Conéctate con nosotros

Opinión

Protesta roja

… Los productos de higiene íntima, a pesar de que son indispensables para el desarrollo de la vida diaria, no están considerados en nuestro régimen hacendario para eliminarlos de la carga impositiva. Y, nuevamente, México se queda rezagado en equidad de género frente a países como Inglaterra, Kenia o Canadá, que eliminaron o disminuyeron sustancialmente los impuestos al valor agregado para estos productos

A todas las compañeras combativas:

El Frente Unido contra la Discriminación Fiscal y el Deslizamiento Sanguíneo las convoca a protestar para exigir la eliminación de la carga impositiva a la que se nos tiene sometidas por el uso de los productos de higiene que requerimos para el sano desarrollo de nuestras actividades.

Por ello, emplazamos a una contundente protesta en la que evitaremos el uso de cualquier producto de higiene íntima femenina, como toallas sanitarias, tampones, copas menstruales y/o artículos destinados a contener el flujo menstrual, hasta que las autoridades hacendarias decidan exentarlas de impuestos.

Compañera: por un día pintemos nuestras localidades de rojo, que nuestra sangre represente la muerte de los impuestos discriminatorios.

Manchemos banquetas, asientos del transporte público… que nuestro camino quede marcado en cada paso. No nos detengamos hasta que la demanda sea escuchada y se nos trate con igualdad; de lo contrario, la magistral pinta continuará sin descanso.

¡Esperamos contar con tu entusiasta participación!

¿Un día sin toallas femeninas o tampones? Confieso que mi lado rebelde y anarquista lo disfrutaría enormemente. Además, siempre me he preguntado por qué los promocionales televisivos de toallas femeninas y tampones ilustran el flujo menstrual con líquidos azules… ¿Será alguna referencia aristocrática o el nicho de mercado serán las “reinas” de la casa?

En todo caso, lo primero que deberíamos atender es que, efectivamente, en México, las mujeres no solo padecemos los mayores índices de violencia familiar, tenemos un lugar destacado en el ranking de feminicidios a nivel mundial, entre otras linduras; sino que también estamos pagando más impuestos, o un sobreprecio (que genera que se paguen más impuestos) por la compra de productos destinados a nuestro uso.

En este caso se encuentran los productos de higiene íntima, pues, a pesar de que son indispensables para el desarrollo de la vida diaria, no están considerados en nuestro régimen hacendario para eliminarlos de la carga impositiva. Y, nuevamente, México se queda rezagado en equidad de género frente a países como Inglaterra, Kenia o Canadá, que eliminaron o disminuyeron sustancialmente los impuestos al valor agregado para estos productos.

… En varias investigaciones se ha comprobado la existencia de un ‘impuesto rosa’ en el cual productos etiquetados para el uso de las mujeres son más costosos que aquellos que no presentan una etiqueta diferenciada (ejemplo: rastrillos, desodorantes, cremas y otros… así no se puede, caray)

La situación no se detiene en este rubro, pues en varias investigaciones se ha comprobado la existencia de un “impuesto rosa” en el cual productos etiquetados para el uso de las mujeres son más costosos que aquellos que no presentan una etiqueta diferenciada (ejemplo: rastrillos, desodorantes, cremas y otros… así no se puede, caray).

Una investigación realizada en Argentina arrojó que existe un sobreprecio de hasta el 30 por ciento a los productos señalados para mujeres, es decir, el mismo rastrillo puede costar mucho más si viene en un empaque rosa con la leyenda for her.

Para la catedrática Patricia López, de la División de Estudios de Posgrado de la UNAM, el pink tax o “impuesto rosa” es la denominación con la que organizaciones gubernamentales y no gubernamentales han designado un fenómeno global que implica la discriminación económica o, según otros estudios: un impuesto silencioso que es parte del precio de los productos destinados al uso de mujeres.

Aunque en algunos países se analiza el fenómeno como algo exclusivo del precio, la catedrática reconoció que a mayor precio de un producto, evidentemente, el monto del impuesto es más alto.

Por ejemplo, “la rasuradora rosa dirigida a la mujer” es más cara. “La base imponible es más grande que en el otro caso, por eso le llaman un impuesto silencioso, pues lo que incrementa es la base grabable de un producto”, me explicó.

En México, solo hay dos antecedentes al respecto, ambos en el Senado. El primero, de agosto de 2017, cuando un grupo de legisladoras presentó un Punto de Acuerdo a fin de que la Procuraduría Federal del Consumidor hiciera una investigación para determinar si existen estas diferencias injustificadas de precios y actuar para eliminarlas (Y ahí sigue el punto de acuerdo… Digo, hay elecciones, señoras, que primero se emitan los votos y ya muy después nuestros legisladores y autoridades atenderán a sus H. Ciudadanos).

El segundo intento de abordar el tema estuvo a cargo de la senadora Angélica de la Peña, quien presentó un recuento de la cantidad de toallas femeninas que usaría una mujer durante su vida fértil, de los 13 a los 50 años, y, en consecuencia, la cantidad de impuestos que pagaría por ello (es decir, pagarle al Estado por sangrar).

De acuerdo a la legisladora, una mexicana pagaría al sistema recaudatorio unos 26 mil pesos por el uso de productos para no andar manchando todo a su paso o, como dicen los correctos: por usar tampones o toallas femeninas.

“Una solución podría ser que si el Estado detecta que la política en construcción de los precios lleva a diferenciar los productos que son utilizados por mujeres y que son necesarios, como las toallas femeninas o de otros artículos, entonces se deben poner en las mismas condiciones. No debería estar tasada una diferenciación”, detalla la doctora Patricia López.

Sin embargo, para la especialista en Derecho Fiscal, es necesario que alguien presente su queja, amparo o iniciativa para obligar al Estado a esta situación.

Entonces, ¿qué hacemos? ¿Una protesta roja?

Click to comment

You must be logged in to post a comment Login

Leave a Reply

Deportes

Comité Olímpico Mexicano ya no dará hospedaje ni comida a deportistas

comite_olimpico, Comité Olímpico Mexicano, 56 kb, deportistas
Foto: Cuartoscuro.

MÉXICO.- Debido a la falta de presupuesto, el Comité Olímpico Mexicano (COM) anunció que dejará de proveer hospedaje, alimentación y atención médica a los deportistas que integran sus distintas federaciones.

A través de una circular difundida de manera interna y que filtró el semanario Proceso, el presidente del COM, Carlos Padilla Becerra, informó que el Centro Deportivo Olímpico Mexicano (CDOM) cerrará de manera parcial a partir del 31 de julio de este año, por ende, los citados servicios quedarán suspendidos de manera infefinida .

Ya es imposible mantener los servicios de hospedaje, alimentación y atención médica que se ofrecen. Dado lo anterior se ha tomado la difícil decisión de suspender por completo y en forma indefinida dichos servicios a partir del 31 de julio, agradeciendo sean tan amables en cancelar, suspender y/o retirar todas sus reservaciones a partir de esta fecha”.
Comité Olímpico Mexicano

De 2012 a la fecha, el Comité Olímpico Mexicano ha subsistido gracias a los recursos que el titular de la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte (Conade) en turno le ha asignado. Por ejemplo, en el cuatrienio que comenzó en 2008 la asociación civil recibió 80 millones a través de la Secretaría de Educación Pública (SEP).

TE RECOMENDAMOS LEER: Conade no tiene ni para pagar la luz, asegura Ana Gabriela Guevara

Sin embargo, los actuales ajustes presupuestales derivaron en que la dirigente de la Conade, Ana Gabriela Guevara, todavía no haya asignado una partida presupuesta al COM; cabe señalar que la citada Comisión sufrió un recorte de 70 millones de pesos en el presente año.

Es por ello que Guevara reveló este martes que pediría una ampliación presupuestal por 500 millones de pesos en aras de concluir satisfactoriamente el 2019, toda vez que, según la funcionaria, no existe el suficiente dinero para operar el organismo.

Inclusive y como se dice en el documento referido en un inicio, Padilla Becerra ha sostenido negociaciones con la SEP y la Secretaría de Hacienda en aras de obtener los recursos necesarios, pero hasta ahora no ha existido ningún arreglo.

“Mantenemos la firme intención de encontrar soluciones para que esta situación pueda revertirse rápidamente y evitar así que afecte el desempeño de los atletas que nos representarán en diversas lides deportivas durante 2020, incluyendo los Juegos Olímpicos de Tokio”, dijo el Comité Olímpico Mexicano.

Continuar leyendo

Reporte Nivel Uno No. 115

Política

CDMX

Tienes que leer