Conecte con nosotros

Opinión

Listos para mayoritear

Publicado

Para concretar las reformas energética, educativa y en telecomunicaciones, el presidente Enrique Peña Nieto tuvo que aglutinar a las fuerzas partidistas más importantes del Congreso en un pacto al que denominó Por México. Hoy, el presidente electo, Andrés Manuel López Obrador goza de una mayoría legislativa que le permitiría llevar avante, prácticamente sin ningún tipo de negociación, los ajustes que, a su parecer, son necesarios para hacer realidad la “cuarta transformación” de México. Un escenario que ningún presidente desdeñaría.

Dicho escenario, ya revisado por diversos analistas y comunicadores, no es más que una arma de doble filo. Si bien el mandatario electo ha garantizado la autonomía entre los Poderes de la Unión, salta la duda sobre el nivel de adoración que tienen los legisladores de Morena, del PES y del PT hacia la figura presidencial. En pocas palabras, ¿estarían dispuestos a decirle no a quien los llevo a su curul? ¿Serían capaces de tirar por la borda una iniciativa proveniente del líder del Ejecutivo?

Tanto los diputados como los senadores de Morena han jurado fidelidad a López Obrador, es más, existe cierta pleitesía hacia el tabasqueño, por lo que resulta poco creíble que, al menos en el Poder Legislativo, exista una real separación entre el Poder Ejecutivo y la bancada morenista, y no habría por qué haberla; el problema radica en si los legisladores de Morena serán colaboradores objetivos o subordinados silenciosos.

López Obrador dijo que no dará “línea” al poder Legislativo, aunque sí trabajará de manera coordinada con los senadores y diputados de Morena, que tendrán mayoría en ambas cámaras. “Nos estamos poniendo de acuerdo”, esa fue la frase que usó para referir que, al menos con su bancada, trabajarán de manera organizada.

Habrá, por supuesto, que otorgarle al próximo presidente constitucional el beneficio de la duda. Hasta el momento no existen evidencias de que desee gobernar desde el Legislativo y aunque su “cuarta transformación” revira de cambios parlamentarios, pesan más los cambios de actitud.

Temas impulsados desde la izquierda progresista, pero sensibles como la despenalización del aborto y el matrimonio entre personas del mismo sexo no tendrían ningún problema en ser aprobados bajo el mandato de López Obrador, pero no es tema que le preocupe.

Pero sí, a partir del primero de septiembre, López Obrador enviará a través de su bancada o de la oficina del presidente en funciones, Enrique Peña Nieto, iniciativas relacionadas con la eliminación del fuero; reducción de sueldos de altos funcionarios; modificación o revocación de leyes de la Reforma Educativa; creación del mecanismo de consulta para la revocación del mandato y cambios, leyes o decretos para ajustar la estructura administrativa del gobierno conforme al Plan de Austeridad Republicana.

Además de la reforma legal para la creación de la Secretaría de Seguridad Pública; reformas para considerar delitos graves, sin derecho a libertad bajo fianza, la corrupción, el robo de combustibles y el fraude electoral en cualquiera de sus modalidades.

Así como reformas para trasladar al Estado Mayor Presidencial a la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena); revertir el reciente decreto de privatización del agua; establecer en el artículo tercero de la Constitución el derecho a la educación pública y gratuita en todos los niveles escolares; revisar si se necesita llevar a cabo alguna reforma para aumentar el salario mínimo en la zona fronteriza del norte del país, y los cambios necesarios para elaborar en su momento, la Ley de Ingresos y el Presupuesto de Egresos de 2019.

Estos cambios pueden llegar a concretarse solo con la mayoría aplastante de Morena, PES y PT, por lo que no habrá excusas.

Opinión

Un mexicano me dijo…

Publicado

el

Mexicano, 93 KB, Mexicano

“Lo que empieza mal, mal terminal”, esta es la frase que AMLO no le gusta escuchar de su equipo -nos comentan-, pues en algunos círculos consideraron como exagerada la cancelación de la construcción del aeropuerto en Texcoco. Nos refieren que senadores de Morena obedecen “incondicionalmente” a su jefe, no obstante algunos ya expresaron, tras bambalinas por supuesto, su preocupación por la tormenta económica que podría venir.

Hace algunos días el presidente electo dijo que “Televisa es extraordinaria para el país” y días después Ricardo Salinas Pliego logró la ampliación por 20 años la concesión de TV Azteca. Tal parece que las televisoras lograron, desde la campaña misma, hacer las paces con López Obrador, aunque vaya a recortar el 50 por ciento en el gasto de publicidad gubernamental.

El equipo que se encargará de la seguridad en el próximo sexenio ha puesto todas las canicas en la legalización de la marihuana y la ha puesto como uno de los ejes principales en la recuperación de la paz en México. Nos comentan que, a pesar de que el tema de las drogas no es muy bien visto por el presidente electo, su equipo ha logrado convencerlo de que ésta es una ruta viable en la lucha contra la inseguridad.

Los empresarios que se vieron afectados con la cancelación del aeropuerto en Texcoco aprendieron a la mala una lección: No se juega con el nuevo gobierno. Es así como los empresarios pasaron de mandamases a estar a expensas de la voluntad del pueblo. AMLO ya les dijo que se tranquilizaran, que su dinero y sus contratos quedarán intactos

Seguir leyendo

Revista Digital

Transición 2018

CDMX

Anuncios

Tienes que leer