Conecte con nosotros

Hemeroteca

¿México en bancarrota?

Publicado

amlo_bancarrota, AMLO, 95 kb, bancarrota
Foto: Especial.

El presidente electo causará polémica una y otra vez, no importa cuándo digamos esto. Lo principal ahora es preguntar (y responder) si en realidad México está en bancarrota como afirmó el tabasqueño.

| Santiago I. Soriano Condado

Andrés Manuel López Obrador retomó la plaza pública y con ello, volvieron las declaraciones que escandalizaron a más de uno: México “está en bancarrota”.

Las respuestas vinieron por todas partes. La Secretaría de Hacienda de inmediato contestó a López Obrador que no, que México sostenía una economía estable y la suficiente liquidez; a su vez, los empresarios del país respaldaron a José Antonio González Anaya, titular de la dependencia.

El Banco Mundial también aseguró que el país guarda una situación macroeconómica solvente, pero fue cauteloso en su aclaración, pues pidió interpretar correctamente las palabras del próximo presidente.

Sin embargo, las voces a favor también se alzaron, especialmente la del coordinador de Morena en el Senado de la República, Ricardo Monreal, quien en un par de ocasiones reiteró que México sí se encuentra en bancarrota e incluso aseguró que el nuevo gobierno recibirá un país “hecho pedazos”.

Ante la presión, AMLO aclaró que quizá no usó correctamente el término “bancarrota”, pero sí habló de que el México de hoy está sumido en una crisis de pobreza, inseguridad, violencia, consecuencia de “30 años de políticas neoliberales”.

¿Tiene razón Andrés Manuel?

Antes se debe definir qué es la bancarrota. Tal condición es cuando una persona, empresa o incluso una nación anuncia que es incapaz de pagar las deudas que tiene.

Partiendo de esto, pese a que los niveles de deuda en el país se han elevado de manera importante, México está “a años luz”, según declaraciones de la organización “México ¿cómo vamos?”, de encontrarse en dicha condición

“A nivel macroeconómico tenemos cosas sólidas; sí, a nivel microeconómico hay muchos temas que resolver, como salarios, productividad, distribución del ingreso, pobreza”, comentó su directora, Valeria Moy, a Animal Político

Los números de la Secretaría de Hacienda indican que a finales de 2017 la deuda externa pública federal era de 194 mil millones de dólares, equivalentes a 46.2 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB)

Sin embargo, “México Evalúa” hace una advertencia: “Pese a que es cierto que México no está en bancarrota, pero el país se ha manejado de tal forma sus finanzas públicos que, si no se cambian las formas de administrarlo, sí se puede llegar a esa condición más temprano que tarde”.

Ya estuvimos en bancarrota

Aunque no existan condiciones para hablar de tal situación, México ya pasó por ella en 1982, durante el gobierno de José López Portillo.

Corría agosto de aquel año cuando Jesús Silva Herzog, entonces titular de Hacienda, dio a conocer que se suspendían los pagos a acreedores extranjeros, para darle paso a una renegociación de la deuda con el Fondo Monetario Internacional (FMI) y Estados Unidos.

Otros casos parecidos son los de Grecia en 2015, que llegó a declararse incapaz de pagar sus deudas, lo cual ameritó una serie de rescates por parte de la comunidad europea, tras la crisis que lo llevó a pique desde 2008.

Mientras tanto en América, un caso parecido fue Argentina, el cual según especialistas es un ejemplo sin igual de país que estuvo en bancarrota, luego de que en 2001 no pudo seguir pagando su deuda externa.

El horizonte financiero de AMLO

Será hasta el 1 de diciembre cuando López Obrador reciba la banda presidencial y formalmente arranque su gobierno.

Desde ese momento se enfrentará con el hecho de que su predecesor incrementó las comisiones de la deuda pública, al igual que el pago de intereses, lo cual se traduce en recortes que inhibieron la inversión pública en infraestructura.

En América Latina, México, al igual que Guatemala, es uno de los países que actualmente menos invierte en esa materia respecto a su PIB, según datos del Banco Mundial.

Así, para evitar la bancarrota de la que habló AMLO en Tepic, Nayarit, el próximo gobierno deberá hacer una importante reasignación del gasto público, donde se priorice evaluar el impacto de programas presupuestales, especialmente los de programas sociales, para evitar duplicidades que representen fugas de las arcas públicas.

A esto también pueden sumarse los efectos de los 50 puntos de austeridad republicana que en su momento el propio López Obrador anunció, junto a los que ya se llevan a cabo en el Poder Legislativo.

Habrá que esperar su efecto en el presupuesto federal durante los tiempos del tabasqueño.

ssc

Hemeroteca

Gobierno de AMLO dice adiós al efectivo para erradicar corrupción

Publicado

el

amlo_efectivo, López Obraor, 43 kb, efectivo
Foto: Especial.

El presidente AMLO puso en la mesa la eliminación del efectivo ejerciendo como una estrategia para combatir la corrupción. La idea es simple: sin una persona como intermediaria en la entrega de los apoyos sociales, la posibilidad de un acto de corrupción se reduce radicalmente. De igual modo, la banca en México ha volteado a esta posibilidad y el proceso para disminuir el uso del dinero convencional parece estar más adelantado. ¿Será este el fin del efectivo en México?

A partir del 1 de abril arrancó el programa piloto del sistema de Cobro Digital (CoDi), el cual fue desarrollado por el Banco de México en asociación con la banca privada y la Secretaría de Hacienda y Crédito Público con miras a jubilar, de una vez por todas, el uso del efectivo.
Este sistema, el cual debe ser adoptado por to- dos los bancos operantes en el país con más de 3 mil cuentas en septiembre, contempla el uso del teléfono móvil para poder hacer cobros y pagos. Éste sistema no solo tiene como objetivo reducir el uso del efectivo, sino también llevar los servicios financieros a los mexicanos que históricamente han sido relegados de estos productos.

En un inicio, se pondrá en operación tres programas piloto con una duración entre tres y cuatro meses; en uno de ellos la Secretaría de Hacienda distribuirá por medio de la banca digital y el CoDi los apoyos de un programa social dirigido a jóvenes.

En la segunda etapa, impulsará el uso de esta plataforma en una ciudad con una población menor a 150 mil habitantes. En dicha urbe se buscará modificar la cultura financiera y se tomará como ejemplo para replicar el modelo en otros lugares, sobre todo aquellas localidades que tienen difícil acceso a los servicios financieros.

El periodo de prueba concluirá en una población muy pequeña en donde no exista sucursal bancaria. Ahí será la prueba final de esta tecnología de servicios financieros.

LEER REVISTA COMPLETA AQUÍ.

¿Por qué AMLO impulsa no usar efectivo?

Siendo Andrés Manuel López Obrador presidente electo, dio a conocer cinco temas prioritarios a de- finir antes de iniciar su mandato y uno de ellos tenía que ver con los sistemas de pago “para dispersar los recursos económicos para los beneficiados de los programas sociales, donde no hay inclusión financiera o sucursales bancarias”.

Según datos oficiales, los programas sociales atendieron en el último año de Enrique Peña Nieto a más de 15 millones de personas con apoyos mensuales y bimensuales, para un total de 90.9 millones de transferencias que deben dispersarse en al menos 200 mil localidades.

En el gobierno del presidente López Obrador, la base de beneficiarios aumentará aproximadamente 25% con la adhesión de nuevos programas como “Jóvenes construyendo el futuro”, “Apoyo universal a adultos mayores y discapacitados” y “Un millón de hectáreas”.

En la administración pasada los apoyos se pagaban a través de 15 mil puntos de pago, de los cuales 5 mil son fijos y semifijos y 10,000 en puntos de pago en efectivo.

Son justo los puntos de pago en efectivo donde el presidente López Obrador puso su interés, dado que es en estos puntos donde se gestaba la mayor parte de la corrupción en la entrega de los apoyos a grupos vulnerables.

La entrega de apoyos de manera directa y electrónica contribuiría, en primer lugar, a combatir la corrupción; en segundo lugar, para reducir la evasión fiscal, así como los mercados informales y, finalmente, les permitiría combatir al crimen organizado en la medida en que podrían cerrarles el margen de acción con dinero en efectivo.

LEER REVISTA COMPLETA AQUÍ.

Seguir leyendo
Anuncios
Anuncios

Política

Anuncios

CDMX

Anuncios

Tienes que leer