Conecte con nosotros

Hemeroteca

Altos salarios no garantizan honestidad: Jesús Ramírez Cuevas, vocero de López Obrador

Publicado

ramirez_cuevas, Cuevas, 25 kb, López Obrador
Foto: Roberto Tetlalmatzin

Andrés Manuel López Obrador llegó a la Presidencia de la República con un gran capital político el cual, incluso antes de la toma de protesta oficial, le permitió iniciar la Cuarta Transformación de la vida pública de México. Las resistencias, por supuesto, no se hicieron esperar.

Jesús Ramírez Cuevas, vocero de la Presidencia de la República, abordó en exclusiva con esta casa editorial temas como la protección a periodistas, su visión del país de aquí a tres años y los retos que la Cuarta Transformación tiene por delante.

| Jorge Blancas

Los altos salarios de los jueces y magistrados “no se traducen en mejores niveles de eficiencia para la aplicación de la justicia o en la disminución de la impunidad”, sentenció Jesús Ramírez Cuevas, vocero de la Presidencia de la República.

En entrevista exclusiva con Reporte Nivel Uno, el responsable de la comunicación del Gobierno de México manifestó que, a pesar de los privilegios y prebendas de los altos funcionarios del Poder Judicial, en México persiste “un rezago jurídico muy alto”, al grado de tener “99 por ciento de impunidad”.

Refirió que lo funcionarios públicos, sobre todo aquellos que realizan acciones en materia de seguridad e impartición de justicia, “deben tener niveles salariales adecuados” asimismo, manifestó que los salarios demasiados altos no garantizan que incurran en actos de corrupción.

“Llevamos muchas décadas con un sistema político que fue envileciendo las instituciones, que fue convirtiendo a los funcionarios públicos en usufructuarios del presupuesto como si fuera patrimonio propio. Hemos visto un patrimonialismo de los gobernantes y de lo partidos en los gobiernos que usaron todos los recursos públicos, los inmuebles, y todo lo que significa el poder público, para beneficio de sus grupos”.

Añadió que la Cuarta Transformación y el Plan de Austeridad Republicana que propone el Gobierno de México genera resistencias, a pesar de que los salarios de los jueces y magistrados superan por un tercio los recibidos por sus similares en Estados Unidos.

“No le toca al Ejecutivo sancionar o perdonar a corruptos”

Ante las críticas que diversos actores han proferido en torno a una eventual “amnistía” a políticos corruptos de administraciones pasadas, Jesús Ramírez Cuevas, aseguró que el presidente López Obrador “nunca ha dicho que va a perdonar a un corrupto”. Lo que ha dicho y con todas las letras es “no vamos a perseguir a los corruptos”.

No obstante, refirió que si algún gobernante tiene cuentas pendientes con la justicia que el Congreso, la Fiscalía, la Secretaría de la Función Pública, la Auditoría Superior de la Federación, Comisiones Especiales del Congreso o ciudadanos mismos, realicen las denuncias correspondientes.

“No le toca al Ejecutivo sancionar o perdonar ningún delito patrimonial que dañe al presupuesto y a los mexicanos, ese es un tema del Poder Judicial”, aclaró.

Refirió que “la política del Poder Ejecutivo no se va centrar en venganzas o en perseguir a los políticos del pasado, porque hay que concentrarse en lo importante, que es transformar las circunstancias sociales, económicas y políticas de los mexicanos”.

Iniciarán a cumplir compromisos de campaña en 2019

A pesar de que se tiene ya etiquetados muchos recursos con el pago de deuda, fideicomisos y pensiones, el gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador iniciará a cumplir sus compromisos de campaña en 2019.

De acuerdo con Jesús Ramírez, vocero del Gobierno de México, los mexicanos merecen un cambio profundo, de raíz y que implique el cumplimiento de las propuestas que se han hecho, no obstante, refirió que la ejecución de los compromisos electorales depende del presupuesto.

“Pero tal y como hemos hecho los cálculos de lo que existe en ingresos del estado, como de la posibilidad de gasto, porque ya hay muchos gastos etiquetados como la deuda, los fideicomisos y las pensiones, a pesar de eso sí puede alcanzar, al menos esas son las cuentas que tenemos, y que ya se presentarán en el presupuesto público.

Para el 2019 ahí vamos a empezar a cumplir los compromisos de campaña”.

“Las expectativas son grandes porque la gente quiere un cambio de fondo, y también hay que decirle a la gente que piensa que los cambios se dan del día para la noche, que los cambios llevan un tiempo y que también implican una responsabilidad social.

Los grandes rezagos que tiene México demandan una acción decidida del estado, del
gobierno, de los funcionarios públicos, pero también de la sociedad”, dijo.

Respeto irrestricto a la libertad de expresión

Jesús Ramírez dijo que la relación con los medios de comunicación será “franca, directa, abierta y de respeto” y aseguró que en el gobierno del mandatario López Obrador “no se va a utilizar el presupuesto público para inducir, presionar o cambiar las líneas editoriales”.

Refirió que “la publicidad gubernamental es un derecho de los ciudadanos y es una obligación del gobierno”, no obstante, ésta tiene que cumplir ciertas reglas.

Añadió que previo a un análisis, se elegirá qué medios son los más adecuados para difundir sus mensajes, y no serán las relaciones políticas, personales o informativas las que determinen el lugar donde se difundan los mensajes gubernamentales.

“Habrá respeto irrestricto a la libertad de expresión, habrá cero censura, y no se obligará a ningún periodista ni a ninguna redacción a cubrir con cierto enfoque cualquier tipo de información oficial. Y sobre todo estar abiertos a la crítica”.

Entrevista realizada por Jorge Blancas y Ángel Villanueva

Hemeroteca

AMLO: Entre la espada (arancelaria) y la pared (migratoria)

Publicado

el

amlo_aranceles_migra, AMLO, 48 kb, Aranceles, Migrantes
Foto: Especial.

Desde octubre de 2018, México atraviesa una crisis migratoria sin precedentes en su historia como puente entre Centroamérica y Estados Unidos. A la par, los norteamericanos amagaron con tomar severas medidas comerciales que causarían gran daño a la economía nacional. El dilema, pues, ha colocado a la 4T entre la espada y la pared.

| Santiago I. Soriano Condado

portada_rn90, AMLO, 39 kb, Migrantes

Una encuesta de El Financiero revela que los mexicanos han adoptado una actitud por demás xenófoba. Un 63 por ciento de los encuestados manifestó su abierto apoyo a que el gobierno de AMLO le cierre la frontera a los migrantes centroamericanos que buscan pasar por México hacia Estados Unidos.

El rechazo se acentuó desde que Donald Trump amenazó con imponer aranceles a las exportaciones mexicanas en su país, lo cual provocó una negociación que desembocó en un plan migratorio que, aunque tiene el respaldo popular y en el discurso se ha buscado legitimar ante la opinión pública, evidencia el drama de un fenómeno mundial como lo es la migración.

Números del Centro de Análisis de Datos sobre la Migración Mundial 2018, de las Naciones Unidas, destacan que en todo el mundo hay 258 millones de migrantes internacionales. De este universo, 150 millones son trabajadores; 25.4 millones son refugiados registrados y 36.1 millones son niños.

Del total, un 26 por ciento de la población migrante está acogida en América, sólo por detrás de Asia (31 por ciento) y Europa (30 por ciento).

TE RECOMENDAMOS LEER: Mexicanos apoyan cerrar la frontera a migrantes centroamericanos: encuesta

En lo que a Centroamérica respecta, el flujo migratorio ha ido en aumento y esto provocó a Trump.

De acuerdo con la Oficina Regional de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) en San José, Costa Rica, durante el primer trimestre de 2018 países como Guatemala, Honduras tuvieron un repunte en el número de nacionales que fueron presentados ante autoridades migratorias mexicanas, en comparación a 2017.

En el caso específico de guatemaltecos y hondureños el número se incrementó 67 y 82.3 por ciento respectivamente.

En total, de enero a marzo de 2017, 20 mil 010 migrantes centroamericanos fueron presentados; en enero a marzo de 2018, la cifra fue total fue de 30 mil 423.

TE RECOMENDAMOS LEER: Guardia Nacional ha disminuido presencia de migrantes en Ciudad Juárez

La situación en verdad se volvió apremiante en octubre de 2018, cuando las caravanas migrantes hicieron su irrupción de forma mediática, mas no histórica, pues mucho antes de que se robaran las cámaras por la forma en que rompieron cercos e ingresaron al país desesperadamente, ya cruzaban por México rumbo a Estados Unidos.

Ese momento coincide con el aumento del rechazo de los mexicanos a los migrantes centroamericanos, lo cual responde a la exposición en medios de las imágenes violentas.

El llamado del presidente, sin eco

En reiteradas ocasiones, AMLO ha tomado la plaza pública para desde ahí llamar a los mexicanos para que reciban y abracen a los migrantes centroamericanos, pero el discurso de rechazo no ha cesado.

Comentarios en redes sociales, pláticas casuales e incluso en el argumento de la oposición al gobierno federal, muestran un inequívoco tufo de xenofobia.

“Primero que apoyen a los mexicanos”, se escucha y lee cuando se publican noticias de los planes del gobierno federal.

Tras el anuncio del pasado 20 de junio, cuando AMLO y el presidente de El Salvador, Nayib Bukele, anunciaron una inversión de 30 millones de dólares para mitigar las causas socioeconómicas de la migración, la oposición reprochó que el gobierno de México entregue recursos a Centroamérica, mientras se los retira a planes como las estancias infantiles o al sector salud, bajo el precepto de la austeridad republicana.

TE RECOMENDAMOS LEER: En primeros 6 meses de AMLO, han pasado medio millón de migrantes por México

Pese a ello, el mandatario nacional ha insistido en que es anticristiano rechazar a los que por necesidad salen de su país buscando un futuro menos desolador. Pero de nada ha servido el llamado, pues nadie lo ha atendido.

En la ya citada encuesta del Financiero, al 63 por ciento que apoya cerrar definitivamente la frontera, se suma otro segmento del 60 por ciento que cree que el gobierno de AMLO no debe aceptar a los migrantes centroamericanos que lleguen a la frontera norte y que permanezcan en nuestro país hasta que se resuelvan sus peticiones de asilo en Estados Unidos.

Se sienten más seguros en México

La Guardia Nacional, el cuerpo policiaco creado por AMLO para combatir la inseguridad en México, tiene desplegados 6 mil 300 elementos para apoyar al Instituto Nacional de Migración (INM) en la contención del flujo migratorio en 23 municipios de la frontera sur.

Pese a que esta medida es para evitar represalias comerciales con Estados Unidos y, en palabras del canciller Marcelo Ebrard, una medida prevista por la ley mexicana, pues no se le puede permitir el paso a nadie sin saber quién es y a dónde va, ha encendido las alarmas de las organizaciones pro migrantes y las comisiones de Derechos Humanos tanto nacionales como regionales.

Los elementos militares están desplegados en 23 municipios de Chiapas, Tabasco, Campeche y Quintana Roo, que colindan con Guatemala y Belice.

TE RECOMENDAMOS LEER: Guardia Nacional “caza” migrantes en calles, centrales y camiones

“La Guardia Nacional trabajará con las autoridades migratorias para atender a los extranjeros desde un enfoque de protección a los derechos humanos”, ha dicho el secretario de Seguridad Pública, Alfonso Durazo, como una promesa implícita de que no habrán abusos, ni malos tratos para quienes crucen hacia Estados Unidos.

Especialmente cuando los migrantes también padecen robos, extorsiones, secuestros e incluso hasta la muerte por parte de autoridades y el crimen organizado.

Pese a ello, los testimonios de los que no logran pasar a EUA indican que se sienten más seguros en territorio mexicano que en sus países de origen.

Guatemala, Honduras y El Salvador conforman la zona geográfica conocida como el Triángulo Norte de Centroamérica, y solamente en 2018, entre los tres, sumaron más de 9 mil homicidios dolosos.

En 2018, México sumó el año más violento de su historia con 34 mil 202 personas asesinadas.

Sí, aquí se sienten más seguros.

El inevitable efecto dominó

El nuevo endurecimiento de la crisis migratoria en México representará un reto para los países de origen de los migrantes, dando pie así una crisis regional de alto impacto.

Así lo asume el director del Observatorio de Migraciones Internacionales en Honduras, Rolando Sierra Fonseca, quien afirma que la posición de nuestro país ante la amenaza de Trump generará que aumente el número de migrantes retornados.

Tal situación ocasionará una nueva tensión al gobierno de Honduras (y a las de todos los países centroamericanos que expulsan migrantes), pues representará el reto de reinsertarlos en sus comunidades, las mismas de las que salieron para buscar una vida mejor.

TE RECOMENDAMOS LEER: Papa Francisco elogia a México por ser “tan acogedor con los migrantes”

A ello también se debe sumar que el plan migratorio mexicano hará que se incrementen los conflictos fronterizos, pues hasta ahí llegarán personas no solamente personas del Triángulo Norte de Centroamérica, sino de otros países de América, Asia y África.

El reto de AMLO, el canciller Ebrard y todas las autoridades inmiscuidas en el plan migratorio es, por una parte estar pendiente del capricho de un Donald Trump que ya está en campaña de reelección y por el otro, contener el flujo migratorio, ya sea cerrándoles el paso o permitiendo que se queden en México, con todo el costo social, político y económico que eso conlleva.

Seguir leyendo

Revista Digital

Anuncios
Anuncios

Política

Anuncios

CDMX

Anuncios

Tienes que leer