Conecte con nosotros

Opinión

Un día normal

Publicado

Mariana Otero, 69 KB, día normal
Reporte Nivel Uno

Debía ser un día normal en el Senado de la República.

En la agenda, las actividades extraordinarias serían un homenaje a la senadora Ifigenia Martínez por su trayectoria, y la votación para entregar la medalla “Elvia Carrillo Puerto” a la directora de la organización “Católicas por el Derecho a Decidir”, María Consuelo Mejía Piñeros.

El resto del día, todo debía transcurrir entre iniciativas, puntos de acuerdo, y el ordinario intercambio de ideas. Pero no fue un día normal. No podía ser una jornada común, porque en 24 horas se conmemoraba el Día Internacional de la Mujer, y para muchos era completamente necesario recordarles a las mujeres mexicanas que no tienen, y no tendrán en el corto plazo, los mismos  derechos de los hombres, y, sobre todo, que ni siquiera tienen control y decisión sobre su propio cuerpo, sobre ese se tiene que discutir, votar, legislar y mandar.

La decana del Senado, Ifigenia Martínez, acudió puntual a la cita para que la sala de Protocolo de la sede legislativa tuviera su nombre, acudió a paso lento y parsimonioso, propio de las mujeres de 88 años que superaron millones de barreras para llegar a ser la mujer ícono de la izquierda mexicana.

Pasadas las 11 de la mañana, hora señalada para el inicio de la sesión ordinaria del Senado, comenzaron la exposición de posturas sobre la pertinencia de entregar el galardón a Mejía Piñeros, en ese momento, los “asesores” del senador Eruviel Ávila del Estado de México, tuvieron la acertada idea de distribuir rosas rojas con una “atenta felicitación” por el Día de la Mujer… (¿Necesito explicar la pésima broma o se cuenta sola?)

En numerosas (muy numerosas) ocasiones en este mismo espacio he reflexionado sobre la pertinencia de “felicitar” en ese día, ahora sólo me limitaré a cuestionar: Si la conmemoración sirve para recordarnos la enorme desigualdad de derechos que existe en el mundo entre hombres y mujeres, ¿A qué obedece la felicitación? ¿Un hombre felicita porque todavía sigue tomando decisiones sobre las mujeres? ¿Felicita porque no hay equidad? ¡Que alguien me explique (y de pasadita le corra la explicación al legislador)! ¿Una rosa roja, te cae?

Mientras las florecitas felicitadoras eran distribuidas entre el personal femenino, en el Pleno del Senado la discusión se elevó de tono, la senadora Patricia Mercado, colocó banderas verdes en los escaños de las senadoras en apoyo a las iniciativas por la despenalización del aborto y el derecho a decidir, pues la galardonada ha representado la lucha de mujeres católicas por tener derechos ¡sobre su cuerpo!

Existen discusiones y debates acalorados, y hay otros en los que la temperatura se eleva al grado de la ebullición, eso pasó el jueves siete de marzo en el Senado, en un día que debía ser normal, y que las palabras flamígeras de algunas mujeres lograron sofocar algo de la esperanza en que las mujeres mexicanas puedan alejarse de perjuicios, estigmas y discriminación.

Desde su lugar, la senadora Lily Téllez, a quien me pesa reconocer como periodista, tomó la bandera de la “ola verde” y fustigó que colocaran “trapos verdes” en su lugar, sin su autorización”: “Poner un trapo verde en un escaño que no es el suyo, hace que otras mujeres y otras ciudadanos piensen que yo apoyo el aborto, cuando estoy en contra”, y anunció que presentará una iniciativa (de pasadita solicitó apoyo a otros senadores para suscribirla) igual a la presentada en Nuevo León para penalizar el aborto. No hay palabras que designen el ataque de una mujer contra otra, hay, sin embargo, una que habla del apoyo entre mujeres: SORORIDAD. Tal vez, su antónimo, pudiera ser Lili Téllez.

Entre las réplicas, hubo una que destacó por el mismo nivel de prejuicio e ignorancia cuando la senadora Jesusa Rodríguez, expresó que “no es común ser católico e inteligente”, lo que resulta todavía más lamentable, porque las mujeres que estamos a favor del derecho a decidir; de que podamos ser dueñas de nuestro cuerpo y no se requiera del Poder Legislativo para reglamentarlo o castigarlo, estamos obligadas a elevar el nivel del debate, a ofrecer pruebas, estudios científicos, sociales y argumentos cimentados en verdades irrebatibles, y alejarnos de todo lo que huela a perjuicio (esos están en la banqueta de enfrente).

Así, luego de descalificaciones y amenazas de nuevas iniciativas para criminalizar la interrupción del embarazo, un senador aprovechó el “Día” para presentar una propuesta que penaliza el aborto, y aunque asegura que “nadie irá a la cárcel”, continúa la creencia de que un señor desde una Tribuna tiene el poder de decidir sobre el futuro, desarrollo y cuerpo de todas las mexicanas. ¿Adivina usted? Sí, fue el mismo senador que me “honró” con una rosa roja el día que se lucha contra los estereotipos de género. ¡No, pues gracias!

Opinión

El gobierno váucher

Publicado

el

Opinión, 54 KB, opinión
Reporte Nivel Uno

Es sumamente preocupante que un gobierno que se define de izquierda quiera resolver todos los problemas a través de la entrega de dinero en efectivo a las y los ciudadanos.

En lugar de crear instituciones que permitan garantizar los derechos constitucionales, el gobierno de Andrés Manuel López Obrador está entregando los recursos del erario público en pedacitos, con claros tintes clientelares.

Eso pasó con las estancias infantiles de la Secretaría de Desarrollo Social y, lamentablemente, también ocurrirá con los recursos destinados a albergues para mujeres que sufren violencia de género.

El Plan de acciones emergentes para atender a las mujeres violentadas anunciado por el Gobierno Federal no tiene objetivos claros ni un plazo de cumplimiento. En tanto, los recursos etiquetados para los refugios en el Presupuesto 2019, no han sido aplicados.

El fondo del problema es la descalificación constante que hace López Obrador de las organizaciones de la sociedad civil. Como si se trataran de adversarias, el Presidente las acusa de corruptas y deshonestas sin investigación de por medio y pruebas fehacientes de sus dichos.

¿Por qué tomar la decisión de recortar todos los recursos que van a las organizaciones sociales? ¿Por qué no mejor realizar auditorías para saber qué organizaciones cumplen su función y cuáles no? ¿Por qué permitir que paguen justos por pecadores?

El Estado no lo puede hacer todo y el flujo de recursos es incluso riesgoso para las propias mujeres. Existen múltiples testimonios que ilustran cómo las mujeres, sobre todo las más necesitadas, son despojadas de recursos económicos que provienen de programas sociales. Sucede así, por ejemplo, con muchos de las y los beneficiarios de los apoyos en efectivo destinado a adultos mayores.

Por lo tanto, la transferencia de recursos económicos directos puede dejar a las mujeres en mayor vulnerabilidad. Esos efectos deben ser considerados. Desde la fracción parlamentaria del PRD en la Cámara de Diputados planteamos tres acciones en este asunto:

1. Qué se reconsidere el apoyo a los albergues y refugios contra la violencia de género. No sólo eso, sino que se incrementen los recursos. Recordemos que ha sido un inicio muy complicado en materia de feminicidios y que el 60% del territorio nacional tiene alertas de género. No debemos escatimar recursos en estos temas.

2. Una auditoría a fondo que muestre los casos de corrupción que sostiene Andrés Manuel López Obrador. Hace unos días, el Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales le pidió al gobierno de López Obrador que demuestre sus dichos sobre la corrupción en el Nuevo Aeropuerto Internacional de México. Algo así es fundamental en el caso de los albergues.

3. Una estrategia integral de combate a la violencia contra las mujeres. No sólo aspirinitas o váucher que no resuelven nada de fondo. Un abordaje integral que sirva de protección a las mujeres.

En mi calidad de Coordinadora del Grupo Parlamentario del PRD, el 4 de marzo acompañé en conferencia de prensa a representantes de la Red Nacional de Refugios A.C., que entregaron un pliego petitorio a la Junta de Coordinación Política de la Cámara de Diputados en la que solicitan un espacio de diálogo; respetar y ejercer los subsidios para los refugios etiquetados en el presupuesto de este año e integrar una Mesa de Trabajo Interinstitucional para atender este asunto.

Si un grupo de la población ha sido vulnerado en los primeros cien días del actual gobierno, han sido las mujeres y las niñas; al grado que AMLO pretende poner a consultas los derechos de las mujeres.

Nos opondremos con firmeza a este abuso que pretende pasar por encima de la Constitución de la República y las convenciones internacionales en materia de derechos humanos. Si el Gobierno de la República decide realizar esta consulta, encontrará a las mujeres y hombres perredistas en todas las trincheras que se opongan a tan aberrante decisión. Sobre advertencia no hay engaño.

Dijimos y nos sostenemos que no permitiremos ninguna acción que vulnere los derechos y el bienestar de las y los mexicanos.

Seguir leyendo
Anuncios
Anuncios

Revista Digital

 width=

Política

CDMX

Anuncios

Tienes que leer