Conéctate con nosotros

Opinión

El Pantone de la desigualdad

Mariana, 71 KB, Mariana

Señoras y señores, miembros destacadísimos de la unión de guías y gurús del marketing de género: la convocatoria a esta celebración no es sólo por un aniversario más de nuestra organización, sino para conmemorar la audacia de la que se ha revestido al superar por décadas todos los retos de la economía mundial. A pesar de las crisis, recesiones, devaluaciones y demás obstáculos, nos alzamos como uno de los prodigios de nuestro venerado capitalismo.

Hemos logrado colocarnos como un prodigio en la división de géneros en las escalas mercadológicas de altas utilidades. Nuestra intervención en el mundo comercial, logró que gracias al uso de coloraciones rosas pudiéramos incrementar las ganancias de las corporaciones alrededor del 10 por ciento. ¡Sigamos poniendo color a las vidas ajenas y obteniendo ganancias por ello!

¡Brindemos por un futuro más rosita! (Ovaciones de pie). El diccionario describe el “Pantone” como un sistema de identificación y comparación de colores para las artes gráficas. Lo que en palabras comunes y corrientes (como su servidora), significa que cada color que utilizan los diseñadores gráficos tiene un nombre y una clasificación específica.

Bajo esta explicación, estoy por presentar una propuesta millonaria: el “Pantone” de 2019 debería llamarse “Rosa desigualdad” o “Inequitativamente rosa”, nada más para darle soporte a los estudios económicos que han comprobado que el mismo producto puede costar hasta un 30 por ciento adicional, cuando está dirigido a mujeres.

El “pink tax”, como le llaman los especialistas e investigadores, es un impuesto invisible o un sobreprecio a los productos femeninos, especialmente aquellos en materia de higiene o salud. (Pero eso ya lo había leído usted, aquí en su gustada columna).

No hay pretexto para que las mujeres de todas las edades tengamos que pagar más, cuando está comprobado que en general ganamos menos. Lo peor de los mundos: nos cobran más por lo mismo, pero nos pagan menos por el mismo trabajo

Además de que las mujeres mexicanas no hemos logrado convencer a las autoridades que se establezca alguna medida para evitar este sobreprecio, estudios recientes dan a conocer que el costo de los productos no discrimina por nivel social, económico o por grupo de edad. Se ha comprobado que ser padre de una niña es mucho más caro que serlo de un varón. En Estados Unidos, el departamento encargado de vigilar el comportamiento de los consumidores, dio a conocer que los juguetes para niñas cuestan siete por ciento más que los de niños; en tanto que la ropa infantil es cuatro por ciento más cara.

En otra latitud (para que no vaya a levantar sospecha la nacionalidad del estudio), la Asociación Brasileña de Educadores Financieros (ABEFIN), realizó un estudio con 15 mil padres de infantes de entre 7 y 12 años y confirmó que es un 30 por ciento más costosa la manutención de las niñas.

Además, la organización carioca también informó que existen muchas opciones de productos dirigidos al público infantil femenino, como cuadernos y otros artículos escolares, entre otras cosas.

Es decir, que a pesar de que países como Inglaterra, Kenia y Canadá han emprendido medidas directas para evitar que los productos dirigidos al uso de las mujeres tengan cargas impositivas o costos adicionales (como es el caso de las toallas íntimas o los tampones). En México, las mujeres somos consumidoras y contribuyentes cautivas desde nacimiento y hasta la muerte del denominado impuesto rosa (otros estudios dan a conocer que los productos de salud para ancianos pueden incrementar su precio hasta un 13 por ciento cuando están dirigidos a ellas).

No hay pretexto para que las mujeres de todas las edades tengamos que pagar más, cuando está comprobado que en general ganamos menos. Lo peor de los mundos: nos cobran más por lo mismo, pero nos pagan menos por el mismo trabajo… ¡WTF! (GUATAFOCK).

Y repito, no existen excusas porque tan solo en Estados Unidos en los estados de Connecticut, Florida, Illinois, Maryland, Massachusetts, Minnesota, Nueva Jersey, Nueva York y Pennsylvania, aprobaron legislaciones para exentar los tampones del impuesto a la venta, mientras que Arizona, Nevada y Virginia están por lograrlo.

La pregunta es ¿en México ya vamos instaurando el año del Pantone “Rosa desigualdad” o seguimos pagando más y ganando menos?

Deportes

Comité Olímpico Mexicano ya no dará hospedaje ni comida a deportistas

comite_olimpico, Comité Olímpico Mexicano, 56 kb, deportistas
Foto: Cuartoscuro.

MÉXICO.- Debido a la falta de presupuesto, el Comité Olímpico Mexicano (COM) anunció que dejará de proveer hospedaje, alimentación y atención médica a los deportistas que integran sus distintas federaciones.

A través de una circular difundida de manera interna y que filtró el semanario Proceso, el presidente del COM, Carlos Padilla Becerra, informó que el Centro Deportivo Olímpico Mexicano (CDOM) cerrará de manera parcial a partir del 31 de julio de este año, por ende, los citados servicios quedarán suspendidos de manera infefinida .

Ya es imposible mantener los servicios de hospedaje, alimentación y atención médica que se ofrecen. Dado lo anterior se ha tomado la difícil decisión de suspender por completo y en forma indefinida dichos servicios a partir del 31 de julio, agradeciendo sean tan amables en cancelar, suspender y/o retirar todas sus reservaciones a partir de esta fecha”.
Comité Olímpico Mexicano

De 2012 a la fecha, el Comité Olímpico Mexicano ha subsistido gracias a los recursos que el titular de la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte (Conade) en turno le ha asignado. Por ejemplo, en el cuatrienio que comenzó en 2008 la asociación civil recibió 80 millones a través de la Secretaría de Educación Pública (SEP).

TE RECOMENDAMOS LEER: Conade no tiene ni para pagar la luz, asegura Ana Gabriela Guevara

Sin embargo, los actuales ajustes presupuestales derivaron en que la dirigente de la Conade, Ana Gabriela Guevara, todavía no haya asignado una partida presupuesta al COM; cabe señalar que la citada Comisión sufrió un recorte de 70 millones de pesos en el presente año.

Es por ello que Guevara reveló este martes que pediría una ampliación presupuestal por 500 millones de pesos en aras de concluir satisfactoriamente el 2019, toda vez que, según la funcionaria, no existe el suficiente dinero para operar el organismo.

Inclusive y como se dice en el documento referido en un inicio, Padilla Becerra ha sostenido negociaciones con la SEP y la Secretaría de Hacienda en aras de obtener los recursos necesarios, pero hasta ahora no ha existido ningún arreglo.

“Mantenemos la firme intención de encontrar soluciones para que esta situación pueda revertirse rápidamente y evitar así que afecte el desempeño de los atletas que nos representarán en diversas lides deportivas durante 2020, incluyendo los Juegos Olímpicos de Tokio”, dijo el Comité Olímpico Mexicano.

Continuar leyendo

Reporte Nivel Uno No. 115

Política

CDMX

Tienes que leer