Conecte con nosotros

Cultura

Un grupo de antropólogos encuentran una momia en Tamaulipas

Publicado

momia, ciencia, 156 KB, momia

México.- Un equipo de antropólogos dirigidos por el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) descubrieron en el estado de Tamaulipas, la momia de un niño acompañada de plantas cultivables como ofrenda en un fardo funerario de petate intacto.

El fardo se encontró en la cueva La Escondida, que es parte de un conjunto de cavidades ubicadas en el municipio de Victoria, estudiadas por el INAH, la Universidad Nacional Autónoma de México, así como las universidades de Córdoba, España, y Uppsala, Suecia.

En un comunicado, el instituto detalló que el fardo estaba acompañado de una ofrenda compuesta por una cesta elaborada en materia vegetal, 756 semillas de encino, 52 olotes de una especie de maíz temprano y cuatro pedúnculos de calabaza y sobre el bulto mortuorio se halló una vasija de cerámica, colocada de manera invertida.

Los materiales se analizan dentro del Proyecto de Investigación Estudio Biocultural en Cuevas Mortuorias de Tamaulipas, llevado a cabo desde 2009, cuyos avances de la investigación de gabinete en otra cueva llamada La Sepultura, ubicada en la Sierra Madre Oriental de Tamaulipas, se dieron a conocer recientemente.

El investigador del Centro INAH-Tamaulipas y director del proyecto, Jesús Ernesto Velasco González, refirió que al fardo se le aplicó una tomografía y en su interior se confirmó la momia de un niño, aproximadamente de 1.5 años, calculada a partir de las características del crecimiento de sus dientes y desarrollo óseo.

El antropólogo físico señaló que el infante porta un textil, un pendiente de concha y otro al parecer de hueso.

Los materiales orgánicos de esta cueva fueron fechados por radiocarbono (AMS) y los análisis, hasta el momento, arrojaron varias antigüedades que van desde 1600 a.C. hasta 1200 d.C.

TE PODRÍA INTERESAR: Científicos descubren que producción de pan data de hace 14 mil años

En ese sentido, dedujeron que se trata de un sitio que estuvo ocupado en diferentes momentos por grupos que experimentaron el proceso de transición de caza-recolección y cultivos de baja intensidad al de una agricultura mayor.

Así como los que desarrollaron una importante producción alfarera y arquitectura de piedra de gran complejidad, ya que en la cueva hay gran cantidad de restos botánicos de plantas cultivables, cerámica y utensilios de molienda.

Actualmente, el grupo de investigadores lleva a cabo la quinta temporada de campo en la cueva La Escondida, en la cual estudian cuidadosamente la estratigrafía del suelo a fin de obtener la secuencia de ocupación anterior en el sitio, por medio de fechamientos absolutos y relativos.

Además, investigan el momento en que comenzó a aparecer la alfarería en la zona y pretenden obtener mayores datos sobre la ocupación estacional con la recolección de plantas silvestres y cultivables, así como la función de las cuevas como depósito mortuorio de este tipo de sociedades.

Los resultados de los estudios de las cuevas La Escondida y La Sepultura sobre la aparición de la agricultura complementan las investigaciones realizadas en la década de 1950, en el municipio de Ocampo por el arqueólogo norteamericano Richard MacNeish (1918-2001).

Los vestigios de ambas cuevas tamaulipecas son una prueba más de que el medio de producción de cultivo llegó primero y pasó mucho tiempo para que se desarrollara el sedentarismo, explicó Velasco González.

El antropólogo destacó la importancia de revisar el origen de sitios permanentes con arquitectura en Tamaulipas ya que comúnmente se piensa que la aparición de la agricultura va de la mano con el sedentarismo, pero los cazadores-recolectores del norte de México estuvieron por mucho tiempo sembrando y cultivando plantas.

El investigador señaló que el proceso de cambio cultural es muy complejo en las poblaciones antiguas en lo que hoy es Tamaulipas, pues siguieron diferentes y variadas rutas que se ven reflejadas en su diversidad, organización social e historia.

De ahí, la importancia de preservar y estudiar multidisciplinariamente los restos óseos y demás materiales depositados en las cuevas.

“En ellos encontramos las piezas del rompecabezas que ayudan a explicar mejor los procesos de adaptación al medio ambiente, cultura y sociedad, aspectos de gran relevancia para conocernos como humanidad, que en este caso particular, aporta de manera distintiva el noreste de México”, concluyó.

 

 

Notimex

 

VMG

Anuncios
Clic para comentar

Debes iniciar sesión para publicar un comentario Iniciar sesión

Dejar un Comentario

Cultura

Falta de traductores, obstáculo para rescatar lenguas indígenas

Publicado

el

lenguas, lenguas, 79 KB, lenguas

MÉXICO.- Académicos de la Universidad de Guadalajara (UdeG) advirtieron que la falta de traductores es uno de los retos para consolidar el rescate de la diversidad de lenguas indígenas.

“Se siguen necesitando a más personas para la traducción”, afirmó el investigador del Centro Universitario de Ciencias Sociales y Humanidades (CUCSH) de esa universidad y coordinador del Premio de Literaturas Indígenas de América, Gabriel Pacheco Salvador.

Mencionó que al contrario del español, inglés, francés y chino, las lenguas originarias no poseen una metodología tan robusta y consolidada.

“Se requiere formar a varios hablantes que tengan la habilidad de traducir, y se necesita a un gran número de personas que tengan esa especialización”, aseguró al recordar que este 2019 es el Año Internacional de las Lenguas Indígenas.

En un comunicado, la UdeG destacó que 25 millones 694 mil 928 mexicanos (21.5 por ciento de la población total) se reconocen como parte de algún pueblo originario, pero únicamente 7 millones 382 mil 785 de ellos hablan alguna de las lenguas indígenas, de acuerdo con datos de la Encuesta Intercensal 2015 del Inegi.

TE PODRÍA INTERESAR: Expertos de la UNAM determinan cronología de pinturas murales en Teotihuacán

Pacheco Salvador explicó que la mayoría de las traducciones existentes se realizaron gracias al Instituto Nacional de Lenguas Indígena (Inali), pero lamentó que no sea una labor que se replica en los estados de la República.

“Una institución nacional no alcanza a permear en todas las entidades, que es donde hay mucho por hacer, ya que ahí están los hablantes”, subrayó el investigador universitario.

El jefe del Departamento de Lenguas Indígenas de dicha Universidad, José Luis Iturrioz Leza, señaló que si bien algunas instancias públicas han producido materiales de radio y televisión en lenguas indígenas, e incluso ya existen versiones de la Constitución y convocatorias a concursos en estos idiomas, aún faltan profesionales que hagan traducciones en ese ramo.

En Jalisco no sólo se habla la lengua wixárika, como se podría pensar, sino que hay presencia de muchas otras, afirmó.

“Vivimos en una etapa tan globalizada que no podemos decir que la única lengua indígena que se habla en Jalisco es la wixárika: en la Zona Metropolitana de Guadalajara tenemos colonias, probablemente, de todos los pueblos indígenas de México. Eso pasa también en la Ciudad de México, Hermosillo, Tijuana, Chicago y Los Ángeles; están por todos lados”, declaró.

La UdeG informó que organiza talleres de traducción con personas de ocho comunidades distintas de la entidad, entre ellos mixes, zapotecos, wixárikas y otros.

Notimex/atj

Seguir leyendo
Anuncios

Revista Digital

Política

CDMX

Anuncios

Tienes que leer