Dar a luz y amamantar disminuyen riesgo de cáncer de ovario
Conecte con nosotros

Salud

Dar a luz y amamantar disminuyen riesgo de cáncer de ovario

Publicado

el

amamantar, amamantar, 22 KB, amamantar

MÉXICO.- Tomar píldoras anticonceptivas, someterse a procedimientos quirúrgicos de ligadura de trompas, dar a luz y amamantar, son factores que ayudan a reducir la probabilidad de contraer cáncer de ovario.

Se trata de la sexta patología más frecuente en mujeres en el mundo y tercera en México entre cánceres ginecológicos, informa la Secretaría de Salud y Bienestar Social del gobierno del estado.

En el marco del Día Mundial del Cáncer de Ovario, la dependencia señaló que también las mujeres podrían disminuir el riesgo de padecer este cáncer, que es más letal que el de mama o de cuello uterino, procurando otros factores de protección como mantener un peso saludable o no recibir terapia de reemplazo hormonal después de la menopausia.

TE PODRÍA INTERESAR: Fumar y vapores de sustancias tóxicas causan cáncer de nariz

Detalla que existen factores de protección contra el cáncer de ovario como haber tomado píldoras anticonceptivas por cinco años o más, lo cual permite tener aproximadamente 50 por ciento menos riesgo de padecerlo, o haberse sometido a procedimientos quirúrgicos de ligadura de trompas o extirpación de ovarios o del útero.

Asimismo, haber dado a luz o amamantar durante un año o más, ayudan a la mujer a tener un riesgo moderadamente menor de presentar esta patología.

De acuerdo con el Instituto Nacional de Cancerología y el Instituto Nacional de Salud Pública, el cáncer de ovario epitelial (células que cubren el ovario) es el más común con el 95 por ciento de los casos, principalmente a partir de los 45 años, y el restante cinco por ciento corresponde al germinal (células en el interior) en las mujeres jóvenes.

Según la Oncoguía de Cáncer Epitelial de Ovario, el diagnóstico suele realizarse posterior a la menopausia y la edad promedio de presentación es a los 63 años, aunque el 16 por ciento de los casos se diagnostica entre los 40 y 44 años, en tanto la supervivencia a cinco años se ha modificado de 37 por ciento en 1976 y 41 n 1985, a 53 por ciento en el año 2000.

En el estado, este cáncer es la séptima causa de morbilidad por tumores malignos en el Instituto Estatal de Cancerología con el cuatro por ciento de los casos (343) de los cánceres que se han atendido entre 1996 y 2018.

La Secretaría de Salud informó que el riesgo de padecer cáncer de ovario aumenta con la edad y, entre las mujeres que padecen obesidad o tienen su primer embarazo a término (completo) después de los 35 años, además en quienes nunca tuvieron un embarazo a término, así como entre las que usan estrógenos después de la menopausia o tienen un antecedente familiar.

Notimex/atj

Salud

Hepatitis, enfermedad silenciosa pero de alta prevalencia en México

Publicado

el

higado, hepatitis, 71 KB, hepatitis

MÉXICO.- La hepatitis en México es una enfermedad de alta prevalencia y aunque su virus es muy frecuente, pasa desapercibido por ser asintomático, expuso el investigador de la Facultad de Medicina (FM) de la UNAM, Roberto Vázquez Campuzano, quien resaltó la importancia del lavado de manos y de la higiene en los alimentos.

El especialista de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) refirió que en el país 70 de cada 100 personas se ha contagiado con este padecimiento alguna vez en su vida, mientras que en el mundo existen 350 millones de infectados y 70 por ciento no sabe que porta el virus.

Previo al Día Mundial de la Hepatitis, que se conmemora el 28 de julio, explicó que se trata de una enfermedad inflamatoria causada por una infección viral, ataca al hígado y se transmite por vía sanguínea o por contaminación fecal de alimentos.

TE PODRÍA INTERESAR: Desarrollan sensores hipersensibles para análisis químico y alimenticio

Tras detallar que se conocen cinco tipos y al menos 20 variantes de este padecimiento, señaló que la mayoría de las personas se infectan entre los cinco y nueve años de edad, pero los indicios se presentan después de 20 años, cuando merma la capacidad funcional del hígado y es muy tarde para una cura.

El también director del Departamento de Enfermedades Emergentes y Urgencias del Instituto de Diagnóstico y Referencia Epidemiológicos (InDRE) de la Secretaría de Salud subrayó que durante los años que las personas viven asintomáticas y pueden contagiar a cualquiera.

“Si el virus entra vía sanguínea es más eficiente porque va directamente al hígado, donde tiene receptores que le permiten infectar a los hepatocitos (células de ese órgano), entonces el funcionamiento del hígado comienza a alterarse y sus células mueren”, apuntó.

Aseveró que pese a que hace 10 años en México la prevalencia era de 98 y ha disminuido gracias a un sistema de vigilancia que se activó hace cuatro años, las hepatitis virales aún son un problema de salud pública en el mundo.

Indicó que luego del contagio, el paciente comienza a presentar síntomas como fatiga y anorexia, ictericia (tono amarillento del globo ocular y de la piel), además de materia fecal blanquecina y orina oscura, aunado a que si el virus es crónico, se desarrolla cirrosis o cáncer.

Cuando el contagio es vía fecal-oral, el virus se replica en el intestino, pasa al torrente circulatorio, llega al hígado y sólo produce inflamación, abundó Vázquez Campuzano, quien precisó que los virus tipo B y C se transmiten por sangre contaminada mediante el uso de objetos punzocortantes, piercings, instrumental mal esterilizado y drogas inyectables.

En tanto, añadió, las de tipo A y E se relacionan con la mala higiene, se transmiten vía fecal-oral porque los virus excretados en las heces de los infectados llegan al agua o a los alimentos.

Ante ello, el especialista destacó la importancia de comer en lugares limpios, lavarse las manos y evitar los mariscos crudos, que en su mayoría se alimentan de materia fecal libre en los esteros donde viven.

Notimex

Seguir leyendo
Anuncios
Anuncios

Política

Anuncios

CDMX

Anuncios

Tienes que leer