. Desde entonces, muchos han pensado que la pena de muerte es simplemente un castigo proporcional a la gravedad de ciertos crímenes. Nuestro

trabajo muestra que este enfoque es falso: la pena de muerte no deja de ser, en el fondo, una exigencia de venganza que, para disimularse como tal, ha buscado y sigue buscando cartas de legitimidad.

… la sociedad mexicana merece la paz, es un clamor válido e ineludible combatir a la delincuencia. En el camino habrá que erradicar la corrupción, fuente de la impunidad, y construir un sistema eficiente de procuración de justicia

Ya la misma Ley del Talión contradecía el Quinto Mandamiento del Decálogo, que prohíbe expresamente matar. No importa qué forma histórica haya revestido la pena de muerte, jamás ha logrado resolver la contradicción: se castiga siempre un delito, cualquiera que este sea, con otro delito. Mostramos cómo, para defender la pena de muerte, se ha colocado a la autoridad por encima de la contradicción flagrante, atribuyéndole prerrogativas cuasi divinas. Cuando ya no era cuestión de prerrogativas divinas se argumentaba desde un presunto derecho de la sociedad a autodefenderse erradicando al criminal, como se debe cortar un “miembro putrefacto” antes de que el cuerpo entero perezca (Tomás de Aquino).

Hemos considerado varios textos y pasajes donde salta a la vista este estilo de argumentación (por ejemplo, en escritos de Rousseau, Kant y Hegel), el cual, de muchas y diversas maneras, ha subsistido hasta nuestros días. No obstante, a lo largo de la historia del pensamiento filosófico-jurídico han surgido figuras que descubrieron la contradicción inherente a la así llamada pena capital. Es el caso del jurista italiano Cessare Baccaria, quien describe a la pena de muerte como una guerra de destrucción que emprende el Estado contra un ciudadano. Así, por vez primera, un jurista importante hacía ver que la pena capital no se define ni como la aplicación de una pena proporcional ni como un requerimiento de autodefensa o autoprotección. Mostramos que era necesario llegar a este punto para que la pena de muerte se mostrase como lo que es: una respuesta atroz, por parte del Estado, ante una atrocidad; un acto cruel que, por ser tal, no puede ser un castigo justo de la crueldad.

Desde esta perspectiva estudiamos la postura del Estado mexicano ante la pena de muerte. Después de retirarse la mención de ella en el Código de Justicia Militar, se prohibió su aplicación mediante una reforma constitucional en 2005: Artículo 22. Quedan prohibidas las penas de muerte, de mutilación, de infamia, la marca, los azotes, los palos, el tormento de cualquier especie, la multa excesiva, la confiscación de bienes y cualesquiera otras penas inusitadas y trascendentales. Toda pena deberá ser proporcional al delito que sancione y al bien jurídico afectado.

Dos años más tarde, nuestro país se adhirió al Segundo Protocolo Facultativo del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, destinado a abolir la pena de muerte y al Protocolo a la Convención Americana sobre Derechos Humanos relativo a la Abolición de la Pena de Muerte. Al haber suscrito estos instrumentos, conforme al artículo 4.3 de la

Convención Americana sobre Derechos Humanos, aquellos Estados que hayan abolido la pena de muerte no pueden restablecerla en el futuro. México no puede dar marcha atrás, la pena capital está prohibida y no puede, por obligación internacional, restaurarse.

Retomando nuestro primer párrafo, la sociedad mexicana merece la paz, es un clamor válido e ineludible combatir a la delincuencia. En el camino habrá que erradicar la corrupción, fuente de la impunidad, y construir un sistema eficiente de procuración de justicia. No es dable, de pretenderse la evolución de la sociedad mexicana, combatir la barbarie con barbarie.

Click to comment

You must be logged in to post a comment Login

Leave a Reply

Deportes

Comité Olímpico Mexicano ya no dará hospedaje ni comida a deportistas

comite_olimpico, Comité Olímpico Mexicano, 56 kb, deportistas
Foto: Cuartoscuro.

MÉXICO.- Debido a la falta de presupuesto, el Comité Olímpico Mexicano (COM) anunció que dejará de proveer hospedaje, alimentación y atención médica a los deportistas que integran sus distintas federaciones.

A través de una circular difundida de manera interna y que filtró el semanario Proceso, el presidente del COM, Carlos Padilla Becerra, informó que el Centro Deportivo Olímpico Mexicano (CDOM) cerrará de manera parcial a partir del 31 de julio de este año, por ende, los citados servicios quedarán suspendidos de manera infefinida .

Ya es imposible mantener los servicios de hospedaje, alimentación y atención médica que se ofrecen. Dado lo anterior se ha tomado la difícil decisión de suspender por completo y en forma indefinida dichos servicios a partir del 31 de julio, agradeciendo sean tan amables en cancelar, suspender y/o retirar todas sus reservaciones a partir de esta fecha”.
Comité Olímpico Mexicano

De 2012 a la fecha, el Comité Olímpico Mexicano ha subsistido gracias a los recursos que el titular de la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte (Conade) en turno le ha asignado. Por ejemplo, en el cuatrienio que comenzó en 2008 la asociación civil recibió 80 millones a través de la Secretaría de Educación Pública (SEP).

TE RECOMENDAMOS LEER: Conade no tiene ni para pagar la luz, asegura Ana Gabriela Guevara

Sin embargo, los actuales ajustes presupuestales derivaron en que la dirigente de la Conade, Ana Gabriela Guevara, todavía no haya asignado una partida presupuesta al COM; cabe señalar que la citada Comisión sufrió un recorte de 70 millones de pesos en el presente año.

Es por ello que Guevara reveló este martes que pediría una ampliación presupuestal por 500 millones de pesos en aras de concluir satisfactoriamente el 2019, toda vez que, según la funcionaria, no existe el suficiente dinero para operar el organismo.

Inclusive y como se dice en el documento referido en un inicio, Padilla Becerra ha sostenido negociaciones con la SEP y la Secretaría de Hacienda en aras de obtener los recursos necesarios, pero hasta ahora no ha existido ningún arreglo.

“Mantenemos la firme intención de encontrar soluciones para que esta situación pueda revertirse rápidamente y evitar así que afecte el desempeño de los atletas que nos representarán en diversas lides deportivas durante 2020, incluyendo los Juegos Olímpicos de Tokio”, dijo el Comité Olímpico Mexicano.

Continuar leyendo

Reporte Nivel Uno No. 115

Política

CDMX

Tienes que leer