Conecte con nosotros

Hemeroteca

El narco y los cárteles en México: cuentas pendientes

Publicado

NARCO_PENDIENTES, narco, 62 kb, México
Foto: Especial.

La transición está a nada de comenzar y esto ha opacado todos los reflectores, sin embargo hay un tema que está siendo dejado en segundo plano, pero que últimamente ha dado señales de ser un asunto pendiente que todavía urge atender: el narco y sus cárteles.

| Santiago I. Soriano Condado

Antes de que arrancara el Juicio del Año, como han nombrado al proceso en contra de Joaquín El Chapo Guzmán en Estados Unidos, el tema del narcotráfico y los cárteles en México había pasado a segundo plano. Pero hoy es necesario que hablemos de él.

Durante las últimas semanas, desde Estados Unidos han llegado señales que apuntan hacia el mismo rumbo: los cárteles de México siguen siendo poderosos y, en algunos casos, continúan expandiéndose a nivel internacional.

Luego vino otra bomba, cuyo estruendo fue solo eso y casi nada tras la ligera polvareda que levantó: el abogado de Guzmán Loera en EUA, Jeffrey Lichtman, aseguró que su defendido no era líder del Cártel de Sinaloa, sino Ismael El Mayo Zambada quien sería tan poderoso como para alcanzar a pagarle “millones de dólares” en sobornos “al actual presidente y su antecesor”.

Ambos, tanto Enrique Peña Nieto como Felipe Calderón, negaron el señalamiento. El abogado del Chapo en México, José Refugio Rodríguez, negó haber sabido alguna vez sobre estos supuestos sobornos, mientras que en EUA, la fiscalía que acusa al capo, pidió ignorar tal señalamiento.

Pero queda la duda legítima, especialmente con el Mayo. Pero equivocado sería pensar que el único cártel que debería preocupar a la autoridad mexicana es el de Sinaloa.

Este es un tema del que aún tenemos que hablar, aunque tocarlo para algunos todavía sea un tabú.

El informe de la DEA

La Agencia Antidrogas de Estados Unidos, la DEA por sus siglas en inglés, monitorea constantemente a los grupos delictivos de México, dada la vulnerabilidad de su país para la entrada de drogas consecuencia de la gran demanda que entre sus habitantes existe.

En su informe Evaluación sobre las amenazas del narcotráfico que se publicó a comienzos de noviembre, la agencia es contundente con un diagnóstico: el Cártel de Sinaloa sigue expandiéndose a nivel internacional pese a que el Chapo Guzmán está siendo juzgado en Nueva York.

Pero no solo eso, sino que los cárteles mexicanos siguen siendo “la principal amenaza narcotraficante criminal” para el país gobernado por Donald Trump, al grado que “ningún otro grupo está actualmente posicionado para desafiarles”.

Pero ¿cómo operan? Pese a que la violencia que provocan en México tiene “proporciones epidémicas”, en la Unión Americana lo sanguinario queda reducido a niveles casi imperceptibles que les ha valido evitar ser detectados e investigados en aquel país.

Para ser concretos, el informe de la DEA sigue la tendencia que ha mantenido durante años: son seis los cárteles que dominan en México.

Dichos grupos son amos y señores de los pasillos por donde se trafica la droga en la frontera con EUA, además de que su “continuo crecimiento” les ha permitido exportar grandes cantidades de narcóticos sin que su influencia y alianzas con otros grupos se vean disminuidas siquiera un poco.

¿Cuáles son esos grupos? El Cártel de Sinaloa, el Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG), el Cártel de Juárez, el Cártel del Golfo, el Cártel de los Beltrán Leyva y los Zetas.

Sobre los sinaloenses, la DEA apunta que a pesar de las disputas internas el grupo que, dice, dirige Iván Archivaldo y Jesús Alfredo Guzmán –hijos del Chapo– en alianza con el Mayo Zambada, el cártel domina gran parte del Pacífico, Durango, Sonora, Bajac California, Chihuahua y al menos otra decena de estados.

En estados Unidos, los de Sinaloa mandan droga al por mayor como mariguana, cocaína, metanfetamina, heroína y fentanilo a ciudades como Chicago, Phoenix, Los Ángeles y Denver a través de su red de trasiego en California, Arizona, Nuevo México y el oeste de Texas.

Sobre el Jalisco Nueva Generación (CJNG), hay que hablar en serio y la misma agencia antidrogas lo sabe. El grupo que encabeza el sanguinario Nemesio Oseguera Cervantes, alias El Mencho, es el de más reciente creación pero el que mayor capacidad de fuego tiene.

El CJNG ha crecido como espuma gracias a los insólitos niveles de violencia que son capaces de alcanzar, lo cual ha quedado patente en los enfrentamientos que sostienen con sus rivales en al menos 22 de los 32 estados del país. Todo esto también les ha permitido alcanzar presencia hasta ciudades de EUA como Los Ángeles, Nueva York, Chicago y Atlanta.

Los demás grupos, aunque no de tanto poder, siguen creciendo fuera de sus fronteras. Ese es el caso del Cártel de Juárez, que alguna vez encabezara el mítico Amado Carrillo, el Señor de los Cielos, el cual tiene presencia en Chihuahua, sobre todo en Ciudad Juárez.

De acuerdo con el informe, este cártel ha comenzado a traficar y distribuir cocaína y metanfetamina en Denver, Chicago y Oklahoma a través de sus canales en El Paso, Texas.

Los del Golfo, un histórico de la geografía del narco en México, tienen operaciones en Tamaulipas y Quintana Roo, además de que al igual que sus pares de Juárez, recién han emprendido en el negocio de la heroína y la metanfetamina en EUA.

La mayor parte de sus envíos son contrabandeados al sur de Texas, específicamente en la región entre el Río Bravo, Valle e Isla del Padre Sur, lo que les ha permitido mantener presencia en Atlanta y puntos clave de distribución en Houston y Detroit.

En el caso de los Beltrán Leyva, quienes operan primordialmente en Guerrero, Morelos, Nayarit y Sinaloa, llevan años perdiendo influencia y territorio, pero no por eso se les puede descartar. En este caso, ninguno de los hermanos que dan nombre al cártel lo dirige ya, pero varias de las células que aún sobreviven operando para los de Juárez, los Zetas o el mismo CJNG.

Sin embargo, aún tienen centros de distribución de mariguana, cocaína, heroína y metanfetamina en Phoenix, Los Ángeles, Chicago y Atlanta.

Finalmente los Zetas también son considerados un grupo cuya disminución se ha visto acentuada en los últimos años, aunque operan todavía en Campeche, Tabasco, Puebla, Quintana Roo, Coahuila y Tamaulipas.

De acuerdo con el informe de la DEA, los Zetas todavía trafican con cocaína, heroína, metanfetamina y mariguana en centros de distribución localizados en Laredo, Dallas y Nueva Orleans, aunque también se ha reportado presencia en Atlanta.

Zambada, el multimillonario diabético

A días del informe de la DEA, de acuerdo con el corresponsal de Bloomberg en México, Justin Villamil, quien realizó el reportaje “El socio multimillonario del preso Chapo consolida un imperio”, Ismael El Mayo Zambada, está enfermo de diabetes y posee una fortuna de 3 mil millones de dólares.

Villamil afirma que mientras su exsocio, el Chapo Guzmán, está enjuiciado en Nueva York y su hijo, Jesús Vicente Zambada Niebla, el Vicentillo, está por ser sentenciado por una Corte Federal de Chicago, el Mayo es un hombre multimillonario.

“A lo largo de varias décadas, El Mayo y el Cártel de Sinaloa construyeron un imperio sobre la cocaína, la heroína y el tráfico de personas, cambiaron las líneas de productos en respuesta a la demanda, arrinconaron mercados en los EE.UU. y expandieron los vínculos de exportación hasta Australia. El cartel presuntamente lavó dinero a través de algunos de los bancos más grandes del mundo, inyectándolo en compañías nacionales y cuentas en el extranjero”, escribe Bloomberg.

Este medio también aseguró que “vertieron efectivo en casi 250 compañías, muchas de las cuales aún están en funcionamiento, según la Administración de Control de Drogas (la DEA). La red de negocios se extiende desde Culiacán, la capital de Sinaloa, hasta Panamá, Honduras y Colombia”.

Villamil afirma que entre esas hay “un parque acuático y una guardería que supuestamente estaba a cargo de la hija de Zambada, María Teresa. El Departamento del Tesoro de los EE.UU. La designó como parte de la organización de su padre en 2007 por su papel en la propiedad de compañías de fachada para el cártel”.

Por su parte, Bloomberg, basándose en un análisis propio de las cifras de incautaciones y precios de la DEA, el Cártel de Sinaloa obtiene en ganancias 11 mil millones de dólares anuales por las ventas de la frontera entre México y Estados Unidos.

“La cifra es probablemente conservadora, ya que excluye los ingresos de los mercados no estadounidenses. El cálculo también supone que la mitad de todas las drogas destinadas a los Estados Unidos son incautadas”, afirma el medio.

“El análisis asume que el comando principal del Cártel, (el Mayo) se embolsó al menos el 5 por ciento de los ingresos brutos, basándose en estimaciones de personas con conocimiento del negocio del cártel que solicitaron no ser identificados. A esa tasa, Zambada habría recaudado 3 mil millones de dólares desde 2001”, asegura Bloomberg.

Sin embargo, dado que se encuentra escondido en las serranías de México y Estados Unidos ofreciendo hasta 5 millones de dólares de recompensa a cambio de información que permita su captura, “el último capo en pie puede estar perdiendo el control sobre el cártel de la droga más grande del mundo”.

“El Cártel de Sinaloa ha logrado sobrevivir durante tanto tiempo, en parte debido a su capacidad para actuar como un negocio, respondiendo a los cambios en la demanda, administrando cadenas de suministro internacionales y estableciendo redes en los mercados globales”, explica el amplio reportaje.

Bajo el liderazgo del Mayo Zambada, el cártel “extendió los enlaces de suministro de precursores químicos hasta China, importando las materias primas y enviando el producto terminado a los mercados estadounidenses y más allá”.

En mayo de 2016, la DEA describió a Ismael Zambada en su ficha de la lista de fugitivos más buscados, como un sujeto de 68 años (hoy de 70), de tez blanca y fugitivo de la justicia, quien está “armado y peligroso”, por lo que pedía a los ciudadanos no intentar detenerlo por sí mismos.

Dicha ficha afirma que el Mayo está siendo buscado a partir de un encausamiento de una corte de distrito occidental de Texas, donde se le acusa de conspiración para importar cocaína y mariguana hacia EUA.

¿La madre de todas las alianzas?

Todos los reflectores están puestos en el juicio del Chapo Guzmán en Nueva York, lo cual estaría siendo aprovechado por el Cártel de Sinaloa para realizar una “jugada maestra” en el tablero del narco en México: unirse a su más grande rival, el Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG).

Mientras los ojos del mundo están con la atención puesta en el proceso contra Guzmán Loera, el grupo que fundó podría estar aprovechando esto como una gran cortina de humo, donde podría alcanzar hasta cadena perpetua.

En una entrevista para AFP, el exjefe de operaciones internacionales de la DEA, Mike Vigil, aseguró que “la captura y extradición de Guzmán fue bueno para la justicia mexicana y de Estados Unidos, pero en realidad es más simbólico porque el Cártel de Sinaloa sigue siendo el más potente del mundo”.

Esto último ha sido posible gracias al liderazgo del Mayo Zambada, el último peso pesado del narco mexicano y quien siempre ha sido un prófugo de la justicia.

Por su parte, el investigador de la UNAM experto en temas de seguridad y defensa, Javier Oliva, considera que el juicio del Chapo “realmente parece más un espectáculo que algo de fondo”.

¿Y por qué? Asegura que mientras no se haga una “fiscalización de dinero, los juicios no tienen mucha utilidad. La esposa, los hijos, los cómplices podrán seguir usando las decenas de millones de dólares que dejó este delincuente”.

Es cierto que la extradición del Chapo Guzmán debilitó al Cártel de Sinaloa en un principio, pero la DEA afirma que hoy “mantiene el mayor dominio en Estados Unidos”, mientras que su más grande rival, el Cártel Jalisco Nueva Generación, “ha expandido significativamente su presencia en los últimos años”.

Por su parte, los hijos de Guzmán, Iván Archivaldo y Jesús Alfredo, son considerados “unos juniors que nunca trabajaron en su vida y no saben hacer ese negocio”, lo cual ha sido aprovechado pro Zambada para imponerse al frente del Cártel, considera Raúl Benítez Manaut, del Centro de Investigaciones sobre América del Norte, de la UNAM.

A diferencia de esto, Nemesio Oseguera, El Mencho, líder del CJNG, vive una lucha interna que ha debilitado el gran avance de su organización logrado a punta de violencia extrema y un arsenal capaz de incluso derrumbar helicópteros militares.

Vigil asegura que Carlos Enrique Sánchez, El Cholo, conspira en contra del Mencho para quitarle el mando del CJNG, lo cual ha impedido que continúe su gran avance.

El funcionario de la DEA asegura también que el Cholo “se ha aliado con el cártel de Sinaloa, que lo está apoyando con fondos y con sicarios para que pelee contra el Mencho y entonces, si logra obtener el liderazgo, se va a aliar con el Cártel de Sinaloa. Lo va a tener que hacer para poder sobrevivir”.

Esto, a su vez, es aprovechado por el grupo de Sinaloa para quitarle al CJNG su territorio. En suma, sea cual sea el resultado final de la disputa entre el Mencho y el Cholo, el mayor beneficiado es el cártel del Chapo y el Mayo Zambada.

Hemeroteca

López Obrador, 100 días ejerciendo el poder: el balance inevitable

Publicado

el

Foto: Cuartoscuro.

México vive un periodo de transformación y quien diga lo contrario, simplemente está cerrando los ojos ante lo evidente o es ciego. Se cumplió el centenar y con él, llega el primer corte de caja, el que marca rumbo y se toma como punto de referencia para cuestionar los qué, cómo y por qué, aunque para esta última pregunta siempre se obtendrá la misma respuesta: por el renacer de la República, claro, siempre y cuando se le pregunte al presidente o sus allegados. En Reporte Nivel Uno decidimos preguntarle a la oposición, la academia y a Morena para definir los primeros 100 de Andrés Manuel López Obrador como Presidente de México. La respuesta más importante, desde luego, la tiene el pueblo, ni bueno ni malo, sino el que se puede describir bajo un mismo adjetivo: el mexicano, si es que en esa totalidad hay un punto de equilibrio posible.

| Santiago I. Soriano Condado

Movimiento. Claroscuros. Mediático. Intenso. Un poco de todo. Exitosos. Estos y muchos calificativos más podrían utilizarse para describir los primeros 100 días de gobierno de Andrés Manuel López Obrador, siendo cada uno de ellos un reflejo inequívoco de la perspectiva de quien lo emite.

Pero la visión popular tiene uno que podría considerarse la voz de la mayoría (al menos según varias encuestas): positivo. El balance de los mexicanos respecto a la recta inicial del mandato del tabasqueño se refleja en el histórico respaldo que tiene: 8 de cada 10 (Encuesta El Universal, publicada el 11 de marzo de 2019) lo respaldan y están satisfechos, hasta ahora, con su labor en la máxima magistratura del país.

El bono democrático más que intacto, se ha fortalecido desde el 1 el primero de julio, en un comienzo, y luego el 1 de diciembre de 2018. López Obrador lo sabe y así lo demuestra el devenir diario cuya voz se escucha desde las primeras horas de cada día laboral en México.

LEER REVISTA DIGITAL COMPLETA AQUÍ

100 días, es cierto, son muy poco tiempo para evaluar o formar un criterio concreto respecto a un gobierno que recién se puso en marcha, pero dadas las expectativas del país (según el ejercicio de El Universal anteriormente citado, al menos un 62 por ciento de los mexicanos tiene gran confianza en que López Obrador cumplirá sus compromisos de campaña), cada día cuenta, especialmente cuando se prometió que en seis años se hará lo que en 12 podría hacerse.

La voluntad existe, al menos en las horas de trabajo que el mandatario invierte en su labor: de lunes a domingo con más de 12 horas por día. Entre semana, iniciando la jornada (según sus propias palabras) desde las 4:30 de la mañana para a las 6 estar en Palacio Nacional y reunirse con su gabinete; luego de ello debe salir a ofrecer una conferencia de prensa que en promedio dura de 80 a 90 minutos. Desde temprano el presidente está en la agenda mediática donde de por sí tiene un lugar garantizado desde hace ya casi dos décadas.

Pero más allá del balance de otros, el del propio López Obrador es aún mesurado y con reconocimiento de puntos flacos en el comienzo de su gestión.

Ante su esposa e hijos, el gabinete completo, los gobernadores del país y figuras del sector empresarial mexicano de la talla de Carlos Slim, Andrés Manuel López puso como mayor logro de su gestión los ahorros que se han logrado por la austeridad republicana, así como el combate a la corrupción que incluso antes de tomar posesión desde el Congreso se comenzaron a materializar. Esto le ha permitido emprender los programas sociales que ahora ya comenzaron a entregarse a millones de mexicanos.

Ante la seguidilla de reducciones de la expectativa de crecimiento económico durante su primer año, ya sea por parte de organizaciones como la OCDE o el propio Banco de México (Banxico), el presidente lanzó un dardo que seguramente también pretendía dar tranquilidad a los mercados internacionales: no hay “ni asomo” de una recesión en el país y, de paso, cuándo si no, también despachó a sus detractores, asegurando que se “quedarán con las ganas” de verlo fracasar en ese rubro.

La oferta de que el PIB nacional crecerá al 4 por ciento anual sigue en pie y además, reiteró que acepta el reto de que así sea a pesar de que en estos momentos, eso luce como algo lejano cuya complejidad va más allá de su incuestionable voluntad.

Sin embargo, López Obrador también identifica dos pendientes a los cuales ofreció solución sin dar un plazo exacto para ello: la violencia y el alza de los energéticos, especialmente las gasolinas y la electricidad.

Respecto a los altos índices de inseguridad que se han presentado durante el primer trimestre de su mandato, aceptó dicha realidad, pero ofreció la tan ansiada paz a través de la Guardia Nacional que prácticamente es ya una realidad a falta de su promulgación.

Sobre los combustibles y la energía eléctrica, también admitió su incremento y dijo que esto ha sido porque los mecanismos para controlar sus precios han tardado en implementarse.

Pero ¿qué dicen en Morena? ¿Cuál es la sensación de la oposición que encarnan el PAN, PRI y aliados? ¿Y la academia del país?

A continuación, una serie de entrevistas que dan luces sobre el balance de estos primeros

100 días, de un rumbo que ya ha comenzado a tomar forma y cuyo destino aún está escribiéndose.

Los PRIMEROS 100 DÍAS de López Obrador: ¿han sido BUENOS o MALOS?

Ya pasaron 100 días desde que Andrés Manuel López Obrador asumió LA PRESIDENCIA DE MÉXICO y por eso es necesario hacer un balance. La pregunta es la misma: ¿HAN SIDO BUENOS o MALOS estos primeros 100 días de AMLO?

Posted by Reporte Nivel Uno on Monday, March 11, 2019

ssc

 

Seguir leyendo
Anuncios
Anuncios

Revista Digital

 width=

Política

CDMX

Anuncios

Tienes que leer