Conéctate con nosotros

Opinión

Un día normal

Mariana Otero, 69 KB, día normal
Reporte Nivel Uno

Debía ser un día normal en el Senado de la República.

En la agenda, las actividades extraordinarias serían un homenaje a la senadora Ifigenia Martínez por su trayectoria, y la votación para entregar la medalla “Elvia Carrillo Puerto” a la directora de la organización “Católicas por el Derecho a Decidir”, María Consuelo Mejía Piñeros.

El resto del día, todo debía transcurrir entre iniciativas, puntos de acuerdo, y el ordinario intercambio de ideas. Pero no fue un día normal. No podía ser una jornada común, porque en 24 horas se conmemoraba el Día Internacional de la Mujer, y para muchos era completamente necesario recordarles a las mujeres mexicanas que no tienen, y no tendrán en el corto plazo, los mismos  derechos de los hombres, y, sobre todo, que ni siquiera tienen control y decisión sobre su propio cuerpo, sobre ese se tiene que discutir, votar, legislar y mandar.

La decana del Senado, Ifigenia Martínez, acudió puntual a la cita para que la sala de Protocolo de la sede legislativa tuviera su nombre, acudió a paso lento y parsimonioso, propio de las mujeres de 88 años que superaron millones de barreras para llegar a ser la mujer ícono de la izquierda mexicana.

Pasadas las 11 de la mañana, hora señalada para el inicio de la sesión ordinaria del Senado, comenzaron la exposición de posturas sobre la pertinencia de entregar el galardón a Mejía Piñeros, en ese momento, los “asesores” del senador Eruviel Ávila del Estado de México, tuvieron la acertada idea de distribuir rosas rojas con una “atenta felicitación” por el Día de la Mujer… (¿Necesito explicar la pésima broma o se cuenta sola?)

En numerosas (muy numerosas) ocasiones en este mismo espacio he reflexionado sobre la pertinencia de “felicitar” en ese día, ahora sólo me limitaré a cuestionar: Si la conmemoración sirve para recordarnos la enorme desigualdad de derechos que existe en el mundo entre hombres y mujeres, ¿A qué obedece la felicitación? ¿Un hombre felicita porque todavía sigue tomando decisiones sobre las mujeres? ¿Felicita porque no hay equidad? ¡Que alguien me explique (y de pasadita le corra la explicación al legislador)! ¿Una rosa roja, te cae?

Mientras las florecitas felicitadoras eran distribuidas entre el personal femenino, en el Pleno del Senado la discusión se elevó de tono, la senadora Patricia Mercado, colocó banderas verdes en los escaños de las senadoras en apoyo a las iniciativas por la despenalización del aborto y el derecho a decidir, pues la galardonada ha representado la lucha de mujeres católicas por tener derechos ¡sobre su cuerpo!

Existen discusiones y debates acalorados, y hay otros en los que la temperatura se eleva al grado de la ebullición, eso pasó el jueves siete de marzo en el Senado, en un día que debía ser normal, y que las palabras flamígeras de algunas mujeres lograron sofocar algo de la esperanza en que las mujeres mexicanas puedan alejarse de perjuicios, estigmas y discriminación.

Desde su lugar, la senadora Lily Téllez, a quien me pesa reconocer como periodista, tomó la bandera de la “ola verde” y fustigó que colocaran “trapos verdes” en su lugar, sin su autorización”: “Poner un trapo verde en un escaño que no es el suyo, hace que otras mujeres y otras ciudadanos piensen que yo apoyo el aborto, cuando estoy en contra”, y anunció que presentará una iniciativa (de pasadita solicitó apoyo a otros senadores para suscribirla) igual a la presentada en Nuevo León para penalizar el aborto. No hay palabras que designen el ataque de una mujer contra otra, hay, sin embargo, una que habla del apoyo entre mujeres: SORORIDAD. Tal vez, su antónimo, pudiera ser Lili Téllez.

Entre las réplicas, hubo una que destacó por el mismo nivel de prejuicio e ignorancia cuando la senadora Jesusa Rodríguez, expresó que “no es común ser católico e inteligente”, lo que resulta todavía más lamentable, porque las mujeres que estamos a favor del derecho a decidir; de que podamos ser dueñas de nuestro cuerpo y no se requiera del Poder Legislativo para reglamentarlo o castigarlo, estamos obligadas a elevar el nivel del debate, a ofrecer pruebas, estudios científicos, sociales y argumentos cimentados en verdades irrebatibles, y alejarnos de todo lo que huela a perjuicio (esos están en la banqueta de enfrente).

Así, luego de descalificaciones y amenazas de nuevas iniciativas para criminalizar la interrupción del embarazo, un senador aprovechó el “Día” para presentar una propuesta que penaliza el aborto, y aunque asegura que “nadie irá a la cárcel”, continúa la creencia de que un señor desde una Tribuna tiene el poder de decidir sobre el futuro, desarrollo y cuerpo de todas las mexicanas. ¿Adivina usted? Sí, fue el mismo senador que me “honró” con una rosa roja el día que se lucha contra los estereotipos de género. ¡No, pues gracias!

Opinión

Portada de la revista The Economist es propaganda en mi contra: AMLO

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, consideró que la portada de la revista inglesa The Economist, era “majadera, grosera y mentirosa”, considera propaganda en su contra una portada que lo llama “falso mesías”, afirmando, esta responde a intereses políticos en su contra.

“Una revista inglesa (The Economist) sacó un artículo muy propagandístico en contra nuestra, hasta me sentí muy importante”, dijo el mandatario.

Agregó que siempre hubo silencio ante la corrupción, pues estos medios de comunicación se dedicaron a elogiar a los “políticos corruptos de México” y que están molestos porque “la gente está apoyando una transformación”.

Aseguró que estos sucesos no deberían de pasar porque él no se mete con los intereses de otros países, en este caso de Inglaterra. “Nosotros no vamos a aplicar el 33, porque México es un país libre, democrático, donde no tenemos nada que ocultar y aunque vengan a conspirar contra el gobierno no pueden”.

AMLO también dijo que el pueblo de México no se va a dejar, “esto a lo mejor la revista inglesa no lo sabe” y dijo que les va a mandar un mensaje, porque tenemos que ser respetuosos de todos los mexicanos del país y del mundo.

Dijo que en el periodismo y en la política se puede hacer todo, pero no el ridículo, “la portada es como un cartel, es una propaganda de pasquín”, añadió que los medios, en este caso “las revistas famosas” atraviesan una situación crítica y de credibilidad.

“Si esas revistas no cambian su política editorial y no actúan con ética no las van a leer ni en Londres”, finalizó el titular del Ejecutivo.

Continuar leyendo

Reporte Nivel Uno No. 115

Política

CDMX

Tienes que leer