Conecte con nosotros

Sociedad

¿Decir “¿mande?” es señal de que los mexicanos somos sumisos?

Publicado

mande_que, expresión, 74 kb, Mande
Foto: Especial

MÉXICO.- Cuántas veces no hemos dicho (o nos han corregido así): ¡No se dice ‘¿qué?’, se dice ‘¿mande?’!

Si hacemos memoria, han sido muchas más veces de las que podemos recordar, pero una cosa es segura y eso es que quienes nos corregían, eran nuestros padres o abuelos.

Es cierto que esta expresión va dejándose de usar cada vez más, pero también es real que no es nada raro encontrarnos de vez en cuando con un jalón de orejas si osamos responder con un “¿qué?”, exigiéndonos a cambio un “¿mande?”.

De acuerdo con la BBC, en un artículo que forma parte del Hay Festival Querétaro, un encuentro entre escritores y pensadores que se realiza desde el 6 y hasta el 9 de septiembre, esta expresión –el “¿mande?”– forma parte de un “marcador vernáculo, sin duda se identifica como mexicano”, en declaraciones de Concepción Company, lingüista que forma parte de la Academia Mexicana de la Lengua (AML).

Pero ¿qué dice la Real Academia de la Lengua (RAE)? Su diccionario no tiene algún tipo de acepción especial para esta forma del verbo mandar, aunque la AML sí lo reconoce como una expresión que se utiliza en el español que se habla en México.

El “¿mande?”, afirma la AML, se utiliza “para responder al llamamiento de alguien”.

Y sí, quizá es cierto lo que estás pensando y es una exageración ponerle tanta atención a una simple expresión que, al igual que muchas tantas, decimos inconscientemente.

Pero para muchos extranjeros resulta extraño (o al menos llamativo) escucharnos decirlo.

Según afirmó Company a la BBC la impresión que damos a una persona que no es mexicana, es que se trata “de un acto de sumisión del hablante hacia él. Le ordena, le pregunta o le solicita algo”.

¿Pero cuál es su origen?

Invariablemente tenemos que trasladarnos hacia el colonialismo español en nuestro país, es decir entre los años 1521 y 1821.

En aquel entonces, los indígenas y castas inferiores (para las clases sociales de la época novohispana, no se ofendan), se educaban para que respondieran cada que sus patrones o alguien de la nobleza les hablara, con un “comándeme”.

O al menos eso dicen, porque no existe algún documento que dé sustento a dicha versión.

La académica de la AML explicó que en “más de 9 mil documentos y no hay ni un solo ‘¿Mande?’ en el periodo colonial, desde 1494-de cuando es el primer documento, que corresponde al área del Caribe- hasta 1905, en el periodo de Independencia”.

En cambio, lo que sí hay, especialmente en documentos administrativos, son referencias del tipo “mande a decir”, “mande solicitar vuestra merced” o “mande a hacer vuestra señoría”.

La académica explicó también que los corpus históricos (compilados que reúnen textos de todos los sitios y épocas en que se habló español), no permiten saber que el “¿mande?” sea un acto de sumisión de la colonia.

¿Entonces qué es? “Un acto de respeto, es un acto de habla directo, eso sí, es respetuoso; pero la documentación directa de este ‘mande’ en la colonia no existe”, explicó a BBC.

Quizá no sepamos su origen exacto, pero una cosa es segura: es una expresión que se extendió y arraigó en México desde hace dos siglos, además de que se ha mantenido vigente a través de la oralidad.

Así pues, decirlo no es una anomalía del lenguaje mexicano, sino que es un verbo que llegó hasta nuestra cotidianeidad. Es como el “¿viste?” de los argentinos o el “¿vale?” de los españoles.

En conclusión ¿es sumiso decir “mande”?

Depende de a quién se le pregunte. Hay versiones que insisten en erradicarlo en específico del habla de los niños.

Por ejemplo, en el sitio Padres e Hijos, especializado en temas de educación y el día a día con los pequeños, afirma que “es importante que a los niños se les enseñe que tienen poder de decisión sobre sí mismos y no que otras personas pueden disponer sobre ellos. Perdamos el miedo a que tachen a nuestros hijos de mal educados y eduquemos seres pensantes y libres”.

En contraste, la experta de la AML rechaza ese enfoque. Es cierto que decir “¿mande?” se percibe como algo sumiso, especialmente entre los extranjeros, pero porque el verbo en sí invita a un mandato.

Pero, al igual que en varias regiones de España, donde se utiliza de forma coloquial no se ve como algo sumiso, pues se dice entre iguales.

De esta forma, a manera de conclusión, Company de la AML sentencia: los mexicanos no lo dicen por sumisión, sino “por respeto, que con cosas muy distintas”.

¿Ustedes qué piensan?

ssc

Salud

Identifican propiedades del veneno de abeja contra el Parkinson

Publicado

el

picadura, parkinson, 35 KB, parkinson

MÉXICO.- Investigadores y alumnos del Centro Universitario de Ciencias Biológicas y Agropecuarias (CUCBA) de la Universidad de Guadalajara identificaron que las propiedades del veneno de abeja tiene efectos positivos contra el mal de Parkinson.

En la página de Internet de esa casa de estudios, Silvia Josefina López Pérez, investigadora del Departamento de Biología Celular y Molecular del CUCBA, una de las realizadoras del proyecto, explicó que en las personas que padecen Parkinson, las dopaminérgicas, neuronas que mueren.

En tanto que, el estudiante Marco Antonio Noriega Ruiz, quien participó en pruebas conductuales y celulares, enfatizó aunque no se puede curar este mal, intentan mejorar la vida de las personas que tienen este padecimiento.

TE PODRÍA INTERESAR: Combinación de fármacos podrían prevenir resistencia a cáncer de mama

La enfermedad de Parkinson es la segunda condición neurodegenerativa más frecuente en México, razón de estudio de los universitarios, quienes han encontrado que con el veneno se puede preservar la capacidad motora y la memoria a corto plazo.

La investigación se realizó en roedores a los cuales se les indujo el estado parkinsónico, a partir de una droga derivada de las anfetaminas.

Luego de que los animales desarrollaron la enfermedad, los estudiosos aplicaron apitoxina, que es el veneno de abeja, obtenido en el CUCBA.

“Cuando ponemos el veneno de abeja, esa conducta casi desaparece, no del todo, pero tal vez un 90 por ciento del giro desaparece”, informó la científica.

Después de algunas pruebas, identificaron que los roedores recuperan su capacidad de manipular y comer espagueti, y pueden reconocer objetos. Esto último significa que recuperan la memoria a corto plazo, quizá hasta 70 por ciento.

El Parkinson se caracteriza por el movimiento involuntario de las manos, además de olvidos. Los factores que ocasionan la muerte de las neuronas aún se desconocen, pero se estima que tiene relación con el uso de pesticidas.

La especialista del CUCBA estimó que aproximadamente hay una incidencia de 30 por ciento en personas mayores de 60 años de edad, pero que cada vez son más frecuentes parkinsónicos jóvenes de 40 años.

Notimex/atj

Seguir leyendo
Anuncios

Revista Digital

 width=

Anuncios

Política

Anuncios

CDMX

Anuncios

Tienes que leer