Conecte con nosotros

Opinión

El abogado de las abejas

Publicado

Fausto Kubli, 54 KB, Fausto Kubli

En fechas recientes el presidente Enrique Peña Nieto sostuvo que deja a la siguiente administración un país altamente productivo en términos agrícolas y con un buen número de cifras récord tanto en producción como en exportaciones.

Nuestro país ha apostado al libre mercado y tenemos relaciones comerciales con las economías más fuertes del mundo y sin que quepa la menor duda, la noticia del todavía presidente es de celebrarse. Sin embargo, hay que pensar un poco más allá de esta producción tan exitosa, histórica, y me refiero al costo ambiental de ese logro.

Solo para ilustrar un poco: cada fresa que se vende en el mercado utilizó 15 litros de agua, esto se traduce en que la producción de fresas utilizó el equivalente de agua que se usa en Guadalajara durante un año. También hay que tomar en cuenta el uso de fertilizantes, pesticidas, herbicidas químicos que son muy productivos, pero poco amigables con el medio ambiente. Este escenario es un logro para las autoridades de la Secretaría de Agricultura, pero un fracaso para la Secretaría de Medio Ambiente.

Gracias a Norman Borlaug –quien obtuvo el premio Nobel de la Paz en 1970– se logró incrementar la producción agrícola en todo el mundo a partir de la hibridación, el monocultivo y el uso de productos químicos. Conocida como la Revolución Verde, este patrón productivo sacó de la hambruna a mil millones de seres humanos. México tuvo un papel protagonista en este paradigma, dado que fue aquí que se desarrollaron nuevas variedades genéticas de maíz y trigo.

Además, se albergó en nuestro país el Centro Internacional de Mejoramiento de Maíz y Trigo (CIMMYT). Este modelo productivo tuvo sacrificios sociales y culturales, la milpas que son sistemas agrícolas milenarios tendieron a desaparecer. En una milpa coexisten muchos productos agrícolas y cada uno tiene funciones definidas. Por ejemplo, el chile aleja insectos, la calabaza fija nitrógeno en el suelo para que crezcan maíces, es un sistema.

Sin embargo, a la milpa le llegó la frase de Thomas Robert Malthus, quien sostenía que mientras la población crecía en términos geométricos [2, 4, 8, 16, 32, 64], la producción alimenticia lo hacía aritméticamente [2, 4, 6, 8, 10, 12]. Solo hay que ponerse a pensar cómo ese modelo productivo podría alimentar a la población de la Ciudad de México.

Tanto en México, como en el mundo, por muchos medios, se ha denunciado la utilización de productos químicos y su impacto en los hatos de abejas. Recientemente, el senador Jorge Carlos Ramírez Marín solicitó un punto de acuerdo por el cual se exhorta a incluir, como una estrategia nacional de sanidad animal, medidas para la preservación de las abejas.

Las antophilas, como se conoce científicamente a las abejas, son responsables de polinizar el 70 por ciento de todos los cultivos del mundo, esto es, que sin estos pequeños insectos no habría suficiente alimentación para toda la especie humana. En la medida en que desaparezcan las abejas, disminuirá la agricultura en varios sectores. En este escenario, no solamente está expuesta la desaparición de la producción de miel y todos los productos que se relacionan a la apicultura, se trata de un tema silenciosamente delicado: las abejas necesitan un abogado.

En especial en México, el uso de químicos en la agricultura con neonicotinoides, que por cierto esta sustancia está prohibida en Europa, representan un verdadero riesgo para las abejas. En principio, las pueden eliminar, lo cual es una catástrofe; de igual manera, pueden recolectar polen y producir miel con trazas de ese químico, lo cual pondría en riesgo a la salud humana y disminuye la calidad de los productos derivados o, simplemente, podría causarles un daño neurológico a la abejas, lo que les impediría regresar a los panales, teniendo también severas consecuencias.

Ahora bien, se suma a lo anterior, las malas prácticas agrícolas en México, en donde existe poco o cero control en la distribución de estos productos altamente recalcitrantes con el medio ambiente, en donde, en muchas ocasiones, el campesino usa –por desconocimiento– pesticidas de manera que pone en riesgo su salud y la de los demás. Este desorden debe corregirse inmediatamente.

El caso de los apicultores de Calakmul, Campeche, puede servir de referente nacional para repensar las prácticas agrícolas. Conozco de primera voz que Porfirio Uribe, director de la asociación civil “Productores Orgánicos de Calakmul”, está impulsando la idea de consolidar a ese municipio como el primero de muchos en ser enteramente de producción orgánica.

En principio, se trata de la producción de miel orgánica, dado que se desarrolla en la zona de amortiguamiento de esta enorme reserva de la Biósfera. En este sentido, la aspiración de la agricultura mexicana debe venir acompañada del importante lugar que tiene México como poseedor de una vasta biodiversidad. Para lograr este objetivo, se deben llevar a cabo varios esfuerzos para desarrollar técnicas agrícolas mucho más limpias y respetuosas con el ambiente, más allá de los modelos que se tienen hoy.

Es importante señalar que en una empresa de tal magnitud no se debe excluir a ningún actor, al contrario, cada uno (como las abejas) tiene una función específica. La investigación científica es un primer paso para que comience una verdadera política agrícola-ambiental disruptiva; el papel del sector social es fundamental: dentro de los procesos sociales hay prácticas ancestrales que podríamos rescatar, hay que tomar en cuenta que es en las áreas de mayor concentración biológica, también son de alta densidad poblacional de grupos originarios; las empresas que desarrollan tecnología también tienen una posición importante, son ellas las que pueden ofrecer una infraestructura sólida y con experiencia para instrumentar mejores prácticas.

En este concierto, la protección del medio ambiente, la conservación y el mantenimiento de hábitats debe ser la base de funcionamiento. Al final de cuentas, el desarrollo sustentable es la conciliación de intereses económicos, sociales y ambientales. Si logramos ese nivel de comunicación y entendimiento, eliminando prejuicios de todas partes, en un futuro las secretarías de Agricultura y de Medio Ambiente darán conjuntamente buenas noticias.

En este periodo de la historia humana, el problema de la producción alimenticia es un problema ambiental que repercute en la pérdida de ecosistemas, en la contaminación de suelos, de cuerpos de agua, en la desaparición de especies, en el gasto energético que está asociado al cambio climático, en síntesis: esto debe cambiar.

Ha llegado el momento en que todos los sectores interesados tomen decisiones para que producción alimenticia y medio ambiente no sean antagónicos.

Opinión

El gobierno váucher

Publicado

el

Opinión, 54 KB, opinión
Reporte Nivel Uno

Es sumamente preocupante que un gobierno que se define de izquierda quiera resolver todos los problemas a través de la entrega de dinero en efectivo a las y los ciudadanos.

En lugar de crear instituciones que permitan garantizar los derechos constitucionales, el gobierno de Andrés Manuel López Obrador está entregando los recursos del erario público en pedacitos, con claros tintes clientelares.

Eso pasó con las estancias infantiles de la Secretaría de Desarrollo Social y, lamentablemente, también ocurrirá con los recursos destinados a albergues para mujeres que sufren violencia de género.

El Plan de acciones emergentes para atender a las mujeres violentadas anunciado por el Gobierno Federal no tiene objetivos claros ni un plazo de cumplimiento. En tanto, los recursos etiquetados para los refugios en el Presupuesto 2019, no han sido aplicados.

El fondo del problema es la descalificación constante que hace López Obrador de las organizaciones de la sociedad civil. Como si se trataran de adversarias, el Presidente las acusa de corruptas y deshonestas sin investigación de por medio y pruebas fehacientes de sus dichos.

¿Por qué tomar la decisión de recortar todos los recursos que van a las organizaciones sociales? ¿Por qué no mejor realizar auditorías para saber qué organizaciones cumplen su función y cuáles no? ¿Por qué permitir que paguen justos por pecadores?

El Estado no lo puede hacer todo y el flujo de recursos es incluso riesgoso para las propias mujeres. Existen múltiples testimonios que ilustran cómo las mujeres, sobre todo las más necesitadas, son despojadas de recursos económicos que provienen de programas sociales. Sucede así, por ejemplo, con muchos de las y los beneficiarios de los apoyos en efectivo destinado a adultos mayores.

Por lo tanto, la transferencia de recursos económicos directos puede dejar a las mujeres en mayor vulnerabilidad. Esos efectos deben ser considerados. Desde la fracción parlamentaria del PRD en la Cámara de Diputados planteamos tres acciones en este asunto:

1. Qué se reconsidere el apoyo a los albergues y refugios contra la violencia de género. No sólo eso, sino que se incrementen los recursos. Recordemos que ha sido un inicio muy complicado en materia de feminicidios y que el 60% del territorio nacional tiene alertas de género. No debemos escatimar recursos en estos temas.

2. Una auditoría a fondo que muestre los casos de corrupción que sostiene Andrés Manuel López Obrador. Hace unos días, el Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales le pidió al gobierno de López Obrador que demuestre sus dichos sobre la corrupción en el Nuevo Aeropuerto Internacional de México. Algo así es fundamental en el caso de los albergues.

3. Una estrategia integral de combate a la violencia contra las mujeres. No sólo aspirinitas o váucher que no resuelven nada de fondo. Un abordaje integral que sirva de protección a las mujeres.

En mi calidad de Coordinadora del Grupo Parlamentario del PRD, el 4 de marzo acompañé en conferencia de prensa a representantes de la Red Nacional de Refugios A.C., que entregaron un pliego petitorio a la Junta de Coordinación Política de la Cámara de Diputados en la que solicitan un espacio de diálogo; respetar y ejercer los subsidios para los refugios etiquetados en el presupuesto de este año e integrar una Mesa de Trabajo Interinstitucional para atender este asunto.

Si un grupo de la población ha sido vulnerado en los primeros cien días del actual gobierno, han sido las mujeres y las niñas; al grado que AMLO pretende poner a consultas los derechos de las mujeres.

Nos opondremos con firmeza a este abuso que pretende pasar por encima de la Constitución de la República y las convenciones internacionales en materia de derechos humanos. Si el Gobierno de la República decide realizar esta consulta, encontrará a las mujeres y hombres perredistas en todas las trincheras que se opongan a tan aberrante decisión. Sobre advertencia no hay engaño.

Dijimos y nos sostenemos que no permitiremos ninguna acción que vulnere los derechos y el bienestar de las y los mexicanos.

Seguir leyendo
Anuncios
Anuncios

Revista Digital

 width=

Política

CDMX

Anuncios

Tienes que leer