Conecte con nosotros

Hemeroteca

El dilema de la polarización: ¿Ser chairo o fifí?

chairos_fifis, fifis, 88 kb, chairos, chairo

Han pasado meses, pero la polarización persiste en lo que pudiera ser una lucha de clases que se resume en dos términos: chairo o fifí, palabras que hoy equivalen a ser o no ser, estar o no estar, pertenecer o no hacerlo… pero ¿qué hay más allá de esta segregación sociopolítica?

| Santiago I. Soriano Condado

LEER REVISTA COMPLETA AQUÍ

La historia nos lo ha contado más de una ocasión: nos dividimos según nuestra conveniencia o preferencia social, política, ideológica, etcétera.

Ejemplos de ello sobran en el mundo. Durante la segunda guerra mundial, fueron los Aliados en contra del Eje Berlín-Tokio-Roma (mejor conocido como el Eje del Mal).

Durante el México del siglo XIX, se enfrentaron los Liberales, encarnados en José María Luis Mora, Guillermo Prieto, Ignacio Comonfort y el más icónico de todos: Benito Juárez, solo por mencionar algunos, en contra de los Conservadores que se abanderaron en las figuras de Lucas Alamán, Antonio Haro, Juan Nepomuceno Almonte, Miguel Miramón y varios más.

Los héroes de los Liberales fueron el cura Miguel Hidalgo y Costilla, junto al tlatoani azteca Cuauhtémoc, el águila de cae. Sus traidores favoritos son Hernán Cortés y Agustín de Iturbide.

En el caso de los Conservadores es todo lo contrario. Sus máximos son el emperador mexicano y el conquistador de Tenochtitlán, mientras que el independentista y el héroe azteca son merecedores de su repudio.

TE RECOMENDAMOS LEER:  Chivas registra un caso positivo de covid-19 entre sus jugadores

Ya en el México contemporáneo, fueron los priistas (específicamente los partidarios de Carlos Salinas de Gortari) en contra de los cardenistas. Luego fueron esos mismos tricolores en contra de los zapatistas. Años después, fueron priistas contra panistas, siendo la figura de Vicente Fox la del “libertador” que los “echó” de Los Pinos.

Luego fueron panistas (calderonistas) contra perredistas (o, especialmente, todos los lopezobradoristas). Posteriormente, de nuevo, los priistas se sumaron ahora eran ellos de nuevo contra los del Sol Azteca que aún estaban con el ahora presidente de México.

¿Qué es un chairo?

Fue durante aquellos años que comenzó la batalla ideológica de los chairos. Pero ¿qué son? Sin matices clasistas son un grupo orientado a la izquierda que busca cambios sociales y, primordialmente, tomar las luchas que den prioridad a los pobres y cualquier minoría. Normalmente (mas no siempre) ellos forman parte de dichos grupos vulnerables.

Entonces llegó el 2018 y una palabra se puso de moda en boca del puntero y posterior ganador de la elección presidencial: fifí.

TE RECOMENDAMOS LEER:  Su padre murió de covid-19... y le entregan cenizas de un desconocido

¿Qué es un fifí?

¿Qué es un fifí? De acuerdo con el Diccionario de la Real Academia Española (RAE), es un término coloquial que se utiliza especialmente en nuestro país, al igual que Argentina, El Salvador y Uruguay, para referirse a cualquier persona presumida que se ocupa de seguir las modas.

Otros términos aseguran que es aquella persona con modales y actitudes delicadas o exageradas. Hoy, es un grupo que tiende al conservadurismo de derecha que insiste en mantener sus privilegios. También se les suele llamar derechairos.

En resumen: los jodidos contra los empoderados, los que el sistema ha pisoteado contra los que se han beneficiado de él.

La insana polarización

Son varios los expertos que coinciden en que durante las campañas electorales es normal que se presente la polarización, pero cuando esta se impregna en los estratos sociales y, además, forman parte del discurso cotidiano es algo distinto que se acerca mucho al clasismo o racismo.

Ejemplo de ello fue la consulta popular para decidir el futuro del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM), donde finalmente el resultado ganador fue por cancelar el proyecto de Texcoco para darle cabida al de Santa Lucía. Fue normal que en días previos leer y escuchar argumentos como “si no viajas, no votes en la consulta” o “si no eres ingeniero no debes participar”, infiriendo que existen mexicanos de primera o de segunda, donde unos tienen más derechos que otros.

TE RECOMENDAMOS LEER:  Iglesia mexicana en bancarrota: Caen sus ganancias 98% por crisis del covid-19

De forma contraria, también hubo quienes dijeron que “a mí no me beneficia el aeropuerto porque nunca viajo” o “pues si quieren viajar que paguen más”. Postura insana y que, en ambas vertientes, se parecen más bien a discursos coloniales o con los cuales se justificaron atrocidades como el Holocausto judío o el Apartheid sudafricano.

Divide et impera

Conservadores mezquinos. Fifís. Los de derecha. Esos fueron los términos utilizados en más de una ocasión por el presidente Andrés Manuel López Obrador, quien desde el 1 de diciembre gobierna para chairos y fifís, con todo el poder que los últimos pueden poseer y, al mismo tiempo, el empuje incuestionable que los primeros le otorgaron en las casillas electorales. Pero a ellos se les suman aquellos que no son ni lo uno ni lo otro y quedan en medio, esperando que este enfrentamiento cansino, de alguna forma, se convierta en reconciliación… si es que hay manera.

LEER REVISTA COMPLETA AQUÍ

Economía

El gran encierro derrumba la fantasía petrolera en el mundo… y México

fantasia_se_derrumba, Fantasía, 38 kb, petrolera, fantasía, derrumba
Foto: Especial.

Los precios internacionales del crudo pasan por las peores dificultades registradas en el siglo, consecuencia de la incertidumbre que genera en los mercados financieros El Gran Confinamiento a causa de la pandemia por el coronavirus. La pregunta es crítica: ¿Se acabó la fantasía petrolera para el mundo?

Santiago I. Soriano Condado

Ni regalado lo querían. De ese tamaño fue el fondo que el petróleo tocó a mediados de abril, justo cuando la pandemia del coronavirus azotaba con toda su fuerza a Europa y América del Norte.

El crudo estadounidense West Texas Intermediate (WTI) para entrega durante mayo inició el lunes 20 de abril con una cotización de 18 dólares por barril y pasó de forma estrepitosa a un negativo histórico nunca antes visto de -35.22 dólares al cierre de la jornada.

En consecuencia, la mezcla mexicana también sufrió el mismo efecto y cotizó también por primera vez en su historia en números negativos al colocarse en -2.22 dólares.

A pesar de que el efecto duró solamente un día su impacto podría ser de consecuencias irreparables para la mayoría de las economías petrolizadas en el mundo, incluida la del México gobernado por Andrés Manuel López Obrador.

Dicha sacudida al WTI también alcanzó al Brent, el petróleo de referencia europeo y del resto del mundo, que a pesar de no haber tocado precios negativos sí cayó un 8.90 por ciento en un mismo día.

Las razones de este golpe, marcan el camino hacia el futuro del petróleo cuando pase el encierro mundial por el coronavirus.

¿Por qué cayó tanto?

El principal factor de este desplome fue que el martes 21 de abril finalizó en Estados Unidos el plazo para cerrar los contratos de petróleo para entrega en mayo, lo cual significa que para entonces quien tenga un contrato así deberá cumplirlo y encargarse del petróleo que le será entregado ese mes.

Ante tal escenario, los compradores cayeron en desesperación por romper a como diera lugar dichos contratos y dárselos a quien quisiera guardar físicamente esos barriles.

En pocas palabras: hay mucho petróleo y las empresas ya no tienen dónde guardarlo. Literalmente preferían pagar para que se lo llevaran a seguir almacenándolo pues resultaría más costoso que el mismo precio del crudo, lo cual originó los históricos precios negativos de aquella jornada inédita.

Esto se sumo a el hecho de que los precios en el futuro inmediato serían más bajos que los actuales, lo que desde luego borra toda intención de comprar petróleo en estos momentos tan complejos.

TE RECOMENDAMOS LEER:  Salinas Pliego pide a gente "desapendejarse" y salir de sus casas

Otro elemento que sumó en la caída libre del WTI está vinculado con que la capacidad física de almacenamiento de Estados Unidos se encuentra muy mermada por la acumulación de inventarios.

Saturación y demanda

De esta forma, la saturación de los inventarios y la caída de los petroprecios son consecuencia de el camino incierto que durante los últimos meses el mercado ha tomado por el efecto doble del exceso de producción y un paro súbito en la demanda.

Cabe recordar que desde que inició el 2020, los precios del crudo ya venían a la baja en consecuencia con el exceso productivo y la caída de la demanda en China, donde comenzó la crisis del coronavirus y con ello el freno a la actividad económica. Eran los primeros indicios de lo que ocurriría a escala global.

Pero lo que acabó por empeorar todo sucedió en marzo, mes en el que Rusia rechazó una propuesta de Arabia Saudita para reducir su producción en 1.5 millones de barriles diarios para tratar de evitar lo que finalmente sucedió.

Así, una guerra de precios entre árabes y rusos terminó por hundir el valor del petróleo, llevándose de por medio a las bolsas de todo el mundo en medio de una crisis de salud que a estas alturas aún no acaba por resolverse.

La negativa mexicana

Luego de que el jaloneo de negociaciones entre Moscú y Riad desató una guerra de precios, la Organización de Países Exportadores de Petróleo y aliados (OPEP+) tuvo que reunirse de emergencia para alcanzar un acuerdo… que casi se rompe gracias a México.

Sin embargo, gracias a la intervención de Donald Trump, presidente de Estados Unidos, la OPEP+ logró acordar reducir en 10% por ciento la producción mundial petrolera a partir del 1 de mayo.

El gobierno de Andrés Manuel López Obrador se negó en un principio en reducir en 400 mil barriles diarios su producción, alegando que solamente eran posible 100 mil.

Durante­ una conferencia matutina en Palacio Nacional, el propio López Obrador dijo que la OPEP+ hizo esa petición, pero argumentó que la diferencia con México es que su producción no era como la de Arabia Saudita, que produce 12 millones de barriles.

TE RECOMENDAMOS LEER:  Oficial: Liga MX concluye anticipadamente Clausura 2020 sin campeón

En ese contexto, él mismo informó que negoció con el presidente Trump para que Estados Unidos absorbiera los barriles que México finalmente no redujo a cambio de que después serían reembolsados.

Todo esto sucedió ocho días antes de que las empresas comenzaran a pagarle a terceros para que se llevaran el petróleo de sus almacenes.

Quizá ya era tarde

De acuerdo con el economista petrolero venezolano José Toro Hardy en declaraciones concedidas a la BBC, el acuerdo de la OPEP+ probablemente llegó tarde, ya que un recorte de 9.6 millones de barriles diarios es insuficiente porque es mucho menor a la caída de la demanda que se ha generado desde que la situación del coronavirus detonó en Asia.

“En este momento, prácticamente todo el planeta está en cuarentena. No hay consumo de gasolina en los autos, en los aviones, en los buques. La caída de la demanda ha sido tan brusca que se presentan distorsiones muy fuertes”, asegura el sudamericano.

Aunque poco a poco la oferta y la demanda se recuperarán, no es posible saber cuándo pasará hasta que el mundo sepa que finalmente ha controlado la epidemia.

Tras el cataclismo, los precios se recuperaron y operaron de nueva cuenta en números positivos, en gran medida porque existe la nueva esperanza de que la reactivación económica sucederá pronto.

El caso mexicano

Sin embargo, lo que ocurrió ya con el petróleo será un duro golpe para los productores y es probable que borre del mapa de producción a los que sumen dos variables: ser ineficientes y cuyos costos de producción sean muy elevados.

En términos reales, el impacto de la caída en la economía mexicana aún está por verse, especialmente si se toma en cuenta que la actividad petrolera del país es de apenas el 4 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB), lo cual es 50 por ciento menor a lo que representaba hace 10 años.

A esto se suma que México contrató una cobertura petrolera para 2020, misma que cubre un precio de 49 dólares por barril con el objetivo de protegerse ante la inevitable fluctuación de precios y de esta manera garantizar los ingresos.

El gran “pero” está en el plan económico de López Obrador, donde la extracción de crudo es una de las principales prioridades junto al rescate de Pemex, que sigue atravesando una crisis de producción desde hace décadas, misma que ha ido en declive con el aumento de la misma desde que arrancó el sexenio en 2018.

TE RECOMENDAMOS LEER:  Muere de un infarto Armando Portuguez, alcalde de Tultepec

Esto también choca con datos del Banco de México (Banxico), los cuales revelan que el petróleo de nuestro país actualmente se colocó a mediados de abril en los precios más bajos desde hace casi 22 años.

Actualmente, el escenario no es más alentador, pues para mayo, mes en que inicia la reducción petrolera acordada con la OPEP+, la mezcla mexicana cerró el primer día en 12.5 dólares, es decir apenas 307.53 pesos por barril.

Las pérdidas de Pemex

Por si fuera poco, la empresa productiva del Estado perdió medio billón de pesos de enero a marzo de 2020, lo cual fue superior a todas las pérdidas de 2019 y, además, es también mayor a todo su presupuesto para este año.

Pemex reportó ante la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) una pérdida de 562 mil 250 millones de pesos (mdp) frente a los 346 mil mdp registradas el año pasado.

La razón por lo que esto pasó, dijo en su reporte trimestral de resultados, fue por l a debilidad del peso frente al dólar que ocasionó una pérdida cambiaria por 469 mil mdp.

“Esta partida de valuación o virtual, es decir, no implica salidas de flujo de efectivo”, declaró la compañía en el documento.

Para colocarlo en contexto, Pemex recibió un presupuesto de 523 mil 400 mdp para 2020, según los criterios generales de política económica de Hacienda. La empresa reportó la semana pasada un recorte de 40 mil 500 millones ante la crisis de precios que vive el sector petrolero.

Asimismo, sus ventas totales disminuyeron 20.3 por ciento a 320 mil mdp por las menores ventas nacionales y de exportación.

El documento también refiere que “las variables más importantes que explican esta situación son la caída del precio de la mezcla mexicana de exportacion y menores precios de rerferencia de gasolinas y diésel“.

Ante ese panorama, el mundo y México quizá resienten el fin de una era a la que todos se resistirán renunciar. Otra realidad que el coronavirus ha transformado cuando nadie estaba listo para ello.

Seguir leyendo

Reporte Nivel Uno No. 110

Anuncios

Política

Anuncios

CDMX

Anuncios

Tienes que leer