Conecte con nosotros

Opinión

La falacia de la oposición

Publicado

Fue el 4 de septiembre de 1997 cuando el PRI perdía por primera vez su hegemonía en el Congreso. De ahí las legislaturas se mantuvieron equilibradas, dando paso a la negociación y la concertación de acuerdos entre fuerzas partidistas. En aquellos tiempos incipientes –por cierto– de la democracia mexicana, le dieron el tiro de gracia a los atropellos de gobiernos priistas cuasi dictatoriales, pero dando pie a otras prácticas que se convirtieron también en un lastre para el país como los famosos “moches”, que solo han funcionado para incrementar la riqueza de algunos diputados.

El próximo 1 de diciembre, Andrés Manuel López Obrador asumirá la Presidencia de la República con una mayoría avasalladora, un escenario para nada desdeñable para cualquier jefe de estado, pero que revira un arma de doble filo.

El Barón De Holbach, quien tenía una fuerte aversión al absolutismo, dijo que el “poder arbitrario será siempre la causa de la decadencia y de las desgracias de los pueblos, que tarde o temprano llegan a padecer los mismos reyes”. ¿Será este el caso de Andrés Manuel López Obrador y su aplastante mayoría en el Congreso?

AMLO y su gabinete nos advirtieron, desde la misma campaña, su intención de revertir algunas reformas estructurales promovidas por el gobierno del presidente Enrique Peña Nieto, por lo que a partir del 1 de septiembre el gobierno del tabasqueño tendrá los suficientes votos para aprobar cualquier iniciativa de ley, pero no para imponerse en cambios constitucionales.

Es justo ahí donde entran personajes como Miguel Ángel Osorio Chong, Miguel Ángel Mancera y Damián Zepeda, actores de altísimo nivel y experiencia que bien podrían ser el fiel de la balanza, pues la aritmética no les da para ser el contrapeso.

La necesidad que tienen el PAN, PRI y PRD de hacerse notar en medio de una legislatura dominada por Morena, así como el propósito de recuperar algo de lo perdido en las intermedias, los llevará a ser una oposición sigilosa, por demás estratégica y mediática. Solo así podrán sobrellevar la carga de ser una oposición numéricamente incapacitada

Opinión

Un mexicano me dijo…

Publicado

el

Mexicano, 93 KB, mexicano

La euforia con la que diputados y senadores iniciaron el actual periodo de sesiones en ambas Cámaras se ha apagado por una simple razón: no les gusta la onda del “Tupper Challenge”, que tanto presume el presidente del Senado, Martí Batres. Nos cuentan que legisladores de Morena se han inconformado e incluso creen que es una “pavada” de Batres, uno de los más férreos incondicionales de AMLO.

El ex futbolista, hoy convertido en gobernador electo, Cuauhtémoc Blanco, trae pleito casado con Yeidckol Polevnsky porque esta le recordó que su victoria en Morelos se debió a la ola morenista encabezada por el tabasqueño López Obrador; lo que no le gustó a Blanco y emprendió una campaña para “comprar” diputados de Morena y sumarlos a la bancada del PES. El americanista asegura que hubiera ganado Morelos con o sin Morena. Un duelo de egos para acabar pronto

El senador Napoleón Gómez Urrutia no ha conseguido adaptarse a la dinámica legislativa toda vez que, hasta los mismos de su partido, lo tratan como un “apestado”. Nos dicen que le ha costado aclimatarse y que apenas cruza palabra con algunos senadores del PRI y uno que otro de Morena. La culpable de que Napito sea el inadaptado del grupo, nos comentan, es la diputada Tatiana Clouthier, quien fue una de las pocas que encaró a AMLO cuando este lo postuló a la Cámara Alta por la vía plurinominal.

En una reciente visita a Los Pinos, este Charro Vengador pudo constatar lo que es un secreto a voces: el presidente Peña se quedó solo. Las oficinas de la Residencia Oficial lucen vacías y las pocas personas que aún laboran se la pasan maratoneandoseries en Netflix. ¡Ya bajaron la cortina!

Seguir leyendo

Revista Digital

Transición 2018

CDMX

Tienes que leer