Conéctate con nosotros

Opinión

Despacio, que llevo prisa

Mariana, 69 KB, Despacio

“Despacio, que llevo prisa”, decía mi abuelo cuando emprendía alguna misión o trataba de apaciguar el temperamento intempestivo de la arriba firmante. En otras ocasiones, su esposa, la matriarca familiar, repetía “paciencia, que no hay mal que te dure cien años”… Aprendí bien ambas frases, y nunca pude llevarlas a la práctica.

Entre marchas, movimientos o constantes insurrecciones morales, algunas públicas, pero la mayoría privadas, las mujeres seguimos a la espera (des–espera) de encontrarnos públicamente (o ya de perdis, en lo privado) con una igualdad plena.

La mala noticia es que de continuar al paso que vamos, nuestro país alcanzará la igualdad laboral entre hombres y mujeres en 60 o 70 años. Con suerte y mis nietas podrán emplearse bajo las mismas condiciones que los hijos varones de mi descen- dencia (diagnóstico: Depresión Post-Análisis).

Un análisis de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) da cuenta que –estuve a punto de escribir sentencia, pero no quiero ser negativa–: “De continuar esta velocidad promedio, las brechas en participación y empleo entre hombres y mujeres en México tardarían entre 6 y 7 décadas para ser cerradas”.

Pero si usted estaba pensando en huir a otro país, la realidad es que la situación no es mucho mejor, pues según el informe “Perspectivas sociales y del empleo en el mundo: Avance global sobre las tendencias del empleo femenino 2018 de la OIT”, la tasa mundial de participación de las mujeres en la fuerza de trabajo (48.5 por ciento en 2018) sigue estando 26.5 puntos porcentuales por debajo de la tasa de los hombres; es decir, que por cada diez varones que cuentan con un empleo, solo seis mujeres lo tienen. (Así no se puede, ¡caray!).

Según el organismo internacional, en todo el mundo, las mujeres representan menos de una tercera parte de los cargos de dirección intermedia y superior en la mayoría de los países desarrollados, y menos del cinco por ciento de los cargos de dirección general de las empresas que cotizan en la bolsa.

En cuanto a los “dineritos”, el análisis dado a conocer en marzo de este año, estima que las mujeres ganan, en promedio, 20 por ciento menos que los hombres, lo cual se explica en buena parte por la numerosa presencia de mujeres en sectores y ocupaciones con mayor incidencia de salarios bajos.

En nuestra querida patria, la situación no mejora, pues las mujeres tienen una mayor tendencia a la informalidad, ocho de cada diez laboran en el sector terciario de la economía, en donde los niveles de informalidad y falta de protección a los derechos laborales es prácticamente la generalidad.

“Esta concentración en el comercio y servicios, donde hay grandes niveles de informalidad –y por lo tanto de falta de acceso a protección social y respeto a los derechos laborales– se ha mantenido desde 1991 (con 70%), teniendo su valor más alto en 2009 y 2012 con 81 por ciento” (la buena, es que este año se ubica en 79 por ciento… repitan conmigo: paciencia, paciencia, no hay mal que te dure 100 años, chance y solo son 60… repitan hasta el infinito).

La situación también ha sido documentada por el Instituto Belisario Domínguez del Senado. En particular, respecto de más de dos millones de mujeres que trabajan en condiciones precarias, y de las que ya hemos hablado en este espacio: las trabajadoras del hogar.

No solo se trata de que este tipo de labor se encuentra sin regulación alguna, lo que tiene como consecuencia que se preste al abuso por parte de los “patroncitos”, también, que la brecha salarial es infame, a pesar de que se trata de un sector en donde las mujeres son el 90 por ciento, tienden a ganar alrededor de un 40 por ciento menos ¡por el mismo trabajo!

“El libro titulado “El trabajo del hogar remunerado en México. Situación actual y propuesta para su formalización laboral”, editado por el Instituto, revela que en nuestro país existen 2.2 millones de trabajadores del hogar, de los cuales 2.09 millones son mujeres (91.1%) y 0.2 millones son hombres (8.9%), y que mientras el salario que se otorga a las primeras ronda los 2 mil 542 pesos mensuales, el promedio salarial para los hombres es de 3 mil 957 pesos.

“Entre 2005 y 2017, la tasa promedio de informalidad del trabajo del hogar fue de poco más del doble respecto al total de trabajadores subordinados y remunerados, y para las mujeres fue de casi tres veces. A ello se suma que casi la totalidad de las personas trabajadoras del hogar carecen de un contrato (98%). Estas condiciones, apunta el Instituto, hacen del trabajo del hogar una de las ocupaciones más vulnerables de la economía”…

Paciencia, paciencia… Aunque las mujeres tengan además la desventaja de colaborar con la mayor parte de los quehaceres domésticos, el cuidado de los menores y adultos mayores del núcleo familiar, y que a este paso, tal vez en 60 años, puedan salir a la calle con la seguridad de que ganarán el mismo salario por el mismo trabajo.

Deportes

Comité Olímpico Mexicano ya no dará hospedaje ni comida a deportistas

comite_olimpico, Comité Olímpico Mexicano, 56 kb, deportistas
Foto: Cuartoscuro.

MÉXICO.- Debido a la falta de presupuesto, el Comité Olímpico Mexicano (COM) anunció que dejará de proveer hospedaje, alimentación y atención médica a los deportistas que integran sus distintas federaciones.

A través de una circular difundida de manera interna y que filtró el semanario Proceso, el presidente del COM, Carlos Padilla Becerra, informó que el Centro Deportivo Olímpico Mexicano (CDOM) cerrará de manera parcial a partir del 31 de julio de este año, por ende, los citados servicios quedarán suspendidos de manera infefinida .

Ya es imposible mantener los servicios de hospedaje, alimentación y atención médica que se ofrecen. Dado lo anterior se ha tomado la difícil decisión de suspender por completo y en forma indefinida dichos servicios a partir del 31 de julio, agradeciendo sean tan amables en cancelar, suspender y/o retirar todas sus reservaciones a partir de esta fecha”.
Comité Olímpico Mexicano

De 2012 a la fecha, el Comité Olímpico Mexicano ha subsistido gracias a los recursos que el titular de la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte (Conade) en turno le ha asignado. Por ejemplo, en el cuatrienio que comenzó en 2008 la asociación civil recibió 80 millones a través de la Secretaría de Educación Pública (SEP).

TE RECOMENDAMOS LEER: Conade no tiene ni para pagar la luz, asegura Ana Gabriela Guevara

Sin embargo, los actuales ajustes presupuestales derivaron en que la dirigente de la Conade, Ana Gabriela Guevara, todavía no haya asignado una partida presupuesta al COM; cabe señalar que la citada Comisión sufrió un recorte de 70 millones de pesos en el presente año.

Es por ello que Guevara reveló este martes que pediría una ampliación presupuestal por 500 millones de pesos en aras de concluir satisfactoriamente el 2019, toda vez que, según la funcionaria, no existe el suficiente dinero para operar el organismo.

Inclusive y como se dice en el documento referido en un inicio, Padilla Becerra ha sostenido negociaciones con la SEP y la Secretaría de Hacienda en aras de obtener los recursos necesarios, pero hasta ahora no ha existido ningún arreglo.

“Mantenemos la firme intención de encontrar soluciones para que esta situación pueda revertirse rápidamente y evitar así que afecte el desempeño de los atletas que nos representarán en diversas lides deportivas durante 2020, incluyendo los Juegos Olímpicos de Tokio”, dijo el Comité Olímpico Mexicano.

Continuar leyendo

Reporte Nivel Uno No. 115

Política

CDMX

Tienes que leer