Conéctate con nosotros

Opinión

De “mis espaldas” a las suyas y otras “inmediaciones”

Carlos Organista, 76 KB,
Reporte Nivel Uno

“Nos encontramos en las inmediaciones del accidente. A mis espaldas se encuentran trabajando los equipos de emergencia, quienes intentan rescatar el cuerpo sin vida de quien condujera el vehículo siniestrado. El hoy occiso respondía al nombre de… Hasta aquí mi reporte, volvemos contigo al estudio”, decía un reportero hace unos días en televisión durante un noticiario matutino.

¿Cuántas veces hemos escuchado o leído el mismo discurso? La información sobre el accidente parecía más el parte de un policía que de un periodista. Y no lo digo porque esté mal la forma como hablan los uniformados, sino porque la claridad debería anteponerse siempre y, en numerosas ocasiones, los reporteros terminan repitiendo el lenguaje de ministerios públicos que a veces buscan confundir para darle vuelta a la legalidad.

Vayamos por partes. Imagine que, pese a tener GPS y demás aplicaciones, usted está perdido y busca una dirección. Entonces, llama a la persona con quien se reunirá para pedirle que lo ayude a ubicarse. ¿Acaso usted le dice: “me encuentro en las inmediaciones de tu casa…”? Si bien inmediación es una palabra adecuada para referirse a la proximidad en torno a un lugar, en realidad es bastante ambigua y no dice mucho. En el habla cotidiana usamos otras expresiones más precisas para situarnos en un espacio y su contexto, como “cerca de”, “al lado de” (nunca “a lado”, como suelen escribir algunos), “detrás de”, “a la orilla de”, etc.

Por otra parte, inmediación hace referencia a un sitio, no a un suceso. Entonces, retomando el ejemplo inicial, nuestro reportero estrella debió haber dicho: “… en las inmediaciones del lugar en que ocurrió el accidente…”. Aunque si no lo estamos viendo y solo escuchamos la televisión no podemos saber exactamente dónde se encuentra.

Así, mientras intentamos ubicar el sitio del que habla nuestro informador matutino, es necesario detenernos en eso de “a mis espaldas”. A todos nos queda claro que solo tenemos una espalda; sin embargo, usar el plural es válido, siempre y cuando sepamos cómo utilizarlo correctamente.

“A espaldas de” significa que alguien aprovecha la ausencia de una persona para hacer o decir algo. “A la espalda” o “a las espaldas” se refiere a algo que se encuentra sobre la espalda, como decir “mochila al hombro”. “De espalda(s) a”, implica señalar nuestra posición con respecto a una cosa. Guardaespaldas es alguien que cuida las espaldas, es decir, que vigila a alguien por detrás. Pero decir “a mis espaldas”, “a mi costado”, “detrás mío”, “encima suyo” es incorrecto; ya que esas expresiones indican una referencia, no una pertenencia, pues no poseemos un detrás, ni un costado.

“Detrás de María” no equivale a “su detrás”, dice la Real Academia Española, por lo que no es admisible decir detrás suya ni detrás suyo, sino detrás de ella, detrás de mí, a espaldas de mí. Por ejemplo, “vive cerca de ti” es una expresión correcta, pero no “vive en tu cerca” ni “vive cerca tuyo”. Entonces, el problema no es “las espaldas”, sino hacerlas nuestras. Como decía mi abuela: “un lugar para cada cosa y cada cosa en su lugar”.

Volviendo al reporte del accidente, vale la pena analizar otra frase: “rescatar el cuerpo sin vida”. En principio, rescatar implica “liberar de un peligro, daño, trabajo, molestia, opresión”, por lo que lo normal, como dice la Fundación del Español Urgente, es “rescatar a personas con vida y recuperar cuerpos sin ella”. No significa que esté mal, pero quizá no es del todo preciso, pues cuando escuchamos que alguien fue rescatado es difícil entender que esté muerto.

Ahora bien, es posible utilizar cuerpo como sinónimo de cadáver, pero esta última palabra es más precisa porque significa “cuerpo muerto”; mientras que la definición de cuerpo tiene ¡23 acepciones! Y sí, cadáver es una de ellas, pero qué necesidad de aclarar “cuerpo sin vida”.

Así que ya sabe, hay que tener cuidado con sus cuerpos y “sus inmediaciones”, porque, como dice el refrán, “no es lo mismo ir atrás que en ancas”, ni tampoco “mis espaldas” que las suyas.

Opinión

Loret de Mola se pronuncia ante montaje de Florence Cassez

El periodista Carlos Loret de Mola reaccionó luego de que, durante la ‘mañanera’ del presidente Andrés Manuel López Obrador, se le mencionara por ser uno de los presuntos artífices del montaje televisado de la captura de Florence Cassez e Israel Vallarta en 2005, asegurando que era víctima de una “embestida”.

Mediante su cuenta de Twitter, Loret de Mola aseguró que la “embestida” no era por el caso en cuestión sino por “Pío, Felipa, Epigmenio, Bartlett, Irma Eréndira… “.

Además, acusó que “para no dar a la sociedad una explicación sobre una vacuna no aplicada”, el presidente revivió el caso, el cual se remonta a hace 16 años.

El comunicador reiteró que en su tiempo no se dio cuenta del montaje, por el que desde entonces se disculpó públicamente.

En la conferencia matutina, desde Palacio Nacional, y con la presencia de la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, López Obrador retomó el montaje que se realizó en torno a la detención de Cassez y Vallarta, presuntos secuestradores, y el cual fue transmitido “en vivo”.

Durante su participación, el presidente del Sistema Público de Radiodifusión del Estado Mexicano (SPR), Jenaro Villamil, detalló cómo sucedieron los hechos y aseguró que a Loret, conductor en ese entonces de Primero Noticias, se le advirtió 13 veces “parar ya” con el montaje que se estaba transmitiendo en vivo.

Loret dice que prima de AMLO sigue teniendo contratos con Pemex

Continuar leyendo

Reporte Nivel Uno No. 115

Política

CDMX

Tienes que leer