Conecte con nosotros

Economía

Gasolinazo duró seis años: subió más de 9 pesos durante sexenio

Publicado

Foto: Especial.

MÉXICO.- El sexenio que está por concluir ha vivido durante el último año y medio una línea ascendente en el precio de las gasolinas, especialmente desde que este se liberalizó en enero de 2017.

Como el propio presidente Enrique Peña Nieto dijo en un mensaje con motivo del Sexto Informe de Gobierno, esta decisión fue tomada para impedir un colapso de las finanzas públicas del país.

De acuerdo con el mandatario, al momento de decidir que el gobierno federal ya no subsidiaría la gasolina, se debían 200 mil millones de pesos solo por ese concepto, lo cual, dijo, ponía en riesgo programas sociales como Prospera, inversión en salud y otro tipo de necesidades prioritarias.

Sin embargo, pese a las explicaciones, los mexicanos siguen muy enojados cada que acuden a las estaciones de servicio a llenar (o al menos intentar hacerlo) sus tanques de gasolina, sin importar si es Magna, Premium o Diésel.

¿Tienen motivos para hacerlo? Las cifras oficiales del propio gobierno federal afirman que sí, vaya que los tienen.

Los números de la Comisión Reguladora de Energía (CRE), al igual que los de Pemex, ponen los contrastes a la luz.

En diciembre de 2012, cuando Peña Nieto asumió el poder, la gasolina Magna por litro costaba 10.7 pesos y en menos de un año, en noviembre de 2013, ya se cotizaba en 11.7 pesos.

De diciembre de 2012 y hasta diciembre de 2015, los precios de los combustibles en México eran controlados por la Secretaría de Hacienda; para 2016 se fijaron precios máximos por la dependencia, para abrir paso a la libre importación

Para septiembre de 2014, la gasolina Magna por litro ya se comercializaba en 12.8 pesos, mientras que menos de un años después, en agosto de 2015, su precio era de 13.3 pesos.

Desde luego, en aquel entonces (qué lejano suena, aunque ni al caso), la gente se molestaba por la subida en los energéticos, pero no se imaginaban que vendría en la recta final de este sexenio.

Precios máximos de SHCP y luego el gasolinazo

En enero de 2016, Hacienda dio a conocer que a partir de entonces, consecuencia de la Reforma Energética, se fijarían precios máximos de venta para las gasolinas, a la vez que se abría la puerta, por primera vez en la historia, de la libre importación de combustibles a México.

Durante ese lapso, los precios alcanzaron un máximo, para la gasolina Magna, de 14 pesos a nivel nacional… pero después llegó el 2017.

El gasolinazo de comienzos de ese año fue anunciado apenas unos días después de la Navidad de 2016; mucha gente pensó que sería un gasolinazo como cualquier otro, de unos cuantos centavos. Cierto, esto por las fechas y por la falta de interés en informarse al respecto.

En enero de 2017, la Magna se comenzó a vender en 16 pesos por litro, cuando se abrió el mercado (o sea, se liberalizó el precio), pero con ajustes al Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS), que fijó la Secretaría de Hacienda.

¿Qué quiere decir eso? Que, dado el conflicto social que se desató tras el súbito aumento, se decidió mantener un subsidio al IEPS, lo cual controló (y sigue haciéndolo, de hecho) el aumento sin control de la gasolina.

Peeero, desde enero de 2017 y hasta agosto del año ya en vías de concluir, el precio del combustible ha subido, según cálculos de la CRE, al menos 36 centavos mes tras mes (en realidad, esto ocurre desde 2016… imagínense).

De esta forma, en promedio (repetimos: en-pro-me-dio), el litro de gasolina a nivel nacional se vende en 18.9 pesos.

Sin embargo, el pasado martes 11 de septiembre, el litro de Magna ya se vende más caro que un dólar, de acuerdo con la paridad cambiaria reportada por Citibanamex ese día.

Las odiosas comparaciones

De esta forma ¿qué tanto subió la gasolina? Los números, tanto en porcentajes y pesos, hablan por sí mismos.

En diciembre de 2012, al inicio del sexenio, la Magna se vendía en 10.7 pesos, mientras que ahora, a unos meses de concluir, está en 18.92 pesos, lo cual equivale a un aumento del 76.8 por ciento. O sea 8 pesos con 22 centavos más cara.

Hablando del Diésel (comúnmente utilizado por transportistas de todo tipo), al inicio de este gobierno, el litro se cotizaba en 11.01 pesos, mientras que hoy, ronda los 19.98 pesos en promedio. Un aumento del 81.4 por ciento y de 8 pesos con 97 centavos en casi seis años.

Pero, sin duda alguna, el caso más marcado, en términos de pesos, es la Premium. En 2012 se vendía en 11.3 pesos, mientras que hoy ya está en 20.42. ¿Qué quiere decir esto? Que subió 9.13 pesos, es decir un 80.8 por ciento.

Entonces ¿nunca bajará el precio de la gasolina? El presidente electo Andrés Manuel López Obrador ya dijo que congelará el precio de los combustibles y a partir del tercer año de su mandato, comenzará la baja de los energéticos.

Por otra parte, los grupos parlamentarios de Movimiento Ciudadano y el PAN en el Senado y la Cámara de Diputados, presentaron sendas iniciativas para reducir o eliminar el IEPS, con tal de que el precio de la gasolina baje en el mediano plazo. Aquí te contamos más al respecto.

ssc

 

Economía

Si no hay un buen acuerdo en TLCAN, no firmaremos: Trudeau

Publicado

el

Justin Trudeau, 75 KB, TLCAN

OTTAWA.- El primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, aseguró que si no hay un buen acuerdo en torno a la modernización del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), “no firmaremos”.

Presionado por la oposición conservadora para que se llegue a un acuerdo comercial con Estados Unidos, el líder liberal respondió a los cuestionamientos con contundencia en el mismo sentido de la posición mostrada por Ottawa en Washington de buscar un acuerdo que funcione para canadienses, estadounidenses y mexicanos.

“Sé que los conservadores están preocupados y señalan que necesitamos firmar un acuerdo, incluso, si éste es un mal acuerdo, pero no haremos eso, no firmaremos un mal acuerdo para Canadá y los canadienses”, aseguró.

TE PUEDE INTERESAR: Empresarios avalan continuar con la construcción del NAIM

Ante la pregunta del Nuevo Partido Democrático (NDP) sobre si en verdad los negociadores canadienses no cederán en la demanda estadounidense de abrir el mercado de lácteos, Trudeau respondió que “no negociaremos el tratado en público”, aunque ratificó el apoyo de su gobierno a los productores de leche de este país.

En la sesión parlamentaria previa, sugirió que Ottawa espera un mayor movimiento por parte de los negociadores estadunidenses a fin de llegar a un punto de coincidencia comercial.

Sin embargo, hasta ahora Canadá no ha mostrado flexibilidad a las demandas de Estados Unidos, pues requiere que haya un mecanismo de resolución de controversias porque, como declaró líder canadiense el pasado 15 de septiembre, “tenemos un presidente que no siempre sigue las reglas como están establecidas”.

Ottawa también quiere mantener en el TLCAN la cláusula de excepción cultural y se niega a aceptar la presión de Estados Unidos sobre la extensión de patentes.

La administración estadounidense ha impuesto una nueva fecha límite, el 30 de septiembre, para cumplir con sus tiempos políticos de renovación del Congreso, fecha que también permitiría a México que el acuerdo se firmara antes de la entrada del nuevo gobierno de Andrés Manuel López Obrador, el 1 de diciembre.

TE PUEDE INTERESAR: Desmienten a AMLO; SHCP dice que México no está en bancarrota

Sin embargo, así como Canadá ha seguido negociando pese a los “ultimátum” previos de Estados Unidos, el equipo negociador canadiense se mantiene en Washington aunque sin mostrar prisa por “firmar cualquier acuerdo”, al mismo tiempo el gobierno canadiense ha encendido motores en la diversificación comercial en Europa y Asia.

Seguir leyendo

Revista Digital

Transición 2018

CDMX

Tienes que leer