Conecte con nosotros

Edomex

Las maté por bonitas, asegura feminicida de 20 mujeres en Ecatepec

Publicado

asesino_ecatepec, Ecatepec, 89 kb, Feminicidio
Foto: Especial.

ECATPEC.- Ellas eran Arlet, Evelyn y Nancy, las tres vivían en la colonia Jardines de Morelos, en Ecatepec, Estado de México y, lamentablemente, las tres forman parte de la estadística de haber desaparecido este año… y haber sido asesinadas por Juan Carlos “N” y Patricia “N”, la pareja que confesó haber asesinado, al menos, 20 mujeres.

Sus familias fueron las que las buscaron, no las autoridades del Estado de México, una de las entidades con mayores índices de feminicidio en todo México.

A pesar de que el tiempo pasaba, la esperanza de encontrarlas sanas y salvo nunca languideció, aunque ninguna corporación, fiscalía u órgano especializado se dedicó a buscarlas.

Fue el 25 de abril cuando Arleth Samantha Olguín Hernández, de apenas 23 años de edad, fue reportada como desaparecida ante la Fiscalía de Personas Desparecidas del  Edomex, la cual se encargó de difundir electrónicamente los datos de la joven.

De acuerdo con su madre, se dirigía por su hijo al jardín de niños cuando desapareció, en la misma colonia de Ecatepec en que vivía, sin embargo no se presentó por el menor.

La madre levantó la denuncia correspondiente ese mismo día y por sus propios medios comenzó a buscarla, llegando a compartir la geolocalización del teléfono celular de su hija, sin que la policía del Estado de México hiciera algo por dar con ella.

El caso de Evelyn Rojas Matus es similar y pasó el 26 de julio. Era madre de dos pequeñas y estaba separada, aunque dejó encargadas a sus hijas con su expareja para dirigirse a la sección Playas, en Ecatepec, para reunirse con una señora que vendía ropa. Nunca volvió de dicho encuentro.

Lo mismo pasó con Nancy Nohemí Huitón Solorio, de 28 años, quien el pasado 6 de septiembre salió junto a Valentina, su hija de dos meses de nacida, rumbo a una junta de la primaria de otra de sus niñas a solo dos cuadras de su casa, en la sección río (también en este municipio mexiquense). Tampoco llegó.

Valentina, se supo tras la detención de Juan Carlos “N” y Patricia “N”, fue vendida a una pareja, la cual accedió a devolverla tras la intervención de la policía.

De acuerdo con testimonios de quien ahora es conocido como “El Monstruo de Ecatepec”, cuando se presentaban las desapariciones de las mujeres, la pareja daba de baja sus perfiles de Facebook y WhatsApp.

Estos tres casos son solamente una parte de los al menos 20 que, según Juan Carlos “N”, cometió y quien afirmó al momento de ser capturado, las asesinó por bonitas y su odio a las mujeres.

Por eso decidió matarlas “con un arma punzo cortante, las degollaba, abusaba de ellas sexualmente, las descuartizaba y colocaba sus órganos en frascos con formol”. Nunca ha mostrado arrepentimiento, según testimonios de la fiscalía mexiquens, sino todo lo contrario.

Junto a su pareja, espera una condena y mientras tanto, pasarán su proceso encarcelados luego de que un juez determinara que ambos son un peligro para la sociedad.

ssc

Edomex

Monstruo de Ecatepec se comía a sus víctimas en bisteces asados

Publicado

el

ecatepec_monstruo, Ecatepec, 92 kb, Monstruo de Ecatepec

MÉXICO.- Patricia “N”, esposa de Juan Carlos “N”, mejor conocido como el Monstruo de Ecatepec, confirmaron lo que ya se imaginaba: que además de asesinar mujeres, también practicaban el canibalismo.

De acuerdo con el testimonio de la mujer, quien fue detenida junto a Juan Carlos en la colonia Jardines de Morelos, en Ecatepec, su pareja cortó carne de la pierna derecha de una de sus víctimas, para después filetearla y sacar cuatro bisteces, los cuales asó y ambos se comieron.

La mujer narró cómo “mi esposo puso un letrero para conseguir muchachas para trabajar en nuestra casa y las que le gustaban las contrataba, pero las jalaba para violarlas, a pesar de tenerme ahí, él quería tener sexo con más mujeres de fuera”.

En la declaración obtenida por el noticiero de Ciro Gómez Leyva, en Imagen Televisión, Patricia narró que a su domicilio llegó “Fabiola Luquín Reyes, una chica de aproximadamente 22 años de edad, de la que se sabía era casada y tenía un hijo. Sólo recuerdo que fue en el 2012, tocó a la casa y mi esposo Juan Carlos le dijo que quería contratar a alguien para que me ayudara en los quehaceres de la casa”.

Pese a que no había muebles en el domicilio, la joven quiso ayudarla al notar que estaba embarazada, por lo que aceptó la oferta que se le hizo.

“Se quedó y mi esposo Juan Carlos le dijo que la ropa sucia estaba en el baño y cuando Fabiola entró al baño y se dio la vuelta dándole la espalda a Juan Carlos, este la tomó por la espalda y le dijo que era un robo y que no hiciera nada, que nada más hiciera lo que le dijera y que se iba a ir y me dijo que me saliera de la casa con mi hijo menor”, contó la pareja del Monstruo de Ecatepec.

Después explicó que se quedó “esperando afuera, pasado como media hora Juan Carlos abrió la puerta de la casa para asomarse y me dijo que ya podíamos pasar y al entrar vi que en el baño que estaba la muchacha Fabiola tirada en el piso llena de sangre viendo que tenía una herida muy grande en el cuello y me espanté y le dije que lo iba a denunciar pero me dijo que fuera pendeja que nos iban a encerrar a los dos, y yo le creí”.

Luego vino la increíble declaración: “Y como Juan Carlos le cortó un cacho de carne de la pierna derecha fileteándola, sacando cuatro bisteces, yo hice carne asada y comimos de ahí… metiendo el resto del cuerpo de Fabiola en un bote de cartón. En la noche la fuimos a tirar a un terreno baldío, en la calle Lázaro Cárdenas sobre las vías, en la colonia Jardines de Morelos (Ecatepec) en un diablito”.

Pero ese no fue el único caso. También fue el de Luz del Carmen, hija de un vecino que, según contó Patricia, inhalaba solventes.

“En una ocasión me quedé sin gas y me prestó un anafre y luego le subí el anafre, estando Luz del Carmen Miranda González quien era hija del señor Jorge y la señora Araceli y le pregunté que si estaban sus papás y me dijo que estaba sola y le dejé el anafre. Después subí de nuevo para pedirle prestado su teléfono para que le hablara a mi suegra”, narró.

Tras esto dijo que “bajando Luz del Carmen para ver qué estábamos haciendo entrando a la casa, sentándose en el sillón y mi esposo Juan Carlos le empezó a decir cosas, que estaba muy bonita y se le acercó y la comenzó a amenazar diciendo que hiciera todo lo que él le dijera que solo iba a robar su casa y que la iba a dejar en el baño amarrándole los pies con una venda, le decía que nos íbamos a ir y la aventó al colchón, diciéndome que las manos no se las iba a amarrar porque así podía ella”.

Por este motivo, explicó que salió de la casa con su hijo “a juntar basura y me tardé porque no quería regresar a ver a mi esposo. Cuando regresé a la casa me quedé afuera para separar la basura y cuando regresé a la casa vi a Luz del Carmen en el baño degollada y estaba partida a la mitad y en la tarde aproximadamente como a las 16:00 horas de igual forma Juan Carlos la fileteó y le sacó un kilo de bisteces de los muslos de Luz del Carmen e hice carne asada”.

ssc

Seguir leyendo

Revista Digital

Transición 2018

CDMX

Tienes que leer