Conecte con nosotros

Economía

Nueva refinería de Dos Bocas no va a funcionar, advierte Loret

Publicado

amlo_refineria, Dos Bocas, 55 kb, Refinería
Foto: Especial.

MÉXICO.- De acuerdo con el periodista Carlos Loret de Mola, en su columna Historias de Reportero en El Universal, la nueva refinería de Dos Bocas, Tabasco, que pretende construir el gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador, no va a funcionar cómo se tiene previsto.

En su texto, el comunicador abre con un ejercicio: “Imaginemos que tenemos ganas de poner un negocio: una tortillería. “Las tortillas las come todo mundo, todos los días. No hay cómo no se vendan. Es una inversión garantizada”. ¿Dónde ponerla? ¿Hacemos una “desde cero”, compramos una que ya esté operando o que haya sido usada?”.

Dicho ejemplo, cuenta, es justo lo que el gobierno de López Obrador está haciendo con el proyecto de la refinería en Dos Bocas.

De acuerdo con Loret, en el Golfo de México, en el área de Texas y Luisiana, operan casi 60 refinerías rentables que también pueden procesar petróleo crudo mexicano, el cual es pesado; dichas instalaciones funcionan casi a su máxima capacidad y con menos de 500 empleados, lo cual es del conocimiento de Pemex.

También cita un estudio del Instituto Mexicano del Petróleo (IMP), el cual solicitó el gobierno de AMLO, en donde se determinó que la refinería de Dos Bocas no es rentable, cuyo costo sería de 14 mil millones de dólares, lo cual supera la cantidad que la administración actual prevé usar, cuya inversión tardaría décadas en recuperarse.

Además habla sobre cómo calificadoras y los principales bancos de inversión internacionales están convencidos de que Dos Bocas es una pésima idea, ya que generará más gastos y mayor deuda a Pemex, la cual de por sí está endeudada.

Pero eso no es todo, es complicado que Dos Bocas dé su primer litro de gasolina durante el sexenio de López Obrador, además de que no existe aún un proyecto ejecutivo y mucho menos ingeniería básica al respecto.

En ese panorama, el periodista y economista propone tres opciones a la administración federal para evitar construir la refinería de Tabasco, aunque sí para no abandonar el proyecto por completo.

La primera, es reactivar la refinería de Tula, la cual ya cuenta con terrenos, permisos ambientales, proyecto ejecutivo, ingenierías básicas y todo lo necesario… “pero Hidalgo no es la tierra del presidente“.

La segunda, es comprar una refinería usada en Texas, de las cuales “hay varias en venta”, pero también advierte que esto no sería un proyecto en México, a pesar de que el crudo procesado sí lo sea, lo cual haría al gobierno de AMLO uno que importa la gasolina.

La tercera, según Loret, es hacer mini refinerías modulares para crudo ultraligero, con una inversión de 300 a 500 millones de dólares por planta, las cuales en menos de dos años producirían gasolinas para México e incluso para exportar.

Además, las 56 refinerías en Texas y Lusiana no serían una competencia, pues estas se usan para crudo pesado. En ese sentido, Loret de Mola dice que para ello el gobierno de AMLO debería superar dos prejuicios: asociarse con inversionistas privados que compren el petróleo e inviertan e importar el crudo ligero.

Finalmente remata su columna asegurando que la otra opción es “poner la tortillería en la calle donde ya hay 56. Al cabo que es mi calle”.

ssc

Economía

Kilo de pechuga de pollo, más caro que el aguacate: ya vale 131 pesos

Publicado

el

kilo_pechuga, Kilo, 41 kb, Pechuga
Foto: Cuartoscuro.

MÉXICO.- El kilo de pechuga de pollo llegó a 131 pesos en la Ciudad de México, rompiendo la barrera de precios que impuso en 2017 el aguacate que se vendía en 130 pesos por kilo.

De acuerdo con la plataforma de la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco), “Quién es quién en los Precios”, el precio máximo de kilo de pechuga de pollo sin hueso es de 131 pesos, el mínimo es de 74.90 pesos y el promedio es de 113.10 pesos.

Según Milenio, la sucursal de Superama en Río Churubusco vende el kilo de pechuga de pollo en 131 pesos; en el Soriana de la sucursal Center Plaza se vende a 74.90 pesos el kilo, mientras que en el Walmart de la sucursal Villa Coapa el kilo se compra a 89 pesos.

TE RECOMENDAMOS LEER: Aguacate ya se vende hasta 130 pesos el kilo; escasez y demanda, la causa

Ricardo Sheffield Padilla, titular de Profeco, explicó que los precios del pollo no muestran una tendencia a la baja porque aún no ingresa a México el producto de importación de Brasil.

En el resto de la República mexicana, el kilo de pechuga en Guadalajara, Jalisco, oscila entre los 89 y 122 pesos; en Monterrey, Nuevo León el precio ronda de los 69 a los 119, finalmente en Cancún, Quintana Roo va de los 109.90 a los 112 pesos.

El procurador detalló que se autorizó la importación de pollo completo o en pieza, pero de momento no ha tenido ningún efecto sobre el mercado mexicano, por lo que se reunirá con los responsables de la Secretaría de Economía y aduanas para saber si el cupo se está utilizando o no.

Sheffield detalló que la demanda de pechuga de pollo se incrementó, pero no así la oferta y mientras no se importe el pollo de Brasil, no podrá corregirse el precio del producto que es un básico de la canasta básica mexicana.

Seguir leyendo

Revista Digital

Anuncios
Anuncios

Política

Anuncios

CDMX

Anuncios

Tienes que leer