Conecte con nosotros

Cultura

Investigadores hallaron el queso más antiguo del mundo en una tumba del antiguo Egipto

Publicado

queso, cultura, 81 KB, queso

Washington.- Un equipo de investigadores descubrió el queso más antiguo del mundo entre un gran alijo de vasijas de arcilla dentro de la tumba de Ptahmes, exalcalde de Memfis, ciudad del antiguo Egipto, en lo que actualmente es la localidad de Saqqara.

Científicos de las universidades de Catania, en Italia, y de El Cairo, Egipto, tropezaron con las vasijas durante una misión de excavación entre 2013 y 2014 y dentro de uno de los recipientes fragmentados, notaron una “masa blanquecina solidificada”.

Desde el principio los investigadores sospecharon que era comida, pero desconocían su naturaleza, por lo que la masa fue sometida a análisis, cuyos resultados revelaron que se trataba de un queso que habría sido elaborado hace aproximadamente tres mil 200 años.

 

queso, cultura, 365 KB, queso

Foto: Universidad de Catania

 

Los expertos también encontraron un trozo de tela de lona que probablemente se usó para preservar y cubrir el alimento, pues la textura del tejido sugería que la comida se solidificó cuando se enterró con Pathmes, lo que descartaba que fuese leche vieja.

TE PODRÍA INTERESAR: La exposición de Frida Kahlo en Londres rompe récord en venta de boletos

Los investigadores cortaron el queso y llevaron una pequeña muestra al laboratorio de química para su análisis. Allí, el equipo disolvió la muestra en una solución especial para aislar las proteínas específicas en su interior.

Los resultados mostraron que la masa contenía cinco proteínas separadas que se encuentran comúnmente en la leche de bovino (vacas, ovejas, cabras, búfalos), dos de las cuales eran exclusivas de vaca y a partir de ello los científicos concluyeron que era un producto parecido al queso.

“La muestra actual representa el queso sólido más antiguo descubierto hasta hora”, escribieron los investigadores en su estudio publicado en la revista Analytical Chemistry.

De acuerdo con las creencias populares sobre entierros de momias egipcias, este queso debía tener una maldición, que podría ser una desagradable infección, ya que el análisis de proteínas mostró una asociada con la Brucella melitensis, una bacteria que causa la enfermedad altamente contagiosa llamada brucelosis.

Esa enfermedad se transmite de manera común de los bovinos a los humanos a través de la leche no pasteurizada y la carne contaminada. Los síntomas incluyen fiebre severa, náuseas, vómitos y varias otras dolencias gastrointestinales.

Si el queso está efectivamente infectado con la bacteria Brucella, eso hace que el hallazgo sea la “primera evidencia directa biomolecular de esta enfermedad durante el período faraónico”, agregaron los investigadores.

 

 

Notimex

 

VMG

 

Cultura

La Reina Roja, uno de los grandes tesoros mayas, regresa a Chiapas

Publicado

el

reina, cultura, 197 KB, reina

México.- El ajuar de la aristócrata maya Tz’ak-b’u Ajaw se integrará a la colección permanente que exhibe el Museo Arqueológico de Palenque Chiapas, tras concluir su exitosa exhibición en el Templo Mayor de la Ciudad de México.

Tras su restauración, la Reina Roja visitó el Museo J. Paul Getty de Los Ángeles y el Museo Metropolitano de Nueva York, después regresó a México, donde se exhibió la muestra “La Reina Roja. El viaje al Xibalbá”, del 27 de julio al 9 de septiembre.

El 1 de junio de 1994, el arqueólogo Arnoldo González Cruz fue el primero en observar el interior del sarcófago, que contenía decenas de huesos rodeados de miles de piedras de jadeíta y conchas de mar, todo cubierto por polvo de cinabrio, un mineral tóxico de color rojo carmesí, por el que el descubrimiento ha sido conocido desde entonces como la Reina Roja.

La restauración de la tumba hallada en el Templo XIII de Palenque tomó 24 años; Juan Alfonso Cruz armó la máscara de malaquita, después el especialista Constantino Armendáriz reconstruyó el pectoral, la diadema y el tocado del ajuar.

TE PODRÍA INTERESAR: Artesanos de Quintana Roo venderán sus productos en el Vaticano

Los investigadores han logrado esta reconstrucción de la aristócrata, tras explorar en las inscripciones mayas de este personaje, que medía 1.54 metros de altura, de entre 50 a 60 años de edad, con una deformación intencional de su cráneo (aplanamiento de la frente, una costumbre entre los mayas) y la mano derecha sobre su regazo.

La indumentaria consta de siete piezas: la máscara, diadema, collar, pectoral, tocado, concha y figurilla, que se colocaron sobre un maniquí de fibra de vidrio con las características físicas de la reina.

Tras años de investigación, los especialistas estiman que se trata de Tz’ak-b’u Ajaw, consorte del Rey Pakal, uno de los más importantes del periodo clásico de la cultura maya.

Ella era conocida como la señora de la sucesión porque su tarea era perpetuar el linaje de Pakal. Fue madre de Kan B’alam y K’inich K’an Joy Chitam, dos gobernantes de la región.

 

 

Notimex

 

VMG

Seguir leyendo

Revista Digital

Transición 2018

CDMX

Tienes que leer