Conecte con nosotros

Opinión

La Fepade rumbo al 1º de julio

Publicado

.. cientos de miles de servidores públicos de la administración pública federal, estatal y municipal estarán prestando sus servicios para que cada persona pueda ejercer su derecho soberano a elegir a los gobernantes desde sus preferencias y en libertad. En el despliegue ministerial de justicia penal electoral participarán los agentes del Ministerio Público de la Federación (AMPF) y de la Policía Federal Ministerial (PFM) en las 32 entidades, en coordinación con autoridades locales y federales, en especial con procuradurías y secretarías de seguridad pública, así como con policías municipales…

Las instituciones del Estado mexicano —de los tres órdenes de gobierno y de los tres poderes públicos— participan y son responsables del desarrollo de las elecciones en condiciones de institucionalidad democrática, gobernabilidad, seguridad, paz y estabilidad social, así como en el marco de un clima que abone al debate cívico de la diversidad política.

En ese contexto se inscriben las acciones que la Fiscalía Especializada para la Atención de los Delitos Electorales (Fepade), con el apoyo de la Procuraduría General de la República (PGR), desarrolla para acercar la función del Ministerio Público especializado a la ciudadanía antes, durante y después de la jornada electoral. Con esta estrategia se tendrá presencia y capacidad operativa en las 32 entidades del país para brindar atención inmediata ante denuncias en materia penal electoral, inhibir los delitos y abonar a las condiciones de confianza pública en la elección.

El despliegue ministerial es posible con la articulación de capacidades de instancias federales, estatales y municipales en las materias electoral, de seguridad, de justicia y de gobierno. Por ello se articulan las acciones de la Policía Federal, el Instituto Nacional Electoral (INE), los tribunales electorales y los Organismos Públicos Locales Electorales (OPLE) de las 32 entidades, así como gobernadores; fiscales o procuradores estatales y fiscales especializados en delitos electorales; policías estatales y municipales, y las secretarías de la Defensa Nacional (Sedena) y de Marina Armada de México (Semar).

La coordinación interinstitucional permitirá dar vigencia a la responsabilidad del Estado con la legalidad y la legitimidad de la elección. La protagonista de esta elección es la ciudadanía. Que cada persona vote en libertad y bajo sus preferencias es un acto de afirmación de la soberanía popular…

Se trata una acción concertada en todo el territorio para brindar certeza y confianza a la ciudadanía, y de acciones especializadas en materia de justicia penal electoral para contribuir a la legalidad y legitimidad de la jornada electoral. Para ello, cientos de miles de servidores públicos de la administración pública federal, estatal y municipal estarán prestando sus servicios para que cada persona pueda ejercer su derecho soberano a elegir a los gobernantes desde sus preferencias y en libertad.


En el despliegue ministerial de justicia penal electoral participarán los agentes del Ministerio Público de la Federación (AMPF) y de la Policía Federal Ministerial (PFM) en las 32 entidades, en coordinación con autoridades locales y federales, en especial con procuradurías y secretarías de seguridad pública, así como con policías municipales. De igual forma, el estado de fuerza de la Policía Federal Ministerial de la PGR se reportará en funciones en las delegaciones y subdelegaciones estatales para atender cualquier eventualidad, y la Policía Federal desplegará elementos para acompañar estas labores.

La coordinación interinstitucional permitirá dar vigencia a la responsabilidad del Estado con la legalidad y la legitimidad de la elección. La protagonista de esta elección es la ciudadanía. Que cada persona vote en libertad y bajo sus preferencias es un acto de afirmación de la soberanía popular; es ahí donde inicia y se recrea toda democracia posible: en el voto libre de coacción y condicionamientos.

Opinión

Un mexicano me dijo…

Publicado

el

Un mexicano, 93 KB, mexicano

Hay riña en el equipo de AMLO.

No todo es miel sobre hojuelas en el equipo del presidente electo, pues a tres meses de haber ganado la elección, nos dicen que hay serios enfrentamientos entre Marcelo Ebrard, Ricardo Monreal, Porfirio Muñoz Ledo, y el próximo consejero jurídico de AMLO, Julio Scherer Ibarra. ¡Póngase de acuerdo, pues!

Tensión entre AMLO y Silvano Aureoles.

El que sigue placeándose por todo el país con el “con que” de su gira de agradecimiento es el presidente electo, quien aprovecha para de paso reunirse con los gobernadores de cada estado, donde recientemente tocó el turno a Michoacán, donde gobierna Silvano Aureoles.

Me platicaron que la reunión entre el gobernador y AMLO fue poco más que incómoda. Sin una sola sonrisa de por medio. Tensa. Ríspida. ¿Y eso por qué? ¿Pos qué ya no se acuerdan? Silvano le dio su apoyo a José Antonio Meade durante la campaña presidencial y, además, durante todo el año se la pasó “muele y muele” con que el PRD no debía someterse a AMLO (aunque sí lo hizo al PAN, pero bueno, esa es otra historia) ni a sus deseos.

Aparte, es bien sabido que desde que ambos coincidieron en el partido amarillo nomás no se tragan. Pese a esto, nos dicen que quien se vio menos a gusto en dicha reunión fue el gobernador, que ahora deberá tener una relación, quiera o no, con el tabasqueño. ¡Ah, cómo da vueltas la vida, Silvanito!

Mancera, culpable de la crisis perredista.

Donde las cosas también andan color de hormiga es en el seno del Perderé… que diga: ¡del PRD! Un documento que anda circulando entre las tribus del sol azteca afirma que un solo hombre es el culpable de las peleas entre las corrientes perredistas: ¡Miguel Ángel Mancera! Ora sí que ya lo traen de su puerquito.

Cuentos chinos de Peña Nieto.

¡Ora pues! No se olviden que todavía tenemos presidente en México y ese es Enrique Peña Nieto, quien ya anda en la gira del adiós, pero todavía se da tiempo de desmentir uno que otro chisme.

Luego de que un par de versiones periodísticas de mis colegas Darío Celis y Salvador García Soto aseguraran que el presi se irá del país cuando acabe su sexenio, el mismo EPN aseguró que esos son “cuentos chinos”, insistiendo en que volverá a su natal Edomex a vivir la vida después de Los Pinos.

Lo que sí es de llamar la atención es la diligencia con que atajó este tema y no otro que a muchos nos tiene intrigadísimos: su posible divorcio de La Gaviota. Desde hace meses se viene rumorando fuerte una separación de la aún pareja presidencial, e incluso hemos notado que Peña ¡ya tiene un buen rato sin usar su argolla matrimonial! Sobre esto: ni una sola palabra.

¿Qué pues? ¿Será que siempre sí el que calla, otorga?

Seguir leyendo

Revista Digital

Transición 2018

CDMX

Tienes que leer