Conecte con nosotros

Opinión

Yo tan viejoven y tú tan chavarruca…

Publicado

Carlos Organista, 76 KB, Viejorrucos

Hace algunos días leía, en la versión española del Huffington Post, una serie de recomendaciones a tomar en cuenta si alguien molestaba con la edad y la decisión de no tener descendencia: “Cómo lidiar con comentarios impertinentes por no tener hijos”. En ese mismo portal, meses atrás, me he topado con textos como: “La reflexión viral que hará que dejes de preguntar a la gente por qué está soltera”, “¿Eres un perfecto soltero o un feliz emparejado?”, “Si a mí no me importa estar soltera, ¿por qué a los demás sí?”, “Cuanto más me acerco a los 40, menos añoro los 25″… Totalmente comprensibles los títulos, porque, como decía mi abuela: “más vale bien quedada (o), que mal casada (o)”.

Y es que, según la tradición familiar y más allá de cuestiones religiosas, casarse y tener hijos es algo que “debe hacerse antes de los 30, para poder disfrutarlos y cuidarlos”… claro, ¡cuando no podías vivir más allá de los 35!, es decir, en el siglo pasado. Pero la dinámica de vida ha cambiado tanto que las expectativas y aspiraciones han debido hacerlo de igual forma, pues hoy en día pueden hacerse mucho más cosas antes de los 30 y los 40 que solo tener descendencia y emparejarse. Porque, como dicen los “solterones”: “el que se casa se atrasa”.

Respetables y admirables quienes han podido y han decidido casarse y tener hijos antes de llegar a la tercera década de vida; respetables y admirables también quienes quieran o no hacerlo después de ella. Lo importante en este mar de diferencias y “deberes” es que se ha modificado igualmente la forma en que consideramos la juventud y la vejez: cuando creíamos que la tercera edad era el camino hacia la recta final de la vida, los adultos mayores de 65 años alzaron la mano y, con toda autoridad, dijeron: “¡Viejos los cerros, y todavía reverdecen!”.

Con lo cual entramos a la idea de una cuarta edad que va más allá de los 80. En 2016, Lynda Gratton y Andrew Scott, profesores de la Escuela de Negocios de Londres, publicaron el libro The 100 Year Life – Living and Working in an Age of Longevity, en el que plantean la necesidad de pensar sin prejuicios en la vejez y, dada la falta de solidez financiera para las pensiones, la posibilidad de tener que trabajar a los 80 años o más para subsistir, “a menos que ahorren más del 10 por ciento de sus ingresos cada año”. Pero bueno, más allá de pensar en eso y deprimirnos, la intención de todo este choro, con eso de que “los 30 son los nuevos 20”, es pensar quién es la juventud del siglo XXI y cómo debemos llamarla.

Eufemísticamente, en México hemos usado de un tiempo para acá el famoso vocablo “chavorruco” para tratar de ubicar a esa enorme parte de la población que se desmarca cada que puede de lo que todos nombran como millennials —y que nadie logra definir con exactitud quiénes rayos son—, por los estereotipos vinculados a su comportamiento y pensamiento. La palabra, formada por acronimia, resulta de la unión de chavo (“Persona joven que viste y actúa según la moda|Muchacho, niño que aún no es adolescente”, de acuerdo al Diccionario de americanismos) y ruco (“Persona de edad avanzada”).

Así, según la Comisión de Consultas de la Academia Mexicana de la Lengua: “El término chavorruco se emplea para referirse a ‘una persona de edad avanzada que, a la manera de los jóvenes, actúa y se viste según la moda'”. Sin embargo, como usuario y aludido, difiero: chavorruco ha permitido ubicar —un poco en broma y otro poco en serio— a personas de entre 35 y 45 años, aproximadamente, no a personas “de edad avanzada”; independientemente de su vestimenta. Es decir, sujetos que ni somos mileniales ni tampoco Generación X del todo, sino esa suerte de bisagra entre ambos.

Según el portal Verne, recibiríamos el nombre de xennial (nacidos entre 1977 y 1983)… o chavorrucos, diría yo —y chavarrucas, porque hay que ser incluyentes, ¿no?—. Ahora, si hablamos de gustos, la música también podría definirnos: el reguetón y el pop tienden a asociarse con los más jóvenes y el rock con los más “viejitos”, por lo que desde hace tiempo existen los famosos “ruqueros”. Expresión con la cual se definió alguna vez a sí mismo el comediante Jo Jo Jorge Falcón, según la entrevista que le hizo El Financiero en 2015, cuando dijo que antes de la comedia se dedicaba a la música: “Me inspiró Mario Trixon, quien tocaba el acordeón y hacía humor; cuando lo vi quedé impactado. Yo era requintista de grupos de rock; ahora ya soy ruquero”.

En España, existe un término parecido al nuestro: viejoven. El mes pasado, la Fundación del Español Urgente (Fundéu) lanzó una encuesta entre hispanohablantes, en la que participaron casi 400 personas, para que la gente decidiera cuál de las dos definiciones de la palabra se ajustaba mejor: “persona anciana que se comporta y actúa como una joven” o “persona joven que se comporta y actúa como una anciana”. El resultado varió según el grupo de edad: los menores de 20 años se decantaron ligeramente (15 contra 12) por la segunda definición (jóvenes que se comportan como ancianos), junto con los grupos de 21 a 30 y de 31 a 50 que votaron también por esa; mientras que los mayores de 51 años optaron por la primera (ancianos que actúan como jóvenes).

Pero también dependió del país desde donde se contestó la encuesta: en España, el 80 por ciento piensa en personas jóvenes que actúan como ancianas; y, en general, en Latinoamérica prefieren referirlo a viejos que se comportan como jóvenes. De ahí que en Colombia, por ejemplo, exista la palabra cuchacho (acrónimo de cucho: viejo, y muchacho). Así que ya sabe: la que con viejoven se casa, viejoven se la pasa; porque si la juventud supiera y el chavorruco pudiera…

Deportes

Comité Olímpico Mexicano ya no dará hospedaje ni comida a deportistas

Publicado

el

comite_olimpico, Comité Olímpico Mexicano, 56 kb, deportistas
Foto: Cuartoscuro.

MÉXICO.- Debido a la falta de presupuesto, el Comité Olímpico Mexicano (COM) anunció que dejará de proveer hospedaje, alimentación y atención médica a los deportistas que integran sus distintas federaciones.

A través de una circular difundida de manera interna y que filtró el semanario Proceso, el presidente del COM, Carlos Padilla Becerra, informó que el Centro Deportivo Olímpico Mexicano (CDOM) cerrará de manera parcial a partir del 31 de julio de este año, por ende, los citados servicios quedarán suspendidos de manera infefinida .

Ya es imposible mantener los servicios de hospedaje, alimentación y atención médica que se ofrecen. Dado lo anterior se ha tomado la difícil decisión de suspender por completo y en forma indefinida dichos servicios a partir del 31 de julio, agradeciendo sean tan amables en cancelar, suspender y/o retirar todas sus reservaciones a partir de esta fecha”.
Comité Olímpico Mexicano

De 2012 a la fecha, el Comité Olímpico Mexicano ha subsistido gracias a los recursos que el titular de la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte (Conade) en turno le ha asignado. Por ejemplo, en el cuatrienio que comenzó en 2008 la asociación civil recibió 80 millones a través de la Secretaría de Educación Pública (SEP).

TE RECOMENDAMOS LEER: Conade no tiene ni para pagar la luz, asegura Ana Gabriela Guevara

Sin embargo, los actuales ajustes presupuestales derivaron en que la dirigente de la Conade, Ana Gabriela Guevara, todavía no haya asignado una partida presupuesta al COM; cabe señalar que la citada Comisión sufrió un recorte de 70 millones de pesos en el presente año.

Es por ello que Guevara reveló este martes que pediría una ampliación presupuestal por 500 millones de pesos en aras de concluir satisfactoriamente el 2019, toda vez que, según la funcionaria, no existe el suficiente dinero para operar el organismo.

Inclusive y como se dice en el documento referido en un inicio, Padilla Becerra ha sostenido negociaciones con la SEP y la Secretaría de Hacienda en aras de obtener los recursos necesarios, pero hasta ahora no ha existido ningún arreglo.

“Mantenemos la firme intención de encontrar soluciones para que esta situación pueda revertirse rápidamente y evitar así que afecte el desempeño de los atletas que nos representarán en diversas lides deportivas durante 2020, incluyendo los Juegos Olímpicos de Tokio”, dijo el Comité Olímpico Mexicano.

Seguir leyendo

Revista Digital

Anuncios
Anuncios

Política

Anuncios

CDMX

Anuncios

Tienes que leer