Conecte con nosotros

Opinión

Carta Editorial

Publicado

Jorge Blancas, carta, 245 KB
Los mexicanos tienen una capacidad intrínseca para sobreponerse y sacar lo mejor de sí en situaciones insalvables. FOTO:Reporte Nivel Uno

México es experto en reinventarse. Cada seis años, con los cambios de gobierno o cuando sucede alguna tragedia como los sismos del 19 de septiembre del año pasado, los mexicanos tienen una capacidad intrínseca para sobreponerse y sacar lo mejor de sí en situaciones, aparentemente, insalvables. Lo dijo Octavio Paz: “La resignación es una de nuestras virtudes populares. Más que el brillo de la victoria, nos conmueve la entereza ante la adversidad”.

Las elecciones de este 1 de julio permiten a un importante sector de la sociedad llenar sus alfolíes de esperanza renovada. La apuesta ganadora, la de Andrés Manuel López Obrador, que enarbola la idea de una cuarta transformación pacífica, se impuso frente a la absurda presunción de quienes creían que el país no está tan mal como se cree y que, además, se construyeron por décadas las bases que permitirían hacer de México una nación próspera y equitativa.

Se equivocaron quienes, en la comodidad de su posición privilegiada, veían un México distinto, un país producto de las mañas culturales, enraizadas en los ciudadanos por siglos; de ahí la justificación de que el gobierno no está obligado a tener la iniciativa para cambiar las cosas, sino la sociedad.

Los ciudadanos, en su mayoría, se pusieron de acuerdo y optaron por un presidente que, si bien tiene visibles defectos, no es más que un medio moral para reducir la corrupción que sí, absolutamente todos, practicamos.

En días pasados, en las redes sociales vi un meme que más o menos rezaba de la siguiente forma: “Candidato (le preguntaban a AMLO), ¿qué va a hacer su gobierno para evitar la extinción del ajolote?”, y el respondía: “Acabar con la corrupción”. La ironía de la pregunta y la respuesta estaba implícita, sobre todo porque López Obrador ha hecho del combate a la corrupción su única propuesta, y muchos han satirizado sobre ello. Pero, casualmente, me topé con una nota periodística en la que un grupo de especialistas, encabezados por el investigador de la UNAM Luis Zambrano, recibían 7.5 millones de pesos, seis meses después de haberlos solicitado, para iniciar la primera etapa del rescate del anfibio mexicano, y solo porque algún funcionario así lo decidió. El chiste se cuenta solo.

Todos los males de este país tienen su inicio en la corrupción. Póngase a pensar y no encontrará un argumento que lo contradiga.

La frase común: “La gente no cambia”, no aplica para los mexicanos. En las últimas décadas hemos dejado de fumar en lugares públicos, respetamos el carril del Metrobús, recogemos las heces de nuestras mascotas en la vía pública, hemos avanzado en el respeto de los derechos de la comunidad LGBT y hasta, en últimas fechas, he visto cómo más personas se unen a la campaña de no usar popotes.

De que podemos cambiar, podemos; y eso no depende de un presidente de la República, pero ayuda.

Opinión

Ellos decidirán el destino de México

Publicado

el

Jorge Blancas, México, 245 KB

Todavía no asume la Presidencia y Andrés Manuel López Obrador ya empezó a hacer movimientos en su futuro gabinete y quién sabe cuántos más realizará de aquí al 1 de diciembre.

Aquellos que medían el nivel de cercanía con el tiempo que pasaban junto a López Obrador en su camioneta están un tanto desconcertados porque el paso de candidato a virtual ganador trajo consigo un cambio de actitud. Durante la campaña, el liderazgo de López Obrador era indiscutible e inobjetable; pero hoy podemos leer notas periodísticas hablando de que su gabinete le refuta, le reprende, le “echa montón”, en temas como su seguridad, cuando otrora resultaba prácticamente imposible tener alguna diferencia.

Hoy podemos ver a la exministra Olga Sánchez Cordero, futura secretaria de Gobernación, reconocer algunas diferencias con Andrés Manuel y aventurarse a tratar en los medios temas como la legalización de la marihuana para uso recreativo, aborto y matrimonio gay, cuando en campaña eran temas prácticamente intocables por el candidato.

¿A qué se debe el cambio? Durante la campaña sus detractores le acusaban de pretender realizar su “cuarta transformación” al puro estilo “mesiánico”; no obstante, la conformación de su gabinete refleja un acto de constricción y humildad frente a la tarea titánica que le espera, a sabiendas de que cualquier movimiento en falso le será juzgado por una oposición resentida y una ciudadanía cada vez más atenta y alerta.

Aquellos que vaticinaban el apocalipsis con la llegada de Andrés Manuel López Obrador a la Presidencia hoy reculan, se repliegan y reconocen a regañadientes, con visión o con lo que sea, que la hecatombe no llegó. Sin embargo, existen y existirán algunos que en las sombras desearán el fracaso, y las palabras de felicitación son solo parte de la hipocresía que todo político trae implícita en su naturaleza.

Seguir leyendo
Anuncios

Elecciones 2018

CDMX

Anuncios

Tienes que leer