Conéctate con nosotros

Opinión

Sufragio eficiente. No reelección

Fausto Kubli- García, reelección, 51 KB,
El país debe transitar por el camino de una democracia eficiente. FOTO: Reporte Nivel Uno

… El país debe transitar por el camino de una democracia eficiente, que incorpore procesos que generen menos costos, que sean más rápidos. Debemos pensar, en principio, en el medio ambiente e idear un sistema confiable de voto electrónico, la impresión de boletas es carísima y no sustentable; muchos ciudadanos podríamos usar la firma electrónica del SAT…

Hace más de 100 años, el presidente Madero acuñó en su lema de campaña una regla y un principio a partir de la frase célebre: “Sufragio efectivo. No reelección”. El contexto de estos conceptos fue la abyecta y esclavista dictadura de Porfirio Díaz, quien huyó a Francia, para así detonar el episodio que sirvió de paramento para edificar lo que somos hoy los mexicanos: la Revolución mexicana.

Por su parte, la regla de “No reelección” no tuvo que integrar mucha técnica legislativa, tan solo significó establecer en la Constitución que el presidente de la República no podrá volver a elegirse, bajo ninguna circunstancia, en esa posición. En el texto original del artículo 83 de la Constitución de 1917 se estableció la no reelección absoluta. Sin embargo, en 1927, Álvaro Obregón logró reformar a modo este artículo para reelegirse; lo logró, pero su asesino, León Toral, acabó con sus planes. Fue en 1933 cuando la prohibición de la reelección absoluta quedó incorporada en la Carta Magna: “… en ningún caso y por ningún motivo podrá volver a desempeñar ese puesto”.

Por su parte, la evolución del principio de sufragio efectivo ha tardado muchísimo más tiempo en concretarse y aunque tenemos un sistema altamente confiable es perfectible. Desde 1824, la función electoral ha estado en transformación continua y normalmente después de cada elección se ha replanteado el sistema electoral mexicano.

Sin embargo, ha llegado a una cúspide en su transformación, es decir, ya no va a desaparecer el Instituto Nacional Electoral para regresar al Poder Ejecutivo o Legislativo estas atribuciones, como lo fue antaño. Actualmente, las elecciones las hacen los ciudadanos bajo la coordinación de las entidades autónomas, esto es, los institutos electorales; adicionalmente, se cuenta con los tribunales electorales que resuelven las controversias que se susciten en esta materia y una fiscalía especializada en delitos electorales. Insistimos en que este sistema puede tener todavía modificaciones, pero sustantivamente tiene muchos aciertos: consideramos que las deficiencias están marcadas por los operadores, más que por el sistema en sí.

En el título de esta entrega decidimos modificar la frase de Madero porque creemos que en términos generales existe el sufragio efectivo, sin embargo, no es eficiente. A pesar de su raíz etimológica común, entre ambas palabras —efectivo y eficiente— hay una enorme diferencia en lo que significan. Por un lado, efectivo da la idea de algo o alguien que tiene la cualidad de lograr un objetivo, es la obtención de un producto final; por otro lado, eficiente está enfocado al proceso y no al producto, es decir, a los medios en los que se basó algo o alguien para llegar a un objetivo definido. Un ejemplo de lo anterior: dos automóviles. uno viejo y otro moderno. podrán trasladarnos a Cuernavaca, ambos son efectivos; sin embargo, el moderno lo hará de manera más rápida, con mucho menos gasto energético, por lo que será mucho más eficiente. Así la democracia mexicana, que deberá transitar —sin descuidar su efectividad— a esquemas más eficientes, menos costosos.

La elección más importante de esta época también es la más cara de la historia. Se cuentan por miles los millones de pesos, de recursos públicos, destinados como gastos de la democracia. Solamente los partidos políticos han recibido casi siete mil millones de pesos; a eso añadan los costos de operación del INE, que para este año tuvo un presupuesto de 24 mil millones de pesos. Agreguen a la cuenta los gastos del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, la Fiscalía Especializada para Delitos Electorales, que aunque no tenga fiscal sí tiene presupuesto. Estos gastos ascienden a 30 mil millones de pesos. En suma, todo el sistema electoral federal tiene el presupuesto equivalente a los recursos federales de una entidad federativa como Zacatecas. Sin embargo, ahí no para el gasto en democracia, también sumen al resultado el presupuesto por entidad de los institutos y tribunales locales.

Somos los ciudadanos, sin filiación partidista, enfrente de los representantes de partidos, los que instalamos la casilla, organizamos su funcionamiento, permitimos votar, contamos los votos, levantamos actas al respecto y entregamos los resultados a las autoridades coordinadoras (institutos electorales). A pesar de esto, podría ser menos oneroso este proceso…

Ahora bien, si le agregamos a los costos de la democracia las formas indirectas en que se llevan a cabo gastos por corrupción e impunidad, la cifra se eleva mucho. Nos referimos a los recursos clientelares que se enmascaran en programas sociales, apoyos a empresas, pero que pretenden tener efectos en la democracia. Regalar dinero público se ha vuelto una práctica que se hace en todas las oficinas públicas para sesgar el resultado de las elecciones. Desviar recursos para campañas políticas, o bien utilizar la infraestructura propia del gobierno para beneficiar a los partidos o partidarios políticos. La corrupción también, en este sentido, es cuestión electoral, y, por supuesto, el ingrediente adicional, la impunidad, está presente en este caro proceso.

Sin duda, el país debe transitar por el camino de una democracia eficiente, que incorpore procesos que generen menos costos, que sean más rápidos. Debemos pensar, en principio, en el medio ambiente e idear un sistema confiable de voto electrónico, la impresión de boletas es carísima y no sustentable; muchos ciudadanos podríamos usar la firma electrónica del SAT. De igual manera, sin que se sacrifique la imparcialidad y el “sufragio efectivo”, reducir presupuestariamente el financiamiento de partidos y de las instituciones que componen todo el sistema electoral, al tiempo en que se tengan mejores herramientas de rendición de cuentas. El costo político, social y económico de los programas sociales con la intención de influir en las elecciones es el que más necesita atención, porque se refiere a un problema profundo de corrupción que no se ha querido combatir.

En estas elecciones tan importantes resulté designado como presidente de casilla en mi comunidad, lo que desde mi punto de vista es un honor. Extiendo mi reconocimiento público a todos los funcionarios que participaron, en especial en la 0728 (Daniela, Jimena, Miriam, Luis, Pablo, y Eva, del INE). Además, pude vivir de cerca el proceso electoral, lo que creo que es algo que todos los mexicanos alguna vez en su vida debieran experimentar, y en otro tenor ofrece la oportunidad de acreditar el funcionamiento de este entramado que significa la democracia. Somos los ciudadanos, sin filiación partidista, enfrente de los representantes de partidos, los que instalamos la casilla, organizamos su funcionamiento, permitimos votar, contamos los votos, levantamos actas al respecto y entregamos los resultados a las autoridades coordinadoras (institutos electorales). A pesar de esto, podría ser menos oneroso este proceso; se debe pensar en hacerlo más eficiente.

Click to comment

You must be logged in to post a comment Login

Leave a Reply

Deportes

Comité Olímpico Mexicano ya no dará hospedaje ni comida a deportistas

comite_olimpico, Comité Olímpico Mexicano, 56 kb, deportistas
Foto: Cuartoscuro.

MÉXICO.- Debido a la falta de presupuesto, el Comité Olímpico Mexicano (COM) anunció que dejará de proveer hospedaje, alimentación y atención médica a los deportistas que integran sus distintas federaciones.

A través de una circular difundida de manera interna y que filtró el semanario Proceso, el presidente del COM, Carlos Padilla Becerra, informó que el Centro Deportivo Olímpico Mexicano (CDOM) cerrará de manera parcial a partir del 31 de julio de este año, por ende, los citados servicios quedarán suspendidos de manera infefinida .

Ya es imposible mantener los servicios de hospedaje, alimentación y atención médica que se ofrecen. Dado lo anterior se ha tomado la difícil decisión de suspender por completo y en forma indefinida dichos servicios a partir del 31 de julio, agradeciendo sean tan amables en cancelar, suspender y/o retirar todas sus reservaciones a partir de esta fecha”.
Comité Olímpico Mexicano

De 2012 a la fecha, el Comité Olímpico Mexicano ha subsistido gracias a los recursos que el titular de la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte (Conade) en turno le ha asignado. Por ejemplo, en el cuatrienio que comenzó en 2008 la asociación civil recibió 80 millones a través de la Secretaría de Educación Pública (SEP).

TE RECOMENDAMOS LEER: Conade no tiene ni para pagar la luz, asegura Ana Gabriela Guevara

Sin embargo, los actuales ajustes presupuestales derivaron en que la dirigente de la Conade, Ana Gabriela Guevara, todavía no haya asignado una partida presupuesta al COM; cabe señalar que la citada Comisión sufrió un recorte de 70 millones de pesos en el presente año.

Es por ello que Guevara reveló este martes que pediría una ampliación presupuestal por 500 millones de pesos en aras de concluir satisfactoriamente el 2019, toda vez que, según la funcionaria, no existe el suficiente dinero para operar el organismo.

Inclusive y como se dice en el documento referido en un inicio, Padilla Becerra ha sostenido negociaciones con la SEP y la Secretaría de Hacienda en aras de obtener los recursos necesarios, pero hasta ahora no ha existido ningún arreglo.

“Mantenemos la firme intención de encontrar soluciones para que esta situación pueda revertirse rápidamente y evitar así que afecte el desempeño de los atletas que nos representarán en diversas lides deportivas durante 2020, incluyendo los Juegos Olímpicos de Tokio”, dijo el Comité Olímpico Mexicano.

Continuar leyendo

Reporte Nivel Uno No. 115

Política

CDMX

Tienes que leer