Conecte con nosotros

Cultura

El Cascanueces regresa al Auditorio Nacional con producción renovada

Publicado

cultura, cascanueces, 78 KB, cascanueces

MÉXICO.- La nueva temporada del ballet “El Cascanueces” en el Auditorio Nacional, a cargo de la Compañía Nacional de Danza, incluye renovada producción con escenografía de Sergio Villegas, iluminación de Laura Rode y vestuarios diseñados por María y Tolita Figueroa.

Así lo informó el subdirector general de Bellas Artes y Literatura, Roberto Vázquez, quien a nombre del Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA) agradeció a los directivos del coloso de Reforma, que por casi 18 años ha acogido a uno de los espectáculos dancísticos con más arraigo en el país.

“La coreografía de Nina Novak se basa en la original de Lev Ivanov y será llevada a escena por los 70 bailarines de la Compañía Nacional de Danza, así como por alumnos de la Escuela Nacional de Danza Clásica y Contemporánea, y la Academia de la Danza Mexicana, ambas dependientes del INBA”, detalló.

En rueda de prensa desde el recinto ubicado en la Ciudad de México, destacó que ese ballet ha tenido excelente respuesta. Prueba de ello es que el año pasado reunió a 110 mil espectadores, con lo que rompió récord de asistencia, lo que atribuyó a la alta calidad del montaje de la legendaria obra.

Recordó que la música es obra del genio ruso Piotr Ilich Chaikovski y es uno de los elementos más reconocidos del espectáculo monumental, aunado a que muchas piezas que lo integran forman parte de la tradición navideña y remiten a los lugares donde se desarrolla la historia.

De nueva cuenta la música correrá a cargo de la Orquesta del Teatro de Bellas Artes, dirigida por el maestro serbio Srba Dinic, durante las 12 funciones que se presentarán del 14 al 23 de diciembre. Además, es el único lugar de la zona metropolitana donde los músicos tocan en vivo durante toda la producción.

TE PODRÍA INTERESAR: La novela policiaca se fortalece en América Latina: Élmer Mendoza

En tanto, el director ejecutivo de la Compañía Nacional de Danza, David Bear, externó que cerrarán con broche de oro la temporada 2018 de trabajo de la Compañía con “El Cascanueces”, que se bailó por primera vez en 1980 en el Palacio de Bellas Artes y desde 2001 tiene su temporada en el Auditorio Nacional.

“Además con esta puesta terminamos las celebraciones de los 200 años del natalicio de (Marius) Petipa. Una de las situaciones a destacar es que la Compañía tiene las tres obras más importantes de Chaikovski con ‘El Cascanueces’, ‘La Bella Durmiente’ y ‘El lago de los cisnes’, lo que la coloca como una de las más importantes del mundo en relación con la obra artística que en ella tiene”, indicó.

Agustina Galizzi, primera bailarina de la Compañía Nacional de Danza, compartió su satisfacción por participar en ese espectáculo que ya es una tradición para el pueblo mexicano, la Compañía y el Auditorio Nacional.

“Ojalá que el éxito que tuvimos en 2017 se incremente este año, creo que es una muy buena oportunidad para acercar a los niños al ballet, es un ballet muy noble que deja mucha magia y algo en la esencia de los niños”, dijo.

Su compañero, el primer bailarín Erick Rodríguez, coincidió en que es una buena oportunidad para acercar a los niños al ballet y en general a todo el público, con orquesta en vivo y música bella, por lo que se dijo orgulloso de formar parte de la puesta una vez más, e invitó a todos a que los acompañen.

A ello se suma que los personajes de “Clara” y “Fritz” serán interpretados por pequeños actores, quienes participarán en el primer y segundo actos, para que los niños que acudan al espectáculo se identifiquen con ellos.

En su oportunidad, el director de Operaciones del Auditorio Nacional, Francisco Serrano, aseguró que están muy contentos de continuar con una larga tradición en la que llegan a las 180 funciones corridas desde 2001 de “El Cascanueces” en ese recinto.

Notimex/atj

Cultura

Museo de la Cerveza, atractivo turístico en Orizaba, Veracruz

Publicado

el

museo, cerveza, 92 KB, cerveza

MÉXICO.- El proceso de elaboración de la cerveza, una amplia colección de envases utilizados a lo largo de los años y la historia de la empresa Cuauhtémoc Moctezuma es lo que el público puede admirar dentro del Museo de la Cerveza, ubicado en el Pueblo Mágico de Orizaba, Veracruz.

Durante un recorrido hecho por Notimex por estas instalaciones que se encuentran dentro del Palacio de Hierro de esta ciudad, el guía de turistas Giuseppe Rodríguez Carmona explicó que este sitio abarca dos salas.

La primera habla acerca de la historia de la citada cervecera y la segunda, el proceso de elaboración de esta bebida.

Al entrar a este museo se puede ver: “Cervecería Moctezuma. Fundada en 1896”, tiempo después de su inauguración, cuando la esta empresa fue creciendo, la adquiere Cuauhtémoc y se convierte en la fusión de la Cervecería Cuauhtémoc Moctezuma.

TE PODRÍA INTERESAR: Declaran mujer ilustre a Sor Juana Inés de la Cruz

Con esto, se crean en Orizaba las marcas más importantes de todo México, como la cerveza Superior, Sol, Nochebuena, entre otras más nuevas como Heineken, Tecate (que se adquiriró en 1973), por mencionar algunas.

En un kiosco ubicado en este sitio se muestran las marcas, con la historia de cada una, desde la cerveza Superior, que tuvo por muchos años con el slogan “la rubia que todos quieren”, pasando por Bohemia y Heineken.

Por otro lado, se exhibe un collage de imágenes, que comienza con la litografía de la cervecería, cómo comenzó siendo muy pequeña y la manera de su crecimiento industrial.

Se ve el interior de la cerveza, desde lo que es el llenado de botellas, de barriles, el reposo de estos envases, las ollas de cocimiento, que es donde comienza el proceso de la cerveza.

“Esta foto llama la atención, porque se puede ver a niños dentro de la fábrica, hijos de trabajadores a quienes se les daba la oportunidad de poder laborar en la empresa”, mencionó.

En la otra pared del museo se enseña la publicidad antigua, fotografías contemporáneas y algunos reconocimientos que ha ganado la cervecería, especialmente en lo que es la ayuda al medio ambiente.

Ya que para no gastar el agua del río Orizaba “ellos reciclan el agua de lluvia para la cerveza”, señaló el guía de turistas, dentro de este espacio que está abierto de manera gratuita de las 9:00 a 19:00 horas.

En otro cuarto, dentro de esta sala, se pueden ver etiquetas antiguas y botellas antiguas de cerveza, por ejemplo, una edición especial navideña que ya no se ha vuelto a sacar con corcho.

Por otro lado, en la otra sala se dan detalles acerca del proceso de elaboración de la cerveza con fotografías de las destiladoras de la marca, las ollas de cocimiento, los ingredientes que se utilizan, el lavado de botellas y los tanques donde se limpia la cerveza.

“Ya que como a veces la malta se tritura, la cerveza queda con una consistencia de nata y se tiene que filtrar para que sea 100 por ciento líquido; cuando se empieza a cocer la malta huele como una avena muy dulce”, informó.

Para elaborar la cerveza, lo importante de la malta es el interior: “es como un granito de palomita, lo importante es lo de adentro, lo mismo pasa con la malta”.

En una vitrina se tienen una amplia gama de botellas de cervezas extranjeras que está haciendo la cervecería; la que tiene más alto nivel de alcohol es la Affligem, que tiene 9.6 grados.

Esta cerveza no puede tomarse desde la botella, sino que hay que hacer un pequeño ritual “en donde se vaya a vaciar la cerveza se tiene que poner a 90 grados y a una altura considerable para que la cerveza cuando salga, caiga y se fermente en el vaso. Porque si se la toman directo de la botella, van a ver estrellitas muy pronto”.

En el último bloque del museo se habla de la empresa Heineken México, que tiene una trayectoria superior a los 125 años en el país y en 2016 cumplió 120 años de promover el desarrollo económico y social en Orizaba.

Fue en esta región, donde se estableció un grupo de visionarios que se fijaron un objetivo claro, de producir las mejores cervezas.

“Cuando Heineken adquiere una empresa de cierto país, el nombre de la empresa desaparece y borran toda la imagen, pero aquí en México, por la historia y tradición de la cervecería es la única a la que le han permitido seguir con su emblema.

“Nada más que le cambiaron los colores, en un inicio sí era cervecería Cuauhtémoc Moctezuma Heineken, hoy ya es totalmente Heineken México”, señaló antes de mostrar fotografías de cómo se encuentra actualmente.

En temporada vacacional hay recorridos por el interior de la cervecería, que son especialmente en Semana Santa y Verano, en Invierno casi no se hacen debido a que están muy apurados con la elaboración de cerveza, entre otras cosas.

“Vale la pena el recorrido de la cervecería, eso sí, no se pueden tomar fotografías ni video al interior, por políticas de la empresa, en cambio al final del recorrido les dan una muestra gratis”, concluyó.

Notimex/atj

Seguir leyendo
Anuncios

Revista Digital

Transición 2018

CDMX

Anuncios

Tienes que leer