Conecte con nosotros

Seguridad y Justicia

Siguen las amenazas: Salen más narcomantas entre el Mencho y el Marro

Publicado

el

cjng_marro, Marro, 61 kb, Mencho, CJNG
Foto: Especial.

MÉXICO.- El estado de Guanajuato se ha convertido en uno de los más peligrosos de todo el país, consecuencia del enfrentamiento que sostienen el Cártel de Santa Rosa de Lima, encabezado por José Antonio Yépez Ortiz, el Marro, y el Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG), de Nemesio Oseguera Cervantes, el Mencho.

Uno de los episodios de esas guerra fue la masacre de la ciudad de Salamanca, donde hubo 15 muertos y varios heridos.

Sin embargo, los ataques podrían extenderse a otros estados, luego de que aparecieron más narcomantas del CJNG, en donde se lanzan amenazas contra agentes ministeriales y contra supuestos colaboradores de sus enemigos.

“Hacemos un comunicado a la población que (el pueblo) no se está llenando de gente inocente, simplemente extorsionadores, secuestradores, chapulines, ratas, roba niños y aquellos con lo de la Carranza y no vamos a parar hasta acabar con todos”, dice uno de los mensajes que se hallaron.

Desde un principio se dijo que el ataca a un bar de Salmanca fue perpetrado por el Mencho y el CJNG, pero días después autoridades de Guanajuato señaló al Marro como el responsable.

El fiscal guanajuatense Carlos Zamarripa indicó que el ataque fue hecho por gente del Cártel de Santa Rosa de Lima, provocados por el operativo del gobierno federal para detener al Marro.

También indicó que las víctimas ya fueron identificadas y algunas de ellas contaban con órdenes de aprehensión.

ssc

Seguridad y Justicia

Niño sicario revela que descuartizaban gente para graduarse en el CJNG

Publicado

el

sicario_cjng, Sicario, 17 kb, CJNG, Sicarios

MÉXICO.- A los 14 años, “El Capache” se integró a las filas del Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG) porque, reveló, se cansó de ver a su madre pasando hambre.

Hijo de una mamá soltera y hermano de 10, el joven originario de Guerrero tuvo que abandonar la escuela debido a que no había dinero para pagarla y comenzó a trabajar en un restaurante en Ocotito, comunidad de Guerrero.

Después, por un amigo quien lo reclutó, supo de una manera de ganar más dinero, unirse al CJNG.

“El Capache” viajó, junto con más reclutas, a Guachinango, Guadalajara, donde sería entrenado por miembros retirados de las fuerzas especiales del Ejército Mexicano, que se habían unido a la organización criminal de Nemesio Oseguera Cervantes, “El Mencho”.

TE RECOMENDAMOS LEER: El CJNG recluta niños para convertirlos en asesinos; ya tiene un ejército

“No teníamos nada ni siquiera para comer. Estaba cansado de ver a mi mamá pasara hambre. Ya sabía que podía ganar 10 veces más si trabajaba para ellos. Tan pronto como escuché la oferta supe que lo haría. En menos de una semana después ya estaba en el autobús rumbo a Jalisco”, contó en entrevista The Daily Beast.

Durante su entrenamiento, que duró 3 meses, el joven aprendió sobre infantería, tácticas de unidades pequeñas, prácticas con rifle y ametralladoras, además de construir armas con los ojos vendados.

Para “graduarse”, la prueba era descuartizar una persona; primero debían torturarla sin que muriera desangrados, después asesinarlos y cortarlo en pedazos.

“Si no participabas, te mataban. Era la manera de probar que eras leal al cártel”, reveló.

Dentro del CJNG empezó como halcón en las calles de Ameca, en Jalisco, después comenzó a armar paquetes de droga para su envió y luego se volvió sicario.

Al final se convirtió en integrante de un cuerpo de élite integrado por 35 guardaespaldas dedicados a uno de los hombres más fuertes del CJNG, Hugo Gonzalo Mendoza Gaytám, alías “El Sapo” o “El 090”, reveló La Silla Rota.

A pesar de que “El Capache” extrañaba a su familia no se atrevió ni siquiera a pensar en escapar, pues si lo intentas “te persiguen y te matan. Vi a otro intentarlo y fueron cazados”.

“A los desertores los rociaban con gasolina y los quemaban vivos. A otros les colocaban explosivos con cinta adhesiva”.

Aunque corrió con la “suerte” de ser enviado a Guerrero, para reclutar a más jóvenes, y ser capturado por un grupo de autodefensas llamado Frente Unido de Policías Comunitarias del Estado de Guerrero (FUPCEG).

Por medio año le dieron “clases de educación” y lo invitaron a unirse a las fuerzas para contraatacar al CJNG, lo que aceptó. Como miembro, “El Capache” transmitió a los autodefensas sus conocimientos adquiridos en el cártel de “El Mencho”.

“Me siento bien con el trabajo que hago. No es fácil y tienes que cuidarte la espalda todo el tiempo pero estoy orgulloso de esto. Estoy defendiendo a la gente que no puede defenderse. Estoy luchando y la policía no hace nada contra los cárteles, así que si nosotros no lo hacemos, ¿quién lo ca a hacer?”, agregó.

Seguir leyendo
Anuncios
Anuncios

Política

Anuncios

CDMX

Anuncios

Tienes que leer