Conecte con nosotros

Opinión

México en tus sentidos, México en tus manos

Publicado

Eduardo Achach, México, 230 KB
México está en tus manos y depende de tus sentidos para definir el rumbo. FOTO: Reporte Nivel Uno

No hay la más mínima decencia ni recato, así que los ciudadanos requerimos echar mano, incluso, de nuestra intuición, sabiduría, memoria y, sobre todo, ecuanimidad. No debemos perder la calma ni los estribos, y mucho menos perder la fe ni caer en la indolencia. Dejar de ir a las urnas es lo peor que podemos hacer

Hoy, más que nunca, México está en tus manos y depende de tus sentidos para definir el rumbo; y no solo de tus sentidos básicos, como la vista, el olfato, el tacto, el gusto y el oído. También del sentido de la orientación, por ejemplo, para saber y entender dónde está parado México en el plano internacional y hacia dónde va a orientar las velas el nuevo capitán que llegue; el sentido común, que a veces se escapa de nuestra conciencia y parece abandonarnos; el sentido de la honestidad, para elegir al que auténticamente nos parezca que tiene más integridad.

Te pregunto, querido lector: ¿Ya conoces a los candidatos que te corresponden? ¿Sabes de sus respectivas trayectorias, reputación y resultados? O ¿vas a votar por consigna?

La situación no es fácil, la decisión es fundamental.

Hay que usar muy bien el don de la vista y no cerrar los ojos a las evidencias tan claras que tenemos frente a nosotros. ¿Quién auténticamente puede representarnos y llevar a cabo una gestión honesta?

También hay que utilizar el olfato, pues algunas alianzas, de plano, huelen mal. La falta de congruencia, los personajes podridos que llegan a contaminar ideas, trayectorias y reputaciones, representan focos peligrosos de contagio a organizaciones con poca historia.

La escucha es otro de los dones que requerimos utilizar: muchos candidatos son tan contradictorios que ni siguiera hay que contrastar sus declaraciones de hace un año con las de ahora. Si escuchas con atención, te darás cuenta de flagrantes contradicciones de los personajes que nos quieren gobernar, a veces, hasta en el mismo discurso.

Es tiempo ya de que nos ‘pongamos las pilas’ para generar armonía en la sociedad, independientemente de cuánta razón tenga quién, en este mar de injurias, calumnias, escándalos y ataques mutuos. A cada mexicano nos toca hacer lo que corresponde, quizá, por primera vez en nuestra historia

Creo que hasta hay que tener buen gusto y tacto para evaluar bien por quién votar.

Sin embargo, hoy por hoy, es vital hacer uso de otros recursos. No es suficiente ya utilizar nuestros sentidos más accesibles. Estamos expuestos a una multitud de impulsos, imágenes, noticias, memes… muchos de los cuales carecen de toda veracidad, su intención es desorientar, desinformar, sembrar miedo, manipular, amedrentar, confundir.

No hay la más mínima decencia ni recato, así que los ciudadanos requerimos echar mano, incluso, de nuestra intuición, sabiduría, memoria y, sobre todo, ecuanimidad. No debemos perder la calma ni los estribos, y mucho menos perder la fe ni caer en la indolencia. Dejar de ir a las urnas es lo peor que podemos hacer.

Sin embargo, te digo, te afirmo, de hecho, ya sea que vayas o no a las urnas a votar, tú eres responsable de lo que pasa en México, de lo que ha pasado y de lo que puede y va a pasar. Se acabaron los inocentes. Ya sea que tengas la falsa postura de que para qué vas a votar si ya todo está arreglado, o que pienses que tu voto y tu opinión no valen, sigues siendo responsable, y si a la hora de la verdad no te gusta el resultado, te pido que te abstengas de utilizar la queja como un recurso, pues habrás ganado a pulso la situación en la que te encuentres.

El punto aquí es que por lo menos dos terceras partes de la población van a terminar a disgusto con los resultados. Ese problema se genera en buena parte por los abstencionistas, que se niegan a votar con base en diferentes justificaciones al respecto del por qué es inútil votar, lo cual eterniza y valida y justifica, en sus precarias visiones, sus infantiles excusas. En segundo término, los integrantes y/o simpatizantes de las dos coaliciones/alianzas que no resulten ganadoras terminarán también insatisfechos.

El problema ya se ha analizado con bastante detenimiento, sin embargo, no he visto propuestas concretas de cómo revertir la situación y cómo dejar atrás las quejas, frustraciones y enojos por fraudes reales o ficticios.

Es tiempo ya de que nos “pongamos las pilas” para generar armonía en la sociedad, independientemente de cuánta razón tenga quién, en este mar de injurias, calumnias, escándalos y ataques mutuos. A cada mexicano nos toca hacer lo que corresponde, quizá, por primera vez en nuestra historia.

Si vemos o sufrimos un delito es indispensable denunciarlo, sea del orden común, de delincuencia organizada, de corrupción o de cuello blanco. Si vemos basura tirada en la calle, hay que recogerla y, obvio, hay que evitar generar basura. Debemos ser responsables en todos los aspectos de lo que el propio concepto de ciudadanía abarca.

Vialidad, reducir nuestra huella de contaminación, usar menos el carro, caminar más, respetar el reglamento de tránsito y demás reglamentos y leyes.

Durante el Mundial atestiguamos un mal ejemplo: la quema de la bandera alemana por parte de alguien con nula educación y sentido de la decencia. Al día siguiente, los japoneses nos mostraron una vez más el significado de ciudadanía responsable. Afortunadamente, los mexicanos en Rusia comenzaron a imitar el buen ejemplo. Hago votos para que esos 40 mil compatriotas, ahora que regresen, nos ayuden a contagiar ese buen ejemplo.

Nos urge rescatar la honorabilidad, el respeto y la decencia: reglas básicas del civismo, ya casi olvidado por estas nuevas generaciones que, si bien es cierto, tienen al alcance muchísimo más información de la que tuvimos los de mi generación cuando éramos chavales. Sin embargo, entonces respetábamos a la policía, a nuestros semejantes, a nuestros mayores, a nuestros maestros, a nuestros padres y a la autoridad. Y no tiene que ver con que ellos sean respetables o no. El centro del respeto no radica en el receptor de las muestras de respeto, sino en el emisor.

Nuestra tarea más importante es esa entonces: a partir de ya, respetar las diferencias de opinión y visión de nuestros semejantes. Solo así podremos reconstruir los valores que hemos ido erosionando.

Opinión

Un mexicano me dijo…

Publicado

el

Mexicano, 93 KB, mexicano

La euforia con la que diputados y senadores iniciaron el actual periodo de sesiones en ambas Cámaras se ha apagado por una simple razón: no les gusta la onda del “Tupper Challenge”, que tanto presume el presidente del Senado, Martí Batres. Nos cuentan que legisladores de Morena se han inconformado e incluso creen que es una “pavada” de Batres, uno de los más férreos incondicionales de AMLO.

El ex futbolista, hoy convertido en gobernador electo, Cuauhtémoc Blanco, trae pleito casado con Yeidckol Polevnsky porque esta le recordó que su victoria en Morelos se debió a la ola morenista encabezada por el tabasqueño López Obrador; lo que no le gustó a Blanco y emprendió una campaña para “comprar” diputados de Morena y sumarlos a la bancada del PES. El americanista asegura que hubiera ganado Morelos con o sin Morena. Un duelo de egos para acabar pronto

El senador Napoleón Gómez Urrutia no ha conseguido adaptarse a la dinámica legislativa toda vez que, hasta los mismos de su partido, lo tratan como un “apestado”. Nos dicen que le ha costado aclimatarse y que apenas cruza palabra con algunos senadores del PRI y uno que otro de Morena. La culpable de que Napito sea el inadaptado del grupo, nos comentan, es la diputada Tatiana Clouthier, quien fue una de las pocas que encaró a AMLO cuando este lo postuló a la Cámara Alta por la vía plurinominal.

En una reciente visita a Los Pinos, este Charro Vengador pudo constatar lo que es un secreto a voces: el presidente Peña se quedó solo. Las oficinas de la Residencia Oficial lucen vacías y las pocas personas que aún laboran se la pasan maratoneandoseries en Netflix. ¡Ya bajaron la cortina!

Seguir leyendo

Revista Digital

Transición 2018

CDMX

Tienes que leer