Conecte con nosotros

Opinión

De “mis espaldas” a las suyas y otras “inmediaciones”

Publicado

Carlos Organista, 76 KB,
Reporte Nivel Uno

“Nos encontramos en las inmediaciones del accidente. A mis espaldas se encuentran trabajando los equipos de emergencia, quienes intentan rescatar el cuerpo sin vida de quien condujera el vehículo siniestrado. El hoy occiso respondía al nombre de… Hasta aquí mi reporte, volvemos contigo al estudio”, decía un reportero hace unos días en televisión durante un noticiario matutino.

¿Cuántas veces hemos escuchado o leído el mismo discurso? La información sobre el accidente parecía más el parte de un policía que de un periodista. Y no lo digo porque esté mal la forma como hablan los uniformados, sino porque la claridad debería anteponerse siempre y, en numerosas ocasiones, los reporteros terminan repitiendo el lenguaje de ministerios públicos que a veces buscan confundir para darle vuelta a la legalidad.

Vayamos por partes. Imagine que, pese a tener GPS y demás aplicaciones, usted está perdido y busca una dirección. Entonces, llama a la persona con quien se reunirá para pedirle que lo ayude a ubicarse. ¿Acaso usted le dice: “me encuentro en las inmediaciones de tu casa…”? Si bien inmediación es una palabra adecuada para referirse a la proximidad en torno a un lugar, en realidad es bastante ambigua y no dice mucho. En el habla cotidiana usamos otras expresiones más precisas para situarnos en un espacio y su contexto, como “cerca de”, “al lado de” (nunca “a lado”, como suelen escribir algunos), “detrás de”, “a la orilla de”, etc.

Por otra parte, inmediación hace referencia a un sitio, no a un suceso. Entonces, retomando el ejemplo inicial, nuestro reportero estrella debió haber dicho: “… en las inmediaciones del lugar en que ocurrió el accidente…”. Aunque si no lo estamos viendo y solo escuchamos la televisión no podemos saber exactamente dónde se encuentra.

Así, mientras intentamos ubicar el sitio del que habla nuestro informador matutino, es necesario detenernos en eso de “a mis espaldas”. A todos nos queda claro que solo tenemos una espalda; sin embargo, usar el plural es válido, siempre y cuando sepamos cómo utilizarlo correctamente.

“A espaldas de” significa que alguien aprovecha la ausencia de una persona para hacer o decir algo. “A la espalda” o “a las espaldas” se refiere a algo que se encuentra sobre la espalda, como decir “mochila al hombro”. “De espalda(s) a”, implica señalar nuestra posición con respecto a una cosa. Guardaespaldas es alguien que cuida las espaldas, es decir, que vigila a alguien por detrás. Pero decir “a mis espaldas”, “a mi costado”, “detrás mío”, “encima suyo” es incorrecto; ya que esas expresiones indican una referencia, no una pertenencia, pues no poseemos un detrás, ni un costado.

“Detrás de María” no equivale a “su detrás”, dice la Real Academia Española, por lo que no es admisible decir detrás suya ni detrás suyo, sino detrás de ella, detrás de mí, a espaldas de mí. Por ejemplo, “vive cerca de ti” es una expresión correcta, pero no “vive en tu cerca” ni “vive cerca tuyo”. Entonces, el problema no es “las espaldas”, sino hacerlas nuestras. Como decía mi abuela: “un lugar para cada cosa y cada cosa en su lugar”.

Volviendo al reporte del accidente, vale la pena analizar otra frase: “rescatar el cuerpo sin vida”. En principio, rescatar implica “liberar de un peligro, daño, trabajo, molestia, opresión”, por lo que lo normal, como dice la Fundación del Español Urgente, es “rescatar a personas con vida y recuperar cuerpos sin ella”. No significa que esté mal, pero quizá no es del todo preciso, pues cuando escuchamos que alguien fue rescatado es difícil entender que esté muerto.

Ahora bien, es posible utilizar cuerpo como sinónimo de cadáver, pero esta última palabra es más precisa porque significa “cuerpo muerto”; mientras que la definición de cuerpo tiene ¡23 acepciones! Y sí, cadáver es una de ellas, pero qué necesidad de aclarar “cuerpo sin vida”.

Así que ya sabe, hay que tener cuidado con sus cuerpos y “sus inmediaciones”, porque, como dice el refrán, “no es lo mismo ir atrás que en ancas”, ni tampoco “mis espaldas” que las suyas.

Deportes

Comité Olímpico Mexicano ya no dará hospedaje ni comida a deportistas

Publicado

el

comite_olimpico, Comité Olímpico Mexicano, 56 kb, deportistas
Foto: Cuartoscuro.

MÉXICO.- Debido a la falta de presupuesto, el Comité Olímpico Mexicano (COM) anunció que dejará de proveer hospedaje, alimentación y atención médica a los deportistas que integran sus distintas federaciones.

A través de una circular difundida de manera interna y que filtró el semanario Proceso, el presidente del COM, Carlos Padilla Becerra, informó que el Centro Deportivo Olímpico Mexicano (CDOM) cerrará de manera parcial a partir del 31 de julio de este año, por ende, los citados servicios quedarán suspendidos de manera infefinida .

Ya es imposible mantener los servicios de hospedaje, alimentación y atención médica que se ofrecen. Dado lo anterior se ha tomado la difícil decisión de suspender por completo y en forma indefinida dichos servicios a partir del 31 de julio, agradeciendo sean tan amables en cancelar, suspender y/o retirar todas sus reservaciones a partir de esta fecha”.
Comité Olímpico Mexicano

De 2012 a la fecha, el Comité Olímpico Mexicano ha subsistido gracias a los recursos que el titular de la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte (Conade) en turno le ha asignado. Por ejemplo, en el cuatrienio que comenzó en 2008 la asociación civil recibió 80 millones a través de la Secretaría de Educación Pública (SEP).

TE RECOMENDAMOS LEER: Conade no tiene ni para pagar la luz, asegura Ana Gabriela Guevara

Sin embargo, los actuales ajustes presupuestales derivaron en que la dirigente de la Conade, Ana Gabriela Guevara, todavía no haya asignado una partida presupuesta al COM; cabe señalar que la citada Comisión sufrió un recorte de 70 millones de pesos en el presente año.

Es por ello que Guevara reveló este martes que pediría una ampliación presupuestal por 500 millones de pesos en aras de concluir satisfactoriamente el 2019, toda vez que, según la funcionaria, no existe el suficiente dinero para operar el organismo.

Inclusive y como se dice en el documento referido en un inicio, Padilla Becerra ha sostenido negociaciones con la SEP y la Secretaría de Hacienda en aras de obtener los recursos necesarios, pero hasta ahora no ha existido ningún arreglo.

“Mantenemos la firme intención de encontrar soluciones para que esta situación pueda revertirse rápidamente y evitar así que afecte el desempeño de los atletas que nos representarán en diversas lides deportivas durante 2020, incluyendo los Juegos Olímpicos de Tokio”, dijo el Comité Olímpico Mexicano.

Seguir leyendo

Revista Digital

Anuncios
Anuncios

Política

Anuncios

CDMX

Anuncios

Tienes que leer