Conecte con nosotros

Ciencia y Tecnología

Hallan rastros de sustancia cancerígena en harina de Maseca

Publicado

tortilla_maseca, Tortilla, 47 kb, Maseca
Foto: Cuartoscuro.

MÉXICO.- Un estudio hecho por el laboratorio Health Reseach Institute, de los Estados Unidos, halló en tres de ocho muestras de harina Maseca rastos de glifosato, un compuesto que es considerado como un probable cancerígeno para los humanos.

El País reportó que el análisis encargado por la Asociación de Consumidores Orgánicos (ACO), mostró que en tres muestras aparece dicho compuesto entre 5.1 gramos y 17.6 gramos, lo cual se calificó como “preocupante”, de acuerdo con el científico John Fagan del Health Research Instituto, dada la cantidad de tortilla que los mexicanos consumimos.

Fagan indicño que el glifosato pudo haber sido importado desde EUA mediante alimento para ganado, el cual se usó para hacer la harina de Maseca.

“No se ha detectado presencia de esta sustancia en el maíz que procesamos para producir nuestras harinas… En el mundo contamos con los más altos estándares y normas de calidad para la elaboración de nuestros productos en beneficio de nuestros consumidores”, respondió Gruma, la empresa dueña de Maseca.

Mientras que en Europa el consumo de glifosato está regulado, en México no es así. La norma europea indica que un adulto de 70 kilos puede consumir máximo 21 microgramos, mientras que en Estados Unidos es de 122.5 gramos.

El científico aseguró que pese a que Maseca no rebasa dichos límites, en niveles bajos de consumo puede provocar síntomas prematuros de hígado graso no alcohólico.

Investigadores consultados tras saberse este resultado no consideraron que el hecho sea preocupante, aunque sí dijeron que se necesitan más estudios al respecto.

De acuerdo con Greenpeace, que cita a la Organización Mundial de la Salud (OMS), el glifosato puede ser cancerígeno porque se ha demostrado que en animales, además de que presuntamente actúa como un disruptor endocrino que afecta la reproducción.

ssc

Ciencia y Tecnología

Reciclan celulares para construir microscopios en la BUAP

Publicado

el

BUAP, microscopios, 97 KB, microscopios

MÉXICO.- En el Laboratorio de Óptica, de la Facultad de Ciencias Físico Matemáticas (FCFM) de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP) nació la idea de fabricar microscopios con materiales reciclados.

El investigador Alberto Cordero Dávila y sus estudiantes lo lograron con la cámara de un celular, un trozo de madera y un acrílico, lo que representa un gasto no mayor a 100 pesos, contra 8 mil que cuesta un instrumento de esta naturaleza.

En un comunicado de la institución universitaria, el experto dijo que tras comprobar su funcionalidad, se buscó extender este proyecto en beneficio de otras instituciones.

Fue así como, a través de talleres, inició la capacitación a profesores de nivel medio superior para que crearan su propio microscopio y replicaran este conocimiento entre sus estudiantes.

Hasta el momento se han impartido tres talleres, dos en secundarias técnicas del municipio de Atlixco y el último, en colaboración con la Secretaría de Educación Pública, en el Laboratorio de Óptica de la FCFM, donde asistieron más de 30 profesores de la ciudad de Puebla y del interior del estado.

Los profesores imparten asignaturas como física, química, biología y matemáticas en los planteles del Colegio de Bachilleres del Estado de Puebla (COBAEP).

Cordero Dávila dijo que los talleres inician a las 10 de la mañana y docentes de Tlatlauquitepec, San Martín Texmelucan, Chachapa, Izúcar de Matamoros y Puebla se reúnen con él y sus estudiantes para iniciar con una explicación sobre el funcionamiento de un microscopio.

TE PODRÍA INTERESAR: Facebook planea unir mensajería de Whatsapp, Instagram y Messenger

En mesas de trabajo, cuatro, cinco y hasta seis profesores repasan sus materiales: un rectángulo de madera no mayor a 15 centímetros, un acrílico de la misma medida, un celular con cámara, pinzas, tornillos y una película reflejante, son parte de las herramientas para acceder a un mundo diminuto.

Alrededor de las 13:00 horas el microscopio está terminado y las sonrisas emergen. Aquellos que se mostraban reticentes vuelven a confiar, ahora ansiosos esperan llevar lo que aprendieron a sus estudiantes.

Jair Meneses Mijares, alumno del décimo semestre de Física Aplicada de la BUAP, explicó que la idea de crear un microscopio a partir de la cámara de un celular surgió hace un año en la clase de Alberto Cordero.

El microscopio del Laboratorio de Óptica de la FCFM es un proyecto que se suma a otras iniciativas exitosas como el programa Del Aula al Universo, que ha dotado de telescopios a más de 600 escuelas de varios estados de la República Mexicana y capacitado a más de 5 mil aficionados en astronomía.

Notimex/atj

Seguir leyendo
Anuncios

Revista Digital

Política

CDMX

Anuncios

Tienes que leer