Conecte con nosotros

Opinión

EPN ya no quiere ser un presidente con cortesanos traidores

Publicado

“Casa Blanca, corrupción, Ayotzinapa, fueron temas sobre los que Peña Nieto no se guardó ninguna respuesta. Por comprometedoras o acusatorias que fueran estas”

El presidente Enrique Peña Nieto ofreció en la semana pasada entrevistas a los principales comunicadores de las frecuencias electrónicas mexicanas.

El mandatario se vio suelto a la hora de responder a preguntas que antes le censuraban sus “amigos cercanos” por considerarlas inconvenientes.

A Ciro Gómez Leyva le comentó que el tren México-Toluca no se terminaría hasta dentro de dos años. Además, le dijo que no fue su baja popularidad durante las elecciones lo que influyó en la derrota del PRI.

Simplemente el invento de Videgaray, José Antonio Meade, no funcionó.

Casa Blanca, corrupción, Ayotzinapa, fueron temas sobre los que Peña Nieto no se guardó ninguna respuesta. Por comprometedoras o acusatorias que fueran estas.

Pidió disculpas a los que pudo haber ofendido.

Pocos saben que 15 antes día antes de tomar posesión como presidente de la república, Peña Nieto se instaló discretamente en una residencia que consiguió Luis Miranda.

Allí revisaron el proyecto final de gabinete.

Mirando, discreto y solidario como siempre, le habría dicho secamente a su amigo: Presidente, creo que hay mucha gente de Montiel y de Videgary en el gabinete.

Creo que deberías repartir las posiciones de una manera más geopolítica. Unos del centro del país. Otro del sur-sureste y unos más de las regiones fronterizas y de occidente.

Efectivamente, Peña Nieto llegó a la antesala de la presidencia en el 2012 acompañado solo por un amigo muy cercano y confiable: Luis Miranda Nava, pero el reparto de las posiciones ya se había negociado.

A Peña Nieto le fueron “sugeridos” colaboradores por tres influyentes personajes: Arturo Montiel, que promovió a Emilio Chuayffet; Alfonso Navarrete Prida y Gerardo Ruíz Esparza. Luis Videgaray que llevó a Aurelio Nuño, José Antonio Meade, Ildefonso Guajardo, Emilio Lozoya y a Eduardo Sánchez.

Carlos Salinas apadrinó a Rosario Robles y a los hidalguenses Jesús Murillo Karam y Miguel Ángel Osorio Chong.

Luis Miranda tuvo que apechugar que había llegado tarde a exponer sus opiniones sobre el gabinete a su amigo y doble compadre, Enrique Peña Nieto, inminente presidente de México.

Los hechos demostrarían a Peña Nieto que su amigo leal, Luis Miranda, tenía razón.

En julio de 2016 Andrés Manuel López Obrador dijo a Ciro Gómez Leyva:

Aquí, las mejores frases:

–Me echan la culpa de todo, sería el colmo que ahora yo esté en contra de la transparencia y a favor de la corrupción.

–No pienso que todo el que tiene es malvado, mi lucha es contra la corrupción.

–Vamos a tener en el 18 la mejor organización ciudadana. Y por supuesto que la tuvo.

–No soy corrupto, me pueden llamar Peje pero no lagarto, que quede claro.

–Justicia, no venganza.

–No perseguiría nadie. Pero el presidente electo ha dicho que habría en algunos casos perdón pero no olvido.

–Quienes la deben, deberán pagarla.

Hoy están entre los más viables encarcelables Gerardo Ruiz Esparza, Emilio Lozoya y Rosario Robles.

“Efectivamente, Peña Nieto llegó a la antesala de la presidencia en el 2012 acompañado solo por un amigo muy cercano y confiable: Luis Miranda Nava, pero el reparto de las posiciones ya se había negociado”

La función que cumplió Lozoya Austin en su tortuosa relación con el Caso Odebrecht, se considera la de un simple mensajero de una negociación que se concibió y operó en otras latitudes y por otros personajes.

Hoy fue notorio que ninguno de esos grupos estuvo cerca de Peña Nieto a la hora de responder a sus entrevistadores.

Lo han dejado solo desde la noche del 1 de julio. Así es la política en México.

Opinión

Un mexicano me dijo…

Publicado

el

Mexicano, 93 KB, mexicano

La euforia con la que diputados y senadores iniciaron el actual periodo de sesiones en ambas Cámaras se ha apagado por una simple razón: no les gusta la onda del “Tupper Challenge”, que tanto presume el presidente del Senado, Martí Batres. Nos cuentan que legisladores de Morena se han inconformado e incluso creen que es una “pavada” de Batres, uno de los más férreos incondicionales de AMLO.

El ex futbolista, hoy convertido en gobernador electo, Cuauhtémoc Blanco, trae pleito casado con Yeidckol Polevnsky porque esta le recordó que su victoria en Morelos se debió a la ola morenista encabezada por el tabasqueño López Obrador; lo que no le gustó a Blanco y emprendió una campaña para “comprar” diputados de Morena y sumarlos a la bancada del PES. El americanista asegura que hubiera ganado Morelos con o sin Morena. Un duelo de egos para acabar pronto

El senador Napoleón Gómez Urrutia no ha conseguido adaptarse a la dinámica legislativa toda vez que, hasta los mismos de su partido, lo tratan como un “apestado”. Nos dicen que le ha costado aclimatarse y que apenas cruza palabra con algunos senadores del PRI y uno que otro de Morena. La culpable de que Napito sea el inadaptado del grupo, nos comentan, es la diputada Tatiana Clouthier, quien fue una de las pocas que encaró a AMLO cuando este lo postuló a la Cámara Alta por la vía plurinominal.

En una reciente visita a Los Pinos, este Charro Vengador pudo constatar lo que es un secreto a voces: el presidente Peña se quedó solo. Las oficinas de la Residencia Oficial lucen vacías y las pocas personas que aún laboran se la pasan maratoneandoseries en Netflix. ¡Ya bajaron la cortina!

Seguir leyendo

Revista Digital

Transición 2018

CDMX

Tienes que leer