Conecte con nosotros

Opinión

La UNAM es Fuenteovejuna

Publicado

José Luis Camacho, 66 KB, UNAM

Muchos rumores y muchos compadres.

Rumores van y rumores vienen acerca de quién o quiénes son los personajes, individuales o colectivos que manejan a los porros que todavía tienen desestabilizada a la UNAM.

Entre los individuales, podrían encontrarse los presuntos manipuladores de los porros: el exrector de la UNAM y hoy secretario de Salud, José Narro; la jefa de Gobierno electa, Claudia Sheinbaum, así como el equipo de Juan Ramón de la Fuente enquistado en los puestos claves de rectoría: el PRD a través del impresentable Mauricio Toledo; el director del Deporte Universitario, Alejandro Fernández Varela; Jesús Teófilo Licona Ferro, alias El Cobra, coordinador operativo de Vigilancia UNAM; y el senador Miguel Ángel Mancera.

La UNAM es una bomba de tiempo para Andrés Manuel López Obrador.

El conflicto puede estar amainando por lo pronto. Pero puede reaparecer en cualquier momento. Antes o inmediatamente después de que AMLO sea ungido como presidente de México.

El rector Enrique Graue está enfermo. No puede en esas condiciones físicas atender un caso tan delicado como el actual conflicto.

De acuerdo con una columna de Federico Arreola, el rector padece una enfermedad que lo incapacita físicamente, en este texto el periodista escribió lo siguiente: “La verdad de las cosas es que la insuficiencia respiratoria grave que padece es una enfermedad crónico-degenerativa que lo incapacita para rendir profesionalmente al ciento por ciento.

“La UNAM es una bomba de tiempo para Andrés Manuel López Obrador 

El rector Graue requiere oxígeno permanentemente y, por lo tanto, sus actos públicos no pueden durar mucho: como máximo hora y media”.

Para Arreola, lo peor no es la enfermedad, es que “falta oficio político”.

En dicho texto describió que “la inexperiencia política del rector complicó la reciente crisis de los porros en la UNAM. Era una crisis perfectamente evitable, pero al rector Graue se le fue de las manos por simple falta de oficio.

Enrique Graue atendió muy mal el problema, y estalló…

Recordemos que desesperados, los estudiantes del CCH Azcapotzalco realizaron una marcha pacífica ante rectoría donde fueron atacados sin que las autoridades universitarias hubieran tomado medidas de prevención y de acción como lo establece la legislación universitaria”.

“El conflicto puede estar amainando por lo pronto. Pero puede reaparecer en cualquier momento. Antes o inmediatamente después de que AMLO sea ungido como presidente de México” 

Apenas hace unos días se dio a conocer que uno de los supuestos porros expulsados del CCH Azcapotzalco, ni siquiera se encontraba en Ciudad Universitaria el día de los hechos, ya que sus abogados comprobaron con pruebas físicas que se encontraba en el Estado de México.

Eso demuestra que la rectoría está tomando medidas desesperadas, para poder sortear la crisis, pero se equivoca al no entregar a los verdaderos responsables de los hechos.

La UNAM es, y será por muchos años, un botín político para todas las fuerzas que gravitan en ese entorno nacional lleno de ambiciones y traiciones.

Opinión

Ni habemos ni hubieron… ni hubimos ni haiga

Publicado

el

Carlos Organista

Ahora que están de moda las transformaciones y cambios de poder —y que podemos estar tranquilos también porque “hay vida después de la presidencia”— me resulta inevitable recordar una memorable frase acuñada dos sexenios atrás: “haiga sido como haiga sido”. Por si no lo recuerda, eran tiempos de incertidumbre total. Había un candidato azul (Felipe Calderón) cuya popularidad y reconocimiento inicial eran prácticamente nulos, pero cerca de las elecciones de 2006 remontaba en las encuestas.

Por el contrario, su principal adversario, el candidato amarillo (Andrés Manuel López Obrador), veía cómo bajaba su aceptación y cercanía con los indecisos debido a una campaña de miedo y desprestigio proveniente de diversos frentes. Un mes antes de las votaciones, Denise Maerker, en su programa Punto de Partida, preguntó a Calderón si no le molestaría ganar la presidencia gracias al miedo que logró fijar en una buena parte del electorado con respecto a López Obrador. Entonces vino la famosa frase: “Pues mira, la verdad ya, si gano, Denise, como dicen en mi tierra: ‘haiga sido como haiga sido’…”.

A 12 años de distancia hay quienes creen que Calderón tuvo un desliz y en realidad quiso decir “haya sido como haya sido”, que es la manera correcta de expresarlo; pero no, el contexto es claro y se refería a la forma de hablar coloquialmente. Y es justo aquí donde quiero detenerme, porque, como diría mi abuela: “unos no hablan lo que piensan, y otros no piensan lo que hablan”. “Haiga”, que es la forma incorrecta de decir haya, provendría del verbo haber, y ¡vaya que hay complicaciones cuando de conjugarlo se trata!

“Habemos hombres que queremos que el feminismo crezca”, declaró hace algunos meses el futbolista Javier ‘Chicharito’ Hernández. “Vengo por mi libre voluntad porque quiero un juego justo para todos los mexicanos. Aquí no habemos ni fifís ni chairos ni pejelovers, aquí habemos mexicanos”, dijo una persona entrevistada por Televisa en una manifestación contra la cancelación del Nuevo Aeropuerto Internacional de México en Texcoco.

“Gracias, Enrique Peña Nieto (…) que sepa que en Guerrero habemos muchos y muchas que estamos agradecidos y reconocidos con él”, manifestó el gobernador de Guerrero, Héctor Astudillo, en la inauguración oficial de la autopista Siglo XXI, según consignó el Sur de Acapulco recientemente. “Hay un mandato popular, hay una sociedad que respalda a su presidente electo, habemos millones de mexicanos…”, señaló el diputado morenista Horacio Duarte cuando se aprobó en comisiones la reforma para eliminar el fuero a servidores públicos. “No habemos muchas empresas de seguros con posición importante en el mercado de capitales que sí representa una parte importante en los portafolios de inversión”, explicó el presidente de la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros, Manuel Escobedo, según información de Notimex, sobre las estimaciones de crecimiento para 2019 de ese sector.

¿Nota usted algo en estas citas, estimado lector? Efectivamente. Deportistas, ciudadanos, gobernadores, diputados y empresarios usan indistintamente la palabra “habemos” para incluirse entre las personas de las que hablan, pero al hacerlo así caen en un error. En el habla culta, explica la Real Academia Española (RAE), debe evitarse el uso de habemos con el sentido de somos o estamos; porque si se emplea el verbo haber para expresar la presencia o existencia de personas o cosas, este debe ser impersonal, es decir, usarse para hablar en general, no de alguien en particular.

Por ejemplo, según la RAE, debe decirse: “Hay pocos solteros en el pueblo”; “Había tres personas en la habitación”, aun cuando usted quiera incluirse entre los solterones y los fisgones dentro del cuarto. Ahora bien, si usted deseara estar dentro de los solterones y fisgones, no se debe conjugar en primera persona del plural, esto es, como si pensase en “nosotros”: “Habemos pocos solteros en el pueblo”; “Habemos tres personas en la habitación”.

Lo correcto aquí es: “Somos pocos solteros en el pueblo”; “Estamos tres personas en la habitación”. Y lo mismo ocurre en pasado, si estuviese tentado a usar hubieron o hubimos. Enunciados como “Hubieron muchos voluntarios para realizar esa misión” o “No hubieron problemas para entrar al concierto”, en realidad deben decirse así: “Hubo muchos voluntarios para realizar esa misión” o “No hubo problemas para entrar al concierto”.

Para colmo, algunos medios de información no ayudan tampoco a clarificar, pues en una oleada de “creatividad” han aludido constantemente a la famosa frase habemus papam (que proviene del latín y significa “¡Tenemos papa!”) y utilizan el “habemus” para todo: “Habemus presidente”, “Habemus cuarto partido”… con lo cual se confunde y difunde el uso inapropiado de habemos.

Así que ya sabe: “haiga sido como haiga sido”, aunque somos del mismo barro, no es lo mismo catrín que charro… porque ni “hubimos” catrines bien hablados, ni “habemos” charros tan pifiados.

Seguir leyendo
Anuncios

Revista Digital

Transición 2018

CDMX

Anuncios

Tienes que leer