Conecte con nosotros

Hemeroteca

El dilema de la polarización: ¿Ser chairo o fifí?

Publicado

chairos_fifis, fifis, 88 kb, chairos, chairo

Han pasado meses, pero la polarización persiste en lo que pudiera ser una lucha de clases que se resume en dos términos: chairo o fifí, palabras que hoy equivalen a ser o no ser, estar o no estar, pertenecer o no hacerlo… pero ¿qué hay más allá de esta segregación sociopolítica?

| Santiago I. Soriano Condado

LEER REVISTA COMPLETA AQUÍ

La historia nos lo ha contado más de una ocasión: nos dividimos según nuestra conveniencia o preferencia social, política, ideológica, etcétera.

Ejemplos de ello sobran en el mundo. Durante la segunda guerra mundial, fueron los Aliados en contra del Eje Berlín-Tokio-Roma (mejor conocido como el Eje del Mal).

Durante el México del siglo XIX, se enfrentaron los Liberales, encarnados en José María Luis Mora, Guillermo Prieto, Ignacio Comonfort y el más icónico de todos: Benito Juárez, solo por mencionar algunos, en contra de los Conservadores que se abanderaron en las figuras de Lucas Alamán, Antonio Haro, Juan Nepomuceno Almonte, Miguel Miramón y varios más.

Los héroes de los Liberales fueron el cura Miguel Hidalgo y Costilla, junto al tlatoani azteca Cuauhtémoc, el águila de cae. Sus traidores favoritos son Hernán Cortés y Agustín de Iturbide.

En el caso de los Conservadores es todo lo contrario. Sus máximos son el emperador mexicano y el conquistador de Tenochtitlán, mientras que el independentista y el héroe azteca son merecedores de su repudio.

Ya en el México contemporáneo, fueron los priistas (específicamente los partidarios de Carlos Salinas de Gortari) en contra de los cardenistas. Luego fueron esos mismos tricolores en contra de los zapatistas. Años después, fueron priistas contra panistas, siendo la figura de Vicente Fox la del “libertador” que los “echó” de Los Pinos.

Luego fueron panistas (calderonistas) contra perredistas (o, especialmente, todos los lopezobradoristas). Posteriormente, de nuevo, los priistas se sumaron ahora eran ellos de nuevo contra los del Sol Azteca que aún estaban con el ahora presidente de México.

¿Qué es un chairo?

Fue durante aquellos años que comenzó la batalla ideológica de los chairos. Pero ¿qué son? Sin matices clasistas son un grupo orientado a la izquierda que busca cambios sociales y, primordialmente, tomar las luchas que den prioridad a los pobres y cualquier minoría. Normalmente (mas no siempre) ellos forman parte de dichos grupos vulnerables.

Entonces llegó el 2018 y una palabra se puso de moda en boca del puntero y posterior ganador de la elección presidencial: fifí.

¿Qué es un fifí?

¿Qué es un fifí? De acuerdo con el Diccionario de la Real Academia Española (RAE), es un término coloquial que se utiliza especialmente en nuestro país, al igual que Argentina, El Salvador y Uruguay, para referirse a cualquier persona presumida que se ocupa de seguir las modas.

Otros términos aseguran que es aquella persona con modales y actitudes delicadas o exageradas. Hoy, es un grupo que tiende al conservadurismo de derecha que insiste en mantener sus privilegios. También se les suele llamar derechairos.

En resumen: los jodidos contra los empoderados, los que el sistema ha pisoteado contra los que se han beneficiado de él.

La insana polarización

Son varios los expertos que coinciden en que durante las campañas electorales es normal que se presente la polarización, pero cuando esta se impregna en los estratos sociales y, además, forman parte del discurso cotidiano es algo distinto que se acerca mucho al clasismo o racismo.

Ejemplo de ello fue la consulta popular para decidir el futuro del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM), donde finalmente el resultado ganador fue por cancelar el proyecto de Texcoco para darle cabida al de Santa Lucía. Fue normal que en días previos leer y escuchar argumentos como “si no viajas, no votes en la consulta” o “si no eres ingeniero no debes participar”, infiriendo que existen mexicanos de primera o de segunda, donde unos tienen más derechos que otros.

De forma contraria, también hubo quienes dijeron que “a mí no me beneficia el aeropuerto porque nunca viajo” o “pues si quieren viajar que paguen más”. Postura insana y que, en ambas vertientes, se parecen más bien a discursos coloniales o con los cuales se justificaron atrocidades como el Holocausto judío o el Apartheid sudafricano.

Divide et impera

Conservadores mezquinos. Fifís. Los de derecha. Esos fueron los términos utilizados en más de una ocasión por el presidente Andrés Manuel López Obrador, quien desde el 1 de diciembre gobierna para chairos y fifís, con todo el poder que los últimos pueden poseer y, al mismo tiempo, el empuje incuestionable que los primeros le otorgaron en las casillas electorales. Pero a ellos se les suman aquellos que no son ni lo uno ni lo otro y quedan en medio, esperando que este enfrentamiento cansino, de alguna forma, se convierta en reconciliación… si es que hay manera.

LEER REVISTA COMPLETA AQUÍ

Hemeroteca

Gobierno de AMLO dice adiós al efectivo para erradicar corrupción

Publicado

el

amlo_efectivo, López Obraor, 43 kb, efectivo
Foto: Especial.

El presidente AMLO puso en la mesa la eliminación del efectivo ejerciendo como una estrategia para combatir la corrupción. La idea es simple: sin una persona como intermediaria en la entrega de los apoyos sociales, la posibilidad de un acto de corrupción se reduce radicalmente. De igual modo, la banca en México ha volteado a esta posibilidad y el proceso para disminuir el uso del dinero convencional parece estar más adelantado. ¿Será este el fin del efectivo en México?

A partir del 1 de abril arrancó el programa piloto del sistema de Cobro Digital (CoDi), el cual fue desarrollado por el Banco de México en asociación con la banca privada y la Secretaría de Hacienda y Crédito Público con miras a jubilar, de una vez por todas, el uso del efectivo.
Este sistema, el cual debe ser adoptado por to- dos los bancos operantes en el país con más de 3 mil cuentas en septiembre, contempla el uso del teléfono móvil para poder hacer cobros y pagos. Éste sistema no solo tiene como objetivo reducir el uso del efectivo, sino también llevar los servicios financieros a los mexicanos que históricamente han sido relegados de estos productos.

En un inicio, se pondrá en operación tres programas piloto con una duración entre tres y cuatro meses; en uno de ellos la Secretaría de Hacienda distribuirá por medio de la banca digital y el CoDi los apoyos de un programa social dirigido a jóvenes.

En la segunda etapa, impulsará el uso de esta plataforma en una ciudad con una población menor a 150 mil habitantes. En dicha urbe se buscará modificar la cultura financiera y se tomará como ejemplo para replicar el modelo en otros lugares, sobre todo aquellas localidades que tienen difícil acceso a los servicios financieros.

El periodo de prueba concluirá en una población muy pequeña en donde no exista sucursal bancaria. Ahí será la prueba final de esta tecnología de servicios financieros.

LEER REVISTA COMPLETA AQUÍ.

¿Por qué AMLO impulsa no usar efectivo?

Siendo Andrés Manuel López Obrador presidente electo, dio a conocer cinco temas prioritarios a de- finir antes de iniciar su mandato y uno de ellos tenía que ver con los sistemas de pago “para dispersar los recursos económicos para los beneficiados de los programas sociales, donde no hay inclusión financiera o sucursales bancarias”.

Según datos oficiales, los programas sociales atendieron en el último año de Enrique Peña Nieto a más de 15 millones de personas con apoyos mensuales y bimensuales, para un total de 90.9 millones de transferencias que deben dispersarse en al menos 200 mil localidades.

En el gobierno del presidente López Obrador, la base de beneficiarios aumentará aproximadamente 25% con la adhesión de nuevos programas como “Jóvenes construyendo el futuro”, “Apoyo universal a adultos mayores y discapacitados” y “Un millón de hectáreas”.

En la administración pasada los apoyos se pagaban a través de 15 mil puntos de pago, de los cuales 5 mil son fijos y semifijos y 10,000 en puntos de pago en efectivo.

Son justo los puntos de pago en efectivo donde el presidente López Obrador puso su interés, dado que es en estos puntos donde se gestaba la mayor parte de la corrupción en la entrega de los apoyos a grupos vulnerables.

La entrega de apoyos de manera directa y electrónica contribuiría, en primer lugar, a combatir la corrupción; en segundo lugar, para reducir la evasión fiscal, así como los mercados informales y, finalmente, les permitiría combatir al crimen organizado en la medida en que podrían cerrarles el margen de acción con dinero en efectivo.

LEER REVISTA COMPLETA AQUÍ.

Seguir leyendo
Anuncios
Anuncios

Política

Anuncios

CDMX

Anuncios

Tienes que leer