Conecte con nosotros

Salud

¿Buscar MEJOR SEXO? Consume estos 5 ALIMENTOS para lograrlo

Publicado

sexo, alimentos, 54 KB, alimentos

MÉXICO.- Somos lo que comemos y no es una excepción cuando hablamos de la cama. Alimentos como las ostras, la canela o el chocolate son considerados afrodisíacos, ya que sus nutrientes poseen funciones vasodilatadoras o pertenecen a un proceso de tipo hormonal, que promueve la excitación sexual. Pero ¿son ciertos sus poderes para incitarnos a tener relaciones sexuales o para que estas sean de mejor calidad?

Miguel Serrano, socio fundador y director técnico de la empresa de biocosmética y alimentación saludable Ondalium, recuerda que no hay una “fórmula mágica que encienda el deseo sexual o que nos asegure un rendimiento en la cama por encima de lo normal. Como todo, es aconsejable llevar una vida sana y una actitud positiva en pareja, que fomenten el deseo sexual, si bien es cierto que hay alimentos con ciertas propiedades que nos pueden ayudar”.

TE PODRÍA INTERESAR: Estos son los pasos para que CONSIGAS UN ORGASMO MÚLTIPLE fácilmente

Ondalium ha seleccionado estos 5 alimentos clave para contribuir a una vida sexual plena:

1. Chocolate: para muchos es un sustitutivo del sexo, pero ¿por qué sustituir una cosa por otra, si se puede disfrutar de las dos? El chocolate negro posee feniletilamina, que estimula y mejora el estado de ánimo, dando lugar a sensaciones placenteras y alegres. Esta capacidad antidepresiva ya ayuda en la actividad sexual, pero además, sus semillas también tienen teobromina, una sustancia que actúa contra la fatiga, mejora la ventilación pulmonar y la circulación sanguínea.

Por si esto fuera poco, el chocolate estimula la secreción de serotonina, que renueva el rendimiento sexual, de ahí que haya sido considerado un potente afrodisíaco desde hace años.

2. Jengibre: este ingrediente es un gran estimulador del placer, sobre todo si se une con el cardamomo, ya que aumenta la libido, liberando dopamina y endorfina en el cerebro y favoreciendo el deseo sexual.

3. Ajo negro: ayuda a mejorar la fertilidad, y el apetito sexual en los hombres, gracias a su alto contenido de zinc, aunque su efecto será mayor en las mujeres por sus altas dosis de vitamina C y complejo B. Además, como no tiene un sabor ni un olor fuerte, no afecta al aliento o al olor de la sudoración, lo cual podría ser un problema en la cama.

El ajo negro favorece la circulación, ya que es rico en el aminoácido arginina, con capacidad vasodilatadora, por lo que siempre se ha usado contra la disfunción eréctil. Es importante destacar que esta característica beneficia a ambos sexos, ya que la erección masculina es un fenómeno de flujos sanguíneos, pero las mujeres también cuentan con mecanismos eréctiles en sus genitales, como el clítoris.

“Nuestro consejo es consumir el ajo negro en gotas o extracto, ya que de esta forma se potencian mucho más, hasta 10 veces más, todas sus propiedades para la salud y el sexo, concretamente“, afirma Serrano.

4. Miel: este alimento incrementa los niveles de la hormona encargada del deseo sexual en sangre, la testosterona, gracias a su alto contenido en minerales y vitamina B y C. Además, lo hace de una forma muy rápida, al poco tiempo de consumirla, ya que pasa al torrente sanguíneo, por lo que la estimulación es casi inmediata.

5. Mango: se podría considerar la fruta del placer, ya que contiene triptófano, denominada la hormona del placer. Es rica en vitaminas, que ayudan a mejorar la producción espermática. Sobre todo tiene alto contenido en vitamina E, que incrementa el deseo sexual y mejora la calidad del sexo.

Salud

Carne de pollo también eleva el colesterol malo en la sangre: estudio

Publicado

el

pollo, carne, 71 KB, carne

MÉXICO.- Cuando de alimentación saludable se habla, muchos expertos en nutrición recomiendan el consumo de carne de pollo en lugar de la roja, argumentando que esta última favorece el incremento en los niveles de colesterol. Ahora, una investigación publicada en la American Journal of Clinical Nutrition revela que la proteína proveniente de animales como las gallinas, también elevan los niveles de grasa en la sangre.

Científicos del Instituto de Investigación del Hospital Infantil de Oakland (CHORI) estudiaron a más de 100 hombres y mujeres sanos entre los 21 y 65 años de edad, quienes fueron divididos en tres grupos.

Por cuatro semanas, cada bloque realizó un ciclo de tres dietas de prueba: dieta de carne roja (res), dieta de carne blanca (pollo) y dieta sin carne. 

Antes de iniciar el estudio y a su término, se les tomaron muestras de sangre a cada uno de los participantes.

Los resultados indican que se presentó un incremento de colesterol en los dos grupos que consumieron carne.

TE PODRÍA INTERESAR: Madrid tiene un aire más limpio gracias a proyecto ecológico

“Cuando planeamos este estudio, esperábamos que la carne roja tuviera un efecto más adverso sobre los niveles de colesterol en la sangre que la carne blanca, pero nos sorprendió que este no fuera el caso; sus efectos sobre el colesterol son idénticos cuando los niveles de grasa saturada son equivalentes”. Ronald Krauss, líder del estudio, University of California San Francisco.

El estudio también reveló que si el objetivo es reducir los niveles de colesterol en la sangre, no hay otra forma que restringir el consumo de cualquier tipo de alimento cárnico y, obtener las proteínas de alimentos como los vegetales, los lácteos y las legumbres.

La investigación, denominada APPROACH (Animal and Plant Protein and Cardiovascular Health), también encontró que el consumo de altas cantidades de grasa saturada aumentan las concentraciones de partículas grandes de LDL (colesterol malo), que tienen una conexión más débil con la enfermedad cardiovascular que las partículas más pequeñas del mismo LDL.

“Si tienes problemas con el colesterol o si tienes antecedentes familiares de colesterol o enfermedad cardíaca, entonces es mejor consumir menos carne roja y blanca y sustituir frijoles, lentejas, granos con mayor contenido de proteínas”, dijo Maria Romo-Palafox, dietista del Centro Rudd para Políticas Alimentarias y Obesidad de la Universidad de Connecticut.

Otras opciones son  la quinoa y productos a base de soya, como el tofu y el tempeh, indicó la especialista citada por Expansión.

atj

Seguir leyendo
Anuncios
Anuncios

Política

Anuncios

CDMX

Anuncios

Tienes que leer