Conecte con nosotros

Cultura

Científicos descubren que producción de pan data de hace 14 mil años

Publicado

pan, cultura, 283 KB, pan

Washington.- Científicos encontraron la evidencia más temprana de la preparación empírica de productos parecidos al pan, un alimento básico en la historia de la humanidad, que data de hace más de 14 mil años.

Se trata de restos de alimentos carbonizados que fueron hallados en Shubayqa, un sitio de grupos de cazadores-recolectores natufios, ubicado en el noreste de Jordania, y permitieron a los investigadores reconstruir la cadena de producción temprana de productos parecidos al pan.

Investigadores daneses y británicos analizaron un total de 24 restos de comida carbonizada que, según pruebas de radiocarbono, datan de 14 mil 600 años atrás, es decir cuatro mil años antes del surgimiento de la forma de vida agrícola neolítica.

Los resultados del análisis, publicados en la revista científica PNAS, revelaron que en la preparación de esos alimentos se utilizaron antepasados silvestres de cereales domesticados como el llamado einkorn y tubérculos para producir alimentos similares al pan pita.

Los orígenes del pan han estado asociados durante mucho tiempo con la aparición de la agricultura y la domesticación de cereales durante el Neolítico en el suroeste de Asia, cuando los agricultores comenzaron a depender del cultivo para su subsistencia.

“Nuestros hallazgos proporcionan datos empíricos para demostrar que la preparación y el consumo de productos parecidos al pan son anteriores a la agricultura en al menos cuatro mil años”, afirman los investigadores.

TE PODRÍA INTERESAR: Descubren restos de un complejo romano cerca del río Tíber

Los análisis interdisciplinarios indican el uso de algunos de los “cultivos fundadores” de la agricultura del sudoeste asiático y alimentos de raíz, mientras que la evidencia arqueobotánica disponible para el período de Natufian, indica que la explotación de cereales no era común durante este tiempo.

Shubayqa está en un área conocida como Desierto Negro, noreste jordano, y fue encontrado y escasamente cavado en la década de 1990, pero arqueólogos de la Universidad de Copenhague, bajo los auspicios de Jordania, han llevado a cabo cuatro temporadas de excavación entre 2012 y 2015.

El sitio consta de dos edificios superpuestos bien conservados y una estructura semisubterránea con un pavimento de losas cuidadosamente construido con piedras de basalto locales, en la cual se halló un conjunto de piedras astilladas, herramientas de piedra molida, huesos de animales y restos de plantas.

En el centro de la estructura se encuentran dos chimeneas y los científicos se centraron en el contenido de éstas, que se dejó intacto después de su último uso.

Los investigadores hallaron siete fechas de radiocarbono en los restos de alimentos carbonizados dentro de la chimenea, y todas ellas corresponden con el periodo natufiano temprano.

Por lo tanto, nuestros antepasados pudieron haber usado su pan plano como envoltura para carne asada o bien, podría tratarse del sándwich más antiguo del mundo.

En resumen, los habitantes explotaron cereales silvestres, pero también consumieron alimentos de raíz, recursos vegetales cuyo valor económico ha sido ignorado en gran parte, debido a su baja visibilidad arqueológica.

 

Notimex

 

VMG

Cultura

La Reina Roja, uno de los grandes tesoros mayas, regresa a Chiapas

Publicado

el

reina, cultura, 197 KB, reina

México.- El ajuar de la aristócrata maya Tz’ak-b’u Ajaw se integrará a la colección permanente que exhibe el Museo Arqueológico de Palenque Chiapas, tras concluir su exitosa exhibición en el Templo Mayor de la Ciudad de México.

Tras su restauración, la Reina Roja visitó el Museo J. Paul Getty de Los Ángeles y el Museo Metropolitano de Nueva York, después regresó a México, donde se exhibió la muestra “La Reina Roja. El viaje al Xibalbá”, del 27 de julio al 9 de septiembre.

El 1 de junio de 1994, el arqueólogo Arnoldo González Cruz fue el primero en observar el interior del sarcófago, que contenía decenas de huesos rodeados de miles de piedras de jadeíta y conchas de mar, todo cubierto por polvo de cinabrio, un mineral tóxico de color rojo carmesí, por el que el descubrimiento ha sido conocido desde entonces como la Reina Roja.

La restauración de la tumba hallada en el Templo XIII de Palenque tomó 24 años; Juan Alfonso Cruz armó la máscara de malaquita, después el especialista Constantino Armendáriz reconstruyó el pectoral, la diadema y el tocado del ajuar.

TE PODRÍA INTERESAR: Artesanos de Quintana Roo venderán sus productos en el Vaticano

Los investigadores han logrado esta reconstrucción de la aristócrata, tras explorar en las inscripciones mayas de este personaje, que medía 1.54 metros de altura, de entre 50 a 60 años de edad, con una deformación intencional de su cráneo (aplanamiento de la frente, una costumbre entre los mayas) y la mano derecha sobre su regazo.

La indumentaria consta de siete piezas: la máscara, diadema, collar, pectoral, tocado, concha y figurilla, que se colocaron sobre un maniquí de fibra de vidrio con las características físicas de la reina.

Tras años de investigación, los especialistas estiman que se trata de Tz’ak-b’u Ajaw, consorte del Rey Pakal, uno de los más importantes del periodo clásico de la cultura maya.

Ella era conocida como la señora de la sucesión porque su tarea era perpetuar el linaje de Pakal. Fue madre de Kan B’alam y K’inich K’an Joy Chitam, dos gobernantes de la región.

 

 

Notimex

 

VMG

Seguir leyendo

Revista Digital

Transición 2018

CDMX

Tienes que leer